March 25, 2023
De parte de Pozol
2,173 puntos de vista

San Crist贸bal de Las Casas, Chiapas
24 de marzo de 2023
Bolet铆n No. 08

La verdad pendiente por los cr铆menes cometidos en el marco de la contrainsurgencia en Chiapas

Exigimos al Gobierno Federal que reconozca abierta y formalmente la estrategia de terror utilizada.
La negaci贸n de la verdad perpet煤a una herida psicosocial en los pueblos y comunidades.

En el marco del D铆a Internacional del Derecho a la Verdad, desde el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolom茅 de Las Casas (Frayba) recordamos a las miles de v铆ctimas de la contrainsurgencia en Chiapas y recalcamos el pendiente hist贸rico del gobierno mexicano de reconocer abiertamente sus impactos y responsables de su implementaci贸n.

Tras el levantamiento armado del Ej茅rcito Zapatista de Liberaci贸n Nacional (EZLN) en Chiapas, el Gobierno Federal y la Secretar铆a de la Defensa Nacional (Sedena), impulsaron una estrategia de terror contra los pueblos que busc贸 combatir a la insurgencia y sociedad civil simpatizante. Esta pol铆tica de Estado llev贸 a la comisi贸n de diversos cr铆menes de guerra y lesa humanidad entre los que destacan los desplazamientos forzados, desapariciones, quemas de casas, ejecuciones extrajudiciales, tortura, entre otras atrocidades.

Existen bastas pruebas que demuestran que diferentes instancias Federales, Estatales y Municipales se coordinaron para conformar, armar, adiestrar y proteger a grupos paramilitares encargados de los cr铆menes que el Ej茅rcito no pod铆a realizar directamente, entre los que se encuentra la lacerante herida de la Masacre de Acteal cometida en 1997, en la que 45 personas, y 4 a煤n no nacidos, fueron asesinadas por un grupo paramilitar vinculado a la presidencia municipal de Chenalh贸. No se trat贸 de un hecho aislado, sino el culmen de las agresiones paramilitares contra la poblaci贸n maya tsotsil de los Altos de Chiapas.

Nuestro caminar est谩 marcado por las v铆ctimas que dej贸 el grupo paramilitar Paz y Justicia que operaba en los Altos, se aferran a la memoria, reclaman verdad, justicia y b煤squeda de sus desaparecidos. En este camino, un logro importante es el pronunciamiento de la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) quien tuvo por demostrado que en Chiapas se desarroll贸 una pol铆tica contrainsurgente, que llev贸 a la formaci贸n de grupos paramilitares que llevaron a cabo desapariciones y asesinatos.

Con motivo de las disculpas p煤blicas por la desaparici贸n de Antonio Gonz谩lez M茅ndez, en enero del 2021, el titular de la Subsecretar铆a de Derechos Humanos, Poblaci贸n y Migraci贸n, Alejandro Encinas Rodr铆guez, reconoci贸 que esta se suscit贸 en el marco de una pol铆tica contrainsurgente.[1] Meses m谩s tarde la Secretar铆a de Relaciones Exteriores, dentro del mismo caso, neg贸 nuevamente ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) la existencia de este contexto.

Desde el Frayba exigimos al Estado mexicano el reconocimiento oficial de la pol铆tica contrainsurgente probada ante la CIDH. De lo contrario el gobierno en turno ser谩 un continuador de sus antecesores en la negaci贸n de la verdad y justicia, condici贸n que prolonga los impactos psicosociales para las miles de v铆ctimas.

Las exigencias para un reconocimiento formal no sujeto a posterior revisi贸n ni negaci贸n implican: a) El reconocimiento por parte del Estado mexicano, mediante decreto, de la existencia de esta pol铆tica; b) reconocer formalmente su responsabilidad dentro de los procesos en tr谩mite ante la CIDH y Corte IDH; y c) la conformaci贸n de una comisi贸n independiente para la verdad, constituida bajo los par谩metros establecidos en conjunto con las v铆ctimas y sociedad civil.

Negar la verdad no la desaparece. Mientras gobiernos en turno gastaron recursos, tiempo y trabajo para ocultar el paramilitarismo, estos actores, sus aprendizajes y armas permanecieron en los territorios. Al d铆a de hoy en regiones como los Altos y Norte de Chiapas aparecen grupos armados que catalogamos como sucesores del paramilitarismo, es decir descendientes sangu铆neos o pol铆ticos que heredaron las t谩cticas de terror; as铆 mismo la impunidad hist贸rica se convirti贸 en un mensaje de permisividad que ha llevado a que nuevos grupos identifiquen a las armas como un recurso ideal tolerado para dominar pol铆tica, econ贸mica y territorialmente.

La verdad es necesaria para redignificar a las v铆ctimas y sentar las bases para reconocer la responsabilidad estatal en medio de una espiral de violencia armada en Chiapas que se mantiene hasta la actualidad y que es necesario desmantelar.

https://frayba.org.mx/la-verdad-pendiente-por-los-crimenes-cometidos-en-el-marco-de-la-contrainsurgencia-en-chiapas




Fuente: Pozol.org