April 29, 2021
De parte de Indymedia Argentina
301 puntos de vista


La UIA, centrales sindicales y el gobierno pautaron un incremento en 7 cuotas que será devorado por la inflación.

La CGT, la CTA de los Trabajadores liderada por Hugo Yasky, la Unión Industrial Argentina (UIA) y representantes del gobierno se reunieron este martes en el marco del Consejo de Salario para pautar un aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil. El mismo quedó acordado en un 35% en siete tramos y una cláusula de revisión en septiembre, con lo cual recién en febrero del año que viene llegará a un poco más de 29 mil pesos.

La instancia demostró una vez más ser totalmente funcional a los intereses de los empresarios y a la perspectiva de ajuste trazada por el gobierno bajo las directivas del FMI, debido a que un incremento de estas características será rápidamente absorbido por la inflación que se calcula que a fin de año llegará a un 50%, muy lejos del 29% planteado por el ministro Martín Guzmán. Es decir que en concreto es un chiste llamar a esto “aumento”.

En noviembre del 2015 el salario mínimo cubría el 60% de la Canasta Básica, mientras que hoy solo cubre el 35%, lo que demuestra el profundo proceso de pérdida de poder adquisitivo dentro de la clase trabajadora. Hoy en día se necesitan casi tres salarios mínimos para no ser pobre, ya que según el Indec una familia de cuatro integrantes requiere un ingreso de 61 mil pesos para cubrir todas sus necesidades.

Las cifras son peor aún si se toma en cuenta el cálculo que hacen lxs trabajadorxs de la Junta Interna de Ate Indec, quienes trabajan con los datos oficiales del organismo. Según sus estimaciones un hogar integrado por dos adultxs de 35 años y dos niñxs en edad escolar debería percibir un ingreso de casi 93 mil pesos para satisfacer todas sus necesidades. Quienes componen la Junta Interna aclaran que las cifras reveladas por el Indec componen una Canasta de Consumos Mínimos es decir que “no implican un modelo de lo que sería una canasta óptima o deseable (que no puede surgir de un análisis estadístico, sino de una discusión social más integral acerca de los objetivos y valores a los que se aspira). Éstos son valores de mínima”.

A su vez, según el Centro de Investigaciones y Formación de la República Argentina (Cifra) para volver a los niveles del 2015 el Salario Mínimo debería aumentar un 70%, con lo cual llegaría a 36 mil pesos.

En el caso de los programas de empleo que perciben la mitad del mínimo los aumentos oscilan entre 324 y 540 pesos por cuota, es decir que no alcanza ni a cubrir un kilo de carne y con suerte alcance para un kilo de yerba. Además será un ingreso que incluso se aleja cada vez más de la Canasta Básica Alimentaria que estipula el nivel de indigencia y que hoy está calculada en 25.685 pesos.

Mientras los movimientos sociales de distintas vertientes se manifestaban en la calle para exigir un aumento acorde a la Canasta Básica, los empresarios, las centrales sindicales y el gobierno sellaban el escandaloso y vergonzante ajuste a medida del FMI.


Fuente: http://folweb.com.ar/nota/1838/salario_minimo_un_aumento_hecho_a_medida_de_los_empresarios/




Fuente: Argentina.indymedia.org