November 30, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
195 puntos de vista

Hay que indagar en la memoria social, la m谩s antigua, la ancestral. Cuando se constituy贸 la humanidad, no solamente como subjetividad, sino como inmanencia. Esto implica tambi茅n la trascendencia, pues la inmanencia se comporta como condici贸n de posibilidad subjetiva, interior, en la apertura a la exterioridad. Si la vida es memoria sensible, como dicen los bi贸logos, entonces todo esto tiene que ver con la memoria, no solamente sensible, sino la memoria social. Entendamos la memoria social como la memoria sensible que se interpreta a partir del lenguaje, que ya contiene la expresi贸n simb贸lica, la capacidad metaf贸rica y la facultad de la imaginaci贸n, que redundan en el desenvolvimiento de la raz贸n concreta, la del an谩lisis y la s铆ntesis. Entonces, podemos hablar de fenomenolog铆as, no solo de la percepci贸n, sino de m煤ltiples fenomenolog铆as en constante devenir.

驴A qu茅 llamamos memoria ancestral? Bueno, al respecto, ya hicimos notar que la memoria, en todo caso, es corporal, tambi茅n se puede hablar de memoria gen茅tica. Entonces, tenemos diferentes maneras de concebir la memoria. Por ejemplo, la memoria sensible se remite a las huellas de las impresiones que contiene la sensibilidad, las sensaciones. En cambio, la memoria gen茅tica se remite al programa inscrito en la ADN y en la ARN. Ahora bien, cuando hablamos de memoria social lo hacemos metaf贸ricamente, sin embargo, nos referimos a la interpretaci贸n cultural de la experiencia social. Al respecto, la constituci贸n de la memoria cultural supone el lenguaje, la simbolizaci贸n, la metaforizaci贸n, la composici贸n aleg贸rica, adem谩s del arquetipo del mito, es decir de la narraci贸n primaria. Fuera de los mitos y las ceremonias que suponen la pretensi贸n de la incidencia de la comunidad en la interacci贸n con el Oikos.

La memoria social es acumulativa, quiz谩s hasta se pueda hablar de sedimentaciones, pero tambi茅n es din谩mica, la acumulaci贸n ocasiona actualizaciones, recomposiciones y transformaciones. Empero, la memoria, en su complejidad, se guarda, aunque no se actualice completamente. En este sentido, podemos referirnos a la memoria ancestral como constitutiva de la integralidad din谩mica de una memoria cultural singular. 驴Cu谩les son las condiciones de posibilidad de la memoria social? Hablamos de la memoria cultural. Ciertamente, en primer lugar, el lenguaje. El lenguaje es, a la vez, lo m谩s profundo del ser, para decirlo ontol贸gicamente, as铆 como es la manifestaci贸n plena del ser. Es inmanencia y trascendencia. Todo esto supone haberse conformado y constituido e institucionalizado como el sistema din谩mico de signos y s铆mbolos, la m谩quina, por as铆 decirlo, de la comunicaci贸n y de la expresi贸n, la fabulosa m谩quina de la interpretaci贸n. Mediante el lenguaje los pueblos se expresan, se comunican y, sobre todo, narran.

La vinculaci贸n de un pueblo con su lenguaje es la vinculaci贸n imprescindible con su memoria. La experiencia de un pueblo se guarda en la memoria social mediante el uso del lenguaje. Entonces, un pueblo tambi茅n habita el lenguaje. Se inventa a trav茅s del uso imaginativo y creativo del lenguaje. A trav茅s del lenguaje el pueblo retorna a s铆 mismo, a sus momentos constitutivos. Pero, lo hace en un presente, entonces, viaja en los espesores del presente al pasado, pasado que se hace presente. Pasado que se actualiza, que tambi茅n se renueva, cambia, es decir, se aproxima a lo que fue mediante este viaje regresivo desde un presente. Se puede decir que el pasado se hace presente.

La memoria ancestral es, entonces, un substrato de la memoria social, un substrato fundamental, constitutivo. No hay que confundir la memoria ancestral con la ideolog铆a de a帽oranza de un mito. Esta ideolog铆a conservadora responde a intereses pol铆ticos del campo pol铆tico en un presente, en una coyuntura dada; generalmente se trata de alg煤n nacionalismo singular, que busca constituirse en Estado o ser parte del Estado. La memoria ancestral, aunque parezca parad贸jico decirlo, no es conservadora; es din谩mica. Recupera el pasado en su complejidad.

La relaci贸n de la memoria ancestral con los otros substratos de la memoria social es tambi茅n din谩mica. Los distintos substratos de la memoria social interact煤an, se conectan, hasta se entrelazan; la memoria ancestral puede ser usada, en su complejidad, por los otros substratos de la memoria social, para interpretar la experiencia social. As铆 tambi茅n la memoria ancestral puede usar los substratos de las otras memorias sociales, en sus complejidades, para interpretar su propia informaci贸n guardada. Aqu铆, en este asunto, debemos hacer una digresi贸n, anotar que no se trata tanto de que se cambia el pasado, mediante este juego y composici贸n constante de los substratos de la memoria social, sino, sobre todo, de lograr mejores comprensiones, entendimientos y conocimientos de la complejidad del pasado. La complejidad como tal es inabarcable e incontrolable, empero se la puede comprender mejor mediante integraciones din谩micas de composiciones interpretativas m谩s abarcadoras.

Se dice que el saber es capacidad de informaci贸n, de retenci贸n de la informaci贸n y de usar la informaci贸n pr谩ctica y te贸ricamente, adem谩s de anticipaci贸n. La memoria ancestral guarda y procesa la experiencia social pasada, sobre todo la constitutiva, hendida en los cuerpos; esta informaci贸n y esta memoria conforman un saber, que podr铆amos llamar ancestral, empero, no corresponde, pues se trata de un saber actualizado en un presente. Se trata de un saber que se vitaliza con la memoria ancestral, a su vez, revive el pasado haci茅ndolo presente. De esta manera hay un v铆nculo fuerte entre memoria ancestral y resistencia.

No hay que olvidar que las resistencias aparecen resistiendo al poder, a las formas de dominaci贸n. Las resistencias son tales, resistencias, porque el poder quiere controlar y dominar la vida en todas sus formas. Hay poder porque hay resistencias que vencer, como dice Michel Foucault. La memoria ancestral, la comunitaria, la ligada a los nacimientos del lenguaje, de la agricultura, al control del fuego, al tejido social y a la circulaci贸n y preservaci贸n de los bienes comunes, se convierte en resistencia en el saber que la recupera y hace pr谩ctica de esta resistencia. Defiende el entramado comunitario y los bienes comunes, que se encarnan simb贸licamente en las mujeres.

La resistencia kurda y la revoluci贸n de las mujeres

La resistencia kurda emerge de una contra-genealog铆a del contra-poder en ciclos contra-hist贸ricos de larga duraci贸n. Se trata de un pueblo, articulado a su memoria ancestral, a trav茅s de su lengua, de su cultura, sobre todo de la herencia comunitaria. Se enfrentaron temprano a los imperios expansivos, desde los comienzos mismos de la genealog铆a de las civilizaciones. Abdullah 脰calam interpret贸 las resistencias de estructuras de larga duraci贸n en Or铆genes de la Civilizaci贸n, en Civilizaci贸n capitalista y en Sociolog铆a de la libertad, adem谩s de los dos tomos siguientes que siguieron, publicados todos en la difusi贸n de su Defensa. El gran acierto de Abdullah 脰calan es comprender y entender que la genealog铆a de las civilizaciones se basa en la larga y permanente guerra contra las mujeres, instaurando el dominio de los hombres patriarcales, los sacerdotes, los funcionarios, los capitalistas, incluso en su perfil antiguo de comerciantes. A partir de esta premisa las conclusiones te贸ricas no se dejan esperar; la liberaci贸n no es posible dentro de la s铆ntesis perversa de las civilizaciones anteriores, que es la civilizaci贸n moderna. Tampoco, claro est谩, no es posible la liberaci贸n en el marco de las civilizaciones patriarcales, es decir del paradigma mismo de civilizaci贸n.

La conclusi贸n categ贸rica es que la liberaci贸n es posible con la revoluci贸n de las mujeres, la muerte del patriarcalismo, de las civilizaciones patriarcales, de su s铆ntesis, que es la civilizaci贸n capitalista. La liberaci贸n de las mujeres libera a los hombres de las dominaciones heredadas y de las dominaciones actualizadas, renovadas y nuevas. La liberaci贸n de las mujeres nos libera de la condena del apocalipsis planetario, nos reinserta con los ciclos vitales planetarios, nos devuelve a la vida.

Al respecto de esta larga lucha, de esta larga y profunda resistencia, llama la atenci贸n el silencio de las llamadas izquierdas, salvo contadas excepciones, llama la atenci贸n la hipocres铆a de la ONU y de los organismos internacionales, que cierran los ojos y ensordecen al no ver ni escuchar la demanda del pueblo kurdo, al dejar que se pisoteen sus derechos humanos, incluso su derecho a la autodeterminaci贸n. Llama la atenci贸n que encubran el genocidio del Estado turco, que callen ante las atrocidades cometidas por su ej茅rcito, adem谩s sean c贸mplices del apresamiento y mantenerlo en prisi贸n a Abdullah 脰calan, en la isla-prisi贸n Imaral en el Mar de M谩rmara. Detenci贸n y secuestro ejecutado por los servicios secretos de la CIA y el MOSSAD el 15 de febrero de 1999. Lo que demuestra no solo la complicidad de los organismos internacionales y las potencias del Imperio con el genocidio y etnocidio del pueblo kurdo, sino tambi茅n se devela su m谩s soterrado miedo a las mujeres. Son, por eso, c贸mplices del feminicidio desbordado en plena decadencia de las ciudades y sociedades de la modernidad tard铆a.

Otra conclusi贸n de Abdullah 脰calan es que no hay liberaci贸n posible dentro del Estado, incluso construyendo el Estado, por eso propone el Confederalismo democr谩tico como alternativa al Estado naci贸n y al orden mundial de las dominaciones. El Confederalismo democr谩tico se basa en el autogobierno del pueblo, en el ejercicio de la democracia, en pleno sentido de la palabra, en la construcci贸n de consensos y en transformaciones consensuadas. En el despliegue y desenvolvimiento vital de las asambleas. Todo esto se sostiene en la revoluci贸n de las mujeres, en la liberaci贸n de la potencia de la vida.

El Confederalismo democr谩tico convoca a todos los pueblos a salir del c铆rculo vicioso del poder, salir del marco del Estado naci贸n y del orden mundial, que es el imperio de las dominaciones. En consecuencia, conformar Confederaciones de pueblos que desanden el camino de la civilizaci贸n y recuperen los momentos constitutivos de la humanidad, que tienen que ver con la invenci贸n del lenguaje, la revoluci贸n agr铆cola, el saber de la medicina basada en el conocimiento de las plantas, el control del fuego y su retenci贸n en el hogar, la invenci贸n de la cocina y el ritual de la mesa, que consagra los alimentos y el consumo. Todo esto sostenido en sociedades comunitarias, cuyo tejido social estaba compuesto por la funci贸n vital de las mujeres.

Se trata de abolir el paradigma de poder basado en la instauraci贸n violenta del patriarcado, una estructura estructurante de las dominaciones, que han atravesado la historia de las civilizaciones. Se trata de lograr la paz plena, acabando con la guerra permanente contra las mujeres. Esto es, acabar con la matriz violenta de las dominaciones polimorfas y continuas, a lo largo de las temporalidades definidas en la historia, que es la historia de los vencedores, la historia relatada por los apologistas del poder.

La contra-historia de la contra-genealog铆a del poder del pueblo kurdo es singular, es una excepci贸n, una contracorriente, una alteridad en la historia de las civilizaciones, sobre todo en la historia de la civilizaci贸n capitalista. La resistencia persistente del pueblo kurdo a la artificialidad de las civilizaciones patriarcales, sostenidas por la instauraci贸n e institucionalizaci贸n de la violencia de Estado y de los otros dispositivos represivos de la sociedad institucionalizada. Esta es la raz贸n por la que el pueblo kurdo es considerado enemigo, incluso se帽alado como 鈥渢errorista鈥 por los Estado naci贸n y los organismos internacionales del orden mundial. Esta es la raz贸n por la que se opta por la guerra contra el pueblo kurdo. Hoy, el pueblo kurdo nuevamente es sometido a un ataque implacable militar por el ej茅rcito turco, a bombardeos sistem谩ticos de la fuerza a茅rea turca, con complicidad de la OTAN. Ante este genocidio, que perpetra masacres, el grueso de los medios de comunicaci贸n no dicen nada, la ONU calla y devela su complicidad en el crimen, las potencias inter-imperiales respaldan el genocidio del Estado Turco. El miedo de todos estos dispositivos de poder, de toda la maquinaria del sistema-mundo capitalista, se devela con este ataque contra un pueblo que ha adquirido una consciencia cr铆tica, largamente labrada, y ha decidido luchar por la vida con la revoluci贸n de las mujeres.

Estructura de poder y decadencia en el Estado turco

Ahmet Insel en La Turqu铆a de Erdo臒an escribe: 鈥淩ecep Tayyip Erdo臒an convirti贸 su partido en una maquinaria de guerra personal, al tiempo que el erdoganismo se afianz贸 como un r茅gimen que combina autoritarismo electoral, populismo e islamismo, con el nacionalismo turco como principal argamasa. Los resentimientos contra Occidente son parte de las razones de su fortaleza鈥 (1).

驴C贸mo caracterizar a la estructura de poder que se da en el Estado naci贸n de Turqu铆a? Si bien se denomina jur铆dica y pol铆ticamente como rep煤blica y se considera Estado moderno, de acuerdo con los esquemas abstractos de la ciencia pol铆tica, lo importante es visualizar la estructura de poder de las dominaciones conglomeradas y compuestas en el Estado turco.

Anatolia, en turco: Anadolu, tambi茅n conocida como Asia Menor, abarca la mayor parte de la Turqu铆a moderna. Hablamos de una de las regiones pobladas por distintos pueblos, en sus recorridos n贸madas, combinados por asentamientos prolongados. Se trata de una de las m谩s antiguas regiones del mundo, que registra la arqueolog铆a de las civilizaciones.  Los primeros asentamientos neol铆ticos como 脟atalh枚y眉k, Hacilar, G枚bekli Tepe, Nevali Cori, 脟ay枚n眉 y Mersin se consideran como de los primeros asentamientos humanos en el mundo.鈥 El asentamiento de Troya comienza en el Neol铆tico y contin煤a en la Edad de Hierro. Durante la historia, lenguas indoeuropeas, sem铆ticas, as铆 como otras de filiaci贸n incierta han intervenido en Anatolia. De hecho, dada la antig眉edad de los idiomas indoeuropeos hitita y luvita, algunos estudiosos han propuesto a Anatolia como el hipot茅tico centro a partir del cual se han irradiado las lenguas indoeuropeas (2).鈥

Viendo retrospectivamente al pasado remoto, se puede decir que los turcos eran un pueblo n贸mada, formado por grandes tribus, como los oguz, los kipchak y los cumanos, que habitaba en las estepas de Asia central. En el siglo IX algunas tribus turcas establecieron contactos diplom谩ticos, tambi茅n de comercio por primera vez con las tribus 谩rabes que habitaban en Oriente Pr贸ximo. Se dice que, influenciados por los 谩rabes, los turcos abandonaron el chamanismo y el tengrianismo, que ven铆an practicando desde hac铆a siglos. Se convirtieron al Islam. Hacia el a帽o 1037 se estableci贸 el Imperio sely煤cida, el primer gran imperio turco luego de convertirse al islam. El imperio sely煤cida abarc贸, en un principio, los territorios que hoy son Turkmenist谩n, Afganist谩n, Ir谩n e Irak. En 1071 tuvo lugar la decisiva batalla de Manzikert entre los sely煤cidas y el Imperio bizantino. La victoria dio a los turcos la oportunidad de dominar grandes territorios al este y sudeste de Anatolia. Esta batalla se considera por los historiadores como el principio del fin del Imperio bizantino. El avance turco oblig贸 a los bizantinos a pedir la ayuda de los reinos occidentales, d谩ndose as铆 inicio a las famosas cruzadas. Para mediados del siglo xiii los turcos ya dominaban la mayor parte de Anatolia. Empero, su avance se estanc贸 debido a las invasiones mongolas de Anatolia, causando la fragmentaci贸n del territorio (3).

El Imperio otomano fue una potencia imperial turca, ubicada, en su mayor parte, alrededor de la ribera del Mar Mediterr谩neo. El Imperio otomano duro m谩s de seis siglos, desde 1299 hasta 1922. Los otomanos eran los sucesores de los sely煤cidas. En el c茅nit de su poder, en el siglo XVII, controlaron toda Anatolia, Oriente Pr贸ximo, es decir, Siria, Irak, Jordania, L铆bano, Palestina y Kuwait, adem谩s de las zonas costeras de la pen铆nsula ar谩biga, extensiones del Norte de 脕frica, territorios que hoy son Sud谩n, Eritrea, Yibuti, Egipto, Libia, T煤nez y Argelia, incluyendo a la mayor parte de los territorios enclavados en la franja que va desde el sudeste de Europa, los Balcanes, Albania, Grecia, Macedonia, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Bulgaria, Rumania, Hungr铆a, Serbia, Ucrania, tambi茅n hacia el C谩ucaso, territorios que hoy son Georgia, Azerbaiy谩n y Armenia, en el norte. Esto comprend铆a un 谩rea de aproximadamente seis millones de kil贸metros cuadrados, aunque la mayor parte estaba bajo control indirecto del gobierno central, es decir, se consideraban regiones aut贸nomas. Las posesiones del Imperio se hallaban situadas entre Oriente y Occidente, por lo que a lo largo de su historia de m谩s de seis siglos sus relaciones internacionales estuvieron influenciadas por ello. En 1453, los otomanos conquistaron Constantinopla, poniendo fin a m谩s de diez siglos de existencia del Imperio bizantino. Constantinopla pas贸 a ser Estambul, se convirti贸 en la capital del Imperio otomano. Considerando la expansi贸n lograda, los otomanos llegaron a sitiar en dos ocasiones, en 1529 y 1683, la ciudad de Viena durante varios meses, sin lograr tomarla. Los otomanos gobernaron Europa del Este, 脕frica del Norte y Oriente Medio. Los otomanos incluso tuvieron influencia en el Sureste del Asia; los otomanos enviaron soldados a su vasallo m谩s distante, el Sultanato de Aceh,鈥 en Sumatra, en Indonesia. En Aceh se enfrentaron a los portugueses que hab铆an cruzado los oc茅anos Atl谩ntico e 脥ndico invadiendo el Sultanato de Malaca, tambi茅n se enfrentaron a  los espa帽oles, que hab铆an atravesado el oc茅ano Pac铆fico desde sus colonias llamadas 鈥淚ndias occidentales鈥, invadiendo Manila, en Filipinas, que fue anteriormente musulmana. Hay que recordar que que estas potencias ib茅ricas libraron una guerra mundial contra el califato otomano conocida como las Guerras hasburgo-otomanas (4).

Durante la segunda d茅cada del siglo XX el Imperio otomano particip贸 en la primera guerra mundial, junto a Alemania, el Imperio austro-hungaro y Bulgaria. En 1918 la guerra termin贸 con la derrota de este bloque contra los Aliados, Reino Unido, Francia, Rusia, Italia y, despu茅s, Estados Unidos. A consecuencia de la derrota, al finalizar la guerra, se dio lugar la ocupaci贸n de Estambul, Esmirna, Atalya y otras zonas de Anatolia por parte de los Aliados, obligando al sult谩n Mehmet VI a firmar el Tratado de S猫vres. Esto significaba la rendici贸n. Posteriormente se dio lugar la repartici贸n del Imperio otomano entre los Aliados. Este desmembramiento del Imperio otomano ocasion贸 una profunda desmoralizaci贸n en el ej茅rcito y las clases medias. En reacci贸n al desastre, emergi贸 un movimiento nacionalista, se conform贸 el Movimiento Nacional Turco,鈥 bajo el liderazgo de Mustafa Kemal Ataturk, el m谩s destacado miembro del Movimiento Nacional Turco; un comandante militar que se distingui贸 durante la batalla de Gal铆poli. Se desencaden贸 la Guerra de la independencia turca,  con el objetivo de revocar los t茅rminos del Tratado de S猫vres.鈥 El 18 de septiembre de 1922, los ej茅rcitos de ocupaci贸n fueron rechazados y expulsados, d谩ndose lugar el nacimiento del nuevo Estado turco. El 1 de noviembre, el reci茅n fundado parlamento aboli贸 oficialmente el Sultanato, poniendo fin a 623 a帽os de dominio otomano. El Tratado de Lausana de 1923 llev贸 al reconocimiento internacional de la soberan铆a de la reci茅n formada 鈥淩ep煤blica de Turqu铆a鈥, la Rep煤blica fue proclamada oficialmente el 29 de octubre de 1923, en la nueva capital de Ankara (5).

Mustafa Kemal se convirti贸 en el primer presidente de la rep煤blica. Lo primero que hizo es establecer las bases de un Estado moderno, promulg贸 reformas trastrocadoras, buscando fundar una nueva rep煤blica laica sobre las ruinas del pasado otomano. De acuerdo con la Ley de Nombres de Familia, el Parlamento turco otorg贸 a Mustafa Kemal el honor铆fico nombre de 鈥淎taturk鈥, que quiere decir Padre de los turcos, en 1934 (6).

En la siguiente conflagraci贸n mundial Turqu铆a particip贸 tard铆amente en la Segunda Guerra Mundial, 茅sta vez  del lado de los Aliados. Lo hizo al finalizar la guerra, el 23 de febrero de 1945, como un gesto ceremonial. Se convirti贸 en un miembro de la Carta de Naciones Unidas en 1945.鈥 Teniendo en cuenta que Grecia se encontraba en plena guerra civil, que estall贸 con el alzamiento de la antigua resistencia comunista contra los nazis, adem谩s de las demandas de la Uni贸n Sovi茅tica de bases militares en los estrechos de Turqu铆a, la superpotencia de los Estados Unidos de Norte Am茅rica declar贸 la Doctrina Truman, en 1947. La doctrina se propuso, de acuerdo a su l茅xico, 鈥済arantizar la seguridad de Turqu铆a y Grecia鈥. En consonancia, 鈥媎espu茅s de participar, apoyando a las fuerzas militares de las Naciones Unidas en la guerra de Corea, Turqu铆a se sum贸 a la OTAN en 1952. La rep煤blica turca afront贸 otras contingencias en el Mediterr谩neo; considerando una amenaza el enfrentamiento entre turcochipriotas y grecochipriotas, en la isla de Chipre,  adem谩s del pronunciamiento de julio de 1974, Turqu铆a intervino militarmente en la isla, en 1974. Nueve a帽os m谩s tarde fue establecida la Rep煤blica Turca del Norte de Chipre, reconocida solo por Turqu铆a (7).

En la historia reciente hay que considerar la clausura del per铆odo de partido 煤nico, el CHP fundado por Mustaf谩 Kemal Ataturk, en 1945. El per铆odo siguiente, comprendido entre los a帽os 1960 y 1980, fue dram谩ticamente pautado por coyunturas cr铆ticas, de patente inestabilidad pol铆tica. La crisis pol铆tica desemboc贸 en una secuencia de golpes militares (8).

En lo que respecta al perfil econ贸mico, se puede hablar de un neoliberalismo sui g茅neris de la econom铆a turca. Se inici贸 en la d茅cada de 1980, cambiando el perfil econ贸mico, mostrando elocuentemente las apariencias del desarrollo (9).

En lo que respecta a la reciente crisis pol铆tica, el 15 de julio de 2016 se intenta un golpe de Estado, lo efect煤a una facci贸n del ej茅rcito contra el presidente Erdo臒an. El golpe fue rechazado, se dieron lugar manifestaciones en contra del golpe de Estado, lo que fue considerado por los partidarios que fueron en defensa de Erdo臒an. El golpe de Estado se detuvo porque no cont贸 tampoco con apoyo militar, la mayor parte del ej茅rcito se mantuvo fiel al gobierno y al presidente electo. Aprovechando la situaci贸n, el d铆a 16 de abril de 2017 se celebr贸 un refer茅ndum para otorgarle m谩s poder a Erdo臒an, quien acab贸 ganando con un 51,3 % de los escrutinios. Desde entonces Turqu铆a pas贸 a contar con un sistema presidencialista (10).

Como se puede ver estamos ante distintas sedimentaciones hist贸ricas, desde las incursiones n贸madas y los asentamientos en Anatolia, hasta la crisis de la rep煤blica moderna de Turqu铆a, pasando por la constituci贸n e instituci贸n de las primeras ciudades y las primeras conformaciones y configuraciones de la civilizaci贸n. Despu茅s, la incorporaci贸n de Anatolia a distintos imperios, cada cual con su respectivo perfil de dominaci贸n y estructuras de poder. El 煤ltimo imperio, el otomano, se extiende por m谩s de seis siglos, bajo la conversi贸n al Islam, impuesta a las poblaciones que se encuentran dentro de la jurisdicci贸n imperial, aunque no todas aceptaron esta conversi贸n, entre ellas la poblaci贸n del pueblo kurdo, pero hay que tener en cuenta que parte del mismo contingente si acept贸 la religi贸n musulmana. No se puede caracterizar la formaci贸n social turca, con toda la complejidad que comprende, con toda la composici贸n pluricultural que supone, con todos los pueblos que contiene, sin la mirada retrospectiva del pasado. Como dijimos antes, no se puede separar completamente la rep煤blica turca de su pasado otomano, por m谩s que sea 茅sta una pretensi贸n declarada en la Constituci贸n de la rep煤blica.

Turqu铆a se encuentra entre las geograf铆as continentales de la pen铆nsula de Europa y el continente de Asia, tambi茅n pertenece al llamado Medio Oriente. Se ha visto, en el breve repaso hist贸rico, que tanto la superpotencia de los Estados Unidos de Norteam茅rica, as铆 como la OTAN, han apostado por la incorporaci贸n de Turqu铆a al 谩rea de influencia 鈥渙ccidental鈥,  incluso Turqu铆a ha hecho tr谩mites para su ingreso a la Unidad Europea. Entonces, el papel 鈥渆strat茅gico鈥 de Turqu铆a se debe a este juego geopol铆tico entre las potencias inter-imperiales. 驴C贸mo caracterizar al Estado naci贸n turco? 驴Cu谩l es su forma de gubernamentalidad? Aparentemente se trata de un Estado liberal, empero el mismo se encuentra atravesado por estructuras de poder heredadas y otras estructuras de poder nuevas, emergidas de un capitalismo subordinado al centro cambiante del sistema mundo capitalista. La separaci贸n entre religi贸n y Estado laico se disloca intermitentemente, sobre todo en el periodo pol铆tico de Erdo臒an , cuando el presidente y l铆der de su partido opta por una convocatoria populista, adem谩s de atraer a los sectores conservadores musulmanes.

A su gobierno se lo conoce por la sa帽uda represi贸n contra la izquierda, as铆 como la sanguinaria guerra soterrada contra el pueblo kurdo. No vamos a hablar aqu铆 de 鈥淓stado fallido鈥, como lo hace la teor铆a conservadora norteamericana, pues, visto desde la perspectiva hist贸rico-pol铆tica todo Estado es fallido, se construye sobre la violencia inicial de una guerra de conquista. Despu茅s experimenta una crisis cr贸nica, aunque la ideolog铆a de la ciencia pol铆tica lo encubra mediante teor铆as sobre el Estado, que hablan de su necesidad irresistible. Tampoco vamos a hablar de un Estado naci贸n inconcluso, aunque parece ratificarse esta tesis por la guerra permanente del Estado turco contra el pueblo kurdo, dentro y fuera de sus fronteras. Al respecto, 驴cu谩ndo un Estado naci贸n puede considerarse concluido? 驴Cu谩ndo logra la institucionalidad plena del Estado de derecho? 驴Cu谩ndo se habla una sola lengua, que se reclama de nacional? 驴Cu谩ndo el equilibrio de poderes es respetado y se logra el control de las compensaciones de los 贸rganos de poder del Estado? Puede que haya Estado naci贸n que parecen haber logrado estas condiciones jur铆dico-pol铆ticas, en Europa y en los estados de Norteam茅rica, concretamente Estados Unidos y Canad谩, sus crisis pol铆ticas en la actualidad nos muestran que la conclusi贸n del Estado naci贸n est谩 por verse, sobre todo, ahora, en la actualidad, en plena consolidaci贸n del sistema mundo moderno, globalizado. Vamos a hablar, mas bien, de las adecuaciones y adaptaciones singulares del formato Estado naci贸n a los distintos contextos nacionales y regionales, a las diferentes formaciones sociales.

El Estado naci贸n de Turqu铆a ha sido adecuado para responder a las problem谩ticas y desaf铆os que afrontan las clases dominantes, sobre todo para mantener su dominio y el control sobre la geograf铆a pol铆tica y una econom铆a subordinada al centro de la econom铆a mundo. As铆 como se ha adecuado el Estado para afrontar la resistencia de pueblos que se niegan a ser absorbidos a un Estado naci贸n que no aceptan. Hablamos de un Estado que se muestra jur铆dicamente liberal, empero afectado por las exigencias incorporadas de la religi贸n musulmana. Por otra parte, tenemos, la violaci贸n sistem谩tica de los derechos debido a que el gobierno se encuentra enredado en pr谩cticas represivas, convertidas en habitus pol铆tico. Los compromisos del Estado turco con la OTAN y Estados Unidos de Norte Am茅rica obligan al gobierno a mantener esos compromisos, preservando la influencia geopol铆tica, aunque buscando aprovechar esta su situaci贸n privilegiada, por as铆 decirlo, para, a su vez, jugar con una geopol铆tica regional, incluso aprovechar para cometer genocidios, que tolera la OTAN y los Estados Unidos de Norte Am茅rica, adem谩s de los organismos internacionales como la ONU, haci茅ndose a los ciegos y a los sordos.

El Estado turco es un Estado policial, empero, en la historia de la modernidad y en la historia reciente hay otros estados policiales; por lo tanto, no es una caracterizaci贸n que abarca lo que es el Estado naci贸n de Turqu铆a, aunque defina una de sus caracter铆sticas.  Tambi茅n responde a una composici贸n barroca, no en su definici贸n constitucional, que es liberal, sino en su praxis, en su desenvolvimiento, en su realizaci贸n institucional. Hablamos de una forma de gubernamentalidad abigarrada que combina formas de gubernamentalidad complementarias; por ejemplo, combina una forma de gubernamentalidad clientelar, una forma de gubernamentalidad policial, una forma de gubernamentalidad neoliberal y una forma de gubernamentalidad religiosa, aunque 茅sta se manifieste d茅bilmente. Todas estas formas de gubernamentalidad, conglomeradas de una manera barroca, funcionan en lo que volvemos a definir como econom铆a pol铆tica del chantaje. Ciertamente esta definici贸n abarca distintas pr谩cticas vinculadas a la econom铆a pol铆tica del chantaje, la que valoriza la simulaci贸n, la especulaci贸n, la coerci贸n, la amenaza y el terrorismo de Estado.

No hay que olvidar otra caracter铆stica, la que tiene que ver con la geopol铆tica de las potencias inter-imperiales. El Estado turco aparece en el mapa de los juegos geopol铆ticos, usado como carta de chantaje entre potencias en pugna. Esta situaci贸n ha sido aprovechada por sus gobernantes, chantajeando, a su vez, a las potencias en concurrencia, usando su pugna en beneficio propio. Aprovechando este chantaje para ejercer el despotismo.

Conclusiones

La crisis m煤ltiple del Medio Oriente, patentizada dram谩ticamente por la destrucci贸n de Estados naci贸n 谩rabes, aunque subalternos, sin embargo, con cierta resistencia al juego geopol铆ticos imperial, aunque d茅bil, muestra palmariamente que ha concluido la era de incursi贸n moderna en la construcci贸n de los Estado naci贸n. Los Estado naci贸n son parte de la crisis. Dicho esto, hay que tener en cuenta que la crisis m煤ltiple del Estado naci贸n est谩 generalizada, compete a todos los pa铆ses del mundo.

La crisis m煤ltiple del Estado naci贸n de Turqu铆a muestra con mucha evidencia que el Estado naci贸n no es un paradigma que resuelva las crisis hist贸ricas desatadas en la geograf铆a de Anatolia. Mantener este Estado naci贸n implica el desborde de la espiral de violencia, el desencadenamiento permanente de la guerra, el genocidio contra los pueblos, sobre todo contra el pueblo kurdo, adem谩s mantener perversa y sistem谩ticamente la represi贸n contra el propio pueblo turco.

Estas crisis ya org谩nicas y estructurales exigen clausurar el paradigma del Estado naci贸n e iniciar alternativas alterativas, democr谩ticas, en pleno sentido de la palabra. Desde esta perspectiva la propuesta del Confederalismo democr谩tico es una alternativa liberadora para los pueblos del Medio Oriente. Tambi茅n para los pueblos del mundo.

La crisis m煤ltiple de la civilizaci贸n moderna tiene que ver con el camino errado, tomado por las sociedades humanas al optar por el arquetipo de dominaci贸n patriarcal, iniciando una guerra larga y permanente contra las mujeres. Lo que implicaba tambi茅n una guerra contra la vida. De este modo se fue inhibiendo la potencia creativa de la vida, restringiendo las facultades y capacidades humanas a las labores del c铆rculo vicioso de poder, a la proliferaci贸n de las dominaciones, a la enajenaci贸n religiosa, a la acumulaci贸n fetichista. De esta manera se abri贸 una ruta indetenible de destrucci贸n planetaria.

El ejercicio de la democracia plena equivale a retornar, para decirlo de ese modo, al entramado comunitario, al tejido de la vida, que encarnan simb贸lica y pr谩cticamente las mujeres. Esto tambi茅n implica avanzar y profundizar la democracia m谩s all谩 de los humanos, reconociendo e incorporando los derechos de los otros seres org谩nicos y no org谩nicos, es decir, avanzar hacia una eco-democracia.

Notas:

[1] Ver de Ahmet Insel La Turqu铆a de Erdo臒an: https://nuso.org/articulo/la-turquia-de-erdogan-un-autoritarismo-electivo-y-autocratico/.

[2] Ver Turqu铆a en Enciclopedia Libre, Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Turqu%C3%ADa.

[3] Ibidem.

[4] Ibidem.

[5] Ibidem.

[6] Ibidem.

[7] Ibidem.

[8] Ibidem.

[9] Ibidem.

[10] Ibidem.

FUENTE: Ra煤l Prada Alcoreza / Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org