June 7, 2021
De parte de La Haine
220 puntos de vista


A diferencia de otras elecciones primarias, quienes aspiren a cargos tendr谩n que foguearse desde la propia base del PSUV para impulsar su candidatura

De cara a las pr贸ximas megaelecciones regionales y municipales donde se elegir谩n los cargos representativos ejecutivos y parlamentarios en estas instancias, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha propuesto un m茅todo para elegir sus abanderados. Sin embargo, las lecturas pol铆ticas van m谩s all谩 de este y se hace pertinente razonarlas.

El chavismo se reencuentra con la apuesta por las bases para delegar a sus candidatos. Esto tiene el ciclo precedente de la derrota electoral del a帽o 2015 en las elecciones parlamentarias, la cual impuso un ciclo pol铆tico que degrad贸 en buena medida la estabilidad pol铆tica del pa铆s de maneras en que sus efectos todav铆a persisten.

En ese ciclo pol铆tico, el chavismo apost贸 por el nombramiento de candidaturas, en varios casos, atrincher谩ndose en la coyuntura y apelando al nombre, presencia pol铆tica, trayectoria, gesti贸n y, sobre todo, lealtad de sus cuadros pol铆ticos, no s贸lo para ganar cargos sino para cohesionar la estructura pol铆tica del pa铆s en tiempos que fueron claramente adversos, pues lo planteado por la oposici贸n, desde su victoria en la Asamblea Nacional (AN) en 2015, era la disoluci贸n de los poderes nacionales y el quiebre institucional.

Desde las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en 2017 y el ciclo pol铆tico que se decant贸 de esta, fueron electos los actuales funcionarios en cargos regionales y municipales en procesos electorales que se hicieron de manera separada. El pa铆s se abr铆a paso a un progresivo y dif铆cil proceso de recomposici贸n institucional.

Aquel momento pol铆tico tuvo la progresiva desbandada de los partidos del G4 del ruedo electoral y se tradujo en un formidable derrumbe de la llamada Mesa de Unidad Democr谩tica (MUD) para el momento, todo ello luego del grave ciclo de inestabilidad y violencia del a帽o 2017.

Ahora el chavismo apuesta por un m茅todo para consagrarse en la elecci贸n de sus candidatos, movilizar a su militancia y convocar de manera temprana una agitaci贸n que pueda servirle para sostener su mayor铆a electoral, pero adem谩s restaurarla frente a los pr贸ximos comicios en los que se prev茅 participen partidos y organizaciones que han estado fuera del ruedo.

ELECCI脫N DESDE LAS BASES

El PSUV se reuni贸 este martes 1掳 de junio liderado por el presidente de la organizaci贸n pol铆tica, Nicol谩s Maduro, con toda la direcci贸n nacional del partido donde debatieron y aprobaron el m茅todo de selecci贸n de candidatos para las megaelecciones del pr贸ximo 21 de noviembre y se describi贸 a grandes rasgos c贸mo funcionar谩 el m茅todo de elecci贸n.

El viernes 4 de junio arrancar谩 otro proceso de carnetizaci贸n en el PSUV, al d铆a de hoy con m谩s de 7 millones de registrados.

El PSUV es la organizaci贸n pol铆tica m谩s grande de Venezuela y la 煤nica que constantemente carnetiza a su base.

Para el domingo 27 de junio ser谩n conformadas 14 mil 381 asambleas simult谩neas en todo el territorio nacional, que estar谩n a cargo por cada una de las Unidades Bol铆var-Ch谩vez (UBCH), que son las c茅lulas fundamentales y territoriales del partido. Estas asambleas ser谩n 芦para recibir y postular禄 los precandidatos para la medici贸n interna.

Seguidamente, el 8 de agosto ser谩n electas las candidaturas del PSUV mediante una elecci贸n primaria organizada con el apoyo del Consejo Nacional Electoral (CNE). Estas tendr谩n car谩cter abierto, donde podr谩 participar todo el padr贸n electoral y servir谩 de medidor de la capacidad de convocatoria y movilizaci贸n por parte de la plataforma chavista.

La elecci贸n desde las bases trae consigo riesgos que ya han sido alertados por la dirigencia del PSUV, entre ellos, la acci贸n de quienes ya ostentan cargos y podr铆an establecer mecanismos extralimitados en la campa帽a para condicionar o conducir el voto a su favor, en varios casos jugando 芦posici贸n adelantada禄.

En algunas regiones y municipios tambi茅n ocurre que podr铆an aspirar a cargos de elecci贸n viejos liderazgos, outsiders o 芦paracaidistas禄 que vean en la elecci贸n desde la base una oportunidad id贸nea.

Sin embargo, a diferencia de otras elecciones primarias, quienes aspiren a cargos tendr谩n que foguearse desde la propia base del PSUV para impulsar su candidatura y que esta sea proclamada desde las asambleas de las UBCH, de abajo hacia arriba. El chavismo apuesta a sus c茅lulas organizacionales en lo profundo de la pol铆tica para que estas hagan parte esencial en el proceso de postulaci贸n ascendente. Este es un elemento muy importante a resaltar.

Una de las grandes aristas de las elecciones desde la base, ampliamente se帽alada en a帽os anteriores, son las 芦heridas禄 y disputas internas que se abren paso en instancias locales y regionales, mediante tendencias, grupos y liderazgos que se miden en estas elecciones. En varios casos, si estas disputas son, llam茅moslas as铆, 芦dolorosas禄, tienden a romper la unidad chavista y en varios casos a desmovilizar a un segmento de votantes. Las palabras 芦ventajismo禄 e 芦imposici贸n禄 suelen salir al ruedo y los se帽alamientos de 芦intenciones personalistas禄 van desde varias direcciones.

El chavismo pierde en conjunto en los casos mencionados, no obstante, la Direcci贸n Nacional del PSUV asume los riesgos y llama a realizar una elecci贸n con una debida altura pol铆tica, descartando esta vez lidiar con los se帽alamientos que han generado los nombramientos de candidatos en otras elecciones.

驴C脫MO SER脕 EL NIVEL DE COHESI脫N CHAVISTA?

La cohesi贸n pol铆tica para una elecci贸n tiene muchas denominaciones. Normalmente entendemos la unidad de los partidos como la 煤nica de ellas, aunque no sea as铆. Pero hablando de elecciones por tarjetas entre partidos, es un factor importante y as铆 ser谩 en este caso.

Hasta ahora, no hay claridad sobre los m茅todos de articulaci贸n e integraci贸n de los partidos del Gran Polo Patri贸tico (GPP) en esta elecci贸n interna. En otros a帽os de elecciones desde la base estos partidos han participado en las mismas y en otros se ha dejado una 芦cuota禄 para asignarla a dirigentes de estas organizaciones, quienes finalmente han ido a elecciones usando las tarjetas de los partidos del GPP y el PSUV.

Quiz谩 el factor que reviste mayor atenci贸n est谩 en el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y otras organizaciones sin tarjeta electoral que les acompa帽an en la llamada Alternativa Popular Revolucionaria (APR), que se ha alzado, acorde al registro hist贸rico luego de ensayos e intentos, como una verdadera divisi贸n electoral en el chavismo en 21 a帽os. La situaci贸n del PCV es m谩s que ambigua. Declar谩ndose 芦parte del GPP禄 en las cruciales elecciones parlamentarias de 2020 se fueron en formaci贸n aparte, logrando un resultado sumamente por debajo de lo esperado. No hay palabras definitivas de su situaci贸n frente a estas elecciones pero todas las se帽ales que han enviado apuntan a que repetir谩n la aventura y茅ndose nuevamente en tienda aparte, rumbo al ostracismo electoral.

Es necesario recalcar que la cohesi贸n del chavismo va m谩s all谩 de la cohesi贸n de candidaturas y tarjetas. Consiste en la unificaci贸n de 芦ideas-fuerza禄, s铆mbolos, aspiraciones e imaginarios. Desde las pasadas elecciones, el PSUV y los partidos que integran el GPP lograron mantenerla, sin embargo, no fue as铆 trat谩ndose del PCV.

El partido del 芦Gallo Rojo禄 fue hasta 2020 el partido que m谩s a帽os tuvo, desde 1958, formando parte de la coalici贸n de partidos gobernantes, al menos prestando sus tarjetas para ello. Es decir, desde 1993 apoyando a Rafael Caldera y luego durante 20 a帽os de chavismo, el PCV form贸 parte de la coalici贸n de partidos de gobierno. Es un registro de 27 a帽os consecutivos en los que esta organizaci贸n no logr贸 consolidar una base de apoyo s贸lida para aspirar seriamente en elecciones, pues en 2020 cosecharon en las parlamentarias solo 170 mil votos, aunque seg煤n ellos mismos, los dem谩s 芦partidos鈥 de la APR y otros disidentes de Patria Para Todos (PPT) y Tumaparo, tambi茅n votaron al PCV. De ah铆 que el n煤mero real de adeptos del PCV es realmente un enigma, pero sin dudas es muy peque帽o.

La particularidad de una elecci贸n territorializada, signada en las aspiraciones y realidades locales y regionales, supone un debate en dimensiones y narrativas distintas a las de elecciones nacionales, aunque haya temas transversales con alcance nacional. La duda, entonces, que se cierne sobre el PCV no ser谩 por su potencial de fuerza electoral si nuevamente se van aparte. Ser谩 por el efecto, otra vez usemos la palabra, 芦doloroso禄 que tendr谩 una nueva campa帽a divisionista, con discursos desmoralizantes y desmovilizadores y que pueda sedimentar las narrativas chavistas, apuntando contra ellas 芦desde el chavismo禄.

Tambi茅n es sumamente importante destacar que es, en realidad, en el PSUV (y no las formaciones fuera de este) donde recaen las mayores posibilidades de construir una campa帽a s贸lida y con una base cohesionada.

Es decir, una elecci贸n desde la base no debe devenir en una cronolog铆a de eventos que favorezcan la p茅rdida de la cohesi贸n pol铆tica, sino todo lo contrario. Y ese es el m谩s importante desaf铆o para la dirigencia. Esto debe atenderse desde la instrumentaci贸n de todos los mecanismos de disciplina y llamados a la conciencia en el partido.

M谩s all谩 de los tras bastidores, y m谩s importante a煤n, en la campa帽a abierta, el PSUV tiene el desaf铆o de promover discursos movilizadores y ofertas de campa帽a ampliamente conectados con las aspiraciones locales, con los imaginarios, con las necesidades sentidas y las demandas poblacionales, todas hechas a la medida de las nuevas realidades del pa铆s.

En otras palabras, la campa帽a electoral debe ser reconocida como un espacio id贸neo para el fortalecimiento de v铆nculos objetivos y subjetivos entre el chavismo y el electorado, entendiendo este no solo como la base chavista, sino como un corolario de aspiraciones sociales en los espacios 芦cautivos禄 que hoy existen en la pol铆tica de Venezuela, es decir, la poblaci贸n desencantada, que aunque podr铆a tener origen en el chavismo o en la oposici贸n, persiste como un terreno f茅rtil de indecisos sumidos en la orfandad pol铆tica, carentes de una propuesta que los cautive.

Quiz谩 como en pocas elecciones, el pragmatismo tenga lugar en la pol铆tica de maneras in茅ditas y de formas multidireccionales, desde y hacia los electores. Reconociendo al electorado, al chavismo hist贸rico primeramente, al chavismo desafiliado, y luego de ellos al electorado en su conjunto, las aspiraciones podr铆an apuntar a la tendencia de basarse en lo concreto y en lo posible frente al nuevo marco de realidades nacionales, los virajes y condiciones que pesan sobre la vida del pa铆s.

Es decir, asumiendo la posibilidad de que ha habido un proceso de asimilaci贸n y maduraci贸n de las duras condiciones nacionales a causa del bloqueo, hay que considerar la posibilidad de que el electorado ha cambiado con esto, pues las circunstancias han servido para derruir en buena medida la base pol铆tica del pa铆s en todas sus denominaciones partidistas y en sus v铆nculos objetivos y subjetivos.

Esto impone nuevas aristas al chavismo y tendr谩n que maniobrarse con mucha creatividad y sentido de la oportunidad y eficacia pol铆tica, con mucho an谩lisis, con mucho estudio del electorado, superando la inercia de las consignas y ofertas huecas, pues de ello depende en gran medida la construcci贸n de la cohesi贸n.

En este cuadro de posibilidades, la elecci贸n desde la base es un importante paso por delegar en los poseedores del poder leg铆timo del voto la posibilidad de imponer a sus abanderados, y con ellos, sus aspiraciones.

En esta, como en otras oportunidades, el chavismo logra encontrar en s铆 mismo las respuestas a sus incertidumbres.

www.misionverdad.com




Fuente: Lahaine.org