April 26, 2021
De parte de Lobo Suelto
1,990 puntos de vista

驴Se discute la ley? Nada de eso, se la esgrime s贸lo ret贸ricamente. Nadie se pone, como escribe Kafka, 芦ante禄 la ley. Es decir, de cara a una ley, por venir. Lo que supondr铆a hablar menos de derecho y pretender m谩s justicia. Nada relevante ocurre, sin embargo, ante la evidencia de una estructura fallida, una realidad insostenible, un estado injusto e impotente. Ante la cat谩strofe y el abismo, s贸lo una reaccionaria voluntad de aseguramiento se presenta con capacidad de acci贸n. Por m谩s reaccionaria que sea, esa disposici贸n a actuar se funda sobre una decisi贸n de protecci贸n y seguridad, perfectamente comprensible 驴Qui茅n est谩 fuera de eso? Pero precisamente por esa comprensibilidad, inquieta. O directamente asusta. Porque se trata de una decisi贸n firme de asegurar una supremas铆a (blanca, propietaria, masculina, etc). Desconcierta esa audacia o insolencia, que sale a la calle sin formar mayor铆as, que se muestra en su pasi贸n declarativa, que no duda en ofender sin calculo. Quiz谩 esto sea nuevo, aunque sus antecedentes est谩n lejos de ser marginales. La voluntad de aseguramiento de una supremac铆a, hecha movilizaci贸n popular, agresividad p煤blica, disposici贸n a la muerte鈥 tiene su historia en el coraz贸n -al menos en el coraz贸n europeo- del siglo XX. Coraz贸n europeo que nutri贸 no poca historia de la argentina. En m谩s de un sentido. Horroriza ver las cosas de ese modo. Sobre todo porque no aparece otro modo de ver, ni de actuar. 驴Cu谩l ser铆a un otro modo? 驴La defensa de la ley? 驴de esta ley? Eso significar铆a ya no s贸lo recluirse por prevenci贸n, cuidados o fatigas. Sino solo desistir, abandonar toda lucidez. Una clausura pol铆tica subjetiva, y un cerrar los ojos -los sentidos- a la reproducci贸n del horror que funciona bajo la ley vigente. No. No se discute la ley, porque nadie est谩 en disposici贸n de desafiarla, de actuar en nombre de otra cosa, de colocarse ante la ley como algo por venir. Si las cosas se consolidan de este modo (y es muy posible que eso siga ocurriendo, dado que por temor a esa Voluntad de supremac铆a estamos dispuestos a consentir una absurda, cruel inacci贸n), en medio de la banca-rota social, en un encierro que es un cuidado esencial, pero tambi茅n -y esto no lo sabemos ver- una impotencia, se har谩 por fin cierta aquella predicci贸n penosa o lamentable, contra la que nos hemos sublevado mil veces, que sentencia que la pol铆tica, palabra y practica, no es m谩s que una ingeniosa justificaci贸n interna a la que los poder acuden para mejor ejercen su designio: volver la vida de los muchos un destino repetido e inalterable. Nadie ante la ley.




Fuente: Lobosuelto.com