April 20, 2021
De parte de SAS Madrid
275 puntos de vista


Tras el devastador efecto de la pandemia en los geri谩tricos, calificado por algunos expertos como el peor holocausto en las residencias de toda la historia, hay unanimidad en que hay que cambiar el modelo de residencias o incluso la forma en la que la sociedad mira o atiende a los m谩s mayores.

Todas las comunidades aut贸nomas est谩n por la labor de cambiar el modelo. Todas quieren introducir cambios en el sistema, pero no avanzan con la misma rapidez, algunas ya han aprobado planes estrat茅gicos muy detallados para abordar esos cambios y otras de momento. Las que m谩s han avanzado y concretado son Andaluc铆a y Navarra.

Andaluc铆a aprob贸 en diciembre el Primer Plan Estrat茅gico para Mayores. Prev茅 un cambio de modelo. Establece actuaciones concretas entre 2021 y 2023 con un Presupuesto de m谩s de 24 millones de euros.

Navarra, tambi茅n en diciembre, dio luz verde a un decreto foral que regula las residencias e introduce un modelo de atenci贸n centrado en las personas.

Otras comunidades han dado pasos, pero no con regulaciones tan concretas. Madrid ha elaborado un acuerdo marco con los sindicatos y la patronal del sector, incluye un aumento del presupuesto por persona y, al menos sobre el papel, el factor determinante para la adjudicaci贸n de los contratos ser谩 la calidad de la atenci贸n y no la oferta econ贸mica.

El Gobierno de Asturias cre贸 en octubre una mesa de trabajo para definir un nuevo modelo de atenci贸n residencial centrado en la persona.

Despu茅s, nos encontramos con un amplio grupo de comunidades que han anunciado cambios en las residencias de mayores, pero no han ido mucho m谩s all谩. Arag贸n y Galicia, entre otras, han anunciado que trabajan ya en un nuevo modelo de residencias. Castilla y Le贸n y La Rioja han acordado revisarlo y Canarias se plantea invertir parte de los fondos que le llegan de Europa en un nuevo modelo de cuidado a los mayores.

Hay un tercer grupo, el que aquellas comunidades que antes de la pandemia ya hab铆an previsto introducir cambios en el sistema de residencias. Ah铆 se sit煤a la Comunidad Valenciana, que impuls贸 un nuevo modelo hace dos a帽os. Cantabria aprob贸 cambios en la gesti贸n de estos centros tambi茅n en el 2019 y Euskadi modific贸 el marco regulador ese mismo a帽o, pero ahora estudia actualizarlo para aplicar lo aprendido durante la pandemia y diversificar las alternativas residenciales, en funci贸n de las necesidades.

Es evidente, al menos sobre el papel, que todas las CCAA est谩n dispuestas a estudiar un nuevo modelo de residencias de mayores y a invertir no s贸lo tiempo, tambi茅n dinero. Hay, adem谩s, plena coincidencia en que la apuesta es por una atenci贸n m谩s personalizada. Todas las comunidades coinciden en avanzar hacia un sistema en el que se priorice la permanencia de los mayores en su entorno y, siempre que sea posible, en su propio hogar. Esto va a requerir una fuerte inversi贸n en la atenci贸n domiciliaria y poner la tecnolog铆a al servicio del mayor para que pueda vivir en su casa todo el tiempo posible.

Todos los planes previstos coinciden, tambi茅n, en destacar que las residencias han ido atendiendo a una poblaci贸n cada vez m谩s envejecida y con un mayor grado de dependencia por lo que es fundamental que exista una mayor coordinaci贸n entre el sistema sanitario y el de servicios sociales. Se habla de coordinaci贸n, pero al mismo tiempo todos los expertos rechazan la idea de la medicalizaci贸n de las residencias que ha sido planteada con frecuencia durante la pandemia.

Hay coincidencia en la necesidad de incrementar el grado de profesionalizaci贸n del personal que desempe帽a sus funciones en este tipo de centros. Todas las comunidades reconocen tambi茅n que hay que mejorar las condiciones laborales de este colectivo. La mayor铆a apuestan por redefinir las infraestructuras y la organizaci贸n interna para trabajar con unidades de convivencia m谩s peque帽as, m贸dulos de unas 25-30 personas.

Enlace relacionado CadenaSer.com (19/04/2021).




Fuente: Sasmadrid.org