April 20, 2021
De parte de A Las Barricadas
264 puntos de vista


una opini贸n de Peter

El 9 de abril pasado, El Salto public贸 un art铆culo escrito por Ter Garc铆a titulado 鈥淢odelo policial, un problema de orden p煤blico鈥. El art铆culo es problem谩tico por contener varias falsedades importantes, por invisibilizar unas realidades claves y por promover los intereses institucionales de la polic铆a, pero bajo una pretensi贸n de cr铆tica a la actuaci贸n de la polic铆a al Estado espa帽ol.

Comienza con unas estad铆sticas sobre agresiones policiales al Estado espa帽ol, condenas por el Tribunal Europeo, etc. Despu茅s, va directamente a una comparaci贸n con las polic铆as anglosajones y n贸rdicas, haciendo unas afirmaciones abrumadoras. La polic铆a anglosajona, nos dice, est谩 鈥渙rientada al servicio de la comunidad鈥 y la polic铆a n贸rdica tiene 鈥渦na relaci贸n no antag贸nica con la ciudadan铆a鈥. El argumento es que, cambiando el modelo de polic铆a aqu铆 en el Estado espa帽ol, se podr铆a eliminar las violencias y antagonismos de la polic铆a actual. Propone unidades de mediaci贸n, una formaci贸n policial m谩s larga y m谩s mujeres entre los cuerpos policiales, entre otras cosas.

Aqu铆 es donde hayamos las falsedades descaradas del art铆culo. Tres semanas antes de que se public贸, la polic铆a de Londres鈥攅sa que est谩 鈥渙rientada al servicio de la comunidad鈥 y que tienen entre los mejores indicios en cuanto a duraci贸n de la formaci贸n y porcentaje de polic铆as mujeres鈥攁gredi贸 en masa a una concentraci贸n pac铆fica de mujeres que estaban protestando en contra de los femicidios, concretamente por un femicidio reciente cometido por un miembro de la polic铆a metropolitana.

Una semana antes del art铆culo, se dio la quinta manifestaci贸n en Bristol contra el Police and Crime Bill, una especie de Ley Mordaza a nivel nacional que criminaliza muchas formas de protesta; el 21, 23 y 26 de marzo la muy alabada polic铆a inglesa hab铆a atacado a las manis anteriores con varias armas y mucha violencia.

El mismo d铆a que sali贸 el art铆culo en El Salto, alabando la polic铆a n贸rdica por su relaci贸n 鈥渘o antag贸nica鈥 con la ciudadan铆a, sali贸 otro art铆culo sobre como la polic铆a de noruega hab铆a agredido a un menor de edad al obligarlo a desnudarse en un registro. Una investigaci贸n sobre la polic铆a de Suecia, Batongerna slr ned氓t, concluy贸: 鈥淟as instituciones por la prevenci贸n de la delincuencia sirven para mantener una sociedad de clases y son racistas, patriarcales, violentas, represivas, inefectivas y deshonestas鈥. Suecia y Dinamarca, en particular, han desarrollado sistemas de apartheid racista, de segregaci贸n y control contra sus poblaciones migrantes muy extremas, utilizando guetos, controlando donde y c贸mo pueden vivir, quitando menores de un a帽o de edad de sus madres para conseguir una asimilaci贸n forzosa. Y es la polic铆a quien ejecuta ese orden racista. En Finlandia, est谩 permitido para la polic铆a parar a personas por su apariencia 茅tnica y unos veinte o m谩s personas mueren cada a帽o en custodia policial, muchas veces en circunstancias sospechosas.

驴C贸mo es que se ha dado una visi贸n tan distorsionada de la polic铆a n贸rdica y anglosajona? La fuente principal del art铆culo es una funcionaria del Institut de Seguretat de Catalunya, instituci贸n del Departament del Interior y responsable por la formaci贸n policial (las otras fuentes son otro polic铆a, un profesor de derecho penal, un pol铆tico de la CUP y un ONGista de derechos humanos; de los movimientos sociales o las comunidades m谩s afectadas por la violencia policial, nada). Y ella recibe su informaci贸n de lo bueno que es la polic铆a n贸rdica directamente de la misma polic铆a n贸rdica. O sea, al menos en el espacio de este art铆culo, El Salto se ha permitido utilizar como vocero de la polic铆a, silenciando a todas las personas鈥攎igrantes, racializadas, de disidencia de g茅nero, mujeres y participantes en movimientos sociales鈥攓ue viven en su cuerpo la violencia policial.

Utilizando los mismos criterios tan irresponsables de periodismo, ser铆a f谩cil dibujar a la polic铆a espa帽ola como un faro de decencia y moderaci贸n, ah铆 en alg煤n pa铆s suficiente lejos para no saber la verdad.

Las tergiversaciones de Ter Garc铆a son igual de preocupantes. Seg煤n la portada de El Salto, 鈥淟as mejoras propuestas van desde aumentar la formaci贸n pr谩ctica de los agentes hasta crear organismos y control independientes y abrir v铆as de participaci贸n que permitan crear pol铆ticas de seguridad decididas en com煤n鈥. En ning煤n momento menciona la propuesta鈥攎uy real y muy viva鈥攄e abolir la polic铆a por completo.

Menciona el hashtag de Defund the Police (reducci贸n de presupuestos policiales) de Estados Unidos, pero obvia el hecho de que este reformismo sali贸 de los defensores de la polic铆a para distraer de la que era la reivindicaci贸n del movimiento real a pie de calle: abolir la polic铆a. Las masas de personas demasiado dolidas, demasiado pacientes durante demasiados a帽os, que quemaron enteros comisarias de la polic铆a desde Minneapolis a Portland no buscaban una reducci贸n en los presupuestos policiales. Quer铆an que la polic铆a desapareciese ya de una vez de sus barrios. Hab铆an observado, se hab铆an formado y sab铆an que la polic铆a en sus or铆genes es una instituci贸n racista y patriarcal que existe para mantener la opresi贸n. No existen para protegernos. No hay nada que reformar.

El reciente asesinato policial de Daunte Wright, a pocos kil贸metros de donde se est谩 realizando el juicio de Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd, nos ense帽a como las personas que pretenden reformar la polic铆a son tambi茅n responsables por el racismo y la violencia policial. En este caso, fue una polic铆a mujer quien apret贸 el gatillo. Llevaba c谩mara y dijo creer que era su Taser que disparaba y no su pistola; tanto las c谩maras como los Tasers como el aumento de mujeres entre la polic铆a son resultados de reformas policiales anteriores. De hecho, Brooklyn Park, el municipio donde se dio el asesinato, previamente hab铆a sido se帽alado como un modelo positivo de reforma de la polic铆a.

Dejemos de lado el hecho de que ninguna reforma anterior ha disminuido el sufrimiento repartido por la polic铆a ah铆 donde va. Este asesinato ha sido posible gracias a los reformistas y son los reformistas los que ayudar谩n a encubrirlo. Confundir una pistola y un Taser es una torpeza enorme, por lo tanto, la respuesta de los progresistas ser谩 que la polic铆a necesita de m谩s formaci贸n, igual como la hip贸tesis de Ter Garc铆a. Gracias a que existe una corriente entre la oposici贸n que aboga para reformar esta instituci贸n nociva, la polic铆a puede hacer palanca para ganar m谩s presupuesto: claro, tienen que entrenar mejor a sus agentes para evitar semejantes 鈥渁ccidentes鈥. Y los y las pol铆ticas tienen una excusa perfecta para romper con sus compromisos anteriores de desfinanciar la polic铆a: la oposici贸n ya reclama mejor entrenamiento y eso requiere m谩s dinero. As铆 que, en menos de un a帽o, se convirti贸 una posici贸n muy extendida entre las clases populares鈥攍a de abolici贸n de la polic铆a鈥攅n el proyecto reformista y tecn贸crata de Defund (porque pasa exclusivamente por quien maneja los presupuestos) y de ah铆 se ha vuelto a la normalidad asesina en que los presupuestos de aquellos y aquellas que nos matan, nos detienen, nos humillan y nos agreden siempre va en aumento. Gracias, reformistas.

Pero es aun peor, aun m谩s t茅trico. Es imposible confundir una pistola por un Taser. Un Glock cargado (pistola de servicio de la polic铆a) pesa por encima de tres veces m谩s que un Taser. Su gatillo tiene otra forma. Tiene seguro. Es negro, mientras el Taser es amarillo. Y en el caso del cuerpo policial responsable de la muerte de Daunte Wright, la funda est谩 en el cintur贸n al lado derecha, la del Taser a la izquierda.

Mientras la poli lo sacaba con su mano derecha, mientras lo alzaba, notando un peso importante, mientras desarm贸 el seguro, mientras pon铆a su dedo al gatillo y mientras apuntaba, viendo su color, a cada paso sab铆a que lo que ten铆a a la mano era una pistola y no un Taser. 驴Por qu茅 grita antes de disparar que tiene un Taser? 驴Por qu茅 expresa sorpresa despu茅s de disparar, que era una pistola? Es porque ten铆a su c谩mara puesta, grabando. Gracias a los y las reformistas de ayer, tiene una coartada incuestionable.

Era una veterana de 26 a帽os trabajando. Derek Chauvin, que ya hab铆a asesinado a otros personas antes de George Floyd, era un encargado de dar formaciones a otros polic铆as. No necesitan m谩s formaci贸n. No necesitan otro modelo. Necesitan desaparecer ya.

Garc铆a habla de la polic铆a de proximidad como un modelo favorable. Lo que no menciona es que el concepto de polic铆a de proximidad apareci贸 por primera vez despu茅s de los desordenes graves de los a帽os 60. La gente hab铆a perdido la confianza en la polic铆a porque ve铆a claramente como eran unos asesinos racistas y machistas al servicio del poder, as铆 de claro.

La introducci贸n de polic铆as de proximidad fue parte de una doble maniobra, llevado a cabo como estrategia de contrainsurgencia desde el Estado. La otra parte de la maniobra fue la militarizaci贸n de la polic铆a, pero tambi茅n con muchas armas menos letales para que la polic铆a pudiera aumentar su aplicaci贸n de violencia pero provocando menos muertos, ya que estos imposibilitaron disfrazar la naturaleza de la relaci贸n entre Estado y personas. La funci贸n de la polic铆a de proximidad es de mejorar el imagen de los cuerpos policiales pero tambi茅n de penetrar los barrios gobernados para captar m谩s informaci贸n, establecer redes de informadores y conocer el terreno sobre el cual ten铆an que actuar. Las experiencias de contrainsurgencia鈥攄esde Kenya a Argelia a Los Angeles a Belfast鈥攄ejaban clar铆simo que se ganaba s贸lo con buena inteligencia y con la colaboraci贸n de una parte de las gobernadas. Un cuerpo que tiene una relaci贸n hostil con la poblaci贸n no puede ganar ni informaci贸n ni complicidad. De ah铆, y s贸lo de ah铆, viene la polic铆a de proximidad propuesta por los reformistas.

Y eso nos trae a la cuesti贸n de la resistencia, esa resistencia invisibilizada en el art铆culo que aqu铆 criticamos. Si vas a una manifestaci贸n en Inglaterra, en Suecia, en Finlandia e intentas tomar la calle o insistir en frenar la normalidad para dirigir atenci贸n a una cosa realmente grave, si pretendes parar un desalojo o resistir una expulsi贸n, la polic铆a te ataca y te pega con todas las armas que tienen disponibles. Igual que aqu铆. Eso es lo que hace la polic铆a. Si hay m谩s heridas en manifestaciones en el Estado espa帽ol, es porque hay m谩s manifestaciones, m谩s personas que paran desahucios o que no aceptan la normalidad. En los pa铆ses del norte, los estados han tenido m谩s 茅xito pacificando a la poblaci贸n. Art铆culos como 茅ste pretenden hacer el mismo: pacificarnos, buscando un modelo policial m谩s inteligente, con m谩s mano izquierda, para conseguir los mismos fines racistas, patriarcales y capitalistas.

Lo que necesitamos no es polic铆a mejor, sino un mundo sin polic铆a y sin capitalismo. Publicaciones como El Salto que pretenden tener el apoyo de los movimientos sociales no deber铆an dar espacio a voceros de la polic铆a que invisibilizan tantas violencias tan extendidas.




Fuente: Alasbarricadas.org