March 17, 2023
De parte de Libre Pensamiento
1,783 puntos de vista

Juan Carlos Fern谩ndez, Miguel G贸mez, Isabel Morandeira y Francisco Romero. Fundaci贸n Salvador Segu铆.

La Primera Guerra Mundial enrola a los trabajadores bajo las banderas de las diferentes naciones. En estos a帽os, el nacionalismo triunfa en Europa. Las organizaciones obreras se dividen, y en algunas ocasiones pasan a defender los intereses de determinadas burgues铆as. La aventura colonial en Marruecos tambi茅n env铆a peri贸dicamente a los trabajadores espa帽oles a defender bajo la bandera nacional los intereses de la burgues铆a.

La posici贸n de Salvador Segu铆 ante el hecho nacional catal谩n ha supuesto r铆os de tinta, en un intento de apropiaci贸n del personaje y manipulaci贸n de sus opiniones. Tanto el nacionalismo como el independentismo han intentado unir el nombre de Segu铆 a sus planteamientos y objetivos pol铆ticos en diversas ocasiones, y han tratado de vehiculizarlo hacia sus intereses. Tambi茅n, desde otras corrientes, 煤ltimamente se ha tratado de demostrar lo compatible que puede ser el independentismo y el anarcosindicalismo.

Sobre el llamado 鈥渃onflicto catal谩n鈥

Las famosas conferencias del 2 de octubre de 1919 en el Ateneo y la de la Casa del Pueblo, del 4 del mismo mes, como parte de las impartidas en Madrid por Segu铆 y otros sindicalistas, han dado lugar a dos versiones contrapuestas: una, la reproducida en el peri贸dico Espa帽a Nueva y, otra, basada en la memoria del militante Pere Foix, escrita treinta a帽os despu茅s en su obra 鈥淎p貌stols i mercaders鈥 (1957).

Revisar, para el tema que nos ocupa, las partes m谩s interesantes de ambos textos nos puede ayudar para aclarar este asunto. Dice Pere Foix:

鈥淓n cambio, nosotros, los trabajadores, como sea que con una Catalu帽a independiente no perder铆amos nada, m谩s bien al contrario, ganar铆amos mucho, la independencia de nuestra tierra no nos da miedo鈥.

 鈥淯na Catalu帽a liberada del Estado espa帽ol, os aseguro, amigos madrile帽os, que ser铆a una Catalu帽a amiga de todos los pueblos de la Pen铆nsula Hisp谩nica y sospecho que quienes ahora pretenden presentarse como los adalides del catalanismo, temen una entente fraternal y duradera con las otras nacionalidades peninsulares. Por lo tanto, es falsa la catalanidad de quienes dirigen la Liga Regionalista. Y es que esta gente antepone sus intereses de clase, es decir los intereses del capitalismo, a todo inter茅s o ideolog铆a. Estoy tan seguro de lo que digo, que, sin pecar de exagerado, puedo aseguraros que, si alg煤n d铆a Catalu帽a conquista su libertad nacional, los primeros, si no los 煤nicos, que le pondr谩n trabas, ser谩n los hombres de la Liga Regionalista, porque en Catalu帽a como por todas partes, el capitalismo carece de ideolog铆a鈥.

El texto publicado en el peri贸dico Espa帽a Nueva es una versi贸n taquigr谩fica de un periodista y, por tanto, puede parecer m谩s cercana a las palabras pronunciada por Segu铆:

鈥淪e habla, con demasiada frecuencia, por cierto, de los problemas de Catalu帽a. 驴Qu茅 problemas de Catalu帽a? En Catalu帽a no hay ning煤n problema, el 煤nico problema que pudiera haber planteado en Catalu帽a est谩 planteado por nosotros, pero el problema que est谩 planteado por nosotros no es un problema de Catalu帽a, es un problema universal鈥.

鈥淓n Catalu帽a 鈥攈ay necesidad de decirlo as铆鈥 existe otro problema que es el nuestro, y 茅ste he dicho ya anteriormente, que no es un problema de Catalu帽a, que es de Espa帽a y es universal. En Catalu帽a no hay problema porque all铆 solamente siente ese problema la burgues铆a organizada, que est谩 bajo los auspicios de la Liga Regionalista鈥.

鈥淓n Catalu帽a no hay otro problema palpitante que un problema perfectamente humano, el cual personificamos nosotros, nosotros somos el portaestandarte de esta expresi贸n humana de este problema humano鈥.

鈥淟os trabajadores de Catalu帽a no admiten un problema de independencia nacional鈥

 鈥淨ue se d茅, no ya la autonom铆a, que 茅sta, despu茅s de todo es aceptable, que se d茅 incluso la independencia a Catalu帽a, y 驴sab茅is qui茅nes ser铆an los primeros en no aceptar la independencia de Catalu帽a? Nosotros, no; de ninguna manera; nosotros nos entender铆amos muy bien y pronto con la burgues铆a catalana. 驴Sab茅is, repito, qui茅nes ser铆an los primeros en no aceptar la independencia de Catalu帽a? Los mercaderes de la Liga Regionalista, la misma burgues铆a catalana, que est谩 dentro de la Liga regionalista, ser铆a la que no aceptar铆a de ninguna manera la independencia de Catalu帽a鈥.

Hay, pues, dos versiones diferentes de sendas conferencias. Una se centra m谩s en el aspecto social y las dificultades que ten铆an las organizaciones sindicales para desarrollar su actividad, mientras la otra versi贸n aproxima la figura de Salvador Segu铆, sin capacidad de r茅plica, a las posiciones pol铆ticas que treinta a帽os despu茅s manten铆a Pere Foix, pr贸ximo a Esquerra Republicana de Catalunya.

El nacionalismo catal谩n se gesta durante el siglo XIX, pero pol铆ticamente alcanza su mayor protagonismo a principios del siglo XX; irrumpe como fuerza interclasista y moderna rompiendo con el turnismo de la Restauraci贸n de los partidos din谩sticos, liberal y conservador, que eran hegem贸nicos. En las elecciones de 1907 Solidaritat Catalana, coalici贸n en la que participaba la Lliga obtiene 41 de 44 diputados y los partidos din谩sticos pasan a ser marginales en Catalu帽a. Pero su ideolog铆a conservadora en lo social propiciar谩 los acuerdos forzosos con los partidos de la Restauraci贸n cuando se producen conflictos como ocurre habitualmente con CNT. Segu铆 transmite en las conferencias de Madrid que la Lliga no representa a Catalu帽a, sino que utiliza el discurso de la autonom铆a para desviar la atenci贸n y controlar la sociedad catalana y acumular poder.

Huelga general del 3 de octubre de 2017 en Catalunya

El marco institucional del nacionalismo catal谩n estaba centrado en la Mancomunidad de Catalu帽a, constituida en abril de 1919, un intento de integrar a la Lliga en la pol铆tica de la Restauraci贸n. Se trataba de un organismo semiaut贸nomo con competencias en pol铆tica econ贸mica y fiscal, formado por la uni贸n de las cuatro diputaciones provinciales. La Mancomunidad pod铆a ser el embri贸n de una futura autonom铆a, pero ser谩 insuficiente y reclamar谩n un Estatuto de Autonom铆a. A finales de 1918, la Mancomunidad, apoyada por los ayuntamientos catalanes, present贸 unas bases para la autonom铆a de Catalu帽a. Posteriormente se presentaron dos proyectos de autonom铆a, pero el conflicto de la Canadiense paraliz贸 sus debates. Las posturas enfrentadas entre centralistas y autonomistas fueron sepultadas ante el mayor conflicto social. Nacionalistas catalanes y centralistas, aparcaron sus diferencias, para eliminar por todos los medios posibles a la CNT.

En otros art铆culos y comunicados, en este caso firmados por la Confederaci贸n Regional del Trabajo de Catalu帽a (CRT), siendo Segu铆 secretario general, muestra la posici贸n sobre este asunto de una manera firme y n铆tida: 鈥el pleito de la autonom铆a, cuando ya est谩n bien definidas las caracter铆sticas de los partidos que la defienden y de los que la combaten, no tiene para nosotros valor alguno. Porque si el centralismo espa帽ol es una tiran铆a, el autonomismo catal谩n es otra tiran铆a igual. Los problemas que se ventilan en el mundo son de una 铆ndole superior y est谩n informados por un esp铆ritu de justicia de que carecen esos sofismas burgueses que pretenden distraer al pueblo de su objetivo y desviarle de su camino. Los problemas que se ventilan en el mundo son de lucha de clases鈥[1]. Ser谩 una constante el posicionamiento de la CRT sobre la autonom铆a de Catalu帽a 鈥en este momento, nosotros somos internacionalistas frente a la patrioter铆a, sindicalistas en relaci贸n a los problemas econ贸micos y anarquistas en los problemas morales, considerando que los diferentes grupos sociales, cuya intervenci贸n en la vida p煤blica es innegable y que se agitan para obtener una autonom铆a para Catalu帽a, desvincul谩ndola del poder central y absorbente que ejerce la pol铆tica madrile帽a, malgastan el tiempo defendiendo principios que, si alg煤n d铆a tuvieron realidad, hoy ya no la tienen[2]. El alejamiento de CNT de cualquier veleidad nacionalista est谩 presente y sin lugar a la interpretaci贸n.

Su opini贸n sobre el nacionalismo tambi茅n aparece en su novela Escuela de Rebeld铆a, 鈥el l铆der del partido catalanista, hombre ambicioso y positivista, quiso ver si era posible aprovechar aquella gran fuerza para el desarrollo de sus planes (鈥) si los trabajadores hac铆an una revoluci贸n no ser铆a en un sentido nacionalista鈥. Es una alusi贸n a Camb贸, el l铆der principal de la Lliga y art铆fice de la pol铆tica represiva contra la CNT.

Sin embargo, el 12 de enero de 1919, en el mitin del teatro del Bosque manifiesta su posici贸n favorable a la autonom铆a, pero tambi茅n su repulsa a que los trabajadores sean utilizados en maniobras pol铆ticas, 鈥nosotros somos m谩s catalanes que ellos que tanto alardean de catalanismo. Tampoco querremos hacer el juego al poder central ya que este solo espera la ocasi贸n de que los hombres de la autonom铆a se vean impotentes o cualquier otro motivo para negar su concesi贸n, pretextando que no  pueden dominar ni saben gobernar a los elementos diversos que componen Catalu帽a[3].

Teniendo en cuenta las escasas fuentes de informaci贸n existentes, debemos hacernos algunas preguntas y reflexiones. Segu铆 critica a los pol铆ticos de la Lliga como falsos catalanistas que solo utilizan la bandera nacional para conseguir prebendas del gobierno central pero sin embargo, no encontramos alusiones cr铆ticas a los otros catalanistas republicanos como Layret y Companys con los que mantiene una relaci贸n de amistad. 驴Esa ausencia de cr铆tica puede interpretarse como una aproximaci贸n ideol贸gica hacia este catalanismo que podr铆amos llamar de izquierdas, o tal vez no dice ni escribe nada de ellos, ya que su importancia en el tablero pol铆tico catal谩n y estatal era marginal?

Se expresa habitualmente en catal谩n y muestra un gran cari帽o a su tierra, pero no hay manifestaciones favorables al nacionalismo. El problema era social, y el proyecto de Segu铆 se basaba en una CNT estatal, y a esta tarea se dedic贸 viajando a diferentes zonas de la pen铆nsula.

Y, ahora鈥 驴qu茅?

驴Tiene alguna vigencia hoy el posicionamiento de Segu铆, de hace cien a帽os, sobre el nacionalismo? El tema nacional catal谩n y de otros territorios surge c铆clicamente, y obliga a posicionarse a las diferentes organizaciones pol铆ticas y sindicales.

Catalu帽a es un ejemplo pr谩ctico y cercano que nos permite hacernos preguntas acerca del nacionalismo. Recordemos algunos hechos relativamente recientes como la movilizaci贸n social del 15 de junio de 2011 contra los recortes sociales y las movilizaciones posteriores del 15-M. De aquellas protestas se pas贸 a movilizaciones nacionalistas encabezadas por los sucesores de aquel gobierno. La cuesti贸n social fue desplazada, y en el centro se situ贸 el problema nacional. 驴Qu茅 hab铆a ocurrido para cambiar el fondo de las movilizaciones? Son variados los factores que situaron en el centro al problema nacional y esgrimieron el derecho a decidir, derecho democr谩tico, para englobar a todas las clases sociales y sensibilidades.

Desde el movimiento a favor de un refer茅ndum, CDR (Comit茅s de Defensa del Refer茅ndum) se pas贸 a los Comit茅s de Defensa de la Rep煤blica, que despertaron inter茅s entre la militancia de las organizaciones de izquierda. Posteriormente, algunos colectivos anarquistas vieron en el 鈥淧roc茅s鈥 una oportunidad para crear una ruptura que desencadenar铆a un proceso constituyente y emancipador. Se trataba de confluir para desbordar, y crear la necesidad de luchar para que Catalunya consiguiera su independencia, porque de esa forma se podr铆an plantear con nitidez los temas sociales. Pasados los a帽os, las luchas salieron de las calles y el protagonismo principal son las elecciones y consultas entre gobiernos.

Es muy f谩cil ser internacionalista en Madrid, mostrar desd茅n por las reivindicaciones nacionalistas y no ver el espa帽olismo delante de la ventana. Si no entendemos los mecanismos y argumentos de los nacionalismos, no podremos situarlos en su marco y en el lugar que ocupan entre los diferentes factores sociales. En el rompecabezas que conforma el estado espa帽ol, los diferentes territorios y nacionalidades nunca encajaron adecuadamente, y peri贸dicamente salta alguna pieza. Sin embargo, ahora comprobamos como, a pesar de los recortes sanitarios, de los ERE`s, del paro, etc., el nacionalismo, espa帽ol y no espa帽ol, a煤nan a oprimidos y beneficiados del sistema por encima del problema social.

El debate permanece abierto y se debe tratar con respeto, prudencia y conocimiento, para no quedar aislados en nuestras puras posiciones ideol贸gicas y desconectados de la sociedad. Desenmascarar los intereses de los diferentes actores y los posibles recorridos de las diferentes opciones se convierte en la principal tarea para situar el problema social en el lugar preferente que hace cien a帽os se manten铆a sin discusi贸n. Segu铆 tiene vigencia en sus opiniones y nos puede ser 煤til en el debate actual, pero sin olvidar la complicada situaci贸n social que vivimos.

BIBLIOGRAF脥A

Antonio Elorza. Art铆culos madrile帽os de Salvador Segu铆. Cuadernos para el di谩logo,Madrid. 1976.

Pere Foix.  Ap貌stols i mercaders. Tigre de Paper, Barcelona, 2019

Salvador Segu铆. Escuela de rebeld铆a. Perif茅rica, C谩ceres, 2012


[1]鈥淐omo el pleito de la autonom铆a es un pleito burgu茅s, no estamos con el gobierno de Madrid ni con el Fomento del Trabajo Nacional鈥. Solidaridad Obrera, 15 de diciembre de 1918.

[2]鈥淣i con unos, ni con otros鈥. Solidaridad Obrera, 16 de diciembre de 1918.

[3] El Diluvio. Mitin de la Confederaci贸n Regional del Trabajo, n潞 13, 13-I-1919, p谩g. 7-8.

[Este art铆culo se public贸 en el Libre Pensamiento n潞 113, Primavera 2023]




Fuente: Librepensamiento.org