January 5, 2022
De parte de ANRed
411 puntos de vista


Manifestación contra Rio Tinto en Belgrado. Fuente: Euronews

La empresa anglo -australiana Rio Tinto, anunció hace dos semanas su intención de comprar el proyecto Rincón para  explotar litio en la provincia de Salta. Actualmente se están desarrollando masivas movilizaciones en Serbia para expulsar a la empresa por un proyecto similar. Rio Tinto  figuró entre las 25 mayores productoras de dióxido de carbono en el mundo. En Australia, Estados Unidos, Indonesia y otros países la empresa fue duramente criticada y denunciada por trabajadores debido a sus abusos laborales. Incluso se la acusa de asesinar a una militante en India que protestaba contra la extracción ilegal de diamantes en ese país. Por Ramiro Giganti (ANRed).


“Esto no es normal, vienen a destruir un país, a someter a la población mientras los magnates se enriquecen cada vez más y el gobierno hace negocio con criminales” manifestaba un activista serbio al canal Euronews durante una movilización exigiendo la expulsión de Rio Tinto de ese país. Durante todo el 2021 se desarrollaron movilizaciones contra la empresa minera en ese país. Hacia noviembre las movilizaciones se fueron radicalizando y expandiendo por todo el país, movilizando a miles en la capital Belgrado, con cortes de calle y represión. Dichas movilizaciones continuaron en diciembre pese a que se hayan retirado dos leyes que favorecían a las empresas extranjeras como Rio Tinto exigiendo  que se suprima por completo cualquier posible explotación de litio en el país por parte de Río Tinto y otras empresas por su enorme daño a la naturaleza.

A mediados de diciembre, tras sucesivas movilizaciones, la ciudad serbia de Loznica suspendió el plan regional que permitía la extracción de litio. Dicha decisión parlamentaria llegó precedida de una petición contra la mina de litio firmada por más de 5.000 personas y de las protestas de ciudadanos y activistas por toda Serbia en apoyo a los residentes en la zona.

Pese a esto, el pasado fin de semana continuaron las movilizaciones, en este caso centradas en la ciudad de Novi Sad, la segunda más grande del país después de Belgrado. Las movilizaciones, manifestantes le exigen al presidente Aleksandar Vucic que expulse definitivamente a la empresa e impida este tipo de intervenciones en el país.

Un prontuario global

Rio Tinto Group es un grupo empresarial multinacional del sector de la minería, surgido de la fusión en 1995 de la empresa británica Rio Tinto-Zinc Corporation (RTZ) y y Conzinc Riotinto of Australia Limited (CRA). El poderoso grupo empresario se dedica a la extracción de diversos minerales siendo el extractor de carbón más grande del mundo. Luego, en 2007, llegó a un acuerdo para comprar la empresa canadiense de aluminio Alcan Inc. por más de 38 mil millones de dólares, en un movimiento que la convirtió en la mayor empresa de aluminio del planeta. La empresa también se dedica a la extracción de mineral de hierro, cobre, dióxido de titanio, sal, e incluso diamantes a través de varias divisiones a lo largo del planeta.

Fundada en 1878, la británica Rio Tinto Company Limited (RTC) había empezado a gestionar las recientemente compradas minas  de Rio Tinto en la región de Huelva, España. Hacia mediados del siglo XX con las ganancias acumuladas de dicha explotación, la empresa comenzó a expandirse creando nuevos proyectos en Estados Unidos, Canadá, Rodesia, la Unión Sudafricana, Australia, y otros países.

Tan diversa y global es su expansión como lo son sus conflictos. La empresa acumula críticas de diversa índole en distintas partes del mundo. En 1967, Francisco Franco inauguró junto al embajador estadounidense el Polo Químico de Huelva, en España, que luego sería un enorme generador de desechos tóxicos, largando 230.000 toneladas de ácido sulfúrico por año. Tras acuerdos de “descontaminación” fallidos en los años 80, se estima que residuos tóxicos como mercurio, arsénico, plomo, cadmio e incluso residuos radiactivos como el uranio 226 y el polonio 210 fueron arrojados impunemente al río durante años, hasta 1998. Desde ese entonces se comenzó  a apilar los desechos a 500 metros de las casas, en terrenos pantanosos. En numerosas ocasiones, organizaciones civiles o gubernamentales intentaron limpiar los desechos sin éxito.

El periódico The Guardian, la situó en el puesto Nro. 24 entre las 100 empresas con mayor emisión de dióxido de carbono en el mundo entre 1988 y 2015.

En el año 2008 Noruega incorporó a la empresa a su “lista negra”, junto a otras empresas como Wallmart, o la armamentista británica BAE, prohibiéndole invertir en ese país. Dicha “distinción” se dio por sus repudiadas gestiones  ambientales.

En marzo de 2018, Rio Tinto fue instada a adherir a los objetivos del Acuerdo de París para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. La empresa se negó.

La cuestión ambiental no es el único foco de crítica hacia la empresa. Rio Tínto fue denunciada en distintos territorios por violaciones a derechos humanos y laborales. En el año 2014 en Indonesia, donde la empresa posee una participación del 40% en la mina Grasberg, trabajadores de Rio Tinto concentraron para plantear los problemas que afrontan. Allí denunciaron la precarización laboral mediante subcontrataciones y tercerizaciones con las cuales la empresa incumplía leyes laborales convenidas.

Movilización contra Rio Tinto en Indonesia (año 2014)

En la región de Pilbara, Australia occidental, sector dedicado íntegramente a la actividad minera donde la empresa es uno de los principales operadores, se registró un número de suicidios por encima del promedio, lo que instó a revisar la protección de la salud mental de sus trabajadores.

Allí, en 2020 Rio Tinto volvió a ser el foco de fuertes críticas por destruir sitios sagrados como la cueva de Juukan George, que fue habitada durante 46.000 años por comunidades originarias.

Rio Tinto también fue acusado de planear y financiar el asesinato de la activista Shehla Masood en Bhopal, India. Masood protestaba contra la extracción ilegal de diamantes realizada por la empresa en connivencia con funcionarios del gobierno, y en una carta escrita en el año 2009 disparó duras acusaciones contra el grupo empresario. Si bien nunca fueron probadas las vinculaciones, la empresa se vio involucrada por ser el foco de sus denuncias de corrupción vinculada a la extracción de diamantes. Su asesinato, en 2011, tuvo condenados, pero solo autores materiales, atribuidos a cuestiones personales, lo que actualmente, pasados más de 10 años, sigue siendo objeto de polémica.

El 31 de enero de 2010, Rio Tinto despidió a 570 trabajadores de una mina de borato en Boron, California, EE. UU. Se trata de la mina a cielo abierto mas grande de California, a unos 160 kilómetros de Los Angeles. Algunos de los trabajadores despedidos en este Lock Out llevaban mas de 40 años trabajando en esta mina que la empresa explota desde 1967. La empresa reemplazó a trabajadores con experiencia y antigüedad, muchos de ellos ocuparon toda su vida laboral allí, para reemplazarlo por trabajadores jóvenes, con contratos precarios temporales, logrado así incumplir los convenios colectivos de trabajo y evadir leyes.

Convocatoria a la presentación de un informe contra Rio Tinto en abril de 2014, que tuvo lugar en Londres frente a su oficina principal.

En septiembre del 2020 la empresa fue denunciada por haber contaminado el agua en el pueblo de Bougainville, Papua Nueva Guinea «Nuestros ríos están envenenados con cobre, nuestras casas se llenan de polvo de los montículos de relaves, nuestros niños se enferman por la contaminación», declaró una habitante a la BBC.

Lo que se viene…

Mientras en Argentina gran parte de la población se encuentra algo alejada de las noticias por vacaciones, otra parte mantiene el alerta tras lo sucedido en Chubut y la costa Atlántica se moviliza contra resolución 436/2021 que autorizó la explotación petrolera en tres zonas del Mar Argentino, frente a la costa de Mar del Plata, otro emprendimiento que amenaza el medio ambiente está próximo a embarcar.

El pasado 21 de diciembre se conoció que la empresa Rio Tinto anunció que va a adquirir Rincón, una salmuera que aún no ha sido explotada en la provincia de Salta. Allí, la empresa se dedicaría a la extracción de litio mientras busca construir su posición como proveedor de materiales para baterías. La compra supone una transacción de 825 millones de dólares. Se espera que la transacción se complete en la primera mitad de 2022.

Algunos medios mencionan las protestas en Serbia de grupos ambientalistas, pero poco se publica sobre el amplio prontuario de este gigante global y los daños, no solo hacia el medioambiente, sino las denuncias por violaciones a los derechos laborales.





Fuente: Anred.org