December 21, 2020
De parte de SAS Madrid
242 puntos de vista

El aumento de contagios ha provocado que varios países de Europa suspendan vuelos con las islas británicas a la espera de que la Unión Europea tome medidas. 

Las autoridades británicas han confirmado casi 36.000 nuevos contagios, récord histórico, y 326 fallecidos por coronavirus durante las últimas 24 horas, tal y como refleja el nuevo balance de víctimas publicado este domingo, primer día del nuevo confinamiento en Londres y el sureste de Inglaterra por el repunte de casos, asociado en parte a la aparición de una nueva cepa de contagio que se propaga un 70% más rápido que la original.

Concretamente, el país ha registrado 35.928 casos que elevan el total de afectados a 2.040.147 de personas. El total de víctimas mortales asciende a 67.401 personas. En lo que a hospitalizaciones se refiere, 2.034 pacientes han sido ingresados en las últimas horas, para un total de 18.771 hospitalizados, de los cuales 1.364 necesitan respiración asistida para sobrevivir, según el balance del Gobierno británico.

Este aumento de casos y la confirmación de una nueva cepa del virus han derivado en la suspensión de vuelos con Reino Unido desde varios países, mientras otras naciones como Francia y España pide medidas conjuntas a la UE. De momento, la presidencia alemana de la Unión Europea (UE) ha convocado una reunión urgente al más alto nivel para este lunes con el fin de coordinar una respuesta comunitaria a la nueva variante de covid-19 detectada en el Reino Unido.

“La Presidencia ha invitado a los estados miembros de la UE a una reunión urgente del mecanismo de crisis de la IPCR (respuesta política integrada a la crisis, en sus siglas en inglés) mañana por la mañana a las 11.00 horas”, tuiteó este domingo su portavoz, Sebastian Fischer.

Sin embargo, y hasta la celebración de la mencionada reunión, hay gobiernos que ya han tomado medidas preventivas. Países Bajos, Bélgica, Italia, Austria, Irlanda e incluso Alemania ha sido los primeros en apostar por la suspensión de los vuelos con las islas británicas. El primero en reaccionar fue el Gobierno de Países Bajos que optó por prohibir el tráfico aéreo de pasajeros con el Reino Unido de forma inmediata y durante al menos diez días, siguiendo una recomendación de las autoridades sanitarias neerlandesas.

Antes de conocerse el balance, el ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, ha reconocido que la nueva cepa de coronavirus detectada en Inglaterra está “fuera de control” y por eso el Gobierno ha tenido que actuar “rápidamente y con decisión”, en referencia al confinamiento impuesto en Londres y el sureste del país. La nueva cepa no es más grave, pero sí se propaga más rápidamente.

“Es una enfermedad mortal y debemos controlarla, lo cual es más difícil con esta nueva variante“, ha afirmado Hancock en una entrevista con la cadena británica Sky News. “Todo el mundo, en particular quienes viven en regiones designadas Nivel 4 deben comportarse como si tuvieran el virus. Esa es la única forma de poder recuperar el control”, ha añadido.

Ante el aumento de contagios y la nueva cepa, Londres, el sureste y el este de Inglaterra pasaron al nivel 4, grave, de riesgo de covid-19, con el cierre de tiendas no esenciales, por el alza de los casos del virus. El primer ministro Boris Johnson lo hizo oficial mediante rueda de prensa. 

Aunque en principio la duración inicial estipulada es de dos semanas, estas restricciones se revisarán el próximo 30 de diciembre, día en que el Gobierno se pronunciará sobre una posible extensión para salvar, en la medida de lo posible, la última semana navideña.

Enlace relacionado Público.es 20/12/2020.




Fuente: Sasmadrid.org