November 4, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
70 puntos de vista

Amontonadas, atraviesan la puerta de un espacio convertido en teatro en la ciudad de Heseke. Vestidos largos, bordados y abrillantados, las cabezas cubiertas con pa帽uelos, hijab, kefiyas, y las sonrisas cargadas de adrenalina que generan los encuentros multitudinarios.

脕rabes, asirias, armenias, kurdas, turcomanas, circasianas y caldeas con sus ropas antiguas t铆picas, que utilizan en ocasiones especiales. Van ingresando a la sala, toman un dulce en la puerta y dan sus nombres a las mujeres que est谩n en una mesa a la derecha. Ellas los escriben en un peque帽o cartel y se lo entregan, para que se los cuelguen en sus cuellos. Las mujeres son revisadas por las Asayis, las fuerzas de seguridad interior femenina del pueblo, que controlan la seguridad de Rojava. A muchas, luego de revisarlas, las saludan con un beso y un abrazo.

As铆 comienza la conferencia bianual de Kongra Star, en una ma帽ana soleada de un s谩bado de octubre, donde mujeres de cada una de las aldeas y ciudades de la regi贸n de Haseke, el norte de Rojava, se re煤nen para evaluar las actividades de los 煤ltimos a帽os, su situaci贸n pol铆tica y organizativa, criticar los errores y aciertos, y elegir a nuevas representantes para los pr贸ximos veinticuatro meses.

Antes de 2012, las mujeres kurdas que habitaban Rojava ten铆an negada su existencia e identidad, sujetas al mando de los hombres de sus familias. Ellas eran utilizadas como mercanc铆a y tratadas como extranjeras por el Estado sirio. La idea de ocupar espacios p煤blicos y tomar decisiones sobre sus propias vidas comenz贸 en secreto y clandestinidad, el 15 de enero de 2005, cuando conformaron una organizaci贸n llamada Yek卯tiya Star, que en kurdo se refiere Yek卯tiya a 鈥渦ni贸n鈥 y a Star 鈥淚shtar鈥, la diosa de los pueblos de la Mesopotamia antigua. Ishtar representa la reivindicaci贸n de un pasado donde las ra铆ces identitarias de las mujeres estaban asociadas al poder y a la sacralidad de la fuerza femenina.

Esta organizaci贸n ten铆a como objetivo crear espacios que aborden los problemas de las mujeres y fomenten la autoorganizaci贸n para solucionarlos. A pesar de las constantes prohibiciones y detenciones por parte del gobierno sirio, la organizaci贸n no dej贸 de crecer desde su nacimiento.

鈥淥cupar las calles y construir una alternativa pol铆tica propia鈥

La crisis pol铆tica en Siria, luego de la primera d茅cada del siglo XXI, y la guerra civil, habilitaron las condiciones para que las mujeres ya organizadas tengan la oportunidad de ocupar las calles y construir una alternativa pol铆tica propia. Kongra Star fue el segundo nombre de la organizaci贸n post revoluci贸n, que comenz贸 no solo a organizar a mujeres kurdas sino tambi茅n a crear leyes basadas en los derechos de la mujer.

Adem谩s amplifico la participaci贸n a mujeres de todas las etnias y de lugares cercanos a Rojava como Alepo y Damasco. Hasta el  2012, nadie hab铆a visto nunca a una mujer en este territorio hablar en p煤blico hasta que una lo hizo, luego otra y otra, hoy la utop铆a se volvi贸 cotidianeidad.

Diplomacia, pol铆tica, prensa, cultura, organizaci贸n, econom铆a, salud, educaci贸n, ciencia y seguridad. Esos fueron los espacios que comenzaron a te帽irse con la mirada de la mujer, permitiendo profundas transformaciones acordes a la 茅pica revolucionaria que se encontraba en pleno nacimiento.

La lucha contra la violencia hacia la mujer, el cupo de mujeres en distintos espacios de autogobierno, educaciones para evitar matrimonios forzados y precoces, la autodefensa de la mujer, y la demostraci贸n de combate y sacrificio en las fuerzas armadas fueron algunos de los temas de la agenda que demandaba un territorio, donde el patriarcado tiene particularidades muy diferentes a Occidente.

鈥淎hora es natural considerar a la mujer como responsable y reconocer su existencia. El hombre comprendi贸 que no era el 煤nico que tomaba decisiones ni el 煤nico con autoridad para hablar. Este a帽o se hizo hincapi茅 en la educaci贸n de los hombres. Las mujeres tambi茅n deben ser educadas y conscientes, pero una lucha unilateral no es una estrategia productiva. Los hombres reconocieron la necesidad del cambio, e incluso tuvimos amigos varones en la organizaci贸n que educaron a su propio g茅nero sobre la lucha de las mujeres. Estos estudios son continuos鈥, as铆 se expresa R卯han Loqo, integrante de la coordinaci贸n del Kongra Star, en declaraciones para la agencia de noticias kurda ANF.

Dentro del teatro en Heseke, siete c谩maras filman y toman fotos. Todas son manipuladas por mujeres de diferentes medios femeninos, como el canal Jin Tv, la televisi贸n aut贸noma de las mujeres, donde quien conduce hasta quien hace las conexiones el茅ctricas son mujeres.

Un teatro habitado por la memoria

Sube al escenario llena de seguridad y elegancia, toma el micr贸fono y saluda en kurdo 鈥渁l l铆der Reber Apo (Abdullah 脰calan), a las y los 鈥渟ehid (m谩rtires) que dieron la vida por la causa y sus familias, y a lxs compa帽erxs que siguen luchando en las monta帽as鈥. Ella es Rima Mahmud, una de las mujeres que est谩 desde el principio en la organizaci贸n y hoy tiene la tarea de representar a las mujeres congregadas en la ciudad.

Por detr谩s y por delante del escenario la imagen del l铆der kurdo Abdullah 脰calan acompa帽a a la de las mujeres ca铆das este a帽o. Entre ellas est谩 la foto de Nagihan Akarsel, una referente luchadora por los derechos de las mujeres en todo Kurdist谩n y una de las fundadoras de la revista Jineoloj卯, asesinada en la ciudad de Suleimaniya (en Bashur, Kurdist谩n iraqu铆) de ocho tiros hace m谩s de un mes.

Por detr谩s un grupo de j贸venes adolescentes viste ropa no t铆pica, pero la mayor铆a de ellas traen consigo una kefiya. Se llaman 鈥淛inen ciwanen soresgeri鈥 (mujeres j贸venes revolucionarias).

La mujer que prosigue habla en 谩rabe durante media hora y luego alguien traduce al kurdo. Despu茅s, todas frenan para hacer un descanso. Por los altoparlantes suena m煤sica t铆pica kurda y un grupo grande hace una ronda de baile. Otras, de pie en el lugar donde estaban sentadas, se toman una mano y levantan la otra en V. Llegan las galletas, los t茅.

Una de las primeras pr谩cticas propuestas por 脰calan en los primeros a帽os del movimiento y tomadas firmemente por las compa帽eras, fue la creaci贸n de espacios aut贸nomos, donde las mujeres puedan encontrarse y tratar sus problem谩ticas sin la mirada del hombre. 鈥淜ustina zilam鈥 (Matar al hombre dominante) fue un concepto que a帽os despu茅s aglutin贸 una serie de propuestas para fomentar la liberaci贸n de las mujeres dentro del propio Partido de los Trabajadores de Kurdist谩n (PKK) y en la sociedad kurda.

Ahora, una de las compa帽eras sugiere poner m煤sica 谩rabe para bailar. Otra vez una ronda. Otra vez las mujeres se toman de las manos y ahora realizan un movimiento de hombros a destiempo de la m煤sica.

Un grupo grande de mujeres llegan juntas y riendo. No hay espacio para que pase el aire entre una y otra. Ingresan a la sala y todas las compa帽eras que estaban sentadas se levantan: traen un cartel con la imagen de Jina Amini, cada una trae un pa帽uelo blanco que cubre su cabeza. Son las 鈥淒ayiken Asitiye鈥, las Madres de los S谩bados, como se nombran aqu铆; sus hijos fueron desaparecidos por el gobierno turco y sirio. Son las mismas madres que hace una d茅cada visit贸 Nora Corti帽as, integrante de las Madres de Plaza de Mayo -L铆nea Fundadora-, encuentro que qued贸 registrado en el film, de producci贸n argentina, 鈥淧a帽uelos para la Historia鈥.

La lucha que nunca acaba

No todo son logros. Las opresiones, los maltratos, las violaciones, los casamientos forzados y los femicidios que se erradicaron en muchas ciudades y aldeas, vuelven a aumentar en los territorios de Rojava que fueron ocupados por Turqu铆a. Un ejemplo de esto es la ciudad de Afrin, ocupada ilegalmente desde 2018 por las fuerzas de Turqu铆a. En varias oportunidades, Naciones Unidas confirm贸 los abusos sistem谩ticos, asesinatos, extorsi贸n y torturas cometidos por grupos yihadistas desde que Ankara controla esa regi贸n de mayor铆a kurda.

En una de las 煤ltimas declaraciones de Kongra Star, se explic贸 que en las zonas ocupadas por Turqu铆a en Rojava 鈥渆l feminicidio es llevado a cabo sistem谩ticamente por las fuerzas de ocupaci贸n. Para quienes integran Kongra Star, las mujeres que luchan y se organizan en el Kurdist谩n sirio son un 鈥渆jemplo vivo para el mundo de que es posible eliminar la crisis sistem谩tica que la modernidad capitalista est谩 causando, as铆 como el sexismo, el nacionalismo y el fanatismo, y establecer un nuevo sistema en el modelo de la naci贸n democr谩tica鈥.

En uno de los 煤ltimos comunicados emitido desde la organizaci贸n Kongra Star expresan:

鈥淗oy en d铆a, en Rojava y en el norte y el este de Siria, lugar que inspira a las mujeres de todo el mundo a trav茅s de la Revoluci贸n de las Mujeres, el feminicidio es llevado a cabo sistem谩ticamente por las fuerzas de ocupaci贸n. Se trata de un intento de acabar con la revoluci贸n de las mujeres. Sin embargo, declaramos que nosotras, como mujeres, reforzaremos decididamente nuestra resistencia contra la ocupaci贸n hasta que alcancemos nuestro objetivo鈥.

鈥淪omos un ejemplo vivo para el mundo de que es posible eliminar la crisis sistem谩tica que la modernidad capitalista est谩 causando, as铆 como el sexismo, el nacionalismo y el fanatismo, y establecer un nuevo sistema en el modelo de la naci贸n democr谩tica鈥.

FUENTE: Mauricio Centuri贸n, desde Rojava / ARG Medios / Fotos: Mauricio Centuri贸n

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org