February 19, 2021
De parte de CGT Fesi Bac
281 puntos de vista


A finales de Enero (y nos lo ha recordado de nuevo Mr. Genç) nos enterábamos por la prensa que BBVA anunciaba su intención de llevar a cabo un plan de reestructuración de costes en la primera mitad del año en curso.

Una vez más, no nos parecen las formas adecuadas ya que muestran una falta total de respeto hacia la plantilla y su representación sindical. Después es muy fácil hacer afirmaciones estilo “somos One Team”.

Legal y económicamente, las reducciones de costes pueden hacerse siguiendo varias vías. CGT tenemos propuestas que, llegado el momento de sentarnos con el Banco a tratar «cómo repensar los costes» (expresión utilizada por la Dirección), expondremos sin que ello suponga una reducción de plantilla.

CGT NO ADMITIREMOS NINGUNA REESTRUCTURACIÓN DE COSTES SIN HABERSE PRESENTADO UN PLAN DE VIABILIDAD QUE ACOMETA ANTES TODOS LOS RECORTES POSIBLES EN LOS ÁMBITOS “NO HUMANOS”. Estos recortes únicamente se harían en la plantilla en última instancia y, en todo caso, vía prejubilaciones.

La pandemia ha dejado patente la carencia de plantillas en oficinas, con todos los problemas de atención presencial que se han generado y siguen generándose (por ejemplo, tener oficinas de varios empleados con una sola persona, aún con el cierre echado). No cabe, en nuestra opinión, ningún recorte de plantilla. Estamos a favor del cierre de oficinas recolocando al personal en oficinas de mayor tamaño, y, por tanto, generando un mejor ambiente laboral al poderse distribuir mejor y más eficientemente el abundante trabajo diario.

Desde CGT no admitimos recortes vía ERE en empresas como el BBVA, que anuncian año tras año cuantiosos beneficios (en un año de pandemia, tres mil millones de beneficio). En ningún caso, la reducción de los mismos otorga derecho a ir contra la plantilla cuando, por otra parte, están nutriendo a los accionistas y a los “Fondos buitre” a través del pago de dividendos.

En CGT podemos entender que el Banco quiera plantear una reestructuración de sus costes, pero no admitimos que la única solución sea hacerlo de forma traumática contra su plantilla. No podemos admitir la reducción de la plantilla de otra forma que no sea por la vía de las prejubilaciones, y más con la tremenda caja que en estos momentos ha acumulado BBVA con la venta de negocios, que la entidad ha considerado como grandes operaciones y que generan valor para el accionista. ¿Y para la plantilla?

El Banco no está atado ni obligado a plantear un ERE, no es necesario habiendo otros procedimientos. Por otra parte, seamos conscientes de que durante los últimos años el propio Banco, sin necesidad de plantearlo, ha ido reduciendo paulatina y considerablemente su plantilla; los números los han anunciado ellos mismos. ¿Qué necesidad tienen ahora de buscar otras alternativas más agresivas? De haberla, deberían informar a la representación sindical. Eso sí, la plantilla de las oficinas y departamentos que vienen cerrando, deberían servir para reforzar a las que permanecen abiertas pues son, evidentemente, deficitarias.

Desde CGT ya hemos transmitido a la Alta Dirección de la entidad que se replantee cualquier medida drástica que puedan plantear adoptar, ofreciéndonos los representantes de CGT a buscar medidas alternativas y ofrecer otras soluciones, siempre buscando hacer verdad el lema del banco, con el que estamos absolutamente de acuerdo “LA PLANTILLA ES LO PRIMERO”.

Febrero de 2021




Fuente: Fesibac.org