November 18, 2021
De parte de SAS Madrid
301 puntos de vista


Contin煤a y se refuerza la privatizaci贸n de la sanidad p煤blica andaluza. Nada nuevo bajo el sol, en la provincia de C谩diz a las derivaciones de 18 especialidades a los hospitales privados de Pascual de El Puerto de Santa Mar铆a, Villamart铆n y Sanl煤car de Barrameda, se une el hospital que tiene en la ciudad de C谩diz. Al mayor holding privado de Andaluc铆a, Jos茅 Manuel Pascual S.A. la Junta de Andaluc铆a le vuelve a premiar, a pagar, lo que no invierte en los hospitales p煤blicos. El juego p煤blico- privado se reproduce: deterioro dejando de aportar a los servicios p煤blicos y ayudo con dinero p煤blico a los servicios privados.

Este traspaso de dinero p煤blico al sector privado tiene importantes consecuencias en el sistema p煤blico de salud empezando por la Atenci贸n Primaria que ha tenido que afrontar la pandemia sin los refuerzos necesarios para continuar con su labor asistencial y preventiva. La situaci贸n en los Centros de Salud ha sido conocida y sufrida por nuestra poblaci贸n con los abusos en consultas telef贸nicas y el aumento de las listas de espera tambi茅n para la derivaci贸n a las diferentes especialidades. La actual Atenci贸n Primaria cada vez se parece m谩s a los centros privados donde la prevenci贸n y promoci贸n de la salud brillan por su ausencia. Lo mismo ocurre con las medidas de Salud P煤blica, Epidemiolog铆a y los Sistemas de Informaci贸n, estos 煤ltimos privatizados por el gobierno actual.

Adem谩s, esta derivaci贸n de inversiones al sector privado y abandono de los servicios p煤blicos hace que un sector de la poblaci贸n recurra a suscribir p贸lizas privadas cada vez m谩s caras y selectivas con las personas mayores o con m谩s patolog铆as. La mayor铆a de la gente no tiene m谩s remedio que atajar su atenci贸n a trav茅s de los servicios de urgencias.

Si hacemos un breve repaso hist贸rico, hace ya tiempo que dec铆amos que la historia de la reforma sanitaria en Andaluc铆a pareja a la del sistema sanitario en el Estado espa帽ol; se produjo en un contexto de crisis pol铆tica y de importantes luchas populares. Estos cambios se configuraron a partir de la promulgaci贸n de la Ley General de Sanidad (LGS) en el a帽o 1986. Antes, Andaluc铆a, consigue el m谩ximo de transferencia de competencias, entre ellas la sanidad, que solo se hab铆a concedido a las llamadas nacionalidades hist贸ricas. Esto ocurri贸, en gran medida, gracias a las multitudinarias manifestaciones de la poblaci贸n andaluza, el 4 de diciembre de 1977, reclamando las m谩ximas competencias por parte del Estado. Un 4 de diciembre por ello considerado por un sector de la poblaci贸n andaluza como el d铆a de Andaluc铆a.

De esta forma, el sistema sanitario p煤blico en Andaluc铆a ha sido construido durante d茅cadas con mucho esfuerzo y preparaci贸n de sus profesionales, en diferentes niveles de atenci贸n, destacando la Atenci贸n Primaria. La preparaci贸n y especializaci贸n de sus profesionales sanitarios y la importancia que se le empez贸 a dar a la prevenci贸n y la promoci贸n de la salud. Se desarrollan Programas de Salud como la a tenci贸n al embarazo, la salud infantil, el seguimiento de enfermedades cr贸nicas, los programas de vacunaciones o la detecci贸n precoz del c谩ncer. Se reforzaron las actividades de Salud P煤blica ante epidemias y pandemias, entre otras. Se refuerza tambi茅n la Atenci贸n hospitalaria y sus centros de especialidades para las funciones m谩s espec铆ficas. Sin embargo, estos avances incuestionables han estado siendo atacados durante a帽os por las privatizaciones y la insuficiente inversi贸n en la sanidad p煤blica.

Esto ha sido as铆 porque la legislaci贸n sanitaria lo permit铆a empezando por la ya nombrada LGS de 1986. En su art铆culo 90, la ley permite los conciertos con terceros o con medios ajenos a las administraciones p煤blicas; con estas palabras evasivas se refieren a los centros privados, lo cual no deja de ser significativo, c贸mo la ley evita la palabra privado en todo este articulado. Curioso que tambi茅n dice que, previo al concierto, se tendr谩n en cuenta la utilizaci贸n 贸ptima de sus recursos sanitarios propios. Condici贸n que no se cumple como continuamente ha denunciado y reivindicado marea blanca: que los servicios sanitarios p煤blicos en Andaluc铆a est谩n infrautilizados pudi茅ndose realizar turnos de ma帽ana y tarde para consultas, procesos diagn贸sticos y quir煤rgicos con el personal suficiente.

A la LGS le sigui贸 el Informe Abril Martorell en el a帽o 1991, que permiti贸 financiar con dinero determinados servicios privados, la llamada externalizaci贸n, y la introducci贸n del pago en las prestaciones complementarias como el material ortoprot茅sico. Seis a帽os despu茅s, el Gobierno de Aznar con el apoyo del PSOE y PNV aprueba la 15/97 para permitir la entrada de entidades privadas en la gesti贸n de centros sanitarios p煤blicos.

Las consecuencias de la ley 15/97 en centros hospitalarios p煤blicos de gesti贸n privada que se implantaron con rapidez, especialmente en la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana y especialmente en Catalu帽a, son bien conocidas por los casos de corrupci贸n y los problemas de calidad y equidad que tiene estos centros pagados por el Estado, pero gestionados por empresas privadas. Hay que destacar que esta tendencia privatizadora ha sido promovida a nivel internacional, como muestran los informes del Banco Mundial en los a帽os 1987 y 1993 y otros m谩s recientes de la Uni贸n Europea que abogan por la necesidad de adoptar criterios mercantiles en los servicios p煤blicos de sanidad y otros sectores como el de la educaci贸n.

Pero los retrocesos que sufrimos no solo se refieren a los servicios de atenci贸n sanitaria sino tambi茅n a los servicios de Salud P煤blica o al nulo avance en la promoci贸n de la salud. Si consideramos la salud como el estado de bienestar f铆sico, ps铆quico y social debemos interesarnos por sus causas m谩s amplias como unas adecuadas condiciones econ贸micas y sociales que impliquen cuidar y atender las necesidades de vivienda, energ铆a, respeto al medio ambiente, o unos empleos dignos para todas. Vivir en un contexto de paz y seguridad y no rodeados de peligrosas bases militares o de industrias contaminantes. En definitiva, hablar de salud para nuestra poblaci贸n es hablar de Sanidad p煤blica y de una sociedad p煤blica que abra el camino hacia esas amplias aspiraciones de salud.

Para concluir debemos decir fuerte y claro que las privatizaciones solo traen un deterioro de la salud p煤blica, esto es, de la salud de la poblaci贸n. Un deterioro de las condiciones laborales del personal que trabaja en los servicios sanitarios p煤blicos, y a煤n m谩s en los privados, y falta de personal que a su vez repercute en la calidad de la asistencia.

Solo luchando por la desprivatizaci贸n podremos conseguir un servicio p煤blico de salud bien financiado, con suficiente personal y una gesti贸n eficiente de los recursos de infraestructuras y profesionales. Solo luchando por la ddesprivatizaci贸n podremos mejorar las condiciones laborales del personal y evitar que se vayan nuestros profesionales sanitarios andaluces. Profesionales que, debido a su formaci贸n en universidades y hospitales p煤blicos andaluces, se los 鈥渞ifan鈥 en los pa铆ses del norte de Europa, e incluso en zonas del norte del estado espa帽o. Mientras, el Gobierno andaluz dice que no refuerzan las plantillas porque no hay profesionales para contratar.

Por todo ello, reclamamos para conseguir recuperar los servicios p煤blicos de calidad y eficientes:

隆DEROGACI脫N DE LA LEY 15/97DEROGACI脫N DE LA LEY 15/97!!

隆INVERSI脫N EN ANDALUC脥A PARA LA SANIDAD P脷BLICA!

隆REFUERZO DE PLANTILLA Y GESTI脫N EFICIENTE!

Para alcanzar estos objetivos son imprescindibles financiaci贸n, gesti贸n y provisi贸n p煤blicas.

Enlace relacionado ElDiario.es (17/11/2021)




Fuente: Sasmadrid.org