December 31, 2022
De parte de Nodo50
478 puntos de vista

El tema de los eufemismos en
política siempre me ha llamado la atención. Se usan mucho, sobre todo por parte
de las derechas, para enmascarar lo que se quiere hacer bajo una capa retórica.
En los últimos tiempos, que tanto se habla de la posverdad, se ha puesto de
moda una clase especial de eufemismos: los
dog whistles (silbatos para
perros).
 

Seguro que habéis oído el término. Se
trata de un eufemismo que tapa políticas especialmente preocupantes (racistas,
machistas, etc.) y que tiene una virtud doble: transmite a los fieles las propias intenciones a la vez que niega a los
oponentes un motivo razonable para enfadarse, puesto que lo que dice es, a veces,
justo lo contrario de lo que quiere decir. El ejemplo más claro es Make
America great again
, el lema de Trump. Bajo esta bandera aparecen toda
clase de políticas racistas, machistas y clasistas, desde los muros en la
frontera hasta la prohibición del aborto, pasando por la persecución de
personas trans o el establecimiento de trabas para que ciertos colectivos
puedan votar. Cosas que nos llevan hacia el fascismo.

Cuando Trump pronuncia esta frase,
sus seguidores entienden que sus objetivos son esos y no otros. Y sus oponentes
también. Pero estos no pueden quejarse porque quedarían de paranoicos: ¿quién
podría oponerse a recuperar la grandeza de EE.UU.? ¿Quién vincularía tan noble
objetivo con semejantes políticas de segregación? Para desmontar la frase ya
hay que hacer un análisis serio del discurso y las prácticas de estos
políticos, y desde el otro lado lo tienen muy fácil para contraatacar con
simplezas como «anda, anda, imaginaciones tuyas, yo solo digo que hay que volver a
hacer grande EE.UU.».

La frase «hay que separar la obra
del autor» es un dog whistle similar. La oímos cuando el autor de
una obra tiene opiniones políticas, digamos, cuestionables. Se usó, por
ejemplo, cuando se criticó al Celsius por invitar a Orson Scott Card, y se
emplea con cierta frecuencia cuando se pide a la gente que no compre productos
de Harry Potter porque J.K. Rowling financia movimientos tránsfobos vinculados
con la extrema derecha. La respuesta siempre es la misma: pero hombre, ¿cómo
dices eso? Vale, el autor será lo que sea, pero lo que nos interesa es su obra.
¡Hay que separar obra de autor!

Hay aquí varias cosas interesantes. La
primera es esta apelación a la obra de una persona como algo intangible, que
solo puede ser criticada en el plano artístico (es decir, por sus valores
literarios, cinematográficos, pictóricos…) y no en el político. Lo cual es mentira, claro. La obra de un
autor expresa sus ideales políticos, incluso en lo más básico. Por
ejemplo, en la obra de J.K. Rowling no hay transfobia explícita (1), pero en
Harry Potter hay castas, estereotipos raciales y una división binaria del mundo
en buenos y malos, elementos todos ellos políticos. En otras palabras: la obra
de un autor es parte de él, de sus ideas, de lo que piensa. Nunca se puede
hacer una separación firme entre obra y autor.

Pero es que, además, la frase es una
mentira total, y por eso la categorizo como dog whistle. Quiere decir
una cosa muy distinta al significado literal de las palabras que emplea. Cuando
se nos pide que separemos obra de autor, lo que en realidad se nos está
pidiendo es que seamos tolerantes con el autor, no con la obra. Lo que se nos dice no es realmente «separad obra de autor», sino «perdonad las barbaridades del autor porque su obra es buena».
 

Voy a poner un ejemplo con, de
nuevo, Harry Potter. A mí me gusta esa saga de libros. Como todo buen millennial,
crecí con ella. Supone una experiencia compartida con la gente de mi edad y un
vínculo que tengo con personas que me importan. A pesar de que ha quedado
ampliamente superada, marcó un hito en la literatura juvenil de los últimos ’90
y primeros ’00 (2) y el tamiz de la nostalgia hace el resto: sí, sigue
gustándome Harry Potter (tanto las novelas como muchos de los productos
derivados) y, probablemente, siga gustándome durante muchos años. Por esa razón,
periódicamente vuelvo a los libros y a las películas que ya tengo.

Pero la autora me parece una
miserable. Es una señora que ha decidido situarse voluntariamente en unas
posiciones políticas de extrema derecha, enfocadas hacia el odio contra uno de
los colectivos más vulnerables de la sociedad: las personas trans. Por mucho que
haya escrito uno de los libros que definieron mi infancia y mi primera adolescencia,
yo preferiría que no tuviera el dinero y el altavoz que tiene. Así que
colaboro, desde mi humilde posición, para restárselo: no consumo los nuevos
productos que salen bajo la licencia, no hablo de ella en público e intento convencer
a los demás de que hagan lo mismo.

A mi parecer, esto es separar obra
de autor: tratarlos con dos criterios distintos, pues los valoro de forma
diferente. La obra me gusta, pero, como el autor no, voy a evitar darle dinero
y visibilidad. Disfrutaré en mi intimidad de la obra que ya tengo comprada,
piratearé la que salga nueva o compraré productos derivados hechos por fans de
los que él no verá un duro, pero ya está. Por volver de nuevo al caso de Orson
Scott Card, que tú releas tus viejos tomos de Ender me da igual; que le invites
a hablar a un festival me da menos igual.

Cuando se nos pide que separemos
obra de autor, sin embargo, no se espera que hagamos esto sino justo su
contrario: que, como nos gusta la obra, ignoremos que el autor es un
desgraciado y sigamos dándole recursos y posición. ¿Y si no nos gusta la obra? Pues
da lo mismo, porque, como ya hemos dicho, esta clase de posiciones no admiten
la crítica política hacia una obra artística, así que el asunto se convierte en
un mero problema de gusto personal, un «si a ti no te gusta no la leas / veas /
juegues, pero yo quiero seguir leyéndola / viéndola / jugándola».

Esta clase de confusión es la que ha
llevado, por cierto, a mucha gente de izquierdas y LGTB a renegar en público de
Harry Potter, decir que es basura, que está mal escrita, etc. Entiendo de dónde
viene, pero es una posición que me parece impostada, hecha para responder a estas
objeciones que lo sitúan todo en el gusto personal. Por supuesto, según van
pasando los años le vemos más las costuras y los defectos literarios a Harry
Potter. También las virtudes, que las tiene. Pero es que eso da igual, porque
el problema nunca fue la calidad de la obra, sino las actitudes de su autora. Y
pongo ahora otro ejemplo: Disco Elysium, un juego que todo el mundo admite que
es excelente, pero que hay gente negándose a jugar porque la empresa que lo
explota parece haber vulnerado la propiedad intelectual de las personas que lo
crearon.

Por último, quiero hablar de la
respuesta más habitual cuando alguien señala ciertos actos y opiniones de un
autor como motivo para no consumir su obra: «es que, si razonamos así, nunca
leeríamos / veríamos / jugaríamos a nada, porque no hay autor libre de culpa». La
segunda parte es cierta. Ningún estudio de videojuegos y ninguna productora de
películas está libre de prácticas cuestionables; ningún autor es ejemplo de
virtud ni en lo que hace, ni en lo que dice, ni en lo que piensa. Pero el razonamiento
que se deriva a partir de ahí es erróneo.

Cada cual decide dónde traza la
línea y por qué la traza. A mí, por ejemplo, dos datos que me parece razonable
tener en cuenta es si el autor está vivo y si sus opiniones políticas
discriminatorias se traducen en actos que vayan a dañar a otros. Puedo leer con tranquilidad a Lovecraft
porque, aunque era un racista, lleva casi un siglo muerto y muchas de sus obras
están incluso en el dominio público. Aunque no lo estuvieran, da igual para mi
criterio personal, que es que mi dinero no acabe en manos de grupos de extrema
derecha. Si el autor ha fallecido o si, aunque esté vivo, no apoya a
movimientos organizados de odio (por mucho que pueda tener opiniones políticas derechistas),
no veo problema en comprarme sus obras (3).

Otro dato que le importa a mucha gente (a mí no tanto) es hasta qué punto las opiniones políticas del autor son
explícitas en la obra. Esto suele ser relevante no solo para decidir si comprar
o no la obra, sino incluso para saber si leerla. Puede que el libro me haya
salido gratis, pero, a lo mejor, no me apetece dedicar mi escaso y muy valorado
tiempo de ocio a empaparme de una apología del fascismo, por ejemplo. Y es una
decisión de lo más válida.

Ni es un desdoro dejar de comprar un
libro por razones políticas ni te vas a quedar sin nada para leer. Sea donde
sea donde traces tu línea, las obras que queden dentro tenderán a infinito: ese
es el milagro de la multiplicación de las editoriales y de los autoeditados. En
cuanto a las obras maestras de cada género, y en el caso de que te interese
leerlas (4), pasa lo mismo: hay tantas grandes obras que quizás te pierdas
algunas, pero podrás leer muchas otras. Por supuesto, quien dice leer dice ver
o jugar.

Espero haber explicado por qué me
parece absurda (y, de hecho, peligrosa) la frasecita de marras. Qué pena no
conocer a su autor, para contarle bien lo que opino de semejante obra.

 

 

 

 

 

(1) Salvo quizás en Troubled
Blood
, novela escrita ya durante su deriva tránsfoba.

(2) No fue, sin duda alguna, la
primera historia sobre colegios de magia, pero sí la primera que pegó un
bombazo tremendo, además manteniendo una personalidad muy reconocible.

(3) En la misma categoría cuento a Pérez-Reverte, por ejemplo, que está vivo y es un señor bastante apolillado, pero no financia partidos de ultraderecha. Aunque, después de leer cuatro libros seguidos de este señor para entender por qué es tan popular, lo que me pregunto es por qué querría nadie leer a Pérez-Reverte.

(4) Que tampoco es obligatorio, incluso si nos ponemos de acuerdo sobre cuáles son. 

 

 Â¿Te ha gustado esta entrada? ¿Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la página de Patreon de Así Habló Cicerón. A cambio podrás leer las entradas antes de que se publiquen, recibirás PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun así sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma página a la derecha tienes un botón de PayPal para que dones lo que te apetezca. ¡Muchas gracias!

 




Fuente: Asihablociceron.blogspot.com