March 11, 2022
De parte de Cultura Y Anarquismo
446 puntos de vista

 

Marina Isla de Valdeca帽as. Un proyecto de lujo ideado en un territorio legalmente protegido en C谩ceres (Espa帽a). Ciento ochenta casas unifamiliares, un hotel, un club n谩utico, un campo de golf y una playa artificial.

Una sentencia hist贸rica da la raz贸n a Ecologistas en Acci贸n frente al PSOE.
Todo lo construido 鈥攓ue es mucho鈥 debe ser demolido y se debe restaurar
a su estado anterior. El presidente de Extremadura, Fern谩ndez Vara
(PSOE), no oculta su malestar y se atreve a decir que Extremadura est谩 芦sobreprotegida芦. Como no le gustan las leyes, pens贸 que no ten铆a que respetarlas.

No se puede admitir que las leyes se incumplan y que los culpables no tengan ninguna condena. La sentencia deja muy claro que la Junta de Extremadura actu贸 contraria a Derecho.
Sab铆an que era territorio protegido, sab铆an que era ilegal y
continuaron su proyecto con la intenci贸n de que las leyes nunca se
hicieran cumplir (se llama pol铆tica socialista de hechos consumados). Y los culpables pol铆ticos no pagar谩n nada.

  

驴Qui茅n pagar谩 la demolici贸n y la restauraci贸n? Deber铆a ser asumida por la promotora en primer lugar y por las autoridades que concedieron los pertinentes permisos.

No es un caso 煤nico. Desgraciadamente, la sociedad tiene que
trabajar para defender territorios valiosos. Y luego, hay que seguir
trabajando para seguir defendiendo lo que ya est谩 protegido. Es decir,
hay que redefender el territorio.

Lo que est谩 protegido legalmente, sigue desprotegido si no hay
controles suficientes. Es una verg眉enza que esta tarea de control
descanse en ONG ecologistas. A la vez, demuestra la importancia de asociarse a estas organizaciones.

Algunos vecinos y la propia alcaldesa de El Gordo (del PP) siguen prefiriendo la ilegalidad 鈥攜 el cemento鈥 a la naturaleza, con la mala excusa de un pu帽ado de empleos. No es razonable destrozar m谩s ecosistemas naturales para conseguir riqueza y comodidad para una minor铆a (un pu帽ado de ricos
que bien podr铆an tener su segunda residencia en los pueblos de la zona,
si tanto les gusta la regi贸n y tantas casas vac铆as hay).

RECORDEMOS: el medioambiente genera salud para todos. Pensar hoy que destruyendo la naturaleza se avanza es contrario a la l贸gica y a la realidad de un planeta en grave crisis ambiental. Algunos se agarran al destrozo ambiental como herramienta contra la despoblaci贸n de las zonas rurales. Lo primero que hay que plantearse es si esa despoblaci贸n es realmente tan mala como la pintan. Tras eso, es bueno saber que desproteger la naturaleza no asienta poblaci贸n. Hay que mirar otros factores: dotar servicios adecuados (sanidad, colegios, Internet鈥), ayudas al emprendimiento, facilitar el teletrabajo, etc.

Los dos grandes partidos de Espa帽a, PP y PSOE, son incapaces de ponerse de acuerdo para leyes tan importantes como la de educaci贸n
o la de empleo. Sin embargo, en destruir el medioambiente coinciden
plenamente, incluso negando lo que dicen informes cient铆ficos del CSIC (contra el complejo Marina Isla de Valdeca帽as, por ejemplo). y atenci贸n: economistas y cient铆ficos de todo el planeta piden que, como m铆nimo, se proteja un tercio de la superficie del planeta para evitar el colapso de la naturaleza.

Las leyes de protecci贸n ambiental son lo poco que tiene la naturaleza para protegerse de los humanos. Pensamos que es bueno proteger territorios para conservarlos. Ahora bien, la experiencia demuestra que ni siquiera est谩n protegidos, porque las leyes se incumplen: pasa en el Mar Menor, en el hotel ilegal El Algarrobico, en Daimiel, y tambi茅n en el caso de Do帽ana y el esperpento del PP andaluz de querer legalizar los regad铆os ilegales鈥 Y sigue pasando en tantos otros sitios de Espa帽a.

Cuid茅monos de la clase pol铆tica que habla de libertad, porque suelen hablar de su libertad y de sus intereses.

Extra铆do de https://blogsostenible.wordpress.com




Fuente: Culturayanarquismo.blogspot.com