April 7, 2021
De parte de La Haine
191 puntos de vista


Desde finales de febrero m谩s de 1500 personas se encuentran hacinadas en el campamento Las Ra铆ces situado en el municipio de La Laguna en Tenerife.

La desesperaci贸n de m谩s de 1500 personas, sin atenci贸n m茅dica ni condiciones de salubridad, en el campamento de migrantes de La Ra铆ces, en Tenerife, ha llevado a la protesta. Y frente a la protesta, el Gobierno a respondido con represi贸n, la intervenci贸n de antidisturbios y varios detenidos.

En un primer momento el punto de mayor saturaci贸n de las Islas se encontraba en el puerto de Arguinegu铆n en la localidad de Mogan, al suroeste de Gran Canaria. All铆 el pasado verano comenzaron a instalarse varias carpas para controlar las nuevas entradas, pero ya a finales del mes de noviembre llegaron a refugiarse m谩s de 2000 personas. Fue en este muelle donde la polic铆a intervino expulsando a cientos de ellas sin tener un espacio a donde ir, operaci贸n que luego fue tildada de 鈥渆rror y de falta de coordinaci贸n鈥. Tambi茅n en este pueblo hemos podido ver que ha emergido con fuerza el discurso racista y xen贸fobo que la extrema derecha lleva tiempo cultivando.

Poco despu茅s se present贸 el Plan Canarias, propuesto por el ministro de Inclusi贸n, Seguridad Social y Migraciones, Jos茅 Luis Escriv谩. Este abr铆a el camino para comenzar a convertir las Islas Canarias en un macrocampamento para las personas migrantes que llegaban a las islas desde el mes de mayo. El objetivo dec铆a ser 鈥渞econducir la crisis migratoria鈥, pero ciertamente lo que se est谩 consiguiendo es convertir las Islas Canarias en un centro de detenci贸n, un tap贸n gracias al cual mantener a los migrantes alejados de la pen铆nsula y de su posible movilidad por territorio europeo.

La custodia de los migrantes, aunque sean irregulares, no puede ser mayor de 72 horas, pero desde mayo este derecho ha sido incumplido innumerables veces como se帽ala la organizaci贸n Human Rights Watch e incluso el propio juez de control del CIE de Gran Canaria, todo esto mientras el ministro del Interior Grande-Marlaska lo negaba. La restricci贸n a la libre circulaci贸n vulnera los derechos humanos b谩sicos.

Ante la envergadura de la crisis, las competencias se diluyen: mientras el gobierno lanza las responsabilidades a la Uni贸n Europea, esta le responde d谩ndole v铆a libre al gobierno para gestionar sus competencias nacionales.

A finales del pasado a帽o se calculaba que hab铆an llegado a las islas m谩s de 20.000 personas, entre ellos unos 2000 menores no acompa帽ados.

Mientras tanto, cuatro meses m谩s tarde persiste la contin煤a retenci贸n bajo condiciones denigrantes. Un ejemplo claro de ello es la situaci贸n en la que se encuentran las personas retenidas en el campamento de Las Ra铆ces. All铆 se ha formado una asamblea de apoyo que est谩 actuando como altavoz de las luchas de los migrantes para poder continuar su viaje.

En el comunicado del 5 abril exponen las condiciones a las que se est谩n enfrentando las m谩s de 1500 personas retenidas. Denuncian la falta de recursos, de atenci贸n m茅dica y legal, el hacinamiento, la violencia f铆sica y psicol贸gica ejercida por parte de la empresa Segurmaxim, encargada de la vigilancia y el control del recinto y de ACCEM, encargada de gestionar la acogida. Adem谩s, se帽alan la responsabilidad tanto del gobierno central como auton贸mico, ambos del PSOE y UP y piden que se exijan responsabilidades a estas empresas, que se cierre el campamento y que se respeten los derechos humanos b谩sicos de las personas migrantes.

Ante la falta de respuestas el 1 de abril comenz贸 una huelga de hambre en el campamento. Hoy, 6 de abril, la respuesta ha llegado en forma de una brutal represi贸n policial:

La mayor铆a de migrantes huyen de situaciones extremas en sus respectivos pa铆ses. El racismo de Mauritania, la persecuci贸n pol铆tica de Senegal, la pobreza de Mali. Pa铆ses, a su vez, v铆ctimas del colonialismo europeo durante d茅cadas.

Pero al llegar a territorio europeo se chocan con la penosa realidad de unas pol铆ticas completamente racistas. La Uni贸n Europa pone restricciones a la movilidad de los africanos y el gobierno espa帽ol, alineado con ella, no hace nada por impedirlo.

Un gobierno que sigue llevando a cabo estas pol铆ticas en contra de las personas migrantes, que mantiene los CIES abiertos, que responde enviando a las fuerzas represivas y que permite que el racismo siga creciendo de la mano de la extrema derecha, no puede denominarse, de ninguna manera progresista, ni mucho menos ser la alternativa de los trabajadores, los migrantes, las mujeres y los j贸venes que sufren la explotaci贸n de este sistema capitalista asesino.

http://www.izquierdadiario.es/Represion-y-detenidos-en-el-campamento-de-migrantes-en-Tenerife




Fuente: Lahaine.org