June 9, 2022
De parte de SAS Madrid
89 puntos de vista

Hace menos de un a帽o Reem Alsalem asumi贸 el cargo de Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer. Un puesto que se asigna a personas expertas en la materia y se ejerce de forma independiente a la propia organizaci贸n y a los distintos gobiernos. Tal como explica en esta entrevista reporta directamente ante el Consejo de Derechos Humanos y a la Asamblea General de la organizaci贸n multilateral. En su cartera tiene un mandato ambicioso: apoyar y trabajar con los actores relevantes, sean estos Gobiernos, organismos de NNUU, ONG, v铆ctimas o personas que las representan, para prevenir y responder al problema global de la violencia contra las mujeres. Un equipo muy peque帽o para un trabajo muy amplio, que abarca a todos los pa铆ses del mundo. 

En los 煤ltimos dos a帽os, al menos cinco comunicaciones de esta relator铆a han pedido al Estado espa帽ol explicaciones sobre el uso del inexistente S铆ndrome de Alienaci贸n Parental en el sistema de Justicia y se ha preocupado por distintos casos que han llegado a su conocimiento. Como el de Irune Costumero, la madre de Bizkaia a la que los servicios sociales le quitaron a su hija por la fuerza o la 煤ltima en llegar, la que preguntaba por Diana Garc铆a M.

Pero desde que lleg贸 a este puesto, Alsalem subi贸 el list贸n y el tono de las cartas. En una de las m谩s recientes afirmaba que la cantidad de denuncias recibidas desde nuestro pa铆s en su relator铆a, “indica que existe un patr贸n estructural” en la judicatura que “desprotege a los ni帽os y discrimina a las mujeres”. En esta entrevista afirma que esta violencia institucional puede llegar incluso al grado de tortura.

Hace pocos d铆as, esta experta vino a Espa帽a en una visita no oficial para participar en el I Encuentro sobre violencia vicaria y violencia de g茅nero institucional, junto a diversas v铆ctimas, representantes institucionales y expertas de distintas 谩reas. Afirma que este contacto directo con las madres que han denunciado violencia sexual hacia sus hijos, le ha mostrado que “la situaci贸n es realmente m谩s dram谩tica de lo que hab铆a entendido”. Sobre todo esto habla en esta entrevista. 

驴Qu茅 hace la Relatora especial sobre la violencia contra la mujer y cu谩les son sus competencias?

Esta relator铆a es la m谩s antigua de las que existen en Naciones Unidas. Adem谩s responder al mandato general de prevenir al problema global de la violencia hacia las mujeres y de hacer comunicaciones y recomendaciones a distintos actores, como los gobiernos, cada relator o relatora identifica una serie de prioridades sobre las cuales quiere trabajar. He llegado a este puesto en un momento muy complejo en el que hay un pushback, una regresi贸n, en temas de igualdad de g茅nero y de los derechos de la mujer sobre diversos temas, como la salud sexual y reproductiva. Asum铆 mi mandato en un tiempo muy complejo a nivel global y en particular en algunas regiones.

Mi compromiso es seguir trabajando en los temas cl谩sicos y centrales en los que ha estado trabajando esta relator铆a durante los 煤ltimos a帽os, los que representan formas muy evidentes de violencia contra la mujer y las ni帽as. Pero yo quiero mirar con m谩s atenci贸n los nexos o relaciones entre la violencia contra la mujer y las causas estructurales o problemas sistem谩ticos y end茅micos. Por ejemplo, el impacto de las sanciones en Afganist谩n y c贸mo la paralizaci贸n de recursos bancarios hacia este pa铆s contribuye a fomentar la crisis humanitaria y las repercusiones que tiene en el incremento de la violencia hacia la mujer. Tambi茅n quiero mirar de cerca la relaci贸n que existe entre la crisis clim谩tica y esta violencia.

Es decir, intento relacionar asuntos que quiz谩 esta relator铆a no ha examinado tanto en el pasado, para ver c贸mo estas situaciones estructurales contribuyen en la violencia que viven las mujeres.

Tambi茅n quiero profundizar en el tema de la interseccionalidad de la violencia, porque sabemos que la mujer puede estar expuesta a esta violencia por el hecho de ser mujer, pero tambi茅n porque pueda tener un perfil espec铆fico por el que puede ser sometida a una violencia por otras razones adicionales. Este es el caso, por ejemplo de las activistas en pol铆tica, de las defensoras de los derechos humanos, las ind铆genas, las mujeres con discapacidad. Por eso hablamos de que hay perfiles que pueden estar m谩s expuestas a la violencia, como las mujeres que son activas en la pol铆tica, las defensoras de los derechos humanos, ind铆genas, mujeres con discapacidad.

Cuando afirma que asume la relator铆a en un momento dif铆cil. 驴A qu茅 se refiere concretamente? 驴Al auge de los discursos negacionistas de la ultraderecha en los 煤ltimos a帽os?

Lo que est谩 claro en la Ley Internacional de los Derechos Humanos, es que los Estados est谩n obligados a promover y proteger estos derechos, independientemente de sus sistemas y sus leyes internas. Es decir, no se pueden usar los sistemas pol铆ticos, religiosos, sociales, culturales鈥 para justificar la violencia y la discriminaci贸n. Y que los Estados tienen la obligaci贸n de eliminar esta discriminaci贸n y violencia sin demora. 

Dicho esto, lo que vemos a nivel global es que hay un retroceso contra la igualdad de g茅nero y que estas fuerzas que empujan en contra est谩n muy organizadas, tienen muchos recursos y tienen mucha influencia. Esto es preocupante, porque est谩n consiguiendo deshacer avances en temas de derechos para la mujer. Y cuando hablo de la mujer es porque me refiero a las personas de las que trata mi mandato, pero hablo de mujeres indistintamente de su orientaci贸n sexual y diversidad de g茅nero. Es decir, de la mujer en toda su diversidad.

Lo que preocupa es ver c贸mo en algunos lugares estas fuerzas est谩n logrando, adem谩s, desmantelar sistemas de protecci贸n y por eso atacan los derechos y los sistemas de protecci贸n del sistema judicial. Estamos viendo incluso regresi贸n en pa铆ses en donde rige el Estado de Derecho y donde ha habido logros importantes. Por ejemplo, en Estados Unidos, con la decisi贸n de Texas con el aborto y el retroceso que podr铆a suponer una decisi贸n de la Corte Suprema de invalidar la decisi贸n conocida como Roe versus Wade [por la que se legaliz贸 el aborto]. Esto es lo que preocupa.

En los 煤ltimos meses su relator铆a ha enviado diversas comunicaciones a Espa帽a por la utilizaci贸n del supuesto S铆ndrome de Alienaci贸n Parental y por la situaci贸n de diversas mujeres en el sistema de justicia. 驴Qu茅 ha pasado para que su relator铆a y otras env铆en un n煤mero elevado de comunicaciones a nuestro pa铆s?

En las comunicaciones siempre nos basamos en el marco de derechos humanos. Es decir, se plantea o se eleva al Gobierno alegaciones o hechos que van en contradicci贸n con las obligaciones del Estado seg煤n este marco. En el caso de Espa帽a, hemos recibido en la relator铆a m谩s de 30 casos en los 煤ltimos a帽os, en donde hab铆an razones de peso para entender que Espa帽a estaba violando sus obligaciones en tema de la legislaci贸n internacional de los derechos humanos. Esto estaba fundado en los testimonios de madres y de sus hijos que estaban inmersos en procesos en la Justicia, principalmente en casos de abusos sexuales hacia los ni帽os y ni帽as por parte de los padres.

En estos casos se violaba los derechos de los menores, pero hab铆a un patr贸n de aplicaci贸n de un estereotipo de g茅nero contra las madres, en donde sus testimonios eran tenidos menos en cuenta que el de los del padre, o que era considerado como no cre铆ble y en donde la Justicia considera que las madres  intentan alienar a sus hijos para cambiar su comportamiento hacia el padre. Todo esto ocurr铆a a pesar de existir importantes evidencias de que los abusos sexuales hab铆an existido. En estos casos vimos que los derechos de los ni帽os estaban siendo violados por el empe帽o de obligarlos a continuar su relaci贸n con los agresores, bien sea mediante la custodia compartida o en algunos casos porque las madres han sido castigadas por el sistema judicial por presentar estas demandas. En algunos casos ellas han acabado si la custodia de sus hijos o se ha intentado imponer a toda costa un sistema de custodia compartida. En todos estos casos hay muchos factores que apuntan a la aplicaci贸n de un estereotipo de g茅nero y de discriminaci贸n de las mujeres en la Justicia, pero tambi茅n hay preocupaci贸n sobre la aplicaci贸n del inter茅s superior del menor, sobre la forma en la que se realizan las valoraciones de los menores.

驴Est谩n los Estados obligados a responder a estas comunicaciones que env铆a su relator铆a? 

Los Estados no est谩n obligados a responder a las cartas que les llegan de los procedimientos especiales del Consejo de los Derechos Humanos, y de forma global, yo dir铆a que recibimos un 50% de respuestas a las cartas que enviamos a los gobiernos o a los actores no estatales A veces tambi茅n enviamos notificaciones a empresas, organizaciones de naciones Unidas, etc.

Sin embargo, estas cartas que enviamos se hacen p煤blicas y es visible si ha existido o no una respuesta del gobierno, porque tambi茅n se publican. En estas respuestas el Estado tiene una oportunidad importante para verificar los hechos y clarificar lo ocurrido y es adem谩s una importante oportunidad de corregir estos vac铆os y de asegurarse de que una violaci贸n de derechos se subsana.

Espa帽a tradicionalmente ha respondido a estas peticiones de su relator铆a, pero 驴c贸mo valora su contenido? En general han sido un corta y pega de las distintas leyes aprobadas en nuestro pa铆s sobre igualdad, pero sin dar respuesta a los casos concretos por los que usted se interesa.

Depende del Estado, lo que quiera decir y c贸mo lo hace. En el caso de Espa帽a, hay una cantidad de otros actores que funcionan de manera aut贸noma y pueden seguir empujando y llevando los procesos. Incluso si se entendiera que la respuesta del Estado no es adecuada, Espa帽a tiene una cantidad de organizaciones y ONGs muy vibrantes. Tambi茅n dentro del Estado hay ministerios que tienen un mandato y pueden seguir esta discusi贸n que se establece entre la relator铆a y el estado y utilizar estos momentos para avanzar en un debate o un de los temas. En este sentido tambi茅n sirven las cartas y comunicaciones que hacemos. 

Es decir, no debemos ver solo el impacto de la carta enviada y la respuesta recibida, sino que las comunicaciones desde la relator铆a asume una vida propia y es algo que hemos visto en el caso de Espa帽a. En estos momentos, si ves conferencias o consultas redes sociales, el tema del SAP o la violencia vicaria se hacen muchas referencias a los escritos de esta relator铆a. Creo que esta es otra forma en que se pueden empujar los cambios.

Hemos visto que en m谩s de una de esas comunicaciones al Gobierno espa帽ol participa m谩s de una relator铆a especial de la ONU. 驴Esto es habitual?

Si. Se hace de forma habitual pero tambi茅n depende del Relator. Como se帽al茅, para m铆 es muy importante durante mi mandato resaltar el tema de la interseccionalidad y las causas de la violencia. En este caso de las comunicaciones a Espa帽a era importante resaltar las consecuencias psicol贸gicas y f铆sicas de la violencia que se ejerce sobre la madre y sus hijos [en el sistema de Justicia] y por eso impliqu茅 en algunas comunicaciones a la Relatora sobre la Salud Mental y f铆sica. Tambi茅n existe un grupo de trabajo sobre discriminaci贸n contra mujeres y las ni帽as que era importante que estuviera presente porque en estos casos ve铆amos de forma muy clara la discriminaci贸n sobre como se tratan las declaraciones de las mujeres y la utilizaci贸n de los estereotipos, que es una forma de discriminaci贸n e influyen en la manera en que act煤a la Justicia. Para mi tambi茅n es muy importante implicar adem谩s a la Relatora sobre la tortura, porque seg煤n el marco internacional de los derechos humanos hay formas de violencia contra la mujer que llegan a ser tortura y es algo que yo quiero explorar. En este caso fue muy claro.

Quiero tambi茅n decir que no fue solo la relator铆a la que ha planteado este tema. El Grevio, que es el mecanismo que fiscaliza la implementaci贸n de los Estado de la convenci贸n de Estambul, en su informe sobre Espa帽a expres贸 su preocupaci贸n sobre la forma en que se valoran los testimonios de las mujeres y los ni帽os en la Justicia en procesos de violencia vicaria y en procesos de custodia.

Por lo que dice, 驴se puede entender como tortura la violencia institucional que ejerce el Estado por su acci贸n o inacci贸n?

Si. La violencia que la mujer experimenta puede llegar a un nivel en el que se considere como tortura. Es posible que lo realice el Estado por acci贸n u omisi贸n de sus deberes. Ahora, en cada caso tendr谩 que ser evaluado y mirar las circunstancias espec铆ficas. No todos los casos pueden ser considerados como tortura.

Hace unas semanas estuvo en Espa帽a en una visita no oficial para participar en un encuentro sobre violencia vicaria y violencia institucional de g茅nero. Entonces usted dijo que vino a escuchar y a entender. 驴Qu茅 escuch贸 y qu茅 conclusiones sac贸?

Para m铆 fue el primer contacto directo y f铆sico con mujeres que son v铆ctimas y madres de ni帽os y ni帽as que han sido abusados. Hubo un lado humano muy importante que me impact贸 mucho como Relatora, pero tambi茅n como ser humano. Encontrarme con varias de estas v铆ctimas fue uno de los momentos importantes y algo que intento hacer en mis visitas oficiales. Puedes expresar la solidaridad con ellas, que no se sientan solas y que hay personas que entienden el nivel de sufrimiento.

Pero tambi茅n este encuentro y haber escuchado tantas historias de estas v铆ctimas, me mostr贸 que la situaci贸n es realmente m谩s dram谩tica de lo que hab铆a entendido. Y en particular el nivel de la violencia psicol贸gica a la que se enfrentan, pero tambi茅n la violencia econ贸mica que sufren a lo largo de los a帽os. Fue particularmente doloroso entender que viven durante muchos a帽os con mucho temor, escondidas.

Tambi茅n entend铆 mejor el estereotipo basado en el g茅nero que no s贸lo se limita al poder Judicial. Sino que se trata de toda una red de actores que lo aplican, desde los trabajadores sociales a los psic贸logos que en su relaci贸n con los ni帽os y sus madres replican estas discriminaciones.

Pero quiero tambi茅n decir que me impresion贸 mucho el hecho de que los representantes de varias instituciones gubernamentales en el seminario (tanto de la judicatura, la Fiscal铆a, la Delegaci贸n del Gobierno contra la violencia de g茅nero) e instituciones europeas como el Grevio se engancharan en una conversaci贸n muy abierta y muy seria y muy respetuosa al mismo tiempo y que vinieran para entender mejor esta problem谩tica y buscar soluciones. 

Valoro muy positivo que de la reuni贸n se saliera con una hoja de ruta y un programa de acci贸n complejo, integral. Por supuesto queda claro que hay mucho a煤n por hacer. No s贸lo en Espa帽a, sino en otros pa铆ses y foros internacionales.

Porque 茅ste no es un problema exclusivo de Espa帽a.

No. Esta relator铆a ha recibido denuncias de muchos sitios del mundo como Brasil, Italia Austria, Suecia, M茅xico, Colombia, Estados Unidos, Israel鈥 y esto me ha llevado a decidir que mi pr贸ximo informe tem谩tico que presentar茅 al consejo de derechos humanos en 2023 va a tratar este tema: la ausencia de procesos judiciales con perspectiva de g茅nero y centrados en el inter茅s superior del ni帽o o la ni帽a en los temas de custodia. Es necesario tratar este asunto de forma global. Nuestra relator铆a es peque帽a y no tenemos la capacidad de tratar cada caso en particular.

En Espa帽a se ha aprobado en las 煤ltimas d茅cadas leyes muy avanzadas sobre violencia hacia las mujeres, pero parece que esto no es suficiente. 驴Qu茅 falta?

Espa帽a tiene muchas leyes buenas y recientemente ha criminalizado el uso del  s铆ndrome de alienaci贸n parental en la ley org谩nica sobre protecci贸n de la infancia y la adolescencia, que tambi茅n resalta el derecho de las v铆ctimas a ser escuchadas. Tambi茅n ha emitido directivas dirigidas a los jueces en relaci贸n a la inexistencia de la base cient铆fica de ese supuesto s铆ndrome. Es decir, si miramos las leyes son muy buenas. Pero este es parte del problema. Que estas cuestiones no se pueden resolver s贸lo a trav茅s de las leyes, sino que tambi茅n hay que asegurar las pol铆ticas p煤blicas para que los est谩ndares de las normas sean seguidos. Tambi茅n es preciso que la formaci贸n con perspectiva de g茅nero sean realmente institucionalizadas. No solamente para los jueces que tratan temas de custodias, sino para la judicatura en general y para cualquier persona que act煤e con las v铆ctimas de violencia o con ni帽os y ni帽as que han sufrido esta violencia.

Es necesario institucionalizar c贸mo se implementan todas esas medidas contenidas en las leyes. Entender qu茅 significa tener una sensibilidad de g茅nero en la forma en la que se trata a las mujeres v铆ctimas de violencia.

Porque esta es una obligaci贸n del Estado. Lo ha dicho a Espa帽a especialmente la CEDAW [el comit茅 antidiscriminaci贸n hacia la mujer de la ONU, por sus siglas en ingl茅s]. Que los procedimientos judiciales sobre violencia de g茅nero sean imparciales y que no est茅n atravesados por estereotipos de g茅nero. Los estados est谩n obligados a esto bajo las leyes internacionales de los derechos humanos, para asegurar que las leyes no discriminen y aseguren la igualdad.

Enlace relacionado Publico.es (08/06/2022).




Fuente: Sasmadrid.org