January 27, 2021
De parte de Voices In Movement
120 puntos de vista


Foto: Chris Stone

Escrito por Roberto D. Hern谩ndez en San Diego Union Tribune, traducido por Hexentanzplatz.

Como profesor de estudios chicanos en la Universidad Estatal de San Diego, a menudo me preguntan 驴qu茅 es un chicano? Sin embargo, prefiero esbozar primero lo que no es un chicano. Chicana y chicano no son identidades 茅tnicas, como a menudo se malinterpreta. En realidad, son identidades pol铆ticas que su portador elige: afirmaciones arraigadas en los movimientos sociales de las d茅cadas de 1960 y 1970 y, basadas en la reivindicaci贸n de los derechos, valores, lenguajes, conocimientos y tierras de los pueblos ind铆genas a lo largo de todo el continente.

Algunos notan que surge tras un cambio generacional hacia un momento m谩s radical, parecido a la transformaci贸n que ocurri贸 de los derechos civiles al Black Power despu茅s de Watts en 1965. Una cosa es clara: los fundamentos espirituales y pol铆ticos del Movimiento Chican@ exig铆an la autodeterminaci贸n o capacidad de determinar colectivamente el futuro de uno mismo. En un contexto en el que la mayor铆a de las etiquetas 茅tnicas y raciales estaban imbuidas de poder, de modo tal que, independientemente de su origen particular, muchos de piel morena ser铆an vistos como 鈥渕exicanos sucios鈥 o 鈥渋ndios sucios鈥; la noci贸n de autodenominaci贸n era crucial para la autodeterminaci贸n. As铆 es como, a menudo (desde la Conferencia Nacional de la Juventud y la Liberaci贸n de 1969 en Denver hasta el Chicano Park y los barrios de Texas), se aclama a chicano como el primer nombre que nos dimos, reconoci茅ndonos mutuamente como pueblos ind铆genas desarraigados, a pesar de la colonizaci贸n y el mestizaje racial que hemos vivido. Centr谩ndose en una visi贸n trans generacional, algunos identifican una transici贸n del per铆odo mexicano-americano al per铆odo chicano. Pero esta perspectiva es cierta, s贸lo parcialmente.

La realidad es m谩s compleja, pues lo anterior asume: tanto que los mexicoamericanos eran pasivos y que estaban orientados hacia la asimilaci贸n de la blancura, como que el chicano era militante y rechazaba las normas sociales dominantes anglosajonas. En verdad, no todas las personas de 鈥減iel morena鈥 eran exclusivamente mexicano-estadounidenses, algunos proced铆an del Caribe y otros pa铆ses de Am茅rica Central y del Sur, mientras que otros eran, o son, Chumash, Luise帽o, Tongva, O鈥檕dham, Tewa, Apache y una mir铆ada de otras nacionalidades ind铆genas, pero que fueron 鈥渕exicanizados鈥 o le铆dos como mexicanos en virtud de la din谩mica de poder existente durante los dos 煤ltimos siglos. El modelo generacional tambi茅n borra formas de expresi贸n muy reales basadas en lo comunitario, formas de resistencia laboral, pol铆tica y cultural  anteriores al Movimiento Chicano que fueron practicadas entre los diversos pueblos multicolores que, con el tiempo, llegaron a llamarse chicanos.

El 6 de febrero de 1970, una columna de Los Angeles Times escrita por Rub茅n Salazar y titulada 鈥溌縌ui茅n es un chicano? 驴Y qu茅 es lo que quieren los chicanos?鈥 comenzaba as铆: 鈥淯n chicano es un mexicano-estadounidense con una imagen no anglosajona de s铆 mismo鈥. Salazar llamar铆a a la autoidentificaci贸n 鈥渦n acto desafiante y una insignia de honor鈥. La l铆nea inicial, el prestigio y el destino de Salazar, quien fue asesinado por un asistente de alguacil del condado de Los 脕ngeles m谩s tarde ese a帽o, ayud贸 a cimentar una idea de chicano limitada a los mexicoamericanos. Toma un diccionario hoy y encontrar谩s una variaci贸n de dicha definici贸n, con la autodeterminaci贸n y la autodenominaci贸n arrojadas por la ventana.

Sin embargo, la 煤ltima parte sigue sonando cierta. Ser chicano hoy, como ayer, es un acto de desaf铆o y una insignia de honor que pone en primer plano la conexi贸n hist贸rica de la Raza (mexicano, hispano, latinx o como sea que uno se llame), con los diversos pueblos originarios de este continente que han migrado en todas direcciones, independientemente de las fronteras relativamente recientes erigidas por el hombre. Aquellos que llevan a cabo esa autodenominaci贸n de chicano, chicana o chicanx, son herederos de generaciones de resistencia, desaf铆o, resiliencia y dignidad.

En medio del debate sobre los sufijos a / o, xo @, que surgen de una cr铆tica de la naturaleza de g茅nero (a / o) del idioma espa帽ol, algunas chicanas destacan las dif铆ciles batallas para lograr que se reconozca la -a; mientras que otros se帽alan que ese problema es un debate ling眉铆stico interno del espa帽ol y que complica a煤n m谩s el trabajo de revitalizaci贸n cultural y de la lengua ind铆gena.

Aqu铆 en San Diego, vale la pena mencionar otra 鈥渪鈥 importante, presente en MeXicano, de donde viene el sonido de la chen chicano. Los primeros documentos del movimiento local revelan la prevalencia de la inflexi贸n n谩huatl Xicano, cuyo significado es una afirmaci贸n ind铆gena de nuestra conexi贸n con la Tierra. Esta es una de las razones, junto con los v铆nculos con los Kumeyaay y el enfrentamiento con la frontera que crea la divisi贸n entre 鈥渕exicanos鈥 y 鈥渘ativos americanos鈥, por las cuales San Diego fue un epicentro indigenista del movimiento chicano.

Muchos de nosotros continuamos luchando contra la violencia que representan las fronteras f铆sicas y sociales, luchando en contra de los ni帽os morenos que son enjaulados y separados de sus padres, como lo fueron los ni帽os nativos cuando se les envi贸 a escuelas de americanizaci贸n. Reconocemos que las recientes caravanas de migrantes son el resultado de los desplazamientos de nuevas generaciones de pueblos ind铆genas debido a pol铆ticas econ贸micas desastrosas y de una cat谩strofe clim谩tica creciente. Chicana / o / xoXicano (en su forma n谩huatl original sin la l贸gica de g茅nero a / o del espa帽ol) sigue siendo un recordatorio constante de la necesidad de descolonizar, de indigenizar, de fortalecer nuestro compromiso, defensa y relaci贸n con nuestra Madre Tierra (es decir, pr谩cticas y pol铆ticas sociales y pol铆ticas ambientalmente sostenibles), por el bien de la supervivencia no s贸lo de un pueblo o cultura, sino por el bien de toda la humanidad y toda la vida tal como la conocemos en esta roca flotante en el cosmos.

Hern谩ndez es miembro actual de la junta del Centro Cultural de la Raza y vive en La Mesa.

160 Shares



Fuente: Esp.voicesinmovement.org