September 23, 2022
De parte de Memoria Libertaria
178 puntos de vista

鈥淢e lo perdono todo, como saben perdonar las madres las travesuras de los hijos: con sonrisas y besos. 隆Qui茅n pudiera tener siempre las ilusiones y el coraz贸n de un ni帽o!鈥 (Salvador Segu铆).

鈥淯n 23 de septiembre de 1887 viene al mundo Salvador Segu铆 Rubinat, 鈥榚l Noi del Sucre鈥. Lo hace en Lleida, en un hogar muy humilde, pero muy pronto se trasladar谩 con su familia a Barcelona, en busca de una vida mejor. En esos a帽os, en Barcelona, proliferaban los barrios proletarios, que iban creciendo acogiendo a la gran cantidad de personas que llegaban en busca de un empleo. Pese a la pobreza y al abandono de las autoridades, la ciudad proletaria ten铆a un orden propio, una organizaci贸n social muy elaborada, moldeada por densas redes sociales y formas rec铆procas de solidaridad.

Salvador Segu铆 fue a la escuela hasta los 12 a帽os de edad. Despu茅s empez贸 a ganarse la vida como pintor. Estando de aprendiz cambi贸 varias veces de taller. Su car谩cter empezaba a manifestarse, impidi茅ndole el silencio ante injusticias y desmanes habituales contra los indefensos. El apodo 鈥榚l Noi del Sucre鈥 le viene de estos a帽os de aprendizaje, cuando siendo un muchacho, durante los fines de semana, ayudaba a servir el caf茅 en una Sociedad Obrera, y a escondidas se com铆a los terrones de az煤car. Con apenas 17 a帽os, en 1904, pronunci贸 su primer discurso. 脡l no cre铆a en una revoluci贸n que de la noche a la ma帽ana derribara los resortes del poder, para poner a otros en su lugar. Cre铆a que el camino (m谩s corto) era la construcci贸n de una nueva sociedad, una nueva cultura, unas nuevas instituciones u ene la medida en que crecieran y demostraran ser m谩s humanas y justas ir铆an desplazando las caducas estructuras hasta enterrarlas en los libros de historia. Para 茅l, la lectura y la formaci贸n de la clase trabajadora eran fundamentales. 鈥淗ay que leer mucho y discutir m谩s, para que cuando llegue el momento de traducir en realidades todas esas cosas, que nos encuentren suficientemente preparados鈥. Y es que sin duda, las publicaciones y la prensa obrera fueron el arma m谩s poderosa que tuvieron los pobres en sus manos, que aprendieron el gran valor que la cultura y la formaci贸n ten铆an para los que durante generaciones y generaciones hab铆an estado privados de ellas鈥.

鈥淪alvador Segu铆 fue un militante obrero representante de una de las m谩s grandes gestas que los pobres organizadamente realizaron en Europa y part铆cipe de una corriente muy amplia del pueblo sencillo, la corriente libertaria. A un joven de hoy puede resultarle imposible pensar que afiliarse a un sindicato sea sin贸nimo de figurar en listas negras y quedarse sin trabajo. Que se puede ser responsable sindical, alcalde, incluso ministro y pasar hambre. Que puedan haber organizaciones de m谩s de un mill贸n de afiliados sin un solo liberado, y que su secretario general viaje en tercera, sin dinero y que se vea obligado a vender sus 煤tiles de trabajo para alimentar a su familia mientras recorre el pa铆s propagando 鈥榣a idea鈥. Sin embargo, esas personas existieron, y les debemos mucho. La primera vez que en Espa帽a por ley se decretan las 8 horas laborales tuvo que ver con aquella huelga de La Canadiense en la que Salvador Segu铆 tuvo un papel muy destacado鈥.

Del libro: 鈥楽alvador Segu铆鈥, de Rodrigo Lastra del Prado.




Fuente: Memorialibertaria.org