April 2, 2023
De parte de Asociacion Germinal
122 puntos de vista

SER ALFREDO C脫SPITO NO ES NINGUNA GANGA

Hablar de Alfredo C贸spito es hablar del pensamiento, la acci贸n y las luchas anarquistas en pleno siglo XXI. En el siglo XX exist铆a en Italia el servicio militar obligatorio y, esto, dio pie a la lucha antimilitarista contra la mili. En la segunda mitad de la d茅cada de los ochenta varias decenas de antimilitaristas libertarios se negaron a entregar un a帽o de sus vidas al Estado italiano bien realizando el servicio militar o bien su sustituto, el servicio civil, con el que se realizaban trabajos sociales o comunitarios o de ayuda a discapacitados, etc. La mayor铆a de estos anarquistas escribieron una manifestaci贸n de los motivos 茅ticos y pol铆ticos por los que se negaban a servir al Estado. Alfredo, ya anarcoindividualista, consider贸 que no exist铆a ninguna raz贸n por la que un anarquista deb铆a escribir a un juez o al Estado contando los motivos por los que se negaba a realizar la prestaci贸n obligatoria. Esta era una postura radical que al no motivar su postura etica o religiosamente 鈥揳lgunos cristianos como los Testigos de Jehov谩 se negaban a hacer la mili pues se lo prohib铆a sus creencias-fue calificada como remiente a la leva y encarcelado por la Justicia Militar. Cumpli贸 su condena y sali贸 en libertad en 1989. La condena fue de mas de un a帽o y, despu茅s, le volvi贸 a llegar la carta de enrolamiento. Entonces, los antimilitaristas anarquistas, iniciaron una gira por toda Italia por locales p煤blicos y libertarios propagando su ejemplo ante otros j贸venes que ten铆an su mismo problema impulsando mucho el antimilitarismo. En 1989 y 1990 estos insumisos a la mili, con la espada de Damocles de que los pod铆an detener en cualquier momento, viajaron por pueblos y ciudades dando charlas antimilitaristas y pacifistas estableciendo contactos m谩s all谩 de los ambientes 谩cratas. Se empez贸 a crear un movimiento antimilitarista menos pacifista  y mas radical contra el Estado. Aparte de los eventos p煤blicos hubo numerosas manifestaciones y contactos con el antimilitarismo ib茅rico y especialmente del Pais Vasco. As铆 se incluy贸 la lucha antimilitarista dentro de la lucha anarquista haciendo como forma de combate no s贸lo el rechazo individualsino otra gama de acciones p煤blicas.

Aquellos a帽os Alfredo y otros compa帽eros editaron el fanzine GAS(Grupos Anarquistas Especiales) en el que abordaron sobre todo el tema de la acci贸n. Alfredo contribuy贸 con sus escritos y participaci贸n en manifestaciones a la acci贸n, el sabotaje y la hostilidad pr谩ctica contra el Sistema. En 1991, en verano, hubo una okupaci贸n que celebr贸 un Encuentro de okupaciones de varias ciudades para coordinar la lucha por la vivienda y contra la especulac贸n. Alfredo propuso celebrar el Encuentro okupando una antigua f谩brica de licores de su ciudad natal, Pescara (Abruzzo)natal. La okupaci贸n dur贸 tres d铆as y fueron todos detenidos. Alfredo estaba en busca y captura por evitar por segunda vez la prestaci贸n militar y fue nuevamente encarcelado. Se inici贸 un movimiento de solidaridad con manifestaciones enfrente de la c谩rcel militar de Roma donde hubo muchos detenidos. Alfredo inici贸 una huelga de hambre que dur贸 45 d铆as y fue trasladado al Hospital Militar. Su padre pidi贸 el indulto al presidente Cossiga, que era gran enemigo de los movi mientos sociales, pero lo liber贸. La ley cambi贸 de la jurisdicci贸n militar a la civil y, despu茅s de la condena, se liber贸 a los presos de la prestaci贸n. Esto populariz贸 entre los j贸venes la oposici贸n a la mili.

Despu茅s de salir de prisui贸n Alfredo fue a Bolonia donde hab铆a una eclosi贸n de movimientos sociales y, por luchar en una okupaci贸n, fue nuevamente detenido. Despu茅s fue a vivir a Tur铆n relatando las formas de anarquismo de acci贸n de principios del siglo XXI en publicaciones como 鈥淎 Revolta鈥 y otras. Afirm贸 que el anarquismo era un conjunto de ideas muy coherente con la acci贸n siendo pol茅mico con otras sensibilidades  谩cratas. Las pr谩cticas informales se hicieron mas contundentes volviendo a las acciones de los a帽os setenta. A mitad de los a帽os noventa hubo una operaci贸n llamada 鈥渏uicio Marini鈥 que afirm贸 existir un grupo armado con apariencia p煤blica y otra clandestina y detuvieron a setenta compa帽eros de toda Italia de este anarquismo  multiforme de acci贸n. El Estado pretend铆a entorpecer las luchas sociales por el costo represivo. No hubo grandes condenas.

En 1998 muri贸 Soledad Rosas y Valeno. Hubo acciones en respuesta de la muerte de estos compa帽eros presos en la calle y con bombas en Tur铆n.

Para hablar de la Operaci贸n Scripta Manent hay que remontarse al a帽o dos mil en que hubo env铆o de artefactos explosivos a individuos del Estado. Apareci贸 la Federaci贸n Anarquista Informal en que las nuevas formas organizativas eran m谩s informales sin conexi贸n jerarquica aparente. Como el estado no pudo demostrar la existencia de una organizaci贸n armada jer谩rquica enlazaron actividades presenciales en territorios regionales para derivarel agravante de organizaci贸n. Hubo varios juicios pero fracasaron.

En 2012 Italia regres贸 a la producci贸n de energ铆a nuclear y el nucleo ORGA de la FAI-FRI dispar贸 a un ingeniero nuclear en la pierna. Hubo un juicio y Alfredo y otro compa帽ero asumieron el atentado y el Estado intent贸 con Stricta Manent atacar al entorno de ellos como responsables de los ataques de los a帽os previos(presos anarquistas, centros de extranjeros, etc) responsabilidad de diversos grupos y lenguajes. Se acus贸 a Alfredo intentando crear fracturas entre compa帽eros creando un anarquismo bueno y otro malo(el de acci贸n). Se pretend铆a criminalizar al anarquismo. La polic铆a y la fiscal铆a pretend铆a demostrar la existencia de la organizaci贸n y tergiversaron las pruebas. El juicio no lleg贸 a movilizar al ambiente alternativo. Involucr贸 a veinte personas con muchos absueltos. Se penaliz贸 la propaganda con el tipo delictivo de instigaci贸n a cometer delitos(con solo informar de este tipo de hechos en revistas o internet). Se consider贸 que si un explosivo colocado pod铆a haber causado da帽o era delito de estragos. Alfredo y Ana fueron condenados a estragos al explosionar un cubo de basura junto a una escuela de polic铆as. Era estrago contra la Seguridad del Estado y se dio la m谩xima pena. Fue la primera vez desde hac铆a 50 a帽os que se acus贸 a anarquistas de estragos terroristas. La condena era cadena perpetua a pesar de no haber resultado da帽os personales. Los abogados de Alfredo han cuestionado la constitucionalidad de esta calificaci贸n jur铆dica aunque va a tardar en ser resuelta. Quieren borrar la conflictividad pol铆tica del Estado con penas muy graves y que pierdan legitimidad ante las nuevas generaciones revolucionarias.

En esta situaci贸n, Alfredo ha logrado romper el silencio en que se llevaba esta estructuraci贸n represiva del Estado. Con su huelga desde el 20 de octubre ha llegado a circulos de sensibilidad amplios.Estos temas son usados para atacar toda critica radical y acci贸n contestataria antisistema. Alfredo no quiere vivir en un sepulcro sin contactos con el exterior. Prefiere contribuir a la lucha con su vida en vez de morir poco a poco. Intelectuales, juristas y periodistas dem贸cratas garantistas han prestado atenci贸n a este caso.

El R茅gimen carcelario del 41Bis es el tratamientro mas duro de la prisi贸n italiana. Despu茅s de los atentados de estragos mafiosos de 1992 empez贸 este r茅gimen. Es un r茅gimen que debe ser renovado cada cuatro a帽os ante una comisi贸n. Trata de cortar todos los lazos del preso con su organizaci贸n. Las comunicaciones son intervenidas y hay una visita por mes muy vigilada. Los contactos con abogados son limitados. Solo hay dos horas de patio. Solo ven a uno o dos presos condenados por otros delitos. No se pueden recibir libros o publicaciones del exterior. No pueden ver programas televisivos de la regi贸n de proveniencia. Hay numerosas prohibiciones alimentarias. Es un r茅gimen de tortura blanca. Muchos sometidos se suicidan y los que salen presentan trastornos mentales y f铆sicos enormes. Los grupos anticarcelarios lo combatieron desde el principio a pesar de que la mafia es ajena a su inter茅s. La propaganda institucional dice que es la parte sana del Estado pero, la represi贸n de la parte sucia del Capitalismo no resuelve el problema. Este relato del bien contra el mal de unos monstruos ha sido roto. El Estado lo emple贸 para nuevas emergencias como la trata de seres humanos(inmigraci贸n) y en el dos mil con subversivos comunistas.

A Alfredo le aplicaron el 41 Bis pues el ser铆a el ide贸logo del anarquismo de acci贸n. Por ello montaron la Operaci贸n Sybila golpeando a los compa帽eros de fuera que amplificaban sus textos. Pero su enlace organizativo es inexistente. La lucha de Alfredo es muy importante para salvar su vida y el futuro de las estrategias estatales contra la disidencia.

La confluctualidad anarquista, la capacidad efectiva de lucha en una sociedad atomizada y poco reactiva a la emancipaci贸n es poca actualmente a pesar del Sistema de destrucci贸n que padecemos. Pero Alfredo demuestra que se puede luchar contra el Estado y encontrarse nuevas formas de oposici贸n en el futuro. Mucha gente se ha movilizado en este caso y se lleva adelante el impulso 谩crata. El Estado italiano ha sido muy represivo con la contestaci贸n social y ahora son gobernantes fascistas que tienen menos complejos a pesar de imponer medidas sociales mas duras. Hay orden y seguridad para unos y mierda y explotaci贸n para el resto.

Alfredo tambi茅n esta en contra de la cadena perpetua obstativa que reza que los condenados por terrorismo han de cumplir su condena hasta el final sin ampararse en ning煤n beneficio penitenciario. Las cadenas perpetuas suelen ser de treinta a帽os de c谩rcel. La primera ministra Melloni ha declarado conformarse a esta penalidad.

Pero el debate ha salido a la calle y la gente est谩 mas sensibilizada frente al abandono de este tipo de casos. La contrainformaci贸n autogestionaria est谩 ampliando las sensibilidades.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org