March 18, 2022
De parte de Avispa Midia
918 puntos de vista

El pasado 8 de marzo, el Congreso de la Rep煤blica en Guatemala aprob贸 la iniciativa de Ley para la Protecci贸n de la Vida y la Familia, que criminaliza el aborto y endurece las penas; adem谩s, anula la opci贸n al matrimonio de personas del mismo sexo, limita sus derechos y proh铆be la educaci贸n sexual diversa.  

La iniciativa 5272, que al quedar aprobada ahora es conocida como Decreto 18-2022, modifica el C贸digo Penal y en consecuencia ampl铆a las condenas para mujeres que abortan y para el personal m茅dico que se involucra. 

Las penas van hasta 10 a帽os de c谩rcel para quienes interrumpan su embarazo y 50 a帽os a quienes realicen abortos sin consentimiento de la mujer o si ella muere en consecuencia.  

Entre los grupos que se pronunciaron p煤blicamente contra esta aprobaci贸n fue la Alianza Pol铆tica Sector de Mujeres, a trav茅s de Marta Godinez, que se帽al贸 como corrupto el pacto que se hace en acuerdo criminal y con fundamentalismos religiosos.

鈥淓sto responde a una clara alianza que se ha ido fraguando y sistematizando desde hace varios a帽os, no viene de ayer ni de antier, si no de un proceso que en Am茅rica Latina ha sufrido el movimiento de mujeres y feministas鈥. 

Despu茅s de la firma de los acuerdos de paz en 1996, por el conflicto armado interno, cuando se iniciaba un proceso democr谩tico en Guatemala y se callaron las armas, las mujeres y las feministas vieron la oportunidad de posicionar una agenda estrat茅gica por la lucha para abrir espacios democr谩ticos, enfrentar el racismo y colonialismo implantado, y solucionar los casos estructurales del conflicto con impactos diferenciados en la vida de las guatemaltecas. 

Inici贸, entonces, una lucha por la participaci贸n pol铆tica 鈥測 por constituirnos como sujetas pol铆ticas鈥, con el objetivo de posicionar los problemas estructurales, que son sustantivos en el caso de las mujeres: violencia, genocidio, violencia sexual en tiempos del conflicto armando interno y reformas al Estado que 鈥渟iguen siendo profundas y no necesariamente han ido avanzando鈥. 

La aprobaci贸n de la ley se da en medio de un contexto de implantaci贸n de una pol铆tica institucionalizada de despojo, de corrupci贸n y vinculada a los 鈥減oderes m谩s oscuros鈥; al narcotr谩fico. 

鈥淟as mujeres feministas y de pueblos originarios han posicionado propuestas a nivel institucional para planes, programas y proyectos鈥, dijo Marta Godinez, tambi茅n para cambiar el imaginario pol铆tico y una agenda vinculada a la constituci贸n como sujetas pol铆ticas en el tema de la autonom铆a por el derecho a decidir sobre sus cuerpos y territorios. 

Capital Pro-Vida

El 9 de marzo, un d铆a despu茅s de la aprobaci贸n del decreto, el Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia, una organizaci贸n religiosa, declar贸 a Guatemala como 鈥淐apital Pro-Vida de Iberoam茅rica鈥. 

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, que desde sus redes sociales alinea las creencias religiosas a su administraci贸n gubernamental, acept贸 la declaraci贸n ante cientos de creyentes reunidos en una ceremonia p煤blica. 

鈥淣o hay excusas para no cumplir lo que manda nuestra Constituci贸n Pol铆tica de la Rep煤blica, que protege la vida desde su concepci贸n y nosotros hoy enviamos un mensaje claro al mundo 隆#GuateEsVida!鈥, escribi贸 Giammattei en su cuenta de Twitter. 

Para Malala Mart铆nez, de la organizaci贸n trans 鈥楻einas de la noche鈥, es importante nombrar que las violaciones del Estado son hist贸ricas desde el momento que detienen a mujeres que resisten a los despojos de los territorios por megaproyectos. 

Tambi茅n record贸 la violencia que padecen las mujeres trans por razones diversas, entre ellas por identidad de g茅nero, por el nivel educativo, condiciones econ贸micas y por el comercio sexual que ejercen, entre otras m谩s. 鈥淪on justificadas por un sistema heteropatriarcal que siempre busca imponer y criminalizar todo lo que se considera diferente y lo percibe como antinatural鈥, dijo Mart铆nez. 

El hecho de que este gobierno declar贸 un pa铆s pro-vida y promulgue la pol铆tica p煤blica mencionada, evidencia que Guatemala no respeta el Estado laico, agreg贸 Mart铆nez. 

Por el contrario abona a promover el odio sin saber el alcance que puede tener 茅ste, 鈥測a que legalmente se permitir铆an las agresiones contra todo aquello que es diferente, justificado con aspectos biol贸gicos y gen茅ticos del ser humano; con todo esto las mujeres trans no queremos menos de la igualdad鈥, a帽adi贸. 

En este tenor, denunciar谩n y rechazar谩n cualquier ley o decreto que atente contra la integridad f铆sica, moral y vida privada, como lo cita el Art铆culo 1 y 11 de la Convenci贸n Iberoamericana de los Derechos Humanos. 

En voz de las mujeres trans, Malala exigi贸 a diputados y diputadas el reconocimiento pleno a trav茅s de la aprobaci贸n pero de una Ley trans, 鈥渆stamos exigiendo las garant铆as sociales en todas nuestras etapas de vida鈥. 

As铆 mismo, de acuerdo al Observatorio Nacional de Derechos LGBTIQ+ al menos 32 personas fueron asesinadas en Guatemala el a帽o pasado como consecuencia de su orientaci贸n sexual o identidad de g茅nero. En lo que va de 2022 se han registrado otros nueve asesinatos. 

Guardianas de los territorios

Grupos de mujeres del pueblo Xinka, Ixil, Kiche y Kaqchikel, de la Fundaci贸n para el Desarrollo y Fortalecimiento de las Organizaciones de Base, rechazaron de manera rotunda la aprobaci贸n del Congreso de la Rep煤blica y alzaron la voz desde sus trincheras, 鈥渆ducaci贸n sexual para decidir, atenci贸n m茅dica para no sufrir鈥, exigieron. 

鈥淎dem谩s de inconstitucional esta ley se convierte en un instrumento que criminaliza a las mujeres por tener abortos espont谩neos. Restringen los derechos de la poblaci贸n de la diversidad sexual y limita el concepto de familia tradicional cuando en Guatemala existen familias diversas鈥, se帽alaron. 

Las mujeres pusieron sobre la mesa los altos 铆ndices de embarazos no deseados en adolescentes y j贸venes que, tan solo en el 2021, superaron la cifra de 72,077 menores de entre 10 y 19 a帽os; 2,041 eran ni帽as menores de 14 a帽os.

鈥淎unado a los miles de casos sobre abuso sexual en ni帽as y ni帽os, la ley no ofrece soluci贸n a estas problem谩ticas sino que proh铆be la implementaci贸n de acciones orientadas a fomentar y promover la educaci贸n integral y de sexualidad en las escuelas鈥, dijeron. 

Desde los pueblos originarios de Guatemala se dijeron cansadas de que el gobierno de Alejandro Giammattei abuse del poder que le fue otorgado temporalmente, pues, con sus acciones, se convierte en el art铆fice principal y promotor de la violencia sexual y feminicidio que sufren las ni帽as, adolescentes, mujeres y poblaciones LGBTIQ. 

Ante ello exigieron veto a la referida ley por ser inconstitucional y porque no garantiza la protecci贸n de las familias, mucho menos de la vida de la poblaci贸n guatemalteca. 

Pidieron atenci贸n m茅dica a las mujeres sin ser criminalizadas; adem谩s de exhortar a las diversas expresiones organizativas y poblaci贸n en general alzar la voz y manifestar su rechazo a la aprobaci贸n de la peligrosa ley desde cualquier medio posible, 鈥測 sumarse a las movilizaciones sociales en defensa de la vida鈥. 

Organizaciones y redes de pa铆ses del tri谩ngulo del norte, como El Salvador y Honduras, hicieron lo propio al pronunciarse contra la Ley 5272 por ser excluyente y anti derechos, 鈥渟umaremos las voces de miles de mujeres que se qu茅 se pronuncian ante esta ley patriarcal鈥, dijo Breni Herrera, feminista en El Salvador, parte de la Red Alforja. 

鈥淓sta ley no proteger谩 a las familias ni a las vidas; fomentar谩 el odio y la discriminaci贸n, poniendo en peligro la vida y los derechos de innumerables personas鈥, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Am茅ricas de Amnist铆a Internacional en un comunicado de prensa.

Exhort贸 que si el presidente Giammattei quiere combatir estos problemas, y garantizar que su gobierno cumpla con sus obligaciones en materia de derechos humanos, 鈥渄ebe vetar este proyecto de ley indefendible鈥. 

Desde su aprobaci贸n cientos de personas levantaron la voz, incluso con protestas en los edificios institucionales vinculados al decreto. 




Fuente: Avispa.org