December 3, 2020
De parte de Publicacion Refractario
1,633 puntos de vista

Santiago, Chile: 9┬░ Comunicado p├║blico de la ÔÇťRed Solidaria Antikarcelaria con Juan y MarceloÔÇŁ

Las circunstancias que han transcurrido en este último tiempo nos llevan a emitir unas nuevas palabras para difundir y apoyar a nuestros compañeros subversivos autónomos y libertarios Juan Aliste Vega y Marcelo Villarroel Sepúlveda, cautivos de larga condena en la cárcel de alta seguridad en Santiago de Chile.

Es en este escenario que se hace imprescindible multiplicar por todos los medios posibles la solidaridad nata, cotidiana e ininterrumpida, como tambi├ęn el amor incondicional y la complicidad. Es por eso que no podemos dejar de mencionar, como tampoco olvidar a una persona que se mantuvo siempre junto a Marcelo viviendo los avatares de la sociedad carcelaria en diferentes contextos y gran parte de su vida, una lucha contra la c├írcel no tan visible talvez, pero hermosa y digna de destacar. Nos referimos a Don Pedro, su padre, quien falleci├│ el 28 de agosto del presente a├▒o [1].

Con ├ęl en nuestra memoria, y enviando siempre la fuerza para continuar a sus cercanxs y a Marcelo, iniciamos este texto, porque los mismos sentimientos de Don Pedro son los que nos mueven como familia, amigxs y compa├▒erxs para estar del lado de quienes hoy siguen resistiendo la prisi├│n pol├ştica.

Un atraco y un golpe certero a la polic├şaÔÇŽ

A 13 a├▒os del denominado Caso Security donde un grupo asalt├│ un banco en el centro de Santiago el 18 de octubre de 2007, y en la retirada, en un acto de justicia social, fue baleado y muerto un bastardo polic├şa.

Recordamos una vez m├ís aquella acci├│n por la cual serian sindicados los compa├▒eros Juan y Marcelo, teniendo que pasar a la clandestinidad para salvaguardar sus vidas, ya que la cacer├şa policial era un hecho.

Como dec├şamos, esta instituci├│n jam├ís quiso presentarlos ante alg├║n tribunal, sino que derechamente buscaba asesinarlos (informaci├│n que manejaban de primera fuente). La opci├│n de la clandestinidad les permiti├│ burlar a la autoridad por algunos meses, hasta que fueron detenidos con posterioridad en territorio argentino. Marcelo pas├│ un tiempo encarcelado en varias unidades penitenciarias hasta su expulsi├│n y Juan fue expulsado a la brevedad.

Ya en Chile, en prisi├│n preventiva y luego de afrontar un extenso juicio, fueron condenados a largas penas de c├írcel, decisi├│n pol├ştica dictaminada desde que ocurrieron los hechos descritos, de todas maneras, la opci├│n de lucha subversiva aut├│noma de los compa├▒eros se mantiene intacta y as├ş lo manifiestan cotidianamente a trav├ęs de sus comunicados, como desde las iniciativas en las que participan [2].

A 1 a├▒o de aquel viernes de fuegoÔÇŽ

A un a├▒o de la revuelta en el territorio chileno que inicio aquel 18 de octubre de 2019, los ├ínimos para la primera conmemoraci├│n estaban caldeados, la pandemia no era impedimento para no tomarnos las calles. Era claro que se saldr├şa a ellas en memoria de lxs muertxs, mutiladxs, violadxs y presxs. Aunque, por supuesto, no podemos obviar que la gran mayor├şa de la poblaci├│n se encontraba alegre por el plebiscito pactado entre lxs pol├şticxs (que se realizar├şa d├şas despu├ęs) con el que pretendieron darle una salida al conflicto de la misma forma que ocurri├│ a fines de los 80 en tiempos de dictadura.

De todas maneras, a├║n existen peque├▒os grupos e individualidades, que, rechazando toda institucionalidad continuaron tom├índose las calles, ni ah├ş con el show electoral, ni con el plebiscito ni con el evidente reacomodo burgu├ęs que reafirma y afianza el orden de lxs ricxs y sus leyes. Las barricadas previas, la propaganda y m├║ltiples actividades p├║blicas se fueron desarrollando en varias poblaciones a modo de memoria y combate, y el mismo 18 de octubre durante todo el d├şa, los enfrentamientos, incendios y saqueos, en Santiago como en varias otras ciudades, fueron la t├│nica.

Tambi├ęn es necesario destacar que este mismo d├şa desde diferentes c├írceles de Santiago, varixs compa├▒erxs subversivxs que se encuentran recluidxs (condenados y/o en prisi├│n preventiva) por diferentes acciones ilegales contra el poder se aunaron para escribir un comunicado p├║blico ante el contexto pol├ştico que estamos envueltxs, sobre la revuelta, contra la sociedad carcelaria y m├ís [3].

Es por eso que esta nueva fecha alienta continuar con fuerza din├ímicas de acci├│n aut├│noma anticapitalista que quiebre con la paz social en el d├şa y lugar que se nos d├ę la gana. No podemos olvidar los sucesos que marcaron un precedente en la conflictividad contra el poder, y menos como el Estado respondi├│ con sus sicarios militares y polic├şas. Ya nada volver├í a ser como antes. Nuestra memoria jam├ís ha sido ni ser├í a corto plazo.

No olvidamos a un ind├│mitoÔÇŽ

Recordamos al compa├▒ero Kevin Garrido Fern├índez a 2 a├▒os de su muerte tras ser apu├▒alado por un preso en complicidad con los carceleros de la prisi├│n Santiago 1 cuando se manten├şa cumpliendo condena por ataques con bomba contra la 12┬░ Comisar├şa de Carabinerxs y la Escuela de Gendarmer├şa.

Rescatamos la memoria de quienes han llevado a la pr├íctica sus ideas, como Kevin, combatiendo en la lucha callejera, realizando incendios y sabotajes. Quienes ya no se encuentran con nosotrxs son inspiraci├│n para continuar en la lucha antiautoritaria auto asumida, reafirmando una y otra vez el blanco leg├ştimo de ataque contra aquellas nefastas instituciones al servicio de lxs poderosxs.

Es importante recalcar que su muerte, como otras que han ocurrido en los diferentes recintos penitenciarios a lo largo y ancho del territorio (con completa responsabilidad estatal) son un llamado a estar siempre atentxs a la realidad carcelaria, ya que son hechos trágicos que lamentablemente pasan, además la cárcel siempre puede ser destino de quienes luchan -eso está más que claro- ejemplo vivo ha sido con la revuelta en este último tiempo. Es por eso que hay que tener claridad a lo que nos enfrentamos, siempre activxs y apoyando a nuestrxs compañerxs encarceladxs de ayer y hoy.

Visitas para lxs presxs ahoraÔÇŽ

En tiempos de pandemia, el poder realiza y concreta planes para reabrir centros comerciales, bares, restaurantes, centros tur├şsticos, viajes, etc. En definitiva, la ciudad vuelve a la ÔÇťnormalidadÔÇŁ, una nueva normalidad conviviendo con el virus. Sin embargo, en las prisiones, las visitas se encuentran suspendidas desde hace 9 meses, donde lo ├║nico que mantiene y promueve el gobierno de turno y lxs carcelerxs es el continuo castigo y aislamiento.

Desde hace ya varios meses en diferentes c├írceles lxs presxs se han estado organizando, en su momento para prevenir el virus cuando los contagios eran masivos en los diferentes penales del territorio [4] y ahora ultimo para exigir las visitas como corresponden. Mientras en la calle, familiares, amigxs y organizaciones pol├şticas anticarcelarias mantienen la agitaci├│n para visibilizar esta situaci├│n que no nos puede dejar indiferentes.

El d├şa de hoy 30 de noviembre en la c├írcel de alta seguridad en Santiago de Chile, varios presos han iniciado una huelga de hambre l├şquida e indefinida para que se restituyan las visitas [5]. Entre aquellos cautivos se encuentra Marcelo, ocupando una vez m├ís -como en varias otras ocasiones- su cuerpo como medida de presi├│n para lograr encontrarse dignamente con sus seres queridxs.

SeguimosÔÇŽ

La lucha en las calles contin├║a. Estas siguen ardiendo, a├║n son miles las personas que mantienen la lucha callejera como expresi├│n viva de rechazo a todo tipo de autoridad. El centro de Santiago es escenario de constantes focos de disturbios que no pueden ser apaciguados por las fuerzas policiales hasta bien entrada la noche. Los comercios est├ín totalmente cerrados y el irrespirable ambiente que se mantiene por d├şas lo puede notar cualquier persona, aunque la prensa, lxs poderosxs bajen el perfil y/o mantengan silencio, se sabe que estos focos no se detendr├ín. De la misma forma estas instancias se repiten en varias otras ciudades del territorio.

Por ├║ltimo, tambi├ęn la lucha en la c├írcel y contra ella contin├║a. Cada vez son m├ís las personas y las organizaciones pol├şticas anticarcelarias que exigen la salida a la calle de lxs presxs subversivxs, anarquistas, mapuche y de la revuelta, solidarizando tambi├ęn con lxs presxs sociales. Por otro lado, se sigue poniendo sobre la mesa una y otra vez el fin de la reforma retroactiva a la ley 321 que regula la libertad condicional, la cual aleja de la calle por m├ís a├▒os a lxs prisionerxs condenadxs. Todas estas posiciones se mantienen con acci├│n, agitaci├│n, propaganda y convocatorias a concentraciones a las afueras de centros del SENAME, c├írceles y oficinas de gendarmer├şa, entre otros. Mientras dentro de las prisiones ha sido constante la organizaci├│n de forma espont├ínea por parte de lxs presxs para dar respuestas contundentes ante las diferentes y graves situaciones por las que se han visto afectadxs durante este ├║ltimo tiempo.

¡A MULTIPLICAR LA ACCIÓN AUTÓNOMA ANTICAPITALISTA!
¡NADA NI NADIE ESTA OLVIDADX!
¡FUERZA A LXS PRESXS QUE LUCHAN!
¡VISITAS DIGNAS AHORA!
¡POR LA DEROGACIÓN DE LA REFORMA RETROACTIVA A LA LEY 321 Y TODAS SUS LEYES!
¡JUAN, MARCELO Y TODXS LXS PRESXS DE LA GUERRA SOCIAL A LA CALLE!
¡MIENTRAS EXISTA MISERIA, HABRÁ REBELIÓN!

Red Solidaria Antikarcelaria con Juan y Marcelo.
Lunes 30 de noviembre de 2020
Santiago de Chile

Notas:

[1] ÔÇťEn memoria de Pedro VillarroelÔÇŁ, por Radio Primero de Mayo. Agosto 2020.
[2] ÔÇť18-O 2007/18-O 2019/18-O 2020. Los mismos enemigos, un continuo de luchaÔÇŁ, por Juan Aliste Vega. Octubre 2020.
[3] ÔÇťComunicado de prisionerxs de la guerra social por la destrucci├│n de la sociedad carcelariaÔÇŁ, por M├│nica Caballero Sep├║lveda, Pablo Bahamondes Ortiz, Francisco Solar Dom├şnguez, Marcelo Villarroel Sep├║lveda, Juan Aliste Vega y Joaqu├şn Garc├şa Chanks. Octubre 2020.
[4] ÔÇťPandemia y lucha en las c├írcelesÔÇŁ. Junio 2020.
[5] ÔÇťComunicado de inicio huelga de hambre por parte de prisioneros de la C├írcel de Alta SeguridadÔÇŁ. Noviembre 2020.

Categor├şas:Uncategorized




Fuente: Publicacionrefractario.wordpress.com