April 1, 2021
De parte de Federaci贸n Anarquistas Gran Canaria
133 puntos de vista


Fuente: http://alasbarricadas.org/noticias/node/45583

Dise帽o de  @Mdot45932033

NoticiasALB: 驴Por qu茅 se te juzga el d铆a 24 de marzo? Rel谩tanos el caso.

Ruym谩n: Sucedi贸 en el contexto del proyecto de la 鈥淐omunidad la Esperanza鈥 (municipio de Santa Mar铆a de Gu铆a, Gran Canaria), el proyecto de autogesti贸n de vivienda m谩s grande del Estado (76 familias, m谩s de 200 personas), iniciado por la FAGC a comienzos de 2013. Hab铆an pasado 2 a帽os y est谩bamos a punto de realojar a las 煤ltimas 5 familias en las 煤ltimas 5 viviendas que quedaban vac铆as. Yo por entonces viv铆a en la Comunidad, pues pr谩cticamente militaba all铆 a tiempo completo.


Un d铆a de finales de abril de 2015 me dispon铆a a ir mi puesto de trabajo cuando de un coche sin distintivos se bajaron dos hombres: eran guardias civiles de paisano. Me dijeron que me identificara y, alegando que mi 鈥渋dentificaci贸n no era satisfactoria鈥, me obligaron a acompa帽arles al cuartelillo. Al entrar se monta una verbena, de gritos y abucheos. Me llevan a la sala de interrogatorios y all铆 empieza una bater铆a de insultos machistas, hom贸fobos y racistas. El que m谩s me impact贸, porque demostraba que 铆bamos por buen camino, fue el siguiente: 鈥t煤 eres anarquista, 驴no? Entonces que haces realojando y llenando Gu铆a de gitanos y toda la chusma que no quieren ni en Jin谩mar ni en La Feria (barrios populares de la isla) cuando deber铆as estar en Las Palmas quemando contenedores y cajeros鈥. Se me ocurri贸 contestarle, que chusma y gentuza no eran las familias a las que ayud谩bamos desde la FAGC, sino los poderes pol铆ticos y financieros que ellos protegen鈥 Eso provoc贸 la primera bofetada. Despu茅s llegaron los codazos y rodillazos, tirones de pelos, golpes en la espalda y por 煤ltimo el estrangulamiento.

Cuando me sueltan, despu茅s de expectorar sangre, reclamo el Habeas Corpus, asistencia m茅dica, que se contacte con un abogado de mi confianza y les recomiendo que, si me van a seguir pegando, lo hagan en la cara para poder denunciarlo al d铆a siguiente a los medios de comunicaci贸n. Despu茅s de eso sucede una monta帽a rusa judicial. El guardia civil que me tortura, alega que yo le propin茅 una patada en el muslo en el cuartelillo y me acusa de atentado a la autoridad (un delito posterior a la detenci贸n). El juez lo rechaza y lo reduce a falta de desobediencia. Tiempo despu茅s se acepta el recurso del guardia civil, que insiste en el atentado, pero a ellos se les imputa torturas y detenci贸n ilegal. El 24 se me juzga tanto a m铆 como a ellos, pero no hay que ser demasiado listo para conocer el resultado鈥

N- Por tanto, entendemos que tu juicio en gran parte se debe a intentar acallar voces cr铆ticas con la situaci贸n que vive el archipi茅lago 驴Se podr铆a calificar de crisis humanitaria la situaci贸n social en Canarias? 驴nos la puedes describir?

La situaci贸n econ贸mica y social de Canarias es la propia del denominado 鈥淭ercer Mundo鈥: pa铆ses ricos en recursos, pero con una poblaci贸n empobrecida y con una brecha descomunal entre ricos y pobres. Cuando las agencias tur铆sticas llaman a Canarias 鈥渆l Caribe europeo鈥, no se dan cuenta de la tremenda iron铆a: s铆, hay palmeras, playas y sol, pero precisamente como todos los territorios receptores de turismo con una econom铆a terciarizada, la poblaci贸n local no conoce otra cosa que la precariedad y el desempleo (25%, aunque es una cifra muy enga帽osa porque mucha gente ya ha desistido de apuntarse al INEM y sobreviven de la econom铆a en B), todos los recursos se destinan a satisfacer a la poblaci贸n flotante de turistas europeos, mientras nuestros ni帽os son los m谩s pobres del Estado (35%), casi la mitad de la poblaci贸n canaria est谩 en riesgo de exclusi贸n (40%, y es un dato anterior a la pandemia), tenemos uno de los salarios m谩s bajos del Estado y la cuarta mayor subida del precio del alquiler (56%), hay 138.000 casas abandonadas a la vez que se producen 300 desahucios por trimestre鈥

S铆, en Canarias vivimos una crisis humanitaria que arrastra consigo la redicha 鈥渃risis de valores鈥. El 鈥淓stado de bienestar鈥 es un mito, y a煤n as铆 sostiene algunos de sus resortes porque sigue suponiendo el 煤ltimo dique de paz social para contener a una poblaci贸n que en muchos casos sobrevive con menos de 14 euros al d铆a (hablamos, por ejemplo, de unos subsidios que rara vez superan los 430 euros mensuales).

N- Y ante esta crisis, 驴qu茅 est谩n haciendo las administraciones p煤blicas ante esta situaci贸n?

Dise帽o de  @Mdot45932033

Como he dicho, intentar que el cord贸n umbilical con la gente no se rompa del todo, intentar mantener los niveles de dependencia gubernamental a la misma altura que los niveles de subsistencia, con todo lo que ello supone de estandarizaci贸n, cronificaci贸n, normalizaci贸n y masificaci贸n de la pobreza. Sin embargo, cada vez les cuesta m谩s. Y en muchos casos han terminado por inhibirse. Llevan a帽os derivando los problemas de vivienda a colectivos como la FAGC o el Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria. Sacan pecho por haber dado vivienda en 4 a帽os al mismo n煤mero de personas a las que nosotras se lo hemos podido facilitar en 6 meses. Cada vez que el SIGC se ha tenido que reunir con alguien de la administraci贸n 茅stos han tenido que admitir que somos la entidad que m谩s vivienda facilita en todo el archipi茅lago, por encima de cualquier instituci贸n p煤blica.

La inoperancia, ineptitud e insensibilidad de las administraciones no conoce partido ni color pol铆tico. Con el cuatripartito de izquierdas en el gobierno auton贸mico, y distintas coaliciones 鈥減rogresistas鈥 en distintos municipios, la situaci贸n de la vivienda no ha dejado de precarizarse y no se ha desarrollado ninguna pol铆tica distinta a la de los partidos de la derecha. Y esto por hablar s贸lo de vivienda. Si tuvi茅ramos que hablar de pol铆ticas migratorias y de acogida, de la gesti贸n de las viviendas tuteladas para mujeres que han sufrido violencia de g茅nero, de la subordinaci贸n ante el lobby hotelero, de la complicidad en los procesos de gentrificaci贸n, de la gesti贸n de la pandemia, una sola entrevista no nos bastar铆a.

Al final el Sistema est谩 demostrando su inutilidad. Y ah铆 est谩 el nicho que debe aprovechar el movimiento libertario para demostrar que sin Capitalismo y sin Estado, sin su Sistema, con nuestra autogesti贸n, la vida es posible y, sobre todo, m谩s justa, m谩s digna, menos miserable y m谩s libre.

N- 驴Y cu谩l es el papel que juegan la FAGC y el SIGC?

La FAGC y el SIGC est谩n priorizando una cosa: ayudar y cuidar a la gente de nuestra clase. Impulsamos 10 comunidades autogestionadas, similares a 鈥淟a Esperanza鈥, por toda la isla; tenemos grandes terrenos expropiados para garantizar la autosuficiencia econ贸mica de algunas de estas comunidades y de compa帽eras con ingresos 0; tenemos proyectos seguros de vivienda para garantizar que el Estado no eche sus garras sobre compa帽eras migrantes en situaci贸n de persecuci贸n policial (dos proyectos, 鈥淟as Mas铆as鈥 y 鈥淓l Refugio II鈥 se destinan en exclusiva a este fin); hemos organizado tambi茅n una humilde red sanitaria para dar atenci贸n a 茅stas compa帽eras; hemos desarrollado una peque帽a red de intercambio de ropas, enseres y electrodom茅sticos (sobre todo termos para calentar agua) para garantizar unas m铆nimas condiciones de vida; tenemos tambi茅n una una 鈥淥ficina de asesor铆a laboral y legal para precarias鈥, que es frecuentada en su mayor铆a por mujeres que ejercen la prostituci贸n y que han sufrido violencia machista y tr谩nsfoba de forma sistem谩tica; el Sindicato, por su parte, se encarga de enfrentar decenas de casos de desahucios diarios, asesorando legalmente, forzando la negociaci贸n o presionando a administraciones y entidades desahuciadoras.

Nuestra estrategia, al incidir en que las herramientas libertarias pueden dar soluciones reales a los problemas reales de las personas reales, es, aparte de mantener viva a nuestra gente, tratar de radicalizarlas en la pr谩ctica, demostrarles que el Sistema les ha dado de lado, que el Estado no ofrece soluciones, que el Capitalismo es un modelo econ贸mico fracasado, y que debemos empezar construir desde abajo la alternativa a las instituciones que queremos destruir. Como dec铆a Malatesta, s贸lo se puede destruir aquello que se puede sustituir. 

N-驴Han tenido alg煤n apoyo de los movimientos sociales o de los partidos de izquierda?

Dise帽o de @Mdot45932033

En absoluto. Algunos colectivos de la isla s铆 han sido m谩s receptivos a la hora de difundir o solidarizarse cuando el Sistema nos ha reprimido, y les estamos muy agradecidas por ello, pero currar en nuestros proyectos, aunque les quedara a mano, pues no.

Yo entiendo que, desgraciadamente, la militancia social se desarrolla muchas veces con una mentalidad capitalista, de competencia. Es s煤per contradictorio, pero son muchos a帽os de condicionantes educativos y sociales como para barrerlos de un plumazo. Los colectivos que creen que se les disputa el territorio (la isla) o el campo de acci贸n (la vivienda, por ejemplo) interpretan la actividad ajena como una amenaza o un desaf铆o. El capitalismo no se queda en la puerta de los locales de los colectivos esperando que acabe la asamblea. Su cultura est谩 en nosotras, y lo infecta todo. 

Despu茅s hay otro factor: los colectivos tampoco son ajenos a los efectos de la derechizaci贸n social. Nuestros proyectos de expropiaci贸n de vivienda han llegado a ser condenados por 鈥渇omentar la lacra de la okupaci贸n y el parasitismo鈥, nuestros proyectos antirracistas por 鈥渆jercer de efecto llamada y ayudar a disolver la identidad canaria鈥, y nuestra oficina de asesor铆a para precarias por 鈥減ermitir la filtraci贸n trans-queer en el feminismo y facilitar la condiciones de vida de las putas, impidiendo as铆 que dejen la prostituci贸n鈥. Todo esto desde la 鈥渋zquierda鈥. Es muy dif铆cil enfrentarse al Sistema cuando el Sistema est谩 en ti, muy dif铆cil combatir el fascismo cuando el fascismo eres t煤.

Por otro lado, nuestra actitud antipartidista, de fiscalizaci贸n y confrontaci贸n institucional, hace que los colectivos que viven de las instituciones tampoco nos miren con buenos ojos.

Sobre los partidos es absurdo a帽adir nada. Son el poder. Lo que no pueden cooptar, lo rompen.

N- Vuestro 谩mbito es Gran Canaria, pero 驴la situaci贸n en el resto de las islas es similar o presenta particularidades?

Dise帽os de  @Ana_Resya

Ser铆a atrevido hablar desde la distancia y generalizar. Quiz谩s las islas occidentales m谩s peque帽as, como El Hierro y la Gomera, no tengan un problema de vivienda como el resto, y s铆 uno de emigraci贸n juvenil. La Graciosa, con sus 734 habitantes, tampoco es extrapolable. Pero las islas m谩s grandes y pobladas, como Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote, y tambi茅n se podr铆a incluir La Palma, mantienen una din谩mica com煤n con Gran Canaria: sector primario desmantelado, turistificaci贸n masiva, salarios bajos, subida desproporcional del precio de la vivienda, gentrificaci贸n feroz, okupaci贸n como alternativa desesperada a los desahucios y la carest铆a del techo, etc.

Canarias en su conjunto es el parque de recreo de los europeos de clase media alta. Vienen, consumen recursos y depositan sus ingresos (hay que tener en cuenta que hablamos, por lo general, de un turismo muy 鈥渂arato鈥) en manos de hoteleros y rentistas, sin que se reparta una migaja entre la clase trabajadora. Nos han educado para servir, para tener contentos a los turistas, para defender el turismo como un patrimonio de nuestra idiosincrasia, para sentirnos orgullosos de ser espa帽oles de segunda y europeos de tercera, y mientras vivir de espaldas al continente africano, al que apenas tenemos a 95 kms. Los efectos de esta colonizaci贸n ideol贸gica s铆 pueden considerarse comunes en la mayor铆a de las islas.

N- La pobreza cr贸nica que vive una parte de la poblaci贸n canaria se ha visto aumentada por la crisis de la pandemia. Pero ahora adem谩s tenemos otra crisis provocada por la llegada de numerosos cayucos con gente que huye de las crisis de otros pa铆ses. Esto ha generado brotes de racismo. 驴C贸mo se puede combatir esta lucha del pen煤ltimo contra el 煤ltimo?

Es parte de lo que comentaba antes. Se ha tejido un relato ficticio, en el que se habla de 鈥渋nvasi贸n鈥 por recibir a 25.000 personas provenientes de 脕frica y no por recibir a 15.000.000 provenientes de Europa. Es una cuesti贸n de racismo y xenofobia, y tambi茅n de aporofobia, sabiamente fomentada por las instituciones y partidos, en sus pugnas pol铆ticas, y por los medios de comunicaci贸n convertidos en folletines y panfletos.

Aqu铆 nadie est谩 planteando que la migraci贸n es un fen贸meno natural, que sin ella seguir铆amos en la charca primigenia. Nadie est谩 planteando que las migrantes lo que quieren es ir a Europa, que Canarias es s贸lo un puerto de paso, y que eso har铆an si la pol铆tica migratoria espa帽ola, pactada con los pa铆ses africanos, no impidiera a los ciudadanos del continente viajar por v铆as convencionales. Nadie plantea que, aunque quisieran residir aqu铆, y bienvenidas sean siempre, Canarias tiene suficiente capacidad de recepci贸n para 25 mil personas si ha habido a帽os que nos hemos tragado sin pesta帽ear hasta 18.000.000 de turistas (cifra de 2019, la media suele estar en torno a los 15 millones). Nadie est谩 planteando que la Ley de Extranjer铆a es una ley genocida, que es ella la que estipula que los pasaportes y billetes de las migrantes no valen nada, es la que les empuja a jugarse la vida en el Atl谩ntico, y es la que esta convirtiendo nuestro oc茅ano en la mayor fosa com煤n del mundo. Cada vez que oigan la historia de madres que echan los cad谩veres de sus hijos por la borda de un cayuco o que se conmocionen por la imagen de un beb茅 n谩ufrago siendo reanimado en la orilla de nuestra costa, piensen en la Ley de Extranjer铆a y tambi茅n en el 鈥済obierno m谩s progresista de la historia鈥.

La 煤nica forma de acabar con el racismo es confrontar a los racistas. En todos los momentos de crisis econ贸mica y social, los reaccionarios, demagogos y fascistas han sabido sacar r茅dito se帽alando a un chivo expiatorio que, no es casual, siempre es el m谩s vulnerable. La clase trabajadora nativa, desempleada y empobrecida, y puede sentirse tentada a entrar en una din谩mica repulsiva pero completamente arraigada en nuestro educaci贸n y sistema de valores jer谩rquico: ante un problema es m谩s f谩cil buscar a los responsables abajo que arriba. Buscarlos abajo apenas requiere esfuerzo ni compresi贸n de la situaci贸n. No hay consecuencias si aplicas la violencia, ni represalias, ni respuesta. Total impunidad. Buscarlos arriba requiere el valor de organizarse contra un enemigo poderoso y cada golpe que asestes tendr谩 una reacci贸n de proporciones incalculables.

Hay que ir a los barrios, hacer pedagog铆a con la pr谩ctica, generar herramientas de autodefensa que pongan en jaque a los fascistas y tratar de que las personas que comparten hambre y clase confluyan.

N- 驴Cr茅eis posible transformar este 芦capitalismo de desastre禄 en una nueva sociedad solidaria? 驴qu茅 hab茅is notado entre la gente de abajo?

Dise帽o @_esclava_

Sabemos que es posible, pero tenemos otra certeza mayor: es imprescindible, necesario, cuesti贸n de pura supervivencia. Si no articulamos un movimiento capaz de combatir y sustituir el modelo capitalista por uno justo, aut贸nomo, libre, horizontal, igualitario, desjerarquizado, nuestras condiciones de vida empeorar谩n como nunca, desde la Revoluci贸n Industrial, y engendraremos hijos esclavos.

La crisis de la pandemia ha demostrado lo fr谩giles que son en realidad nuestras sociedades jerarquizadas, cimentadas sobre el consumo y la insensibilidad social. Ha demostrado que el Sistema tiene los pies de barro y que al m铆nimo problema cunde el 鈥渟谩lvese qui茅n pueda鈥 y la estructura gubernamental tiene que recurrir a la violencia y el autoritarismo para evitar que el tejido que la sustenta se deshilache. Ha demostrado, a su vez, que el apoyo mutuo es la 煤nica herramienta que permite salvar los muebles en caso de naufragio, que las comunidades fuertes se bastan para cuidar de los suyos, para cuidar a sus mayores y enfermos, para crear redes solidarias que hagan que a nadie le falte un planto en la mesa e, incluso, que en per铆odo de aislamiento nadie tenga por qu茅 sentirse solo. Necesitamos articular movimientos de base que empujen a las Sociedades contra los Estados, a las Comunidades contra la Propiedad, a las personas libres contra los aut贸matas fascistas.

La gente de abajo necesita soluciones inmediatas y urgentes. No quiere que unos besugos pagados de s铆 mismos les digan que el problema de la atomizaci贸n de la izquierda es la 鈥渄iversidad鈥, ni quieren tampoco que les hagamos test de pureza ideol贸gica para comprobar si son dignas de estar ante la presencia de 鈥渁narquistas coherentes鈥. Necesitan herramientas para conseguir techo, abrigo, comida, para defenderse del matonismo policial, para proteger a sus hijos de los servicios sociales, para evitar que los echen de sus barrios, para evitar que las discriminen o apaleen por ser lesbianas, putas o trans, para evitar que los encierren en campos de concentraci贸n o para evitar que les prendan fuego por la noche mientras se refugian en un cajero. No s茅 lo que son las 鈥渋deolog铆as de identidad鈥, pero s铆 s茅 lo que es el clasismo y el elitismo porque lo llevo sufriendo, de forma directa, toda mi jodida vida. Lo que fragmenta al movimiento obrero no son sus distintos adjetivos; es transmitir la idea de que las que buscan pan y calor tienen intereses contrapuestos a las que buscan lo mismo y adem谩s que no las discriminen por su g茅nero, etnia, orientaci贸n sexual, etc.

Lo que rompe la lucha popular es que sus riendas hayan ca铆do en manos de la burgues铆a, que es casi siempre la que m谩s tiempo tiene para teorizar y dar lecciones, y que esta aristocracia de izquierdas decida unilateralmente cu谩l es nuestra agenda, en funci贸n de sus caprichos o fobias personales. Una agenda que lleva demasiados a帽os dedic谩ndose a disparar a la gente m谩s jodida y marginada y no a los grandes poderes, p煤blicos y privados. Es hora de 鈥渟er pueblo鈥, de asumir que las de abajo tenemos mucho que decir, de organizarnos a ras de suelo y correr desbocadas contra el enemigo, sea cual sea el color de su bandera, rompiendo bridas, riendas y correas. S贸lo una organizaci贸n popular de base, incontrolable para partidos e instituciones, puede ejercer la oposici贸n y el contrapoder necesarios para que un d铆a, quien sabe cuando, podamos ser m谩s de lo que somos.

-隆Te deseamos mucha suerte para el juicio y 谩nimos!



on Twitter


on Facebook




Fuente: Anarquistasgc.noblogs.org