July 12, 2022
De parte de La Tarcoteca Contrainfo
263 puntos de vista

“Un artículo de opinión de 2009 publicado por las Naciones Unidas, que ahora se eliminó de su sitio web, anuncia el hambre como “la base de la riqueza” y un medio para impulsar la economía mundial.”

Así es como piensan los dirigentes de la FAO. Su objetivo no es acabar con el hambre, sino mantenerlo en los niveles por ellos elegidos. Saben como hacerlo, ya que lo llevan estudiando siglos y lo hacen frecuentemente, tanto en sus países como en terceros.
Si halgo se puede dar por cierto es que no hay nadie más capitalista que un capitalista consciente de que es capitalista. Ni si quiera Marx llegó a tal grado de crudeza. 
Su autor, George Kent es profesor en la facultad de Ciencias Sociales de la U. Hawuaii, hoy emértio. Es fundamental saber dónde se creían estos engendros. Miembro de mil mesas de congreso y director de mil papers se destaca como colaborador con la ONU, y como miembro del Carnegie Council. Es aquí donde se desarrolla como pensador y think tank (influencer fascista). Originalmente fue fundada en 1914 por Andrew Carnegie como Church Peace Union, Iglesia de la Unión de la la Paz. Andrew Carnagie fue un reconocido industrial de los denominados por la prensa Barones ladrónes. Implicado en el suministro de material cultural a las masas, sesgado hacia el conservadurismo y la religión, implicado en el Auge del nazismo y la eugenesia  acabó financiando al Partido Nazi Alemán de Adolf Hitler. Lo que quiere decir que a este tipo hay que tomarlo en serio, porque lo que él diga, aunque sea una locura, será lo que haga una caterva de seguidores fanáticos aunque nos lleve a todos a la muerte. Esto es lo que crece en sus Universidades.
Salud! PHkl/tctca
___________
A veces hablamos del hambre en el mundo como si fuera un flagelo que todos queremos ver abolido, comparándolo con la peste o el sida. Pero esa visión ingenua nos impide comprender qué causa y mantiene el hambre. El hambre tiene un gran valor positivo para muchas personas. De hecho, es fundamental para el funcionamiento de la economía mundial. Las personas hambrientas son las personas más productivas, especialmente donde hay necesidad de mano de obra.
Nosotros, en los países desarrollados, a veces vemos gente pobre al borde de la carretera sosteniendo carteles que dicen “Trabajo por comida” [esclavitud]. En realidad, la mayoría de la gente trabaja por comida. Debido principalmente a que las personas necesitan alimentos para sobrevivir, trabajan tan arduamente, ya sea para producir alimentos para ellos mismos en una producción de nivel de subsistencia, o vendiendo sus servicios a otros a cambio de dinero. ¿Cuántos de nosotros venderíamos nuestros servicios si no fuera por la amenaza del hambre?
Más importante aún, ¿cuántos de nosotros venderíamos nuestros servicios tan baratos si no fuera por la amenaza del hambre? Cuando vendemos nuestros servicios a bajo precio, enriquecemos a otros, a los que son dueños de las fábricas, las máquinas y las tierras y, en última instancia, a las personas que trabajan para ellos. 
Para quienes dependen de la disponibilidad de mano de obra barata, el hambre es la base de su riqueza.
El pensamiento convencional es que el hambre es causada por trabajos mal pagados. Por ejemplo, un artículo informa sobre “Los esclavos del etanol de Brasil: 200.000 cortadores de azúcar migrantes que apuntalan el auge de las energías renovables”.(1)
Si bien es cierto que el hambre es causada por trabajos mal pagados, debemos entender que el hambre al mismo tiempo causa Se crearán puestos de trabajo mal pagados. ¿Quién hubiera establecido operaciones masivas de producción de biocombustibles en Brasil si no supiera que había miles de personas hambrientas lo suficientemente desesperadas como para aceptar los horribles trabajos que ofrecerían? ¿Quién construiría cualquier tipo de fábrica si no supiera que muchas personas estarían disponibles para aceptar los trabajos por bajos salarios?
Gran parte de la literatura sobre el hambre habla de la importancia de asegurar que las personas estén bien alimentadas para que puedan ser más productivas. Eso es una tontería. Nadie trabaja más duro que las personas hambrientas. Sí, las personas bien alimentadas tienen una mayor capacidad para la actividad física productiva, pero las personas bien alimentadas están mucho menos dispuestas a realizar ese trabajo.
La organización no gubernamental Free the Slaves (2) define a los esclavos como personas a las que no se les permite abandonar sus trabajos. Se estima que hay alrededor de 27 millones de esclavos en el mundo, incluidos aquellos que están literalmente encerrados en salas de trabajo y retenidos como trabajadores en condiciones de servidumbre en el sur de Asia. 
Sin embargo, no incluyen a las personas que podrían describirse como esclavas del hambre, es decir, aquellas que son libres de dejar sus trabajos pero no tienen nada mejor a donde ir. ¿Quizás la mayoría de las personas que trabajan son esclavas del hambre?
Para aquellos de nosotros en el extremo superior de la escala social, acabar con el hambre a nivel mundial sería un desastre. Si no hubiera hambre en el mundo, ¿quién araría los campos? ¿Quién cosecharía nuestras verduras? ¿Quién trabajaría en las plantas de procesamiento? ¿Quién limpiaría nuestros baños? Tendríamos que producir nuestra propia comida y limpiar nuestros propios baños. No es de extrañar que las personas de alto nivel no se apresuren a resolver el problema del hambre. Para muchos de nosotros, el hambre no es un problema, sino un bien.

Para Saber más




Fuente: Tarcoteca.blogspot.com