March 17, 2023
De parte de Libre Pensamiento
1,782 puntos de vista

Manuel Marino, Ra煤l Ortega, Francisco Romero y Mar铆a Luisa San Jos茅. Fundaci贸n Salvador Segu铆.

Al igual que Salvador Segu铆 propuso la sustituci贸n de los antiguos sindicatos de oficios por el Sindicato 脷nico de sector, hoy, en un mundo laboral sumamente complejo con contratas, subcontratas, aut贸nomos y teletrabajo, quiz谩 ser铆a necesario repensar los marcos organizativos para facilitar la solidaridad y la lucha conjunta de diferentes 鈥渟ectores鈥.

Salvador Segu铆, el Noi del Sucre

Para Segu铆 el sindicato es el primer paso que dan los trabajadores en la formaci贸n de su conciencia organizativa y de clase: 鈥渆s m谩s f谩cil al esclavo del salario darse cuenta de su situaci贸n angustiosa y del proceder de la burgues铆a, que no de la tiran铆a pol铆tica y de la farsa religiosa, ya que aqu茅lla es la que siente con m谩s intensidad dado que su salario es insuficiente para cubrir las m谩s apremiantes necesidades de la vida鈥. El sindicato es el lugar donde los trabajadores se forman, en el sentido amplio de la palabra, y descubren los valores de la solidaridad y de la lucha: 鈥渘osotros educamos al trabajador en un ambiente de confianza en la propia voluntad y en el propio esfuerzo (鈥) les ense帽amos, sencillamente, a luchar contra todos los que sean sus enemigos鈥. Por lo tanto, no bastaba con la simple afiliaci贸n del trabajador a la organizaci贸n, era precisa la formaci贸n ideol贸gica y pr谩ctica.

Hoy, el peso de la ideolog铆a dominante y la desestructuraci贸n del mundo del trabajo dificultan la identificaci贸n del trabajador como tal. Por tanto, es una labor prioritaria de las organizaciones sindicales actuales resaltar la importancia del 谩mbito sindical y el valor de la solidaridad en la lucha por un mundo m谩s justo.

Las dificultades para organizar los sindicatos en la Espa帽a del primer tercio del siglo XX son m煤ltiples. Las clases dominantes -burgues铆a y grandes terratenientes- mantienen una posici贸n hostil a los intentos de los trabajadores de organizarse. Los conflictos laborales se trataban como problemas de orden p煤blico: CNT sufre continuas prohibiciones y suspensiones, junto al cierre de su prensa, las detenciones y atentados contra los sindicalistas, etc., lo que constituye una causa importante de las dificultades para las tareas organizativas y de expansi贸n. Ante estos problemas para llevar una vida normal se plantea, en principio, la necesidad de organizar a aquellos trabajadores de firme militancia para resistir los embates de la represi贸n, 鈥渘os interes贸 al principio tener diez trabajadores capacitados, dignos y conscientes de sus deberes y de sus derechos y no tener diez mil obreros que no supiesen resistir la persecuci贸n, el atropello, el hambre, la c谩rcel, toda esa lista de infamias con que se nos ha intentado amedrentar鈥.

CNT fue el resultado de largas experiencias de organizaci贸n sindical que hunden sus ra铆ces en el siglo XIX. Las prohibiciones y persecuci贸n al sindicalismo de ra铆z anarquista fue una constante hist贸rica. En ese marco se genera una militancia muy combativa y forjada en las dificultades. Los interlocutores -en algunas ocasiones, peque帽os empresarios con prejuicios sobres las organizaciones sindicales- tratan los conflictos laborales como asuntos de orden p煤blico. El incumplimiento de los acuerdos generaba la presi贸n y la movilizaci贸n. Estas relaciones conflictivas y violentas generaban cierta rebeld铆a entre los trabajadores, y facilitaba el crecimiento y prestigio de la CNT.

De todos los planteamientos de Salvador Segu铆, quiz谩s sea el Sindicato 脷nico el proyecto sindical m谩s importante y con m谩s proyecci贸n. Aprobado en el congreso de Sants (1918) y, posteriormente, ratificado en el de la Comedia (1919), a nivel estatal, supone un gran avance para la CNT, adapt谩ndose a la nueva organizaci贸n del mundo del trabajo con conflictos m谩s complicados y empresas de mayores dimensiones. Reduce la estructura burocr谩tica y acaba con una tradici贸n sindical atomizada en sindicatos de oficios, divididos a su vez en categor铆as profesionales. La nueva organizaci贸n se muestra m谩s eficaz y moderna en tanto que potencia la comunidad de intereses y de solidaridad entre los obreros cualificados, los especialistas y los peones, cuya cualificaci贸n y diferencia de remuneraci贸n tend铆an a dividirlos.

Huelga de La Canadiense, abril de 1919. Con esta huelga se logr贸 la jornada de 8 horas en Espa帽a

En la actualidad, observamos en los sindicatos que las grandes secciones sindicales estatales realizan una actividad sindical, a veces, demasiado corporativa y sin contacto con su sector laboral y el resto de la organizaci贸n. Tal vez en un mundo laboral sumamente complejo con contratas, subcontratas, aut贸nomos, teletrabajo, etc. ser铆a necesario repensar los marcos organizativos para facilitar la solidaridad y la lucha conjunta de diferentes 鈥渟ectores鈥.

Su idea de organizaci贸n sindical es de 谩mbito estatal, sin olvidar la necesidad de coordinarse y buscar relaciones internacionales, 鈥渄e poco nos servir铆a esta fuerza inmensa, que se sostiene por la tenacidad y la convicci贸n del proletariado catal谩n, quedara encerrada en los muros de lo que se dice o se llama Catalu帽a solamente, por eso tenemos necesidad de ponernos en comunicaci贸n con todos los obreros espa帽oles y tenemos necesidad de ponernos en contacto con todos los de fuera de Espa帽a鈥.

Este planteamiento le permite establecer pactos puntuales con UGT que propician las huelgas generales de 1916 y 1917. Consciente de las debilidades de CNT, con una fuerte implantaci贸n en Catalu帽a, pero muy dispersa en el resto del Estado, Segu铆 busca pactos a pesar de las diferencias ideol贸gicas, para dar una respuesta clara al Gobierno y a la patronal frente al deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores.

Su apuesta est谩 totalmente en contra de los hoy llamados liberados sindicales profesionalizados, 鈥減or muy pomposos que sean los cargos entre los sindicalistas, y por mucho que sea el trabajo, no cobran sueldo. Solamente cuando pierden un jornal por haber trabajado en la organizaci贸n cobran un igual al que perciben en la ocupaci贸n que desempe帽an鈥. Tambi茅n aboga por las rotaciones en los 贸rganos de gesti贸n para evitar la burocratizaci贸n y la separaci贸n que tiende a producirse entre dirigentes de la organizaci贸n y resto de militantes. Este es otro aspecto presente, actualmente, en las organizaciones con liberados que se eternizan en los 贸rganos de gesti贸n.

La CNT trata de integrar a todos los trabajadores sea cual sea su condici贸n. As铆, la mujer cobra especial importancia ya en el congreso fundacional (1910) donde consideran que 鈥渆s el trabajo que ha de elevar su condici贸n de mujer al nivel del hombre, 煤nico modo de afirmar su independencia鈥.  Plantean la igualdad salarial con el hombre, la integraci贸n en el sindicato de las mujeres e incluso 鈥渄etermina que no debe permitirse bajo ning煤n concepto que trabaje un mes antes de su parto y hasta un mes despu茅s de haber dado a luz鈥.  En el congreso de Sants (1918) vuelven a introducir la necesidad de la igualdad de la mujer, tanto su sindicaci贸n como que 鈥渆n los sindicatos mixtos deber谩n las juntas administrativas ser mixtas tambi茅n, a fin de que la mujer se interese por sus luchas y defienda directamente su emancipaci贸n econ贸mica鈥.

Las personas discapacitadas tambi茅n ocupan un espacio importante en los congresos para intentar su integraci贸n y, por supuesto, el apoyo a los presos y sus familias son una preocupaci贸n constante. Segu铆 expone, en repetidas ocasiones, la necesidad de integrar a otros sectores laborales como campesinos, t茅cnicos e intelectuales.

El sindicalismo de la CNT abarcaba todos los aspectos y preocupaciones de la vida del trabajador, porque sus militantes viven en los barrios y sufren los mismos problemas que el resto de los trabajadores. Ante los precios desorbitados de los alquileres, muy especulativos en algunas ciudades como en Barcelona y Madrid, Segu铆 propone la 鈥渉uelga de inquilinos como protesta contra el aumento de los alquileres鈥, movilizaci贸n que se llevar谩 a efecto en Barcelona en 1922.

En enero de 1918 apoyan las movilizaciones de mujeres contra la carest铆a de los productos b谩sicos de alimentaci贸n y combustible como el carb贸n en Barcelona, con duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y las bandas de pistoleros de Bravo Portillo, consiguiendo frenar la espiral especulativa de los precios.

Incluso la calidad de los productos que consumen los trabajadores son objeto de preocupaci贸n, 鈥渓a Confederaci贸n Regional est谩 dispuesta a conceder un cr茅dito al Sindicato del ramo de la alimentaci贸n para establecer un laboratorio modelo, cueste lo que cueste, para que los productos sean analizados. Y se dar谩 el caso de que los fabricantes tendr谩n que acudir al Sindicato obrero a pedir certificados que acrediten la bondad de sus productos para llevarlos al mercado鈥. En el II Congreso de CNT de 1919 se aprob贸 un dictamen que desarrolla en detalle esa propuesta. Medida importante e innovadora que, al d铆a de hoy, no existe por parte de ninguna organizaci贸n obrera. Nos conformamos con los dict谩menes que emiten los organismos oficiales e instituciones dependientes de la administraci贸n.

La ense帽anza tambi茅n ocupa parte de sus inquietudes, ya que Segu铆, as铆 como la inmensa mayor铆a de los sindicalistas m谩s destacados, son autodidactas y partidarios de la escuela racionalista. En los acuerdos del congreso de Sants (1918), proponen 鈥渃rear una cuota voluntaria de cinco c茅ntimos por asociado, destin谩ndola a este fin, y hacer todos los esfuerzos por la creaci贸n de las escuelas racionalistas鈥.

La importante influencia social de CNT le permit铆a mantener la organizaci贸n cuando era ilegalizada y atender las tareas m谩s importantes como el apoyo a las familias de los sindicalistas detenidos y desterrados. El sindicato era un espacio de sociabilidad, de formaci贸n, de participaci贸n y de integraci贸n.

Trataban de construir un mundo alternativo en costumbres y h谩bitos sociales, y abarcaban todos los aspectos de la vida. Intentaban configurar una nueva sociedad presidida por ideales humanitarios, de libertad, fraternidad, cultura, respeto a la naturaleza, educaci贸n sexual y emancipaci贸n. En la vida diaria trataban de establecer un nuevo orden social revolucionario, empezaban por los mismos militantes m谩s destacados que daban ejemplo. Segu铆 convive con su compa帽era y sus hijas, procedentes de un anterior matrimonio, rompen con los convencionalismos sociales, no se casan, tratan de estar en contacto con la naturaleza, etc. Incluso temas avanzados como el 鈥渁mor libre鈥 eran tratados en revistas libertarias.

Ese modelo de sindicato amplio choca con la imagen de los sindicatos actuales centrados en los problemas corporativos de las empresas y sectores productivos. La sanidad, educaci贸n, alimentaci贸n, alquileres, etc. requieren que los sindicatos participen y aporten sus experiencias desde su conciencia de clase para que las reivindicaciones no sean instrumentales y puedan cuestionar el modelo capitalista.

Ante una hipot茅tica revoluci贸n, advierte repetidas veces de la falta de formaci贸n integral de los trabajadores y la importancia del sindicato. 鈥Por eso nosotros, en un pr贸ximo Congreso internacional, vamos a plantear esa cuesti贸n, y vamos a decir que la hegemon铆a del proletariado no pueden ejercerla ni los partidos socialistas ni los grupos anarquistas; esa hegemon铆a deben ejercerla los Sindicatos profesionales, los sindicalistas.鈥 En repetidas ocasiones plantea que el fracaso de las revoluciones, y en particular de la revoluci贸n rusa, es consecuencia de no haber contado con la estructura y experiencia de los sindicatos para organizar la producci贸n. Segu铆, en este aspecto, es seguidor de las ideas del sindicalista holand茅s Cornelissen.

Es fundamental en el seguimiento de la trayectoria de Segu铆 tratar de la llamada huelga de la Canadiense, el acontecimiento m谩s importante del sindicalismo de la 茅poca. Conflicto iniciado el 2 de febrero de 1919, al que se ir谩n incorporando nuevos sectores llegando a paralizar la vida de la ciudad, y finalizado el 19 de marzo. La CNT afront贸 este conflicto con los locales clausurados desde el 16 de enero y algunos de los sindicalistas, como Segu铆, detenidos en los barcos 鈥淧elayo鈥 y 鈥淕iralda鈥. El 17 de marzo se llegaba a un acuerdo que aceptaba las peticiones de los trabajadores tras un mes y medio de huelga. El papel de Segu铆 en la asamblea del d铆a 19 ha sido muy discutido, no se ha valorado la complicada situaci贸n con un Ej茅rcito y una patronal dispuestos a utilizar todos los medios violentos para aplastar a los trabajadores de una manera definitiva. El resultado de la asamblea supuso un alto el fuego de 3 d铆as y su incumplimiento gener贸 la vuelta a la huelga el 24 de marzo. El 3 de abril. El Bolet铆n oficial decretaba que: 鈥淟a jornada m谩xima legal ser谩 de ocho horas al d铆a o cuarenta y ocho semanales en todos los trabajos a partir del 1 de octubre鈥. Espa帽a se convert铆a as铆 en el primer pa铆s de Europa que reconoc铆a esa reivindicaci贸n.

Segu铆 siempre fue tachado de poco anarquista y de ser un sindicalista moderado pero estas posiciones merecen una revisi贸n sosegada y ajustada a sus opiniones y a los hechos. Mostrar prudencia en los conflictos, como en la huelga de La Canadiense, y buscar aliados t谩cticos, con UGT y republicanos catalanistas, nos muestran a un revolucionario templado y consciente de las fuerzas y circunstancias de la organizaci贸n en la dif铆cil 茅poca que le toc贸 vivir.

El sindicalismo necesita penetrar en todos los problemas de los trabajadores y cuestionar el modelo de sociedad capitalista y de pensamiento 煤nico, para constituir una alternativa al sistema. Segu铆 nos muestra el camino del trabajo generoso y del sindicalista con un proyecto definido. 

BIBLIOGRAF脥A

Antonio Bar. La CNT en los a帽os rojos. Akal, Madrid, 1981.

CNT. Congreso de constituci贸n de la Confederaci贸n Nacional del Trabajo (CNT). Anagrama, Barcelona, 1976.

CNT. Comicios hist贸ricos de la CNT. (Memoria del Congreso celebrado en Barcelona los d铆as 28, 29, 30 de junio y 1 de Julio de 1918). Ediciones CNT, Toulouse, 1957.

Antonio Elorza. Art铆culos madrile帽os de Salvador Segu铆. Cuadernos para el di谩logo. Madrid, 1976. 

Manuel Lladonosa. El Congr茅s de Sants. Nova Terra, Barcelona, 1975.

[Este art铆culo se public贸 en el Libre Pensamiento n潞 113, Primavera 2023]




Fuente: Librepensamiento.org