May 7, 2021
De parte de Nodo50
162 puntos de vista


驴Se puede criticar a los votantes? Es la pregunta en la que anda enredada estos d铆as la izquierda. A falta de mejores cosas que hacer, como gestionar poder pol铆tico, no me parece mal hobby. Una primera pensada r谩pida sobre el asunto nos lleva a intuir algo obvio: en la fila de la ventanilla para la cr铆tica, uno siempre debe estar unos cuantos turnos por delante de los dem谩s. Parte de la izquierda, sin embargo, generosa como siempre, ha decidido cederle el paso al resto y quedarse mirando la ventanilla de lejos. Lanz谩ndose al cuello del currante que vota trumpismo de cercan铆a. Sin caer en la cuenta de que, si a D铆az Ayuso le ha funcionado plantear una guerra est煤pida entre alternativas imaginarias 鈥揷omunismo o libertad鈥, es quiz谩 porque la izquierda no ha planteado una guerra seria entre alternativas reales. Tal vez con una derecha enfurecida por culpa de una valiente reforma laboral a la izquierda le hubiera ido mejor que llev谩ndose las manos a la cabeza por las ocurrencias de Ayuso. Si el pulso por lo material no ocupa el espacio central del debate, gana quien controla los medios de comunicaci贸n. Y esa no es precisamente la izquierda.

驴No ser谩 tratar como un ni帽o al votante presentarlo como un actor externo al d铆a a d铆a de la democracia que, de vez en cuando, es llamado a ponerle nota a la pol铆tica?

Una vez ha desfilado uno mismo por la ventanilla de la cr铆tica, 驴por qu茅 no van a pasar por ella los dem谩s? 驴Por qu茅 no se puede decir que los madrile帽os han votado mayoritariamente pol铆ticas que son objetivamente irresponsables y letales para lo p煤blico? 驴Por qu茅 un gran n煤mero de votos iban a ocultar que Ayuso, como dec铆a estos d铆as el bolivariano Financial Times, ha triunfado gracias a una estrategia grosera por lo infantil? 驴Por qu茅 criticar lo votado iba a ser un ataque a la democracia? En este debate que tiene tan entretenida a la izquierda, parte de ella repite estos d铆as algo que, aunque suena muy bien en las tertulias generalistas, quiz谩 no sea del todo cierto: al votante no se le puede re帽ir como a un ni帽o que se equivoca por haber votado a Ayuso. 驴Y si fuera justo al contrario? 驴Y si tratar como un ni帽o al votante fuese en realidad observarlo como ser de luz sin responsabilidad y ajeno a la pol铆tica? 驴No ser谩 tratar como un ni帽o al votante presentarlo como un actor externo al d铆a a d铆a de la democracia que, de vez en cuando, es llamado a ponerle nota a la pol铆tica? 驴No ser谩 el votante en parte culpable de los errores de la democracia? Julio Anguita, tan venerado como ignorado, ped铆a ya hace d茅cadas cambiar el foco. Usted no es ajeno a esto, le dec铆a Anguita al votante. 鈥淵o le miro a usted a la cara y le digo que, si vota corruptos, usted tiene responsabilidad en la corrupci贸n鈥. Creo que tratar al votante como adulto ser铆a m谩s bien eso.

Que el voto, como los trajes de Sergio Ramos o el punto de sal de las croquetas, sean objetos susceptibles de cr铆tica, no nos quita calidad democr谩tica, nos la da. Y no importa que la cr铆tica se realice contra dos votos emitidos o contra dos millones. Ser el 煤nico de la plaza de toros que piensa que lo que le hacen al animal es tortura no te quita raz贸n, aunque a tu alrededor todos saquen entusiasmados un pa帽uelo. La democracia no va de aceptar que la mayor铆a tiene raz贸n. Las elecciones, el voto de la mayor铆a, te obliga a aceptar que en el sill贸n institucional se siente el m谩s votado, pero nada m谩s. Siento caer en la obviedad de Teo descubre la democracia, pero el debate obliga a explicar lo b谩sico.

Hay que persuadir al votante en vez de rega帽arle, repite instalada frente a la ventanilla de la cr铆tica esa izquierda tan enamorada de flagelarse que bloquea el paso del resto de la fila. Que si quiere bolsa, oiga. Ll谩menme radical, pero creo que el votante no deber铆a ser un ni帽o al que la izquierda deba persuadir. Para persuadir ya est谩 D铆az Ayuso que, entre sacrificio necesario y Disneylandia, ofrece el castillo de Mickey Mouse. Aunque esto haya supuesto una irresponsabilidad sanitaria, como demuestran los brutales datos del paso de la pandemia por Madrid. La izquierda, como opci贸n pol铆tica, est谩 obligada a persuadir, claro. Pero nunca en lo importante. En lo importante a la izquierda le toca ser responsable, aunque esto le reste votos. Cosa que no estar铆a de m谩s que imitase la derecha de vez en cuando. Tiene ejemplos en los memes del m贸vil. Cuando Churchill le prometi贸 al Reino Unido sangre, esfuerzo, l谩grimas y sudor en una Guerra necesaria contra el nazismo, no persuadi贸 ni hizo c谩lculo pol铆tico. Churchill le dijo a su pueblo lo que hab铆a y no ofreci贸 la alternativa de seguir con sus vidas como si nada. Eso hubiera persuadido a muchos, seguro. Pero hubiera sido tremendamente irresponsable.

Escribo esto desde Andaluc铆a. Lugar gobernado por un PP que cerr贸 bares cuando era necesario y arrim贸 el hombro con el Gobierno central 

Repetimos hoy con el votante de Ayuso el mismo argumento que ya apareci贸 cuando la extrema derecha lleg贸 a las instituciones. No les diga usted a los votantes del fascismo que est谩n equivocados, enam贸relos con argumentos. A帽os despu茅s, a煤n nadie ha conseguido enamorar con argumentos a quien opina que no hay que rescatar una patera en el mar 鈥損intando de blanco a los pasajeros, 驴tal vez?-, que los homosexuales son enfermos o que el feminismo es un atentado contra el hombre. La pol铆tica necesita m谩s dosis de responsabilidad y menos de persuasi贸n. Para persuadirnos tenemos ya maravillosos publicistas que nos hacen comprarnos relojes que miden calor铆as. Ayuso ha hecho una jugada muy inteligente ofreciendo libertad cuando la gente estaba ya harta de restricciones pand茅micas, repiten sesudos analistas, incluidos muchos desde la izquierda. Claro. Inteligente es. Inteligent铆simo, dir铆a. Tan inteligente como bloquear el gobierno de los jueces porque te beneficia. Tan inteligente como regalarle vivienda p煤blica a un fondo buitre que controla cadenas de televisi贸n que despu茅s hablar谩n bien de ti. Que la derecha es inteligente no deber铆a ser motivo de debate: nadie lo duda.

Que el votante de Madrid ha premiado la irresponsabilidad es algo que no s贸lo se puede decir, sino que se debe. Y, puestos a hablar del votante como ni帽os, Madrid, reconozc谩moslo, ser铆a ese hijo 煤nico acostumbrado a ser el centro de atenci贸n. El hijo premiado con regalos sin que las notas importen. A Madrid, despu茅s de suspender el curso, se le dio a elegir entre quedarse estudiando o irse a Disneylandia como si nada. Y la respuesta fue clara. Escribo esto desde Andaluc铆a. Lugar gobernado por un PP que cerr贸 bares cuando era necesario y arrim贸 el hombro con el Gobierno central como lo han hecho todas las autonom铆as independientemente de su color pol铆tico. Todas, excepto Madrid. Un PP andaluz al que nunca nadie en este tiempo le recrimin贸 que nos hubiera quitado la libertad. En Andaluc铆a, hija de familia numerosa acostumbrada a no ser el centro de atenci贸n ni a recibir viajes a Disneylandia, se entendi贸 que era lo que tocaba. Aunque nos guste un bar tanto o m谩s que a cualquier habitante de la sagrada meseta. Pues claro que se puede criticar.




Fuente: Ctxt.es