October 31, 2021
De parte de La Haine
243 puntos de vista

Hay una feroz campa帽a destructiva contra la imagen del favorito candidato centroizquierdista para las elecciones de mayo en Colombia

Cuando restan cerca de 140 d铆as para el 13 de marzo, cuando se lleven a cabo las elecciones legislativas de 2022, y poco m谩s de 215 d铆as para las presidenciales del 29 de mayo, el panorama electoral y pol铆tico colombiano sigue poco claro, mientras desde el gobierno y los medios del establishment hay una feroz campa帽a destructiva contra la imagen del favorito candidato centroizquierdista Gustavo Petro.

Pocas expectativas quedan sobre un gobierno tan impopular como el actual del ultraderechista Iv谩n Duque, en lo que resta de su mandato. Su prioridad parece ser encontrar los mecanismos y recursos para perpetuarse en el poder y para ello debe sacar de la puja electoral a los candidatos progresistas y a inventar y financiar alianzas de centro y de derecha que puedan competir en una segunda ronda con Petro.

Las sucesivas encuestas que siguen mostrando a Petro (con 30-38% de las preferencias) desprendido al frente de los candidatos, prendieron las luces rojas del establishment, que hace dos meses prefiere no dar difusi贸n de los sondeos. Tras las 煤ltimas encuestas (en setiembre) Petro celebr贸 que ganar铆a en una eventual segunda vuelta. 鈥淓n todos los escenarios con Fajardo, con Gaviria, con el que ponga Uribe, ganamos la Presidencia. A redoblar esfuerzos鈥, asever贸 en sus redes sociales.

El centroderechista aspirante de la Coalici贸n de la Esperanza, Sergio Fajardo (14,5%), dijo que est谩 芦contento禄 con su segundo lugar: 芦Van 3 a帽os seguidos de ataques, llenos de mentiras, en mi contra. Contuvimos la ca铆da. La cuesta final es larga y empinada, y faltan muchos premios de monta帽a por superar. Serenidad, disciplina, no mirar para los lados y mantener la concentraci贸n禄, afirm贸.

Juan Manuel Gal谩n, quien recibi贸 la personer铆a jur铆dica de su partido Nuevo Liberalismo, dijo que (con 10%) est谩 creciendo y hay una 芦tendencia ascendente de nuestro prop贸sito por construir una nueva idea de naci贸n禄. Federico Guti茅rrez, exalcalde de Medell铆n, quien aparece de quinto en intenci贸n de voto (6,4%), dijo que esto 芦apenas comienza禄 M谩s atr谩s quedaron Germ谩n Vargas Lleras (4,2%) y Humberto de la Calle (4%).

La realidad muestra que hay gran cantidad de aspirantes -60- a suceder a Duque, mientras los partidos no definen quienes los representar谩n en las listas para el Congreso. Adem谩s, un tema jur铆dico y legal, y siembra dudas sobre los pr贸ximos comicios, por la demora de la Corte Constitucional para revisar y emitir decisiones relacionadas con temas que afectar谩n estos comicios y por las modificaciones hechas por el Congreso a leyes relacionadas con el proceso electoral.

Todos los sectores de ultraderecha, derecha y centro se despachan contra el senador Gustavo Petro, l铆der fundador del partido socialdem贸crata Colombia Humana. Ahora, el expresidente 脕lvaro Uribe lo acus贸 de querer convertir a Colombia en una dictadura socialista, y lo compar贸 con los expresidentes cubano y venezolano Fidel Castro y Hugo Ch谩vez.

 鈥淢ientras Ch谩vez siempre fue el alumno comunista de Castro, Castro: profesor titular; doctor Petro: profesor asistente, monitor. Su tarea: enredar al elector para imponer una dictadura socialista por la v铆a de la trampa”, apunt贸 Uribe.

Federico Guti茅rrez, uno de los candidatos presidenciales derechistas, exalcalde de Medell铆n, le record贸 su pasado en el M-19. 鈥淗ay que recordar que Gustavo Petro perteneci贸 a un grupo armado ilegal. Grupo que asesinaba, secuestraba y torturaba鈥, tuite贸 sin sonrojarse. Habiendo sido alcalde y jefe de la polic铆a que m谩s ni帽os y j贸venes sin techo asesin贸 o desapareci贸.

Otra cosa es la realidad

El analista Alberto Pinz贸n alerta que no es solo la situaci贸n cr铆tica, ca贸tica y de genocidio social que est谩 viviendo el pueblo colombiano en su totalidad, y su reflejo en la esfera supraestructural, en donde se ha pasado de la ficci贸n social de la paz deseada, a la ficci贸n todav铆a m谩s aparente e ilusoria de que un 鈥渆ventual鈥 presidente de izquierda la lograr谩, al implementar el Acuerdo de paz firmado en 2016.

La Colombia del 2016, la del pacto de paz, 鈥渋ncluidas todas las modificaciones, adulteraciones, trampas y perfidias hechas al escrito original, ya es muy diferente a la Colombia del 2021: la retratada en los ‘Pandora Papers’ con sus m谩s de 550 lavadores de dinero del narcotr谩fico a trav茅s de los bancos de Sarmiento Angulo (financiador de la campa帽a de la nulidad genocida que nos gobierna)鈥, a帽ade.

C茅sar Jerez, Juli谩n Cort茅s, y Zamora (en el portal Las 2 Orillas), entre otros analistas, dan un campanazo de alerta sobre el estado de postraci贸n, de crisis, del polo pol铆tico popular o de centroizquierda, absorbido totalmente en el remolino alienante de las pr贸ximas elecciones. Coinciden en que este polo ha profundizado su inmersi贸n en la estratagema o trampa contrainsurgente tendida por el aparataje medi谩tico del r茅gimen, que ha logrado introducir en la conciencia popular la idea de que el Bloque Contrainsurgente (ultraderecha y EEUU) est谩 鈥渃asi鈥 derrotado o est谩 muy d茅bil y en crisis.

Ocultan as铆 la fortificaci贸n que est谩n haciendo sin ruido los poderes f谩cticos reales en las regiones, los que solo aparecer谩n el d铆a hist贸rico que sea necesario. Mientras en paralelo y por medio de encuestas piratas se 鈥渧ende como pan caliente鈥 la idea de que ahora s铆 el campo popular va a ganar, a帽aden.

Hoy, el sentimiento generalizado es el pesimismo causado por el monstruoso genocidio en curso de excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) y de l铆deres sociales, ind铆genas y campesinos para destruirles el poco tejido social existente; por la judicializaci贸n, por la violaci贸n de los m谩s elementales derechos humanos, y por el terror de Estado aplicados al movimiento social.

Pero tambi茅n por el aumento incontrolado del narcotr谩fico y el lavado de d贸lares como sost茅n principal de la econom铆a colombiana (confirmado por los Papeles de Pandora) y por una ideolog铆a contrainsurgente fortalecida y envalentonada desde Washington. La sensaci贸n es que ese 鈥渁cuerdo de paz鈥 fue, al fin y al cabo, una gran derrota pol铆tica de todo el pueblo trabajador y el campo popular colombiano.

Aunque esto no ha sido reconocida p煤blicamente, ni se le ha hecho ninguna autocritica, se sigue vendiendo con fines electoreros como 鈥渓a posibilidad de implementar el Acuerdo de la Habana, ahora si cuando (la izquierda) ganemos las elecciones en el 2022 con unas elecciones hist贸ricas鈥, se帽ala Pinz贸n.

Narcotr谩fico y circo

En tanto, era capturado en Necocl铆, cerca de la frontera con Panam谩,el narcotraficante m谩s buscado de Colombia, Dairo Antonio 脷suga, alias Otoniel, cabecilla de grupos paramilitares y de la banda criminal m谩s grande del pa铆s (aparte del Estado), el Clan del Golfo, por quien EEUU ofrec铆a una recompensa de cinco millones de d贸lares.

脡ste es el golpe m谩s duro que se le ha propiciado al narcotr谩fico en este siglo en nuestro pa铆s, solamente comparable con la ca铆da de Pablo Escobar en los a帽os 90, celebr贸 Iv谩n Duque, narco-presidente del principal exportador de coca en el mundo, en especial para abastecer al mercado de EEUU. Para apresarlo, el ej茅rcito colombiano us贸 500 hombres y 22 helic贸pteros.

Con una vida criminal de m谩s de tres d茅cadas, milit贸 en la paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), bajo las 贸rdenes de uno de sus jefes m谩s conocidos, Daniel Rend贸n Herrera, alias 芦Don Mario禄, encargado de lavar activos y pagar extorsiones y cuando en 2009 茅ste fue capturado, 脷suga y su hermano Juan de Dios, alias 鈥淕iovanni鈥, formaron 鈥淟os Urabe帽os鈥, otro de los nombres del Clan del Golfo.

Ahora, con el circo medi谩tico formando alrededor de la captura de Otoniel, Iv谩n Duque y su mentor, el genocida 脕lvaro Uribe, tratan de hacer olvidar el estallido social del paro nacional y lavar la imagen de un presidente con 80 por ciento de desaprobaci贸n.

La realidad es que Iv谩n Duque no puede encabezar ninguna movida contra Petro. De hecho, ni siquiera tiene hoy por hoy ning煤n candidato o precandidato presidencial que defienda su gesti贸n: el presidente es un salvavidas de plomo para cualquiera que pretenda mantenerse a flote en la carrera presidencial hacia mayo de 2022. 

En esta operaci贸n que bien podr铆amos llamar 鈥渃orramos lejos de Duque鈥 hay que anotar la exploraci贸n del senado colombiano (presidido este a帽o por el referente de un partido que apoy贸 a Duque en la segunda vuelta que lo llev贸 al Palacio de Nari帽o) para establecer una comisi贸n parlamentaria binacional con Venezuela que tienda al restablecimiento de las relaciones diplom谩ticas, rotas desde febrero de 2019.

Ya Duque dijo que mientras 茅l sea presidente, eso no va a suceder. 驴Lograr谩 llegar hasta el final de su mandato?, preguntan algunos preocupados analistas.

Por ahora, la apuesta del gobierno es sobrevivir a base de cortinas de humo, como la detenci贸n del capo del Clan del Golfo. Pero los analistas coinciden en que la captura de Otoniel no cambia las cosas en el aceitado circuito de la producci贸n coca铆na y la salida de esta hacia EEUU y Europa. Se trata solo de un golpe de opini贸n.

驴Podr谩 la Colombia del extendido paro y protesta social de los 煤ltimos tiempos encaminarse por primera vez en mucho tiempo hacia un gobierno que no est茅 hegemonizado por la derecha o la ultraderecha?. Hoy parecen estar dadas las condiciones, pero no es f谩cil, nada f谩cil. 

Ya sabemos que la oligarqu铆a colombiana ha echado manos a todos los recursos para que esto no suceda, desde el asesinato de Jorge Eli茅cer Gait谩n, en 1948, hay que anotar otras figuras de izquierda ascendentes, como Bernardo Jaramillo, de la Uni贸n Patri贸tica, asesinado en 1990 junto con 3 500 candidatos de izquierda.

En un pa铆s donde a帽o a a帽o se bate el r茅cord de dirigentes sociales de base asesinados y donde solo en la represi贸n contra el movimiento del paro en 2021 ya se cuentan por m谩s de un centenar los asesinados y desaparecidos, y por mas de un millar los heridos. 

CLAE




Fuente: Lahaine.org