March 8, 2021
De parte de ANRed
350 puntos de vista


Claudio Malizia es padre de Yamil, víctima de los abusos policiales en la ciudad de Río Tercero, Córdoba. Mediante una carta pública, denuncia el hostigamiento policial al cual esta sometido junto con su familia. «Hemos sido amedrentados, hostigados y perseguidos sistemáticamente por la policía de la departamental Tercero Arriba con el fatal desenlace de público conocimiento. He denunciado pública y legalmente el acoso permanentemente, burlas y hostigamiento incesante de los efectivos en el Tribunal de Conducta Policial de la Provincia ya que los hechos revisten caracter mafioso dentro del contexto de homicidio y ante mi reclamo de justicia que tanto inquieta a los involucrados». Por ANRed


Reproducimos la carta pública donde Claudio Malizia denuncia el hostigamiento, acoso y amenzas policiales:

Siendo las 15:37 hs del sábado 6 de Marzo de 2021 en vísperas (casualmente) de un nuevo mesario de la fatal emboscada policial a mi hijo, se apersona en mi domicilio un agente uniformado de la Departamental Tercero Arriba de la policia de la Pcia de Córdoba situando frente a casa un patrullero del destacamento policial de Colonia Almada sin necesidad alguna dado que la dependencia se encuentra a una cuadra de distancia y podría hacer a pie el recorrido.

Mismo móvil de la patrulla local con el cual se persiguió y hostigó a mi hijo en diversas ocasiones, antes de su homicidio. Este tipo de hechos no son casuales sino parte de una trama delictiva urdida por las autoridades en cuestión.

El hecho de estacionar reiteradas veces un patrullero frente al domicilio de las víctimas persigue un fin de neto corte intimidatorio además de «marcar» socialmente a las personas. Dejo constancia que desde mucho antes y posterior a su homicidio, tanto mi hijo Yamil como yo, hemos sido victimas de este tipo de procedimientos intimidatorios.

Hemos sido amedrentados, hostigados y perseguidos sistemáticamente por la policía de la departamental Tercero Arriba con el fatal desenlace de público conocimiento. He denunciado pública y legalmente el acoso permanentemente, burlas y hostigamiento incesante de los efectivos en el Tribunal de Conducta Policial de la Provincia ya que los hechos revisten caracter mafioso dentro del contexto de homicidio y ante mi reclamo de justicia que tanto inquieta a los involucrados.

En este marco, resultan incontables a la fecha los hechos de acoso y amedrentamiento por parte de la policia desde Diciembre de 2018 constituyéndose en un ataque sin precedentes contra mi integridad psíquica, moral y fisica.

Dejo constancia por este intermedio que no me hago cargo de lo que pueda suceder de aquí en más. No voy a permitir mas injurias ni humillaciones. No estoy dispuesto a dejar pasar ningún nuevo agravio ni atropello en el domicilio de mi hijo donde la policía desde hace años ha tenido el descaro de arremeter incesantemente con el objeto dañar nuestra calidad de vida y perturbar la normal convivencia en el ambito familiar hasta matar haciendo gala de la impunidad que los blinda y el abuso que identifica y caracteriza su violento accionar.

Cansado hasta el hartazgo, rechazo de plano la presencia policial en el hogar de mi hijo como asi también las falacias vertidas por la policía y sus cómplices implicados en el crimen. Denuncio provocación constante, persecución psicológica e incitación a la violencia por parte de la policía lo cual consta en multiples registros fílmicos aportados a la fiscalia del Dr Carballo (totalmente desestimados) como así también dirigidos al tribunal de conducta policial.

En este mismo acto, vuelvo a remarcar que el homicidio de Yamil fue incitado por rechazo, odio y ensañamiento hacia mi familia. Premeditado e inducido por sectores de poder, debidamente mencionados en esta red social y en la causa. Las mentiras e intentos de ocultamiento de pruebas como la presión para silenciar mi voz son fiel reflejo de la culpabilidad que les compete.

Por orden de participación, a lo largo del tiempo en que perdura el calvario al cual nos han sometido, hago responsable de toda la situación vivida como así tambien del homicidio de Yamil en primer lugar al estado provincial en la figura del Juez de Paz Carlos González. Al ex intendente (actual funcionario del Ministerio de Educación) José Maria Peralta. Al actual intendente Jorge Fraresso y al secretario de gobierno Jonathan Buratti, que por supuesto cuentan con la complicidad de un grupo de personas que operan bajo influencia del poder politico y económico del pueblo.

A la Directora del colegio IPEM N° 304 Mirian Moresco (cuñada de la ex presidenta del concejo deliberante de Colonia Almada y miembros de una familia millonaria). A reconocido empresario, íntimamente ligado al poder político y medios de prensa de Córdoba del cual hago reserva de identidad no sin destacar que se halla en manos de la justicia federal.

A los policías Javier Belmonte Pablo Tavolini y, por último, a los miembros de la departamental Tercero Arriba que se encontraron de servicio la noche del 07 de Noviembre de 2018 a quienes la «justicia» preserva y resguarda como así también a los uniformados que se han manifestado de una forma u otra en detrimento del orden, la paz, la verdad y la justicia legítima.

Datos y nombres que han sido debidamente aportados en las respectivas denuncias efectuadas conforme a derecho. Procedo a dejar constancia sobre las amenazas vertidas en mi contra por parte de la policial a efectos de desarticular mi reclamo público de justicia por Yamil.

Hago a todas estas personas responsables de cualquier tipo de derivación o nuevo desenlace trágico en relación a este tipo de operaciones, impropias de un fuerza de seguridad profesional y confiable.

La historia real se encuentra debidamente registrada y acreditada mediante diversos elementos de prueba que obran en papel (un maletín, una mochila, una carpeta y tres bolsas de documentación).

En tal sentido responsabilizo a las fuerzas policiales ante el supuesto caso que los mismos sean arrebatados y desaparecidos de mi hogar como así tambien computadora, pen drives, teléfonos y discos extraibles.

Siendo la hora 19:30 del mismo día, el agente Rusticheli se apersona nuevamente en mi domicilio esta vez accediendo desde el costado de la vivienda sita en la esquina de 9 de julio y 25 de mayo justamente cuando me disponía para ir a visitar a mi madre internada con lo cual se deduce naturalmente que el domo ubicado en dicha esquina esta siendo especialmente utilizado para espiar mis movimientos lo cual no es lícito.

Sumado a esto, tal como ocurrió anteriormente en idéntica circunstancia con el agente Suarez, los enviados proceden a grabar con un teléfono semioculto en el bolsillo derecho de la chaqueta para obtener imágenes de mi persona de manera engañosa desconociéndose la finalidad de este acto totalmente ilegal.

Por último, hago hincapié en el supuesto motivo de la visita efectuada por el agente Rusticheli donde se me notifica de una citación para el día lunes a las 20:00 hs en la dependencia policial de Rio Tercero. Lo cual considero poco fiable, serio y ético considerando el ardid y las prácticas engañosas de este tipo de personajes que no merecen mi más mínima confianza.

En pleno ejercicio de mis facultades y resguardo hacia mi integridad física he decidido no asistir a esta irregular «entrevista» efectuada por el Sargento Borsalino de la Departamental Tercero Arriba, dejando expresa constancia que voy a repeler cada nuevo intento de persecución intimidatoria en mi ccontra con los recursos a mi alcance.

Nadie nos protegió, nadie preservó la vida de Yamil. Nadie investiga, nadie nos cuida. Estuvieron mis hijos en riesgo, nos mataron la flor de nuestros días. Seguimos estando en riesgo y NADIE hace Nada!

Ante la inexistencia de justicia legitima firmo aseverando que la violencia es producto de la injusticia.

Atte Claudio Malizia





Fuente: Anred.org