March 29, 2021
De parte de Memoria Libertaria
219 puntos de vista


GRACIAS

Chato murió la madrugada de un día como hoy hace un año.

Había superado, sin apenas problemas, la quimio y la radio por el cáncer de pulmón que le diagnosticaron. Fueron cinco meses de preocupación y de mucho amor, pero el covid entró y, aunque lo peleó, sus maltrechos pulmones no aguantaron.

Enfrentó la muerte consciente, valiente y sereno, como él era, en paz, agradecido a la vida y satisfecho con la mochila con la que partía.

“Me han cuidado bien” me dijo al despedirse.

Gracias al personal sanitario que le cuidasteis en el hospital público “La Paz”, a quienes arañasteis unos segundos de vuestro tiempo para darle aliento. Gracias a ese extraordinario médico que con su humanidad le tendió la mano y le acompañó. Gracias Manolo por hacerme llegar sus palabras que guardo en mi corazón como el más preciado de los tesoros.

Gracias a todas y todos por vuestras palabras llenas de cariño y respeto a Chato por su integridad y firmeza, por su pasión y humanidad en su compromiso inquebrantable con todas las causas justas, por nunca agachar la cabeza ante ningún poderoso… y por su sonrisa.

Gracias a Loles, a Paco y a quienes estuvisteis cerquita esos días, familia y amigues. Sin vosotros no habría podido.

¡Tendría que agradeceros a tantas y tantos! Os aseguro que cuando escribo estas líneas os tengo a todas y cada uno presentes, lo sabéis, no hace falta que os nombre.

Gracias porque de mil maneras distintas me hicisteis y me hacéis llegar vuestro cariño y apoyo, porque me habéis hecho vivir el sentido profundo de la amistad, que es lo mejor que se puede tener, y me siento muy afortunada por ello.,

En este año han muerto miles de personas, en ocasiones en circunstancias terribles. Amigas y amigos muy queridos también están de duelo. Y hemos encontrado apoyo mutuo en las palabras de unas y otros pero las circunstancias no nos han permitido abrazarnos y llorar juntos. Pero llegarán los abrazos.

Gracias a mis amigas y amigo Causa Rius que hoy llevarán “un ram de flors vermelles” donde dejamos sus cenizas, en el mar en el que Chato era tan feliz y adonde no he podido ir. Ese mar será testigo de palabras de amor, del agradecimiento de tanta gente por lo que Chato nos ha dejado y del firme compromiso de seguir luchando “cuchara a cuchara” como él hizo y nos enseñó porque, como a él le gustaba decir “aquí no se rinde nadie”.

Gracias ¡que hermosa palabra!




Fuente: Memorialibertaria.org