May 6, 2022
De parte de SAS Madrid
170 puntos de vista

La farmacéutica Sanofi han desarrollado una vacuna experimental contra el Epstein-Barr, un virus que infecta a más del 95% de la población mundial, causa la mononucleosis y se asocia tanto a algunos tipos de cáncer como a la esclerosis múltiple. En un estudio realizado con animales, el fármaco logró inducir una respuesta inmunitaria contra el virus y generar anticuerpos protectores. Esos resultados, que recoge la revista Science Translational Medicine, abren la puerta a poder desarrollar la que podría ser la primera vacuna efectiva en la humanidad para prevenir la infección por este virus y las enfermedades que genera.

Descubierto en los años 60 del siglo pasado, el virus de Epstein-Barr es uno de los más comunes de la especie humana. Infecta a un tipo de células de defensa, los linfocitos B, y también a las células epiteliales. Se transmite principalmente por la saliva y, además de mononucleosis, la llamada ’enfermedad del beso’, de la que es el desencadenante directo, también se asocia a algunos tipos de cáncer, como el de estómago, y linfomas como los de Hodgkin y de Burkitt, entre otros. En este sentido, se calcula que está detrás de más de 200.000 nuevos casos de cáncer en el mundo cada año, que resultan en 140.000 muertes.

Recientemente, también se ha descubierto que desempeña un papel clave para que se desarrolle la esclerosis múltiple, una enfermedad neurodegenerativa para la que no hay cura y que afecta a unas 50.000 personas en España.

El 95% de la población adulta está infectada por este virus, pero solo crea problemas de salud en un porcentaje pequeño de personas

Ya se ha probado la vacuna en ratones, hurones y macacos, y se ha visto que inducía anticuerpos neutralizantes en los animales, evitando que el virus penetrara en las células, utilizando una estrategia similar a la de las nuevas vacunas de la covid.

El Epstein-Barr genera infecciones crónicas en las personas, y una vez penetra en el organismo, generalmente durante la adolescencia, se integra dentro del genoma de las células que infecta y luego se va reactivando a lo largo de la vida. 

Enlace relacionado DiariodeNavarra.es (05/05/2022).




Fuente: Sasmadrid.org