July 4, 2022
De parte de Nodo50
240 puntos de vista

Sanfermines de 1978

Por Varios Autores*. LQSomos.

A quien sostenga que la irrupci贸n de la polic铆a en la plaza de toros y en las calles, el 8 de julio de 1978, disparando de forma indiscriminada, bajo la consigna de 鈥渢irad con todas las energ铆a. No os importe matar鈥, fue producto de la casualidad, s贸lo podemos contestarle con la cita atribuida al fil贸sofo Dem贸crito: 鈥渢odo cuanto existe es fruto del azar y la necesidad鈥濃

Este a帽o har谩n cuarenta desde la aprobaci贸n de la Ley Org谩nica de Reintegraci贸n y Amejoramiento del R茅gimen Foral de Navarra, por la que esta se constituye en una Comunidad auton贸mica integrada en la Naci贸n espa帽ola.

Como es conocido, esta ley nunca fue sometida a refer茅ndum, como si se hizo con otros estatutos de autonom铆a. De hecho, en la comisi贸n de r茅gimen foral del Parlamento Foral de Navarra, en mayo de 1982, se rechaz贸 una moci贸n presentada por Euskadiko Ezkerra que solicitaba la convocatoria de un refer茅ndum sobre el proyecto de ley org谩nica, con los votos en contra de UCD, UPN y PSOE, contando con el 煤nico apoyo del PNV.

La aprobaci贸n de esta ley en 1982 fue la culminaci贸n en Navarra de un proceso pol铆tico planificado tras la muerte del dictador en 1975, relativo a uno de los cap铆tulos m谩s urgentes dentro de la transformaci贸n global de la dictadura a un r茅gimen democr谩tico homologable, pero sin que ello supusiera una ruptura con las estamentos que hab铆an conformado y sostenido el sistema franquista.

Y ese cap铆tulo no era otro que el de encauzar debidamente, dentro de un proyecto de 鈥淓stado fuerte鈥, las aspiraciones nacionales que hab铆an fermentado bajo la dictadura, especialmente en Euskadi, Catalu帽a y Canarias.

Por eso, en 1977, el Consejo de ministros, estableci贸 para las tres provincias vascongadas el r茅gimen preauton贸mico, donde Navarra qued贸 excluida. Meses antes se hab铆a restablecido la Generalitat de Catalu帽a, y las preautonom铆as del Pa铆s Valencia, Andaluc铆a, Galicia鈥odas ellas con un l铆mite preciso: 鈥淟a unidad indisoluble de Espa帽a鈥.

Se trataba de crear los mecanismos institucionales sobre los que asentar en su d铆a los estatutos de autonom铆a, encauzando en este entramado las aspiraciones nacionales, torpedeando y restando protagonismo a las movilizaciones populares.

Se buscaba eclipsar las aspiraciones nacionales enred谩ndolas dentro de una telara帽a preauton贸mica, que establec铆a una igualdad en el tratamiento de todas las nacionalidades y regiones del Estado, sobre la base de un mismo rasero auton贸mico para todas.

A diferencia del resto, donde este proyecto autonomista se sustent贸 en pactos entre UCD, el PSOE y los partidos nacionalistas, en Navarra el proceso previo a la aprobaci贸n de su estatuto se ciment贸 en un pacto directo entre UCD y la derecha reaccionaria navarra.

As铆, en enero de 1979, fruto de la negociaci贸n entre el 鈥渃acique鈥 Amadeo Marco, presidente franquista de la Diputaci贸n Foral de Navarra, y Rodolfo Mart铆n Villa, se impuso un engendro institucional, cuyo objetivo era garantizar, por encima de todo, el control del proceso 鈥渁uton贸mico navarro鈥 por una Diputaci贸n manejada por la derecha (compuesta por 4 miembros de UCD, 1 del PSOE, 1 de HB y 1 de Amaiur), y con una caricatura de parlamento sin competencias legislativas y sin ejercer ning煤n control sobre la Diputaci贸n. Con una composici贸n descompensada en donde UCD y UPN ostentaban la mayor铆a absoluta a pesar de haber obtenido apenas el 42% de los votos.

Su funci贸n era dar un barniz de apariencia democr谩tica a este proyecto de imposici贸n, tratando de impedir, por todos los medios posibles, la existencia de una autonom铆a formada por las provincias vascongadas y Navarra.

La comisi贸n que negoci贸 con el Gobierno el texto del amejoramiento estaba compuesta por 7 miembros (UCD, UPN y PSOE), todos ellos favorables a la v铆a auton贸mica propia, siendo excluidos todos los dem谩s.

Este proyecto pol铆tico, dise帽ado y perge帽ado en su origen, por la derecha caciquil, franquista y requet茅 que representaba Amadeo Marco, y por el ministro Mart铆n Villa, ten铆a que imponerse con la aquiescencia del Partido socialista que no dudo en darla. Pero, sobre todo, deb铆a basar su 茅xito en el aplastamiento de la movilizaci贸n popular que aspiraba a la materializaci贸n de la unidad con el resto de Euskadi.

Y en ese punto, cobra sentido, la agresi贸n llevada a cabo en los sanfermines de 1978, junto con otros episodios habidos de violencia policial en nuestra tierra: 1 de mayo de ese misma a帽o, la actividad de las bandas de extrema derecha, las cargas en la marcha por la libertad, Montejurra鈥.

A quien sostenga que la irrupci贸n de la polic铆a en la plaza de toros y en las calles, el 8 de julio de 1978, disparando de forma indiscriminada, bajo la consigna de 鈥渢irad con todas las energ铆a. No os importe matar鈥, fue producto de la casualidad, s贸lo podemos contestarle con la cita atribuida al fil贸sofo Dem贸crito: 鈥渢odo cuanto existe es fruto del azar y la necesidad鈥.

Las personas asesinadas (Germ谩n Joseba), las heridas, las golpeadas, las gaseadas鈥n los sucesos del 8 de julio de 1978, se puede decir que fueron agredidas por estar en la fiesta, por estar en la calle respondiendo a la violencia policial. Son v铆ctimas por esa circunstancia, que puede ser calificada como por azar. Pero tambi茅n es de justicia reconocer que esa actuaci贸n policial fue motivada y desatada porque hab铆a una necesidad; exist铆a un proyecto pol铆tico; una planificaci贸n orquestada para imponer un determinado estatus auton贸mico en Navarra costase lo que costase.

Y detr谩s de esa maquinaci贸n pol铆tica que acab贸 llev谩ndose a cabo, estaba el siniestro Mart铆n Villa.

Por eso la violencia ejercida se inserta perfectamente en lo que se conoce como 鈥渃r铆menes contra la humanidad鈥. Se produjo en un contexto de violencia institucional, con el prop贸sito de conseguir imponer un modelo pol铆tico determinado.

Modelo que respond铆a a los intereses de las clases dominantes en el Estado espa帽ol y en Navarra, que han detentado el poder desde el golpe militar contra la II Rep煤blica, durante la larga dictadura que le sigui贸 y que han conseguido, bajo el manto de la m谩s absoluta impunidad, seguir instalados en el mismo.

Lo que pas贸 no fue producto de la casualidad, ni de ordenes mal entendidas, ni de extralimitaciones por parte de la polic铆a. Fue algo premeditado y con un objetivo pol铆tico. De ah铆 la pertinaz negativa a juzgar estos hechos. Sentar a Mart铆n Villa en el banquillo para que responda de estos cr铆menes, supone poner en tela de juicio la idoneidad de la transici贸n espa帽ola y su supuesta condici贸n de pacto pacifico.

Por eso seguimos exigiendo Verdad, Justicia y Reparaci贸n. Seguimos apoyando la querella argentina. Seguimos compareciendo en las instancias europeas. Seguimos pidiendo a los tribunales de aqu铆 que hagan justicia. Y seguimos acudiendo a帽o tras a帽o al monolito en recuerdo a Germ谩n.

* Menchu Velasco Fleta, Ferm铆n Rodr铆guez Saiz, de la Iniciativa Popular Sanfermines78:Gogoan
* Marta Aparicio L贸pez, Iosu Santxez Jarero, de la Federaci贸n de Pe帽as de Iru帽ea

S铆guenos en redes sociales鈥 Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos




Fuente: Loquesomos.org