May 5, 2021
De parte de El Topo
390 puntos de vista


Un rumor es como un mito de andar por casa, una verdad a medias o mentira bien camuflada que nos ha dado pereza desbaratar. Los rumores no poseen la fuerza opresora de los sistemas de creencias que condicionan nuestra existencia, sin embargo, un rumor bien extendido puede ser un plato de mal gusto. Afortunadamente, mitos y rumores se desmontan con el mismo cuchillo que nunca debe faltar en nuestra mesa: el pensamiento cr铆tico. En esta edici贸n de 芦Desmontando mitos禄, os traemos una receta contra los rumores, el Fanzine Anti-rumors* publicado por la asamblea libertaria de Vallcarca Heura Negra. En realidad, el t铆tulo correcto de este fanzine tendr铆a que ser Anti-cierto-tipos-de-rumores-que-acaban-haciendo-da帽o-y-no-anti-todos-los-rumores-en-general pero, como es muy largo, hemos optado por la versi贸n corta aunque enga帽osa.

Empezamos con una tapa: si la harina de garbanzo aglutina la salsa, el salseo aglutina las comunidades humanas. Tanto es as铆, que se especula que el chismorreo podr铆a ser la causa del desarrollo del lenguaje en las primeras tribus de Homo sapiens. Hoy en d铆a, sin embargo, el importante papel que juega el cotilleo en la cohesi贸n grupal es menospreciado. Algo huele a machismo rancio en esta cocina en la que los t茅rminos cotilleo, marujeo, o el safareig en catal谩n, tienen connotaciones peyorativas. El cotilleo o salseo puede entenderse como un acto pol铆tico. Para quienes as铆 lo creen y se reivindican orgullosamente como cotillas recomendamos el texto 芦En defensa del safareig禄 que pod茅is encontrar en el blog Difonlaidea con versi贸n en catal谩n y en castellano.

Pero no toda la salsa es de color de rosa, los cotilleos y rumores pueden destruir relaciones, debilitar v铆nculos y minar la cohesi贸n de un grupo. Muchas de las personas que peleamos por un mundo mejor barrio o pueblo menos malo, acabamos formando, premeditadamente o no, comunidades formales o informales m谩s o menos cohesionadas. Nos necesitamos para satisfacer nuestras necesidades emocionales y materiales. Si nos atrevemos a so帽ar no solo se trata de satisfacer necesidades, sino de vivir plenamente. La utop铆a es alcanzar el equilibrio entre las redes afectivas de vecinas, amigues y familiares con las organizaciones asamblearias en las que coordinar las necesidades y problemas que seamos capaces de abordar en colectivo. No se trata de una dicotom铆a, ni tampoco pensamos en esferas separadas con perspectivas excluyentes entre s铆. Necesitamos las dos si queremos salir de ESTA, y, si lo conseguimos, ser谩 en comunidad. A medida que las redes de cuidado, de apoyo mutuo y de afecto se entrecruzan y se extienden hacia fuera, con un n煤mero mayor de personas y hacia adentro con v铆nculos afectivos m谩s arraigados, somos m谩s fuertes como grupo, pero tambi茅n nos hace m谩s vulnerables como individuos a los rumores y al escarnio p煤blico. Desgraciadamente, parece inevitable que cada vez que se arrejuntan gentes entre gentes se dan malentendidos, conflictos y experimentamos diferentes sensibilidades total o parcialmente irreconciliables.

Alrededor de los conflictos orbitan los rumores, especialmente el tipo de rumores con los que podemos hacernos da帽o mutuamente. Si bien la resoluci贸n de un conflicto pasa por las partes implicadas, el resto de la comunidad juega un papel importante en la dimensi贸n que este acaba tomando. Evitar difundir rumores es una herramienta de autocuidado colectivo. Anti-rumors* alerta sobre c贸mo los rumores pueden generar opiniones hostiles en nuestros entornos sobre conflictos cuya realidad desconocemos y c贸mo puede esta hostilidad condicionar nuestro comportamiento con quienes nos rodean. En el fanzine se nos plantean preguntas con las que filtrar la informaci贸n que recibimos: 芦驴Es fiable el rumor que ha llegado?禄 芦驴Qu茅 necesidad tengo de saber qu茅 ha pasado exactamente?禄 El texto nos invita a cuestionarnos si queremos formar parte activa en la resoluci贸n de un conflicto o si, por el contrario, queremos seguir tirando m谩s le帽a al fuego. Si no queremos hacer ninguna de las dos cosas, siempre podemos ejercitar el arte de no tener una opini贸n definida sobre un tema; como dice el refr谩n, 芦en boca cerrada no entran moscas禄.

Finalmente, queremos remarcar que, seg煤n c贸mo se interprete esta cr铆tica a la rumorolog铆a, podr铆a utilizarse como un argumento para restar credibilidad a las personas que denuncian una agresi贸n machista. Queremos dejar claro que el texto no va de ninguna manera en esta direcci贸n. Cuando una persona denuncia una agresi贸n de este tipo no debemos tomarlo en ning煤n caso como un rumor, sino como lo que es: una denuncia de agresi贸n.

Para completar el men煤, de guarnici贸n tenemos las deliciosas ilustraciones de La Alex, colaboradora habitual de El Topo. Pod茅is cotillear m谩s su estilo cuqui-punki en www.instagram.com/sotisacal_/. Por si os hab茅is quedado con hambre, el fanzine completo pod茅is encontrarlo en la p谩gina web del colectivo. Se rumorea que se est谩 cocinando una versi贸n en castellano.

Por

Heura Negra

Asamblea libertaria de Vallcarca, Barcelona 路 @HeuraNegraVKK 路 heuranegra.net




Fuente: Eltopo.org