June 3, 2022
De parte de Asociacion Germinal
158 puntos de vista
鈥淛am谩s una propuesta podr谩 ser adecuada si no se acepta la dimensi贸n del problema. Por eso es tan importante la pedagog铆a decrecentista鈥, se帽ala el autor.
Protestas en Chile, 2019. Foto: Vivian Morales C./Flickr

FacebookTwitterTelegramWhatsApp

Qu茅 aparente paradoja: precisamente la falta de combustible 鈥搇as consecuencias de sus altos precios鈥 ser谩 una de las razones que har谩n que, m谩s pronto o m谩s tarde, las calles ardan. La chispa ser谩 la [falta de] gasolina. Ya pas贸 en parte con los chalecos amarillos franceses, aquella suerte de preludio de lo que est谩 por venir.

A煤n no se ha entendido bien 鈥搈ejor dicho, no se ha querido que se entienda鈥 lo dependientes que somos de esos combustibles f贸siles que, a la vez que tenemos que ir abandonando para no destrozar m谩s el clima estable y la vida, siguen siendo la base de nuestro sistema alimentario totalmente petrodependiente. Esa es quiz谩 la contradicci贸n m谩s grande: comemos combustibles f贸siles, pero usarlos indiscriminadamente est谩 haciendo a las cosechas sufrir un clima cada vez m谩s extremo, que puede acabar haciendo pedazos la estabilidad 鈥搚 no solo la clim谩tica鈥, pues del orden aparente al caos absoluto hay unas pocas comidas de diferencia.

Los avisos han estado a la vista de quienes han sabido encontrarlos. Aparentemente los gobiernos no han estado entre ellos. Ya que de ser verdaderamente conscientes, las medidas deber铆an haber sido mucho m谩s atrevidas. Y las campa帽as de pedagog铆a necesarias han brillado, pero por su ausencia.

Recientemente, The Economist publicaba sobre 芦la cat谩strofe alimentaria que viene禄 marcada por la invasi贸n de Ucrania. Pero es que d铆as antes de que ese conflicto estallara ya avis谩bamos Antonio Turiel y yo que ven铆a un problema tremendo con el aumento del precio de los fertilizantes 鈥揷uya ra铆z viene de lejos y es eminentemente energ茅tica- y que eso nos situar铆a ante una gran crisis alimentaria, y ante una elecci贸n crucial, que deber铆a ser simple, pero que si no se puede hacer coordinada y cooperativamente se torna terriblemente compleja: hay que simplificar, elegir qu茅 sostener y qu茅 dejar caer. Porque energ茅ticamente vamos a tiempos interesantes, como reza aquella supuesta maldici贸n china. Y si no construimos un sujeto pol铆tico capaz de elegir, la mano invisible har谩 visible nuestra elecci贸n inconsciente.

Desde muchos sectores se ha querido 鈥搚 se quiere鈥 esconder que una transici贸n a energ铆as renovables que conserve una cantidad de energ铆a similar a la que consume el mundo es simple y termodin谩micamente imposible. Que las renovables son el futuro, sin duda. Pero ese futuro ni est谩 garantizado, ni ser谩 similar a lo que ahora disfrutamos. Que vienen curvas y el coche el茅ctrico no servir谩 para agarrarnos al asfalto como si nada hubiera pasado. Que en el transporte de mercanc铆as y la alimentaci贸n est谩n los puntos m谩s d茅biles de nuestro sistema hipercomplejo.

Ante esta situaci贸n de emergencias entrelazadas, desde que comenz贸 la pandemia, los 10 hombres m谩s ricos del planeta han doblado su riqueza, mientras el 99% por ciento de la sociedad perd铆amos poder adquisitivo. Y eso que a煤n no se hab铆a disparado la inflaci贸n cuando Oxfam realiz贸 ese informe.

Un modelo llamado HANDY (Human And Nature DYnamics) estudi贸 el tema crucial de la desigualdad. Resumiendo mucho: la desigualdad es uno de los principales motivos de que una sociedad colapse. Y es muy simple, por dos razones: la 茅lite de una sociedad desigual vive en una burbuja de lujo, muy desconectada de la realidad e inmune a las se帽ales de alarma. Y las capas menos favorecidas, maltratadas por la desigualdad, jam谩s aceptar谩n renunciar a nada 鈥揷on raz贸n鈥 y mitificar谩n el comportamiento de las 茅lites. 驴Les suena familiar?

Ante esta concatenaci贸n de abismos a la vista, solo las recetas de redistribuci贸n de la riqueza, de expropiaci贸n, pueden hacer frente al problema que tenemos delante de las narices. Un problema que ya ha hecho que la Uni贸n Europea, en su flamante estrategia REpowerEU, se olvide de su disfraz favorito color verde 鈥損ara disimular sus verg眉enzas鈥 y apele directamente por aumentar el uso del carb贸n y de la energ铆a nuclear.

Jam谩s una propuesta podr谩 ser adecuada si no se acepta la dimensi贸n del problema. Por eso es tan importante la pedagog铆a decrecentista. Y a la vez la construcci贸n de redes de apoyo, y de militancias heterog茅neas, que sepan enriquecerse de la inevitable diversidad.

Que ardan las calles no tiene por qu茅 ser exclusivamente negativo. Puede tener consecuencias desagradables, pero la inacci贸n y el silencio tambi茅n las tienen. Ah铆 podemos mirar a Chile y aprender, quiz谩. A煤n con claroscuros y un proceso que pende de un hilo hasta septiembre, la constituyente chilena es un proceso del que podemos aprender.

Podemos aprender que para generar un nuevo orden contra uno viejo que se resiste, un poco de conflicto es imprescindible. Podemos aprender que la desobediencia civil ayuda a ampliar los l铆mites del discurso y de lo posible. Podemos aprender que, aunque es un arma de doble filo, el fuego de las calles en ocasiones ilumina el camino.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org