July 22, 2021
De parte de CNT-AIT
199 puntos de vista


El sindicalismo naci贸 de las antiguas sociedades gremiales de resistencia y apoyo mutuo como organizaci贸n obrera en defensa de los intereses de la clase trabajadora, de las condiciones laborales y de lucha contra el sistema capitalista, y por un modelo social m谩s justo para las clases productivas, alienadas, dependientes de la clase capitalista y condenadas a la miseria o a la precariedad en su gran parte.

El capitalismo utiliz贸 una fuerte represi贸n (patronal, policial, judicial, penitenciaria o paramilitar) para destruir el sindicalismo. Sindicalistas, que adem谩s, como clase trabajadora, depend铆an para subsistir del capricho de los capitalistas de darles trabajo o no y pagarles o no.

Sin embargo, ni aun as铆 lograban terminar con las reivindicaciones laborales. El capitalismo es un permanente e inevitable conflicto de intereses entre clases antag贸nicas: la parte que se llevan los capitalistas lo cobra de menos la clase productiva, y a la inversa. En econom铆a b谩sica: beneficios y costes, beneficios empresariales y gastos variables, que as铆 es como se denomina en econom铆a capitalista a las personas trabajadoras.

En esas condiciones propias del sistema capitalista, de tiran铆a del capital sobre el trabajo, siempre habr谩, en mayor o menor grado una lucha o protesta obrera, mientras la gran parte de la sociedad dependa de un salario, que ni tan solo tiene garantizado, tenga que vender su vida, su tiempo, fuerza, conocimientos e inteligencia, para producir para un tercero que se apropia del fruto del trabajo, del que no tienen ning煤n control, ni qu茅 producen, ni para qui茅n, ni c贸mo, a menudo intoxic谩ndose a s铆 mismo, o contaminando -sin poder hacer nada para evitarlo- su propio entorno de vida, fabricando objetos de consumo in煤tiles, o que en ocasiones, aunque los produzca, nunca los podr谩 disfrutar.

Con la aparici贸n de los reg铆menes 鈥渄emocr谩ticos鈥, donde la poblaci贸n gobernada legitima al Estado escogiendo sus propios amos pol铆ticos, el sistema capitalista entendi贸 las grandes ventajas que le iba a reportar el trasladar ese mismo sistema electoral/parlamentario al mundo sindical. Por ello, todas las 鈥渄emocracias鈥 capitalistas han impuesto ese sistema en el mundo laboral con las particularidades y denominaciones concretas de cada pa铆s.

Al fin y al cabo, se trata de la estrategia de 鈥渄ivide y vencer谩s鈥: el capitalista en lugar de enfrentarse a toda su plantilla, les obliga a escoger un/a trabajador/a (delegad@ de personal) o vari@s (comit茅 de empresa, si la empresa o el centro de trabajo tiene m谩s de 50 empleados). Est@s delegad@s van a tener una serie de privilegios: horas sindicales remuneradas que no tendr谩n que trabajar (pudiendo estar incluso completamente liberados de trabajar), protecci贸n frente al despido y poseer谩n en exclusiva el derecho de informaci贸n y de decisi贸n sobre el conjunto de condiciones laborales que afectan a toda la plantilla, y que por ley (al igual que en el parlamento pol铆tico) solo ellos detentar谩n en nombre de todas.

Por supuesto, las horas sindicales (en funci贸n del n煤mero de plantilla) y las subvenciones o recursos con los que se dota a los sindicatos, pueden aumentar en funci贸n del grado de satisfacci贸n que la empresa tenga con las acciones de dichos sindicatos subvencionados, al igual que sucede con los sobornos o favores a los delegados escogidos. Recordemos la m谩xima de 鈥渆l poder corrompe鈥, y la patronal sabe agasajar bien, pues recursos no le faltan.

Por otra parte, con este sistema de elecciones y comit茅s de empresa, se divide y enfrenta a los sindicatos que presentan candidaturas electorales, pues deber谩n competir con el resto por los votos y las plazas en el comit茅 de empresa, para no desaparecer o perder recursos (liberados y subvenciones, ya que las subvenciones estatales se reparten en funci贸n del n煤mero de delegados obtenidos). La conveniente unidad obrera y sindical para lograr presionar a la empresa, que tiene todo el poder de decisi贸n, queda rota en una batalla y competencia sindical.

As铆 se burocratiza inexorablemente a los sindicatos que participan de este sistema: los dirigentes sindicales son retribuidos, para pagar sus salarios requieren de subvenciones, y 茅stas a su vez dependen del n煤mero de delegados escogidos. Todos los sindicatos que reproducen este juego, por supuesto tambi茅n la CGT, tienen 鈥渃omerciales鈥 que se dedican a captar personas para que se presenten con sus siglas y poder cobrar las consecuentes subvenciones.

Sin embargo, el efecto m谩s pernicioso para la clase trabajadora, y por ello el m谩s deseado por el capitalismo en este modelo sindical, es el de vaciar de sentido el sindicalismo: si ya hay un comit茅 de empresa encargado de 鈥渄efenderme鈥, de 鈥減reocuparse鈥 por las condiciones de trabajo y de decidir en mi nombre, pues para eso los votamos y para eso tienen sus liberados, horas sindicales, etc., 驴para qu茅 me he de organizar, afiliar, interesar o preocupar por ello? Se llega al extremo que muy a menudo ni tan siquiera los delegados de personal o miembros de comit茅 de empresa por un determinado sindicato est谩n afiliados.

Y la minor铆a que a煤n quiera luchar por mantener o mejorar las condiciones de trabajo, a menudo se debe enfrentar al comit茅 de empresa, pues toda la informaci贸n y el poder decisi贸n est谩n en su poder. Por ello, por norma general, los comit茅s se prestan a firmar despidos colectivos, rebajas salariales, convenios regresivos, tolerar ilegalidades鈥 La informaci贸n y el poder decisorio est谩 en sus manos y no en el conjunto de la plantilla, y la minor铆a con poder es f谩cil de ser presionada, coaccionada o comprada por la empresa, de la que no dejan de ser asalariados.

En 煤ltimo t茅rmino, los sindicatos subvencionados a los que pertenecen los delegados de los comit茅s de empresa, reciben enormes subvenciones de las empresas y de las distintas organizaciones patronales, y es dif铆cil morder la mano que da de comer, y de los que dependen la gran parte de sus recursos y con los que poder seguir manteniendo a los dirigentes sindicales liberados.

En suma: las elecciones sindicales y los comit茅s de empresa usurpan el poder de decisi贸n del conjunto de la plantilla sobre sus condiciones de trabajo y su propio empleo, en favor de una minor铆a privilegiada y f谩cil de corromper o chantajear por parte de la empresa, permitiendo la p茅rdida de derechos y los despidos colectivos; dividen y enfrentan a los sindicatos por la caza del voto y de los delegados en los comit茅s, a la vez que los burocratizan y hacen dependientes de las subvenciones del Estado y la patronal; y no menos importante, esa pr谩ctica de delegaci贸n y voto vac铆a los sindicatos y merma la lucha sindical.

Por todo ello, la CNT-AIT siempre se ha opuesto tanto a las subvenciones con las que se compran los sindicatos, como a los jer谩rquicos comit茅s de empresa. Las decisiones, la informaci贸n, las propuestas, la discusi贸n y las acciones que afectan al conjunto de la plantilla, se deben debatir y decidir en igualdad de condiciones en las asambleas de empresa o centro de trabajo donde todas las trabajadoras son iguales y tienen voz y voto. As铆 se garantiza decisiones tomadas por todas las personas afectadas y se permite y favorece la participaci贸n.

Y como forma de organizaci贸n y lucha, la CNT-AIT defiende las secciones sindicales, que son las agrupaciones de personas afiliadas a un sindicato en una empresa. Las secciones sindicales legalmente tienen las mismas armas sindicales (huelga, conflicto colectivo, firma de convenios, denuncias鈥) que un comit茅 de empresa, pero no pueden decidir en nombre de toda la plantilla, pues tampoco queremos hacer eso. La plantilla s贸lo puede decidir en asamblea y nadie deber铆a imponer sus intereses en su nombre.

No te pedimos el voto ni que delegues y conf铆es en nosotras. Conf铆a en ti, af铆liate, organ铆zate, lucha y decide por ti misma, entre iguales, sin dirigentes liberados, sin subvenciones -con plena autonom铆a-, para defender tu puesto de trabajo, tus intereses 鈥搎ue nadie va a defender si t煤 no lo haces-, y para combatir este sistema genocida y ecocida por uno m谩s humano y racional, gestionado colectivamente y al servicio de toda la sociedad, y no de una minor铆a poderosa e insaciable.

O votas, callas y reproduces el sistema, o dejas de tragar y te organizas para cambiar las cosas. Af铆liate y lucha en la CNT-AIT.

Grupo de Acci贸n Sindical

CNT-AIT

Versi贸n en valenciano:

El sindicalisme va n脿ixer de les antigues societats gremials de resist猫ncia i suport mutu com a organitzaci贸 obrera en defensa dels interessos de la classe treballadora per millorar les condicions laborals, per lluitar contra el sistema capitalista, i per assolir una societat m茅s justa per a les classes productives, alienades, dependents de la classe capitalista i condemnades a la mis猫ria o a la precarietat en la seua gran part.

El capitalisme va fer us de la repressi贸 (patronal, policial, judicial, penitenci脿ria o paramilitar) per a combatre el sindicalisme. Sindicalistes, que a m茅s, com a classe treballadora, depenien per a subsistir del capritx dels capitalistes de donar-los treball o no i pagar-los o no.

No obstant aix貌, ni aix铆 aconseguien acabar amb les reivindicacions obreres. El capitalisme 茅s un conflicte permanent d鈥檌nteressos entre classes antag貌niques: la part que s鈥檈mporten els capitalistes ho cobra de menys la classe productiva, i al contrari. En economia b脿sica: beneficis i costos, beneficis empresarials i despeses variables, que aix铆 茅s com es denomina en economia capitalista a les persones treballadores.

En aquestes condicions pr貌pies del sistema capitalista, de tirania del capital sobre el treball, sempre hi haur脿, en major o menor grau una lluita o protesta obrera, mentre la gran part de la societat depenga d鈥檜n salari, que ni tan sols t茅 garantit, haja de vendre la seua vida, el seu temps, for莽a, coneixements i intel路lig猫ncia per a produir per a un tercer que s鈥檃propia del fruit del treball, del qual no tenen cap control, ni del que produeixen, ni per a qui, ni com, sovint intoxicant-se a si mateix, o contaminant el planeta sense poder fer res per a evitar-ho, fabricant objectes de consum in煤tils, o que a vegades, encara que els produ茂sca, mai els podr脿 gaudir.

Amb l鈥檃parici贸 dels r猫gims 鈥渄emocr脿tics鈥, on la poblaci贸 governada legitima a l鈥橢stat triant els seus propis amos pol铆tics, el sistema capitalista va entendre els grans avantatges que li anava a reportar el sistema electoral/parlamentari si aconssegia traslladar-lo al m贸n sindical. Per aix貌, totes les 鈥渄emocr脿cies鈥 capitalistes han imposat aquest sistema al m贸n laboral amb les particularitats i denominacions concretes de cada pa铆s.

Al cap i a la fi, es tracta de l鈥檈strat猫gia de 鈥渄ivideix i vencer脿s鈥: el capitalista en lloc d鈥檈nfrontar-se a tota la seua plantilla, els obliga a triar una persona delegada sindical, o varies persones (comit茅 d鈥檈mpresa, si l鈥檈mpresa o el centre de treball t茅 m茅s de 50 empleats). Est@s delegad@s tindran una s猫rie de privilegis: hores sindicals remunerades que no hauran de treballar (podent estar fins i tot completament alliberats de treballar), protecci贸 enfront de l鈥檃comiadament i posseiran en exclusiva el dret d鈥檌nformaci贸 i de decisi贸 sobre el conjunt de condicions laborals que afecten a tota la plantilla, i que per llei (igual que en el parlament pol铆tic) nom茅s ells posseiran en nom de totes.

Per descomptat, les hores sindicals (en funci贸 del n煤mero de plantilla) i les subvencions o recursos amb els quals es dota als sindicats, poden augmentar en funci贸 del grau de satisfacci贸 que l鈥檈mpresa tinga amb les accions d鈥檃quests sindicats subvencionats, igual que succeeix amb els suborns o favors als delegats triats. Recordem la m脿xima de 鈥渆l poder corromp鈥, i la patronal sap complimentar b茅, perqu猫 recursos no li falten.

D鈥檃ltra banda, amb aquest sistema d鈥檈leccions i comit茅s d鈥檈mpresa, es divideix i enfronta als sindicats que presenten candidatures electorals, perqu猫 haur脿n de competir amb la resta pels vots i les places en el comit茅 d鈥檈mpresa, per a no desapar茅ixer o perdre recursos (alliberats i subvencions, ja que les subvencions estatals es reparteixen en funci贸 del nombre de delegats obtinguts). La convenient unitat obrera i sindical per a aconseguir pressionar a l鈥檈mpresa, que t茅 tot el poder de decisi贸, queda trencada en una batalla entre sindicats per assolir el poder..

Aix铆 es burocratitza inexorablement als sindicats que participen d鈥檃quest sistema: els dirigents sindicals s贸n retribu茂ts, per a pagar els seus salaris requereixen de subvencions, i aquestes al seu torn depenen del nombre de delegats triats. Tots els sindicats que reprodueixen aquest joc, per descomptat tamb茅 la CGT, tenen 鈥渃omercials鈥 que es dediquen a captar persones perqu猫 es presenten amb les seues sigles i poder cobrar les conseq眉ents subvencions.

No obstant aix貌, l鈥檈fecte m茅s pernici贸s per a la classe treballadora, i per aix貌 el m茅s desitjat pel capitalisme en aquest model sindical, 茅s el de buidar de sentit el sindicalisme: si ja hi ha un comit茅 d鈥檈mpresa encarregat de 鈥渄efensar-me鈥, de 鈥減reocupar-se鈥 per les condicions de treball i de decidir en el meu nom, i per aix貌 els votem i per a aix貌 tenen els seus alliberats, hores sindicals, etc., per a qu猫 m鈥檋e d鈥檕rganitzar, afiliar, interessar o preocupar per aix貌? S鈥檃rriba a l鈥檈xtrem que molt sovint ni tan sols els delegats de personal o membres de comit茅 d鈥檈mpresa per un determinat sindicat estan afiliats.

I la minoria que encara vulga lluitar per mantindre o millorar les condicions de treball, sovint s鈥檋a d鈥檈nfrontar al comit茅 d鈥檈mpresa, perqu猫 tota la informaci贸 i el poder decisi贸 estan en el seu poder. Per aix貌, per norma general, els comit茅s es presten a signar acomiadaments col路lectius, rebaixes salarials, convenis regressius, tolerar il路legalitats鈥 La informaci贸 i el poder decisori 茅s a les seues mans i no en el conjunt de la plantilla, i la minoria amb poder 茅s f脿cil de ser pressionada, coaccionada o comprada per l鈥檈mpresa, de la qual no deixen de ser assalariats.

En 煤ltim terme, els sindicats subvencionats als quals pertanyen els delegats dels comit茅s d鈥檈mpresa, reben enormes subvencions de les empreses i de les diferents organitzacions patronals, i 茅s dif铆cil mossegar la m脿 que dona menjar, i dels quals depenen la gran part dels seus recursos i amb els quals poder continuar mantenint als dirigents sindicals alliberats.

En suma: les eleccions sindicals i els comit茅s d鈥檈mpresa usurpen el poder de decisi贸 del conjunt de la plantilla sobre les seues condicions de treball i la seua pr貌pia ocupaci贸, en favor d鈥檜na minoria privilegiada i f脿cil de corrompre o fer xantatge per part de l鈥檈mpresa, permetent la p猫rdua de drets i els acomiadaments col路lectius; divideixen i enfronten als sindicats per la ca莽a del vot i dels delegats en els comit茅s, alhora que els burocratitzen i fan dependents de les subvencions de l鈥橢stat i la patronal; i no menys important, aqueixa pr脿ctica de delegaci贸 desmoviltza la classe taballadora i la lluita sindical.

Per tot aix貌, la CNT-AIT sempre s鈥檋a oposat tant a les subvencions amb les quals es compren els sindicats, com als jer脿rquics comit茅s d鈥檈mpresa. Les decisions, la informaci贸, les propostes, la discussi贸 i les accions que afecten el conjunt de la plantilla, s鈥檋an de debatre i decidir en igualtat de condicions en les assemblees d鈥檈mpresa o centre de treball on totes les treballadores s贸n iguals i tenen veu i vot. Aix铆 es garanteix decisions preses per totes les persones afectades i es permet i afavoreix la participaci贸.

I com a forma d鈥檕rganitzaci贸 i lluita, la CNT-AIT defensa les seccions sindicals, que s贸n les agrupacions de persones afiliades a un sindicat en una empresa. Les seccions sindicals legalment tenen les mateixes armes sindicals (vaga, conflicte col路lectiu, signatura de convenis, den煤ncies鈥) que un comit茅 d鈥檈mpresa, per貌 no poden decidir en nom de tota la plantilla, perqu猫 tampoc volem fer aix貌. La plantilla nom茅s pot decidir en assemblea i ning煤 hauria d鈥檌mposar els seus interessos en el seu nom.

No et demanem el vot ni que delegues i confies en nosaltres. Confia en tu, af铆lia鈥檛, organitza鈥檛, lluita i decideix per tu mateixa, entre iguals, sense dirigents alliberats, sense subvencions, amb plena autonomia, per a defensar el teu lloc de treball, els teus interessos que ning煤 defensar脿 si tu no ho fas, i per a combatre aquest sistema genocida i ecocida en favor d鈥檜na societat m茅s humana i racional, gestionada col路lectivament en benefici de tota la societat, i no d鈥檜na minoria poderosa i insaciable.

O votes, calles i reprodueixes el sistema, o deixes d鈥檈ngolir i t鈥檕rganitzes per a canviar les coses. Af铆liate i lluita en la CNT-AIT.




Fuente: Cnt-ait.org