December 4, 2021
De parte de Nodo50
360 puntos de vista


Imagen de uno de los rescatados en la primera misi贸n del 鈥楢ita Mari鈥. JAVI JULIO / NERVIO

Ayudarse es un acto revolucionario. Lo es porque en nuestro mundo todo est谩 dispuesto precisamente para lo contrario. Los neos (neocons, neoliberales, neofascistas, qu茅 m谩s da) hablan de liderazgo, meritocracia y competitividad como algo beneficioso para una sociedad en la que, para colmo, no creen. En la competici贸n que proponen (obscenamente adulterada por la clase social, el sexo y la raza) siempre hay un perdedor, y de eso se trata en definitiva: de perder para, primero, convertirse en deudor y, despu茅s, en esclavo. Por eso ayudarse es revolucionario, porque rompe las reglas de su juego trucado. Por eso, rescatar personas en el Mediterr谩neo, como hace el buque Aita Mari, tambi茅n lo es.

En 2015 se cre贸 Salvamento Mar铆timo Humanitario, una ONG vasca que pretend铆a colaborar en la respuesta a la crisis de los refugiados provocada por la guerra en Siria. Detr谩s de ella estaban sus impulsores, I帽igo Mijangos e I帽igo Guti茅rrez, quienes poco despu茅s decidir铆an ir un paso m谩s all谩 y transformar un viejo barco pesquero, el Stella Maris Berria, de Getaria, en un barco de rescate. As铆 naci贸 Aita Mari, nombre del buque y del documental que narra su historia y que hoy llega a los cines.

Cuenta I帽igo Guti茅rrez que la imagen que lo agarr贸 por las solapas y lo zarande贸 fue la de Aylan Kurdi, el ni帽o kurdo que apareci贸 ahogado en una playa de Turqu铆a en 2015. No le pas贸 solo a 茅l, el mundo entero sinti贸 un escalofr铆o al verlo. Pero tambi茅n es cierto que aquella conmoci贸n dur贸 un suspiro. De repente, el electorado de muchos pa铆ses (incluido el nuestro) empez贸 a llenar sus urnas con votos que, perdonen la crudeza, aprobaban aquella muerte. Ganaron los neos (o sus pol铆ticas, qu茅 m谩s da), gan贸 el discurso del miedo, gan贸 el 芦o ellos o nosotros禄. 驴Pero qu茅 significa ese 芦ellos禄? 驴Qui茅nes son 芦ellos禄?

Michele Angioni, primer oficial del Aita Mari, se lo explica de forma cristalina a la tripulaci贸n antes de acometer su primera misi贸n de rescate: 芦No son sacos de arena, son personas, y merecen un respeto. Eso es lo que hacemos las ONG y lo que marca la diferencia: dar un trato humano a personas rescatadas en el mar. Nosotros aqu铆 no ponemos etiquetas. No hay migrantes, no hay refugiados. Son personas, igual que yo, igual que vosotros禄.

La obligaci贸n de rescatar

Analizado as铆, desde el humanismo, la igualdad, la compasi贸n y hasta la Ilustraci贸n, el rescate se convierte en un imperativo moral. Al negarlo somos nosotros, los europeos blancos, los que, de alguna manera, dejamos de ser personas. No se puede no rescatar, ni desde el punto de vista 茅tico ni desde el legal, ya que as铆 lo dictan las leyes internacionales. Leyes que las instituciones democr谩ticas (desde Bruselas a los gobiernos nacionales) llevan a帽os tratando de sortear, deformar y adecuar a su conveniencia. As铆 puede considerarse la externalizaci贸n de las fronteras, cuya labor de control ha sido traspasada a Turqu铆a o Marruecos, o el cambio de la Operaci贸n Mare Nostrum (pensada para salvar) a la Operaci贸n Trit贸n (pensada para repeler). 芦A nosotros nos dec铆an que no ten铆amos derecho a rescatar. 驴Perdone? Es que el derecho a rescatar no existe. Lo que existe es la obligaci贸n de rescatar禄, remarca I帽igo Guti茅rrez.

El documental dirigido por Javi Julio destaca, sobre todo, por su falta de 茅pica. No hay unos heroicos rescatadores enfrentados a una misi贸n peligrosa. 芦Habla de c贸mo gente sencilla y an贸nima se transforma y abandona su vida anterior para realizar el trabajo que deber铆an hacer los Estados禄, explica el director. El Estado espa帽ol, en particular, despu茅s de darse un barniz de humanitarismo con la llegada del Aquarius a Valencia, bloque贸 al Open Arms en el puerto de Barcelona, consider贸 Libia como 芦un puerto seguro禄 en el que desembarcar a los rescatados y puso todo tipo de trabas para conceder los permisos necesarios al Aita Mari, evitando as铆 que comenzara sus labores de salvamento. Ya rehabilitado y dispuesto a hacerse a la mar, lo mantuvo amarrado durante un a帽o con excusas administrativas.

Aita Mari
La iniciativa de Salvamento Mar铆timo Humanitario moviliz贸 a cientos de personas en el Pa铆s Vasco. JAVI JULIO / NERVIO

El ascenso global de la ultraderecha ha sacado a relucir un aspecto especialmente repugnante en esta situaci贸n: el racismo. En un momento del documental, I帽igo Mijangos aborda el tema con rabia y precisi贸n: 芦La respuesta, en general, es racista. Y luego tenemos ese cinismo, denunciando el Black Lives Matter. Salen los pol铆ticos europeos d谩ndose golpes en el pecho y diciendo: 鈥楺u茅 verg眉enza, f铆jate lo que ha pasado en Estados Unidos, esto en Europa nunca pasar谩鈥︹. Lo que pasa en Europa es que no los ahogamos con una rodilla en la garganta, directamente los ahogamos en el mar禄.

En su primera misi贸n, la que aparece en la pel铆cula, el Aita Mari rescat贸 a 79 personas. Desde noviembre de 2019 ha salvado la vida a otras 383. El nombre del barco hace honor a Jos茅 Mar铆a Zubia, quien en 1886 muri贸 rescatando a tres pescadores que se vieron sorprendidos por una galerna. No era la primera vez que arriesgaba su vida para socorrer a las embarcaciones que naufragaban en la costa guipuzcoana. Lo hizo en multitud de ocasiones. Por eso hoy se le sigue recordando con el cari帽oso apodo de Aita Mari.




Fuente: Lamarea.com