September 13, 2022
De parte de Acracia
172 puntos de vista

Me mandan un peque帽o extracto de uno de los documentales de moda, 芦Salvar al rey禄, en el que se confirma lo que era un secreto a voces: la implicaci贸n del em茅rito Juan Carlos en el intento de golpe de Estado del 23-F en 1981. Se contempla a unos exagentes del CSID afirmando que el antiguo monarca era nada menos que el motor del golpe y, una vez visto el fracaso de la intentona golpista, los servicios de Inteligencia en un ejercicio magistral acreditan como el gran salvador de la democracia al rey puesto por el dictador, ese mismo que jur贸 los principios del movimiento fascista. Al parecer, HBO ha decidio estrenar este trabajo audiovisual en un momento donde, de manera vergonzante, Espa帽a est谩 todav铆a rindiendo tributo a la reci茅n fenecida Isabel II de Inglaterra. No he visto el documental, de dos horas y media de duraci贸n, pero los que s铆 lo han hecho aseguran que no aporta mucho a lo ya sabido, mientras que cierto tono sensacionalista no ayuda demasiado al rigor informativo. A estas alturas de la pel铆cula, a poco que uno no sea un papanatas lamentable (y en este inefable pa铆s hay unos cuantos), resulta m谩s que conocido que el fulano llamado Juan Carlos I de Espa帽a es un individuo rastrero de la peor especie, a pesar de ser presentado como el gran h茅roe de esa farsa llamada 芦transacci贸n democr谩tica禄 y haber ca铆do de pie una y otra vez, al menos, hasta hace bien poco.

Pero, lo que m谩s sospechoso resulta de 芦Salvar al rey禄 es que en 茅l departen conocidos mamporreros de la monarqu铆a, que se llaman a s铆 mismo periodistas, gente que hasta hace bien poco era incapaz de la m谩s leve cr铆tica del campechano, y uno se pregunta si tanto 茅nfasis ahora en esc谩ndalos ya sabidos del em茅rito no es un nuevo intento desesperado de salvar una instituci贸n anacr贸nica. Y, no se trata solo de acabar con la monarqu铆a, ya que es muy posible que el sistema no difiera en demas铆a una vez desterrados los reyes. Se trata, principalmente, de se帽alar el fraude que supuso la v铆a 芦democr谩tica禄, mero maquillaje pol铆tico, mientras las grandes familias del franquismo segu铆an manteniendo el control econ贸mico y las instituciones coercitivas permanec铆an intactas, para anular cualquier asomo de verdadera transformaci贸n social. Una vez m谩s, una 芦ficci贸n禄 basada en hechos reales resulta infinitamente m谩s apreciable a nivel cr铆tico, que todo trabajo documental que se presente como paradigma del rigor informativo. As铆, toda la basura en torno a la figura de Juan Carlos I ya nos la contaron, de manera mucho m谩s incisiva, hace a帽os en forma de obra de teatro y posterior pel铆cula dirigida por Alberto San Juan y Valent铆n 脕lvarez.

En aquella historia, un monarca ya anciano era asolado por fantamas del pasado empezando por su padre, que nunca lleg贸 reinar, pero que decidi贸 salvar la monarqu铆a al entregar a su hijo al dictador Franco para adiestrarlo de cara al futuro. Juan Carlos, ya en pleno r茅gimen 芦democr谩tico禄, convertido en una figura p煤blica encomiable para los exentos de la m铆nima capacidad cr铆tica, recibir谩 cuantiosas comisiones por parte de unas empresas espa帽olas, que hab铆an medrado en el franquismo y que, por supuesto, no tendr谩n reparo alguno en hacer negocios con dictaduras de toda 铆ndole. Por supuesto, por la obra desfilan figuras 芦ejemplares禄 de la Transici贸n, como un Mart铆n Villa, detall谩ndose los inmorales puestos pol铆ticos y empresariales de los que ha disfrutado, o ese adalid de la 芦izquierda禄 llamado Felipe Gonz谩lez, que surgi贸 de la nada para ser presidente del Gobierno. Por supuesto, el inefable reino de Espa帽a necesitaba profundas reformas para mantener el chiringuito y adaptar el capitalismo a los nuevos tiempos: entrada en la OTAN, reconversi贸n industrial, privatizaciones, reformas laborales鈥 Si todo ello lo llevaba a cabo un ejecutivo supuestamente progresista, el apaciguamiento social estaba m谩s que asegurado y el papanatismo patrio har铆a el resto. De aquellos polvos, estos lodos. Har铆amos bien en tener un poquito m谩s de memoria hist贸rica, tratar de pulir la conciencia pol铆tica y echar una mirada incisiva, que vaya m谩s all谩 de unas supuestas cr铆ticas m谩s que asumidas por el sistema.

Juan C谩spar




Fuente: Acracia.org