August 14, 2022
De parte de Asociacion Germinal
103 puntos de vista
  • Paliando la “crisis alimentaria mundial”
  • “Occidente y África empiezan a respirar”
  • Pero entonces… ¿a dónde van los buques cargados con granos?
  • “Los barcos con grano ucraniano no van a países pobres que sufren hambre, sino a Occidente”

Tras cinco meses del comienzo de la Operación Militar Especial de la Federación Rusa en Ucrania para “desmilitarizar” y “desnacificar” el Régimen imperante, el sábado 22 de julio se confirma el primer gran acuerdo entre Rusia y Ucrania, con el cereal como principal protagonista. El lunes 1° de agosto partió de Odesa el primer barco cargado con unas 26.000 toneladas de grano ucraniano con destino Libia. Segun señalan desde la prensa hegemónica, en aras de aportar a la construcción del relato único de Occidente, se trataría de “un paso que podría servir para empezar a paliar la crisis alimentaria mundial derivada de la invasión rusa”, subraya el periódico europeo 20 Minutos. El trigo, el maíz y la cebada, entre otros alimentos, pueden ser los símbolos del primer gran avance tangible desde el inicio del conflicto, añaden.

Paliando la “crisis alimentaria mundial”

Algo que los medios hegemónicos olvidan de mencionar en su relato teledirigido es, que previo a la firma del acuerdo para garantizar la seguridad en la salida de los buques cargados con cereales “para alimentar al mundo hambriento”, los servicios especiales de Rusia se impusieron la tarea de desminar la salida de los puertos hacia el Mar Negro, sembradas de minas antibuques por el Régimen ucraniano. El Mar Negro es clave para el envío de cereales, aceite y productos derivados del petróleo. Esta ruta es compartida por Bulgaria, Rumania, Georgia y Turquía, así como por Ucrania y Rusia.

Con esa finalidad, la de paliar el hambre del Mundo, hoy viernes 12, 2 nuevos barcos con cereales zarpan de los puertos de Ucrania. Se trata del barco Sormovsky, con bandera de Belice, que ha zarpado del puerto de Chernomorsk con 3.050 toneladas de trigo rumbo a la ciudad de Tekirdag [Turquía]. Y el barco Star Laura, con bandera de las Islas Marshall, ha salido pero del puerto de Yuzhni con 60.000 toneladas de maíz rumbo a Irán”, señaló la institución Portuaria en las redes sociales.

Cabe recordar que el 22 de julio, Rusia, Turquía y la ONU firmaron un acuerdo que facilita la salida de los cereales y fertilizantes de Ucrania. Los representantes de Kiev firmaron un documento similar.

Y es así que, conforme van pasando los días desde la firma del acuerdo, los medios concentrados van acompañando cada salida de buques cargados concereales, con la misma muletilla: “el bloqueo de millones de toneladas de granos debido a la guerra en Ucrania, que con Rusia es uno de los primeros productores mundiales, provocó el aumento de los precios de alimentos y el temor a una crisis alimentaria mundial”. Sin aclara que, si bien las sanciones coercitivas impuestas a Rusia desde la Unión Europea y los EEUU por la Operación Militar Especial vinieron a profundizar la crisis, está es preexistente al conflicto. Tanto la crisis alimentaria, que según Informe de las Naciones Unidas: las cifras del hambre en el mundo aumentaron hasta alcanzar los 828 millones de personas en 2021, como la crisis económica y de precios (de petróleo, gas, energía eléctrica, agua y alimentos). Recordemos que el 21 de diciembre, dos meses antes de la Operación Especial, el coste de la luz batía récords en España y Europa por el alza en el precio del gas. En España, el precio medio de la electricidad alcanzó los 380 euros. Los futuros a un mes del gas habían subido más de un 11% en el mercado neerlandés, referente de la región, mientras que en el mercado español subieron en diciembre de 2021 un 15,83%, impactando directamente en el precio de la electricidad europea y española.

Dicho esto, que los grandes Conglorados mediáticos a través de sus medios concentrados oculta desvirtuando una realidad que les estalla en la cara cada jornada, prosigamos con los buques que aplacarán el hambre de los hambrientos y desnutridos del mundo.

El 9 de agosto, zarparon tros dos barcos, cargados con 70.000 toneladas de grano, del puerto de Chornomorsk, en el mar Negro, conforme al acuerdo sobre la reanudación de las exportaciones ucranianas, así lo anunciaba el Ministerio de Infraestructura del Régimen ucraniano.

“Dos buques zarparon del puerto de Chornomorsk con un volumen total de carga de 70.000 toneladas. El barco “Rahmi Yaggi” llevará 5.300 toneladas de grano a Turquía, y el “Ocean Lion” 65.000 toneladas de maíz a Corea del Sur”, indicó el ministerio ucraniano en Telegram.

El domingo 7, cuatro buques de carga con 170.000 toneladas de aceite de girasol y maíz zarparon de los puertos ucranianos de Odesa y Chornomorsk. Para esta fecha ya eran ocho las embarcaciones que habían retomado la exportación de alimentos  desde la firma del acuerdo entre Rusia y Ucrania. Estos 4 navíos viajaron con rumbo a China, Italia y Turquía, pero antes debieron pasar por Estambul para ser revisados, como estipula dicho acuerdo.

El 5 de agosto Tres, tres nuevos buques con cereales zarparon de Ucrania cargados de maíz con destino a Irlanda, Reino Unido y Turquía.

“Nuestro principal objetivo es aumentar el volumen de transbordo en nuestros puertos. Tenemos que procesar 100 transbordos al mes para poder exportar la cantidad necesaria de productos alimenticios”, había declarado el ministro de Infraestructuras ucraniano, Oleksandr Kubrakov.

“Occidente y África empiezan a respirar”

Así subtitula el medio concentrado europeo 20 Minutos, al interior de una larga nota dedicada a expresar loas al Occidente atlantista.

En este apartado el medio europeo Resalta efusivamente la “relevancia” del acuerdo establecido porque sus “implicaciones son muy amplias”. Y detalla que, a nivel mundial se “acoge casi con alivio”, pues puede servir para empezar a “frenar la crisis alimentaria” que se avecina en todo el planeta, pero, dice, “con especial relevancia para África”. Y realza la actitud de Ucrania ya que se encuentra “entre los principales productores y exportadores mundiales de maíz, trigo y cebada”. Y añade, en el caso del maíz es, sin ir más lejos, el sexto exportador mundial, según los datos correspondientes al periodo entre 2020 y 2021.

Como no podía ser de otra manera, la Unión Europea a través de su Comisión Europea, en una clara simbiosis con la línea argumental de Zelenski, ha celebrado las partidas de los buques cereales desde los puertos ucranianos.

“La UE acoge con satisfacción la salida del primer barco comercial del puerto de Odesa tras meses de bloqueo por parte de Rusia. Este es un primer paso hacia la mitigación de la crisis alimentaria mundial, potenciada por la agresión ilegítima de Rusia a Ucrania”, así festejaba la Comisión Europea.

Y pensando más en las ganancias que devengarán de las exportaciones que en la de saciar -esa tan remanida muletilla- el hambre mundial, la Comisión Europea añadió:

“Ucrania y sus socios están dando otro paso para evitar el hambre mundial. Desbloquear los puertos generará al menos 977 millones de euros en ganancias para la economía y una oportunidad para que el sector agrícola planifique los cultivos del próximo año”, apuntó el Gobierno de Zelenski.

Conociendo el paño en el que está, Rusia también ve el paso como algo positivo, pero no se fía del todo de un Régimen nazi-fascista que masacra a sus propios ciudadanos, y así lo advirtió el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

“Se trata de una buena oportunidad para probar la efectividad de los mecanismos acordados en las conversaciones en Estambul (…) Ahora lo que el presidente Vladimir Putin espera es que el pacto â€œsea cumplido por todas las partes’ (…) Es que Ucrania podría llegar a vulnerarlo“, advirtió el portavoz.

Por su parte, las Naciones Unidas se sumó al coro de ángeles humanitario y de saciadores del hambre mundial a través de un comunicado donde ha señalado que “este acuerdo de carácter humanitario“, y que “contribuirá a reducir la escasez de alimentos en el mundo y a disminuir los altos precios“, espetó la ONU.

El mismo optimismo evidenció la OTAN. El acuerdo servirá para “aliviar la crisis alimentaria global“, escribió en redes sociales el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

¿Será verdad eso de que África ha comenzado a respirar por el acuerdo firmado y la salida ingente de buques cargados con granos y cereales? ¿Ha llegado alguno de esos buques a algún puerto del continente Africano?

Pero entonces… ¿a dónde van los buques cargados con granos?

Buena pregunta para las y los inquietxs. Hay algo que viene a desbaratar toda la tesis -expuesta por todo Occidente respecto de la finalidad última de la salida masiva de buques cargados con cereales desde los puertos ucranianos- sobre que la seguridad alimentaria mundial dependía de la firma del acuerdo sobre los granos. Y es algo muy sencillo de visibilizar si leen atentamente cuáles son los destinos finales de los buques cargados de granos y cereales.

“Los barcos con grano ucraniano no van a países pobres que sufren hambre, sino a Occidente”

“Desafortunadamente, hasta ahora ni un solo barco con grano ha llegado a los países de África que sufren hambre. Van principalmente a puertos occidentales y la mayoría de productos exportados no es trigo, sino maíz y aceite de girasol, lo que hace dudar de la sinceridad de las tesis expresadas en Occidente de que la seguridad alimentaria mundial depende del acuerdo sobre los granos con Ucrania”.

Portavoz adjunto del Gobierno ruso, Iván Nechaev | Vídeo: Gentileza del medio ruso RT |

*  Con información de: SANA/Sputnik/FAO/Infobae/Perfíl/La Capital/SuissInfo/RT/

REDCOM

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org