March 13, 2022
De parte de La Haine
215 puntos de vista

Nuevo texto de Batur Ozdinc, anarquista de Turqu铆a de AKA (Colectivo Anarqu铆a Ankara), sobre la invasi贸n de Ukrania

Un grupo de anarquistas ucranianos de Kiev ha anunciado que se ha unido a la resistencia popular contra la ocupaci贸n rusa y ha creado su propio grupo armado. Esta noticia ha causado mucha controversia en los c铆rculos anarquistas. Sin conocer todas las circunstancias, se podr铆a pensar que este grupo es partidario de la OTAN, nacional anarquista desorientado o incluso que apoya a los neonazis. Pero este no es el caso en absoluto. Seg煤n las declaraciones que hicieron antes y durante la guerra, estas personas saben muy bien lo que es la OTAN, el capitalismo, el nacionalismo y el imperialismo y est谩n en contra de todo eso. Para m铆, sin embargo, estas personas no son m谩s que un grupo de camaradas en medio de un campo de batalla en el que intentan salvarse manteniendo sus convicciones.

Personalmente, como probablemente compartan muchos anarquistas, creo que el “estado ruso” (lo separemos o no del Donbass) no tiene “derecho” a invadir Ucrania con el pretexto de su tutela por parte de la OTAN. En este sentido, la resistencia del pueblo de Ucrania (me refiero a los civiles, no al ej茅rcito ucraniano) puede considerarse “correcta”. Sin embargo, en toda guerra hay dos bandos, y ahora ambos est谩n a favor del capitalismo, aunque uno de ellos parezca m谩s desp贸tico e imperialista. Adem谩s, son el Estado y la maquinaria capitalista los que enfrentan a los civiles imponiendo ideas nacionalistas. En algunos casos esto lleva al derramamiento de sangre e incluso al genocidio, como ocurri贸 con los armenios en el Imperio Otomano o con los jud铆os y gitanos en la Alemania nazi. Aunque parezca inocente en la superficie, la “resistencia civil” puede conducir a linchamientos y asesinatos de otras nacionalidades e incluso a la creaci贸n de un nuevo Estado “nacionalista”.

Apoyar al “bando” ucraniano ahora no es lo mismo que ponerse del lado de la revoluci贸n en Catalu帽a en 1936 (la llamada Guerra Civil espa帽ola), cuando se cuestionaba la existencia de las instituciones del capitalismo, la religi贸n y el Estado. Tampoco se asemeja a los procesos que est谩n teniendo lugar en Rojava (norte de Siria) bajo la influencia de los escritos de Bookchin. La sociedad ucraniana puede ser m谩s “democr谩tica” y abierta (que Rusia) en el sentido liberal, pero Ucrania sigue siendo un Estado capitalista.

Por otra parte, el sentimiento antirruso, alimentado por los medios de comunicaci贸n occidentales, se est谩 convirtiendo en una forma de racismo, una agresi贸n hacia los pueblos de Rusia y su cultura en general, no s贸lo hacia Putin, el Estado ruso o el imperialismo. Creo que es algo a lo que, como anarquistas, debemos oponernos, subrayando que la OTAN no es menos mala (y en algunos casos puede ser m谩s mala) que el imperialismo ruso.

El anarquismo y la “guerra” son dos conceptos diferentes que divergen en todo. Muchos de nosotros seguimos utilizando el t茅rmino “guerra de clases” en algunos casos, pero no de la forma en que lo hacen los partidarios del Estado. No defendemos la idea de grupos de personas “permanentemente armados” reclutados para defender el pa铆s (o sea un ej茅rcito organizado) e incluso, como la mayor铆a de anarquistas, no apoyamos ning煤n “ej茅rcito”. En general, nos gusta la resistencia partisana libertaria, cuyo objetivo es la revoluci贸n social o la autodefensa, o ambas. A veces cooperamos con otras fuerzas (capitalistas, estatales o incluso imperialistas) pero, como dijo Durruti, “ning煤n gobierno del mundo lucha contra el fascismo hasta el final” y tenemos que recordar que esta cooperaci贸n es temporal y no es de nuestro agrado.

Para muchos de nosotros es f谩cil decir “No a la guerra y no a la OTAN y a Rusia al mismo tiempo”. En turco existe la expresi贸n “Davulun sesi uzaktan hos gelir” (“El tambor suena bien desde lejos”, o “La hierba es m谩s verde en el otro lado”). Por otro lado, he le铆do mucho sobre la represi贸n de los anarquistas bielorrusos y c贸mo se vieron obligados a huir en su mayor铆a a Ucrania y Polonia y puedo imaginar lo dif铆cil que es sobrevivir en un pa铆s sometido a la invasi贸n imperialista, como es el caso de los camaradas ucranianos. S贸lo puedo imaginar c贸mo sufren los oprimidos de Bielorrusia y Rusia; as铆, puedo entender su rabia contra el imperialismo ruso.

Una 煤ltima cosa: aunque nuestras acciones y declaraciones (como anarquistas) puedan diferir en el tiempo y el espacio, todos estamos en contra del Estado, el capitalismo y el imperialismo. En estas condiciones, aunque excepcionalmente cooperemos con fuerzas no anarquistas, no debemos olvidar que aquellos con los que luchamos codo con codo pueden convertirse en nuestros enemigos en un futuro pr贸ximo. Nuestro principal objetivo debe ser desarrollar la solidaridad internacional entre nuestros camaradas y la clase obrera. Tambi茅n debemos continuar la lucha contra la guerra.

Batur Ozdinc
Fuente: avtonom.org




Fuente: Lahaine.org