April 7, 2022
De parte de Nodo50
179 puntos de vista

En la ma├▒ana del mi├ęrcoles, el movimiento internacional Rebeli├│n Cient├şfica (Scientist Rebellion) ha llevado a cabo una nueva ┬źacci├│n de desobediencia no violenta┬╗ al arrojar pintura que simulaba sangre en las escaleras de entrada del Congreso de los Diputados, en Madrid. El objetivo, seg├║n la organizaci├│n, es visibilizar ┬źel crimen de masa que implican d├ęcadas de inacci├│n clim├ítica┬ź, y demandan ┬źcompromisos firmes, eficaces e inmediatos a los responsables pol├şticos┬╗.

Esta acci├│n se enmarca dentro de una semana de diferentes movilizaciones y actos que dieron comienzo el lunes 4 de abril. La fecha no se escogi├│ al azar ya que fue el d├şa que el IPCC, el panel de especialistas en cambio clim├ítico, present├│ su informe sobre c├│mo mitigar la crisis clim├ítica. Las acciones llegar├ín a su fin el pr├│ximo viernes 9 tras haber involucrado a 25 pa├şses con huelgas acad├ęmicas, divulgaciones cient├şficas, ocupaciones de universidades y acciones de desobediencia civil.

La llamada Rebeli├│n Cient├şfica es un movimiento formado por personas pertenecientes a la comunidad cient├şfica y acad├ęmica que decidieron en 2020 hacer activismo clim├ítico. En Espa├▒a, m├ís de 1.000 personas se han adherido al manifiesto La ciencia se rebela. En ├ęl se invita ┬źa toda la comunidad cient├şfica, a todos los colectivos y actores sociales y a toda la ciudadan├şa, a pasar a la acci├│n. Lleg├│ la hora de exigir unos cambios que, de no producirse, van a ocasionar una cantidad inimaginable de sufrimiento. Un sufrimiento que puede ser evitado. S├│lo si asumimos que nuestro maravilloso planeta tiene l├şmites, y que somos nosotros y nosotras quienes nos tenemos que adaptar a ellos┬╗.

Entre las cabezas visibles de este movimiento est├í Fernando Valladares, profesor e investigador del CSIC. Para ├ęl, ┬źlos movimientos sociales se nutren de los datos e informes que hacemos los cient├şficos y debemos mostrarles nuestro apoyo e incluso, como ahora, dar la cara por y con ellos┬╗. Otra que se ha sumado a la Rebeli├│n Cient├şfica es Elena Gonz├ílez Egea: ┬źComo cient├şficos, llevamos d├ęcadas avisando de la magnitud del problema. Por ello, y para que se nos escuche y se act├║e en consecuencia, nos vemos obligadas a emplear la resistencia civil no violenta┬╗.


El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing.
├Ünete a Clim├ítica desde 30ÔéČ/a├▒o y ll├ęvate todo esto. Quiero saber m├ís



Fuente: Climatica.lamarea.com