June 15, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
403 puntos de vista


Juan Carlos Rois
Tortuga.

El 7 de junio, el Bolet铆n Oficial de la Defensa ha publicado el Convenio de Colaboraci贸n entre la Asociaci贸n de Periodistas Europeos y el Ministerio de Defensa para celebrar la XXXIII edici贸n del Seminario Internacional de Seguridad y Defensa, que viene haciendo dicha Asociaci贸n desde 1981.

La dotaci贸n con la que contar谩 esta singular actividad por parte de Defensa ser谩 de 18.000 euros, pero el coste del Seminario se prev茅 en 31.000 euros, que se usar谩n para gastos alojamiento de los ponentes, alquiler de las salas reuniones, caf茅s de las pausas y y almuerzos, as铆 como la transcripci贸n y edici贸n de las conferencias, con la edici贸n de 350 ejemplares del libro de actas y gastos de personal destinados al Director/coordinador, Secretar铆a y Gabinete prensa.


Poco tenemos que decir de esta Asociaci贸n de Periodistas Europeos, que lleva patrocinando esos encuentros sobre 芦defensa禄 desde hace 32 ediciones y que tiene como secretario general al reconocido periodista tan querido de los militares Miguel Angel Aguilar.

La lista de patrocinadores de sus eventos (que aparece en su p谩gina institucional) deja una buena muestra de sus est铆mulos: BBVA; ACS, Coca Cola, El Corte Ingl茅s, Ferrovial, Iberdrola, Indra, ministerio de Defensa. . . De preguntar a esta asociaci贸n que hay que defender, parece claro su aporte a la idea.

Y m谩s si atendemos a los ponentes de seminarios anteriores: altos mandos militares, responsables del CNI, pol铆ticos del Ministerio de Defensa y representantes de las industrias militares.

Con tan un谩nime pensamiento parece claro que poco puede esperarse de un encuentro tan propagand铆stico, pero, para desafiar el que se supone que debe ser esp铆ritu pluralista de la comunicaci贸n period铆stica, les proponemos desde aqu铆 abordar las alternativas al modelo de defensa militar, las materias referidas a la seguridad humana y, c贸mo no, buscar ponentes no tan estrechamente vinculados al pensamiento militarista. 驴Ser谩 que tambi茅n esto forma parte de la cultura de la defensa?

En todo caso, y como no creo que vayan a asumir el reto, tampoco estar铆a mal seguir la convocatoria y presentarse en dicho seminario un nutrido grupo de gente dispuesta a preguntar con voz cr铆tica a los 芦ponentes禄 sobre la parte que nunca dicen de sus pol铆ticas.

Pero vamos a lo que me interesa: la idea de 芦Cultura de la Defensa禄.

驴Cultura de la defensa o propaganda militar?

Una de las obsesiones recurrentes del ministerio de defensa es la de implicar a la sociedad en su relato sobre el inestimable valor de los ej茅rcitos.

Lo llaman cultura de la defensa, aunque tiene m谩s que ver con propaganda y la mera pol铆tica informativa de estos tiempos de posverdades, que con idea de cultura, pues cultura implica mucho m谩s que la mera explicaci贸n unilateral y laudatoria de la defensa militar y de los ej茅rcitos, e implica, cuando menos, el an谩lisis profundo y multidisciplinario no s贸lo de lo que se hace, sino del c贸mo, del para qu茅, y de las cr铆ticas y alternativas que puede tener esta.

En nuestro caso una idea m谩s profunda de cultura de la defensa implica tambi茅n aspirar a la suficiencia de la sociedad para decidir qu茅 es lo que entiende por defensa y seguridad; de qu茅 es lo que hay que defender, de las razones y justificaciones de 茅sta, del conocimiento de los modelos y alternativas para ejercerla y un sinf铆n de cuestiones que el ministerio no tiene inter茅s en debatir.


Implica, sobre todo, el modo de formar criterios propios y de conseguir la mayor铆a de edad en temas de seguridad, para no tener que estar tutelados por esa especie de despotismo ilustrado (en el mejor de los casos) que impregna todas las actuaciones poco transparentes y poco plurales de los que deciden por nosotros.

Pero el inter茅s del ministerio de Defensa no es promover que la sociedad sea mayor de edad en temas de defensa, sino algo mucho m谩s simple y rampl贸n: conseguir una adhesi贸n inquebrantable y acr铆tica a sus modos y modales, lograr acallar la cr铆tica y la desconfianza hacia los tejemanejes de lo militar, que si algo ha supuesto a lo largo de nuestra historia, ha sido la permanente colisi贸n, cuando no el atropello, con los valores civiles.

Esta visi贸n comunicacional de Defensa para acallar nuestras conciencias la podemos ver en la propia ley. El art铆culo 31 de la L.O 5/2005, de la Defensa Nacional contiene el mandato de que el Ministerio de Defensa promueva 芦el desarrollo de una cultura de defensa con la finalidad de que la sociedad espa帽ola conozca, valore y se identifique con su historia y con el esfuerzo solidario y efectivo mediante el que las Fuerzas Armadas salvaguardan los intereses nacionales. Asimismo, el resto de los poderes p煤blicos contribuir谩n al logro de este fin禄.

驴Se imaginan cualquier aspecto de la cultura que consista no en conocer y analizar, someter a cr铆tica, conseguir avances, etc茅tera, sino en identificarse con un discurso sin discutirlo? 驴en aplaudir el dogma sin ponerlo en solfa?

Colaboracionismo institucional

No queda ah铆 la cosa. La directiva de la Defensa nacional 2020 de 11 de junio insiste en la misma idea y afirma que esta adhesi贸n ciudadana a la idea de defensa (militar) es esencial. Por eso en el apartado 6 de las directrices que marca dicha directiva se se帽ala que el gobierno prestar谩 un apoyo decidido a la labor del ministerio de defensa para la promoci贸n de la cultura y conciencia de Defensa 芦ofreciendo una informaci贸n veraz y atractiva y y favoreciendo el conocimiento del conjunto de los espa帽oles sobre la actividad cotidiana de sus Fuerzas Armadas y su repercusi贸n en la protecci贸n y promoci贸n del avance social y del bienestar ciudadano禄. Manda narices.

驴Se explican ahora la sobreabundancia de noticias con las que nos bombardean 煤ltimamente donde aparece un militar por medio? 驴Se dan cuenta del denodado esfuerzo del gobierno por acaparar funciones y tareas que no tienen que ver mucho con los militares (como poner vacunas, patrullar calles, dar ruedas de prensa o realizar exhibiciones y acrobacias variopintas) para 茅stos?

驴Para qu茅 tanto esfuerzo invertido en hacer el paneg铆rico institucional al militarismo, a su relato y a sus estructuras, si la gente pasa, como de casi todo?

Despotismo 芦ilustrado禄 y mayor铆a de edad

Por alguna raz贸n que no acabo de atisbar algo les falla. Algo les preocupa. Algo les obliga a hacernos una constante labor de zapa mental para que queramos y mimemos y amemos y admiremos a los militares y sus proezas . . . y paguemos sin rechistar los platos rotos.

A mi modo de ver, esto de tener militares hasta en la sopa y a la ministra Robles disparando su verborrea de medias verdades, responde a la estrategia comunicativa que busca una legitimaci贸n que no acaba de lograrse, de lo militar y los militares, con la sociedad civil.

驴Por qu茅 suele informarse con tal nivel de superficialidad y obviando el lado oscuro de la realidad del mundo militar? 驴por qu茅 parece que los informantes que convierten las noticias en una especie de relato en rosa, parecen m谩s bien vendedores del producto que informadores? 驴Por qu茅 la noticia subliminal que se repite es que no somos nadie si el ej茅rcito no sale en nuestra ayuda? 驴es que no saben de lo que hablan? 驴es que se limitan a dar el parte como se lo guisan en Defensa? 驴es que no hay nadie de mentalidad cr铆tica en ese mundo?

Es puro despotismo ilustrado.

驴Quieren un ejemplo? Repasen las 煤ltimas noticias sobre la loable actuaci贸n de la UME hace unos d铆as apagando un incendio en el monte del Teleno: 驴ven por alg煤n lugar que informen que el espacio incendiado es un campo de tiro militar y que el incendio lo provoc贸 el uso militar del monte? Busquen este mismo tipo de noticias respecto a San Gregorio, en Zaragoza y a a帽os anteriores: 驴Informan de los causantes del incendio? V谩yanse ahora a cualquier incendio de un recinto no militar donde participa la UME: 驴informa del enorme presupuesto de la UME en comparaci贸n al exiguo presupuesto y dotaciones de las redes de protecci贸n civil y de ayuntamientos, diputaciones y comunidades aut贸nomas?驴se preguntan a qu茅 se debe este agravio comparativo?驴Informan de la labor efectiva de la UME y de la labor de los cuerpos y retenes civiles in situ? 驴Recaban la opini贸n de estos retenes civiles respecto a la intervenci贸n real de la UME?

驴Otro? Miren la importante noticia de la ampliaci贸n del puerto de submarinos de Cartagena (30 millones de euros), que podr谩 acoger submarinos. 驴Ven por alg煤n lado la explicaci贸n de que esta ampliaci贸n ha tenido lugar despu茅s del desastroso proyecto de submarinos S-80, que no flotaban y que oblig贸 a un sobrecoste de varios miles de millones de euros y que la ampliaci贸n viene precedida por otras obras de acondicionamiento de NAVANTIA que han costado otro dineral y obligada porque al haber tenido que ampliar el largo de los submarinos, no cab铆an en la existente?

驴Alguien ha informado de los fallos de dise帽o, de los sobrecostes abultados, de la falta de asunci贸n de responsabilidades por personal tanto de Navantia como del Ministerio de Defensa, o de que, hasta la fecha, la explicaci贸n principal de que fabricar estos submarinos iba a suponernos una ventaja competitiva en el mercado de venta de armas, se ha truncado y Navantia no cuenta con ning煤n pedido al respecto?

驴Un tercero? El ej茅rcito va a vacunar a los futbolistas de la selecci贸n de futbol. 驴Encuentran alguna explicaci贸n de tal hecho? 驴Alguna noticia que se pregunte por el personal civil cualificado para estos menesteres? 驴Alguna que cuestione c贸mo es que los militares vacunan por libre, disponen de vacunas propias y si esto es coherente?

Cr铆ticas y fisuras

No acaba de ser cre铆ble el discurso militar para las organizaciones sociales que apuestan por mejorar la vida de las personas y por ensayar alternativas a nuestro caduco modelo social, como pueden ser las organizaciones sociales de lucha contra la pobreza, o de solidaridad internacional, o ecologistas, o feministas y de tantos otros 谩mbitos, que se siguen mostrando cr铆ticas y remisas al impacto del militarismo.


No acaba de ser asumido tampoco, a pesar del escandaloso e indecente colaboracionismo de universidades y de centros formativos de todos los niveles, por el mundo educativo y por la cultura, cada vez m谩s contraria al esperpento de pretender que la sociedad y sus mejores esperanzas se pueden defender por medio de ej茅rcitos, de sus valores y de sus hechos.

Tampoco es sensible al cien por cien el mundo de la ciencia, que ve como se privilegia la investigaci贸n militar destinada a favorecer el militarismo y la violencia, frente a necesidades civiles mucho m谩s 煤tiles y justas.

No acaba de acallarse la cr铆tica, a pesar de contar con una amplia quintacolumna militarista en el mundo period铆stico, a los desmanes del gasto militar, a la opacidad y secretismo de las pol铆ticas militares, al despilfarro y la corrupci贸n, al imperio de valores machistas, violentos y trasnochados imperantes en las organizaciones castrenses, a la deuda ileg铆tima generada por programas de armas y tantas otras circunstancias del mundo militar.

Y tampoco acaba de ser popular el enorme gasto militar, ni la prioridad de 茅ste respecto a necesidades sociales evidentes, si acudimos a las encuestas que al respecto se realizan.

驴Ser谩n estas fisuras, de momento insignificantes, las que preocupan a los difusores de la ideolog铆a militarista?

驴Ser谩 que temen la incertidumbre de que, en alg煤n momento, y en torno a cualquiera de los m煤ltiples aspectos por los que se derrama la pez del militarismo, se pueda aglutinar una apuesta social m谩s amplia, una agenda de lucha social capaz de desencadenar otro ciclo de movilizaci贸n como fue el de la desobediencia antimilitarista, desde sus moderados inicios en tiempos de Pepe Be煤nza, hasta la capacidad de aglutinar un movimiento de lucha por la objeci贸n de conciencia de contenido pol铆tico y antimilitarista, primero, y la lucha de la insumisi贸n m谩s adelante?

Signos no faltan: movilizaciones feministas frente a la preparaci贸n de la guerra desde aqu铆 o de boicot a los barcos de los comerciantes de armas; luchas contra campos de tiro e instalaciones militares (Bardenas Reales en Arag贸n y Navarra, El Ret铆n y Rota en Andaluc铆a, Sierra de Aitana en Alicante, P谩jara en Canarias, . . .); movilizaciones contra los se帽ores de la guerra en cada una de las localidades donde han pretendido hacer sus ferias; movilizaciones contra la presencia militar en ferias y cert谩menes; luchas como la objeci贸n fiscal, cada vez mejor comprendidas por organizaciones de solidaridad; movilizaciones contra la fabricaci贸n de armas, luchas contra los bancos que invierten en armas, . . .

Se me ocurre que tenemos una buena base de pr谩cticas, experiencias y conocimientos disidentes que aportar a la 芦cultura de la defensa禄, una cultura de la defensa hecha desde abajo, de forma horizontal, entre tod@s y al servicio de la sociedad.




Fuente: Grupotortuga.com