May 2, 2021
De parte de ANRed
267 puntos de vista


Cada 1潞 de mayo, desde el a帽o 1886, se conmemora a los 芦m谩rtires de Chicago禄. En nuestro pa铆s se present贸 un proyecto de ley para reducir la jornada laboral a 6 horas. 驴Es posible 鈥渞edistribuir鈥 el trabajo?. Por Nahuel March Rios (El Grito del Sur)


El 1潞 de mayo de cada a帽o se conmemora el D铆a Internacional del Trabajador y la Trabajadora en homenaje a los 芦M谩rtires de Chicago禄, un grupo de sindicalistas anarquistas y socialistas revolucionarios que fueron ejecutados en 1886 en Estados Unidos por participar en una protesta laboral. Estos trabajadores demandaban la reducci贸n de la jornada laboral a 8 horas, ya que en esa 茅poca se sol铆a trabajar hasta 16 horas diarias y la ley vigente s贸lo prohib铆a trabajar m谩s de 18 horas por d铆a. Hace 135 a帽os, como producto de esas jornadas de lucha, que incluyeron una violenta represi贸n (en la que 80 personas murieron y 200 resultaron heridas), los trabajadores conquistaron las 8 horas de trabajo, lo que marc贸 un hito para el resto del planeta.

Aun as铆, el 1潞 de mayo como d铆a internacional de los y las trabajadoras, no fue establecido de inmediato y aun hoy en muchos pa铆ses la celebraci贸n se realiza en otras fechas. Incluso en Estados Unidos, el lobby empresarial y los diferentes gobiernos de turno fueron desalentando las celebraciones del 1潞 de mayo y lograron correr su fecha de festejo, generando otra celebraci贸n con menor contenido pol铆tico e hist贸rico. En la misma sinton铆a, el establecimiento de la jornada laboral m谩xima de ocho horas a nivel mundial tampoco fue igual en todos lados. La naciente OIT se puso como objetivo reci茅n en 1913 鈥渓imitar la jornada laboral m谩xima鈥. Y en nuestro pa铆s, la jornada laboral de 8 horas diarias (o 48 horas semanales) entr贸 en vigencia a partir de 1929, a instancias del presidente Hip贸lito Yrigoyen, 43 a帽os despu茅s de los sucesos de Chicago.

Este a帽o, pese a la pandemia mundial, la efem茅ride sobre el d铆a del trabajador y la trabajadora esta m谩s vigente que nunca. Y el debate sobre la jornada laboral volvi贸 a estar en agenda luego de que en Espa帽a se presentar谩 un proyecto de ley para establecer una semana laboral de 4 d铆as. La noticia llego a nuestro pa铆s y la secretaria de Gesti贸n y Empleo P煤blico de la Naci贸n, Ana Castellani, habl贸 sobre la posibilidad de reducir la jornada laboral. 鈥淐reo que la pandemia nos est谩 poniendo a prueba en c贸mo concebir el trabajo en el futuro y 茅sta es una m谩s. El trabajo remoto y la posibilidad de explorar semanas laborales m谩s cortas est谩 en la agenda de lo que se viene y de la discusi贸n respecto a los incrementos de la productividad que pueden generarse con medidas de esa naturaleza鈥, sorprendi贸 la secretaria el pasado 30 de marzo.

Pero esto no es todo, ya que la diputada por el Frente de Todos, Claudia Ormachea, present贸 a finales del 2020 en el Congreso de la Naci贸n un proyecto de ley para reducir la jornada laboral. 芦El proyecto tiene la intenci贸n de reflejar una disminuci贸n del l铆mite semanal que no supere las 36 horas semanales y su proporcional correspondiente a la jornada nocturna e insalubre. Como tambi茅n su adecuaci贸n al trabajo de menores, a las condiciones para percibir el salario, la retribuci贸n en el periodo de vacaciones y el resto de los complementos que la ley abarca禄, coment贸 la diputada sindical originaria del gremio La Bancaria.

Si bien en el 煤ltimo tiempo muchos pa铆ses europeos y de la regi贸n iniciaron el camino de la discusi贸n sobre la posibilidad de reducir la jornada laboral, lo cierto es que, en nuestro pa铆s el debate viene un poco atrasado. Reci茅n en el 2020 otro diputado de extracci贸n sindical, Hugo Yasky, present贸 un proyecto para reducir la jornada laboral actual a 40 horas semanales. 鈥淓l convenio 47 de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT) estableci贸 la jornada laboral de 40 horas, pero en Argentina actualmente es de 48 horas. Es uno de los pa铆ses de Am茅rica Latina junto con Bolivia, M茅xico y Paraguay que tiene la jornada m谩s extendida鈥, explic贸 el diputado de la CTA. 鈥淐reemos que es necesario discutir esta propuesta en nuestro pa铆s para tener una jornada de 8 horas en cinco d铆as laborables. Hay que empezar a desmitificar esa idea instalada por los sectores dominantes de que en Argentina se trabaja poco. La realidad contradice eso鈥, exclam贸 en su momento Yasky.

El proyecto de Ormachea todav铆a va por m谩s. En la letra del texto se plantea que 鈥渓a duraci贸n del trabajo no podr谩 exceder de seis horas diarias o treinta y seis semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones鈥. Adem谩s propone que 鈥渓a jornada de trabajo nocturno no podr谩 exceder de cinco horas y quince minutos鈥 y que los trabajos considerados insalubres no podr谩n exceder sus jornadas a m谩s de cuatro horas y media o veintisiete horas semanales. 芦En definitiva, lo que intentamos desde nuestra postura es que la extensi贸n de la jornada laboral y sus complementos necesarios sean asumidos como un instrumento m谩s en la lucha por la justicia social, la igualdad, la inclusi贸n, el crecimiento econ贸mico, las posibilidades laborales y el respeto por las libertades personales禄, asegur贸 Ormachea.

驴Por qu茅 surge este debate en el per铆odo actual? El planteo del proyecto se帽ala que es una herramienta importante 鈥減ara atacar los problemas de desocupaci贸n y la ca铆da del poder adquisitivo que se desarrollaron en Argentina durante los 煤ltimos cinco a帽os鈥. Para esta redistribuci贸n del empleo, establecer una reducci贸n de la jornada laboral sin reducci贸n de los salarios, podr铆a llegar a recomponer la compleja situaci贸n de los trabajadores y trabajadoras argentinas, en donde la desocupaci贸n ascendi贸 al 13,1% en el 2do trimestre del 2020. La idea de redistribuir el trabajo tiene a煤n m谩s vigencia en el tr谩nsito actual de la pandemia de Covid-19, donde el usufructo de las nuevas tecnolog铆as -que van desde el teletrabajo hasta las apps-, es aprovechado para maximizar ganancias y trae como consecuencia el aumento del desempleo y la precarizaci贸n laboral.

Por otra parte, el proyecto plantea que la p茅rdida del poder adquisitivo del salario fue tan abrupta en el periodo 2016/2019 (25,4% seg煤n el INDEC, de un 29,6% seg煤n el Instituto de Trabajo y Econom铆a de la Fundaci贸n Germ谩n Abdala; y de un 31,9% seg煤n el IPC Congreso) que para las empresas no implicar铆a un incremento de los costos tan abrupto si se compara los costos laborales al a帽o 2015. 鈥淓s cierto que la reducci贸n de la jornada de trabajo m谩xima legal en un 25% no alcanza a restablecer los salarios vigentes al a帽o 2015, pero tambi茅n es innegable que se presenta como una medida que pretende tanto un acto de justicia distributiva, como una mayor equidad socio-econ贸mica鈥.

A su vez, el proyecto tambi茅n contempla una visi贸n importante en lo que respecta a la problem谩tica del g茅nero y el trabajo de cuidado, afirmando que en el mundo laboral contempor谩neo 鈥渓a incorporaci贸n masiva de la mujer al mundo del trabajo en paridad de derechos y obligaciones con los hombres, lo que provoca que el universo laboral actual no sea comparable al de los tiempos de la aprobaci贸n de los convenios N掳1 y 30. Y que, por lo tanto, pensar jornadas laborales de menor carga horaria es crucial para que el mundo laboral incorpore a su articulaci贸n todos los cambios de los 煤ltimos a帽os鈥.

Por otra parte, el beneficio de la reducci贸n de la jornada laboral no es solo para las y los trabajadores. Seg煤n el documento 鈥淧resentacio虂n de la OIT sobre tiempo de trabajo para la Mesa Te虂cnica sobre Legislacio虂n Laboral y Calidad de Vida禄 del gobierno de Chile, el agotamiento tanto ps铆quico como f铆sico produce aumentos de los riesgos de accidentes laborales. Esto se debe a que la calidad del trabajo y la capacidad de producci贸n tienden a disminuir con el paso de las horas y, por lo tanto, la reducci贸n de la jornada disminuye el ausentismo e incrementa la productividad. Algo que la empresa Microsoft dijo este a帽o, cuando hizo p煤blicos los resultados de un experimento llevado a cabo en sus oficinas de Jap贸n donde, tras reducir la semana a 4 d铆as de trabajo manteniendo el salario, la productividad de sus empleados habr铆a aumentado un 40%. Microsoft se suma as铆 a la experiencia de la empresa Perpetual Guardian de Nueva Zelanda, la cual prob贸 en el a帽o 2018 la semana de 4 d铆as y comprob贸 una mejora en la productividad.

Algunas cosas no cambian. A 135 a帽os de la ejecuci贸n de los 鈥淢谩rtires de Chicago鈥, las discusiones de la sociedad siguen siendo muy parecidas. En muchos de los conflictos donde el movimiento obrero fue protagonista, el debate sobre la jornada laboral siempre estuvo de fondo: desde los sucesos de la 鈥淪emana Tr谩gica鈥 hasta el 鈥淐ordobazo鈥. Esto, sin embargo, podr铆a generar una mirada poco optimista a la hora de pensar la posibilidad de que semejante cambio estructural pueda realizarse simplemente por una ley. Aun as铆, resulta esperanzador el contexto mundial en donde varios organismos internacionales coinciden en la problem谩tica actual que sufre el empleo y en las medidas importantes que los gobiernos deben tomar para modificarlo. Por eso vale la pena en este d铆a del trabajador y de la trabajadora rescatar estas iniciativas que buscan mejorar las condiciones de aquellos y aquellas que mueven el mundo.





Fuente: Anred.org