March 29, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
415 puntos de vista


Viviendo exiliado en Suiza, el artista kurdo Serdar Mutlu está tratando de documentar historias humanas reales, mientras crea una “memoria colectiva” a través de su obra de arte.

Mutlu estudió bellas artes en Estambul. Debido a la situación política, emigró a Suiza en 2017, donde documentó las historias de refugiados en campamentos como memorias sociales.

El artista concibe el cuerpo humano como un almacén y archivo que hace accesible este material a través de la comunicación y la preservación en la memoria. Serdar Mutlu está estudiando actualmente una maestría en estudios curatoriales en la Universidad de las Artes de Zurich. Es miembro fundador del centro de arte “Ji Sanat” en Estambul, y actualmente vive en Berna.

Su reciente exposición “∞ Evolution” se centra en la memoria social de la cultura kurda y analiza formas de resolución de conflictos y establecimiento de la paz en Kurdistán.

Mutlu habló con Medya News sobre su obra de arte y su reciente exposición, que se centra en Afrin, ciudad del Kurdistán sirio (Rojava), ocupada desde hace tres años por Turquía.

-Muchas gracias por su tiempo y la oportunidad de una entrevista. ¿Puedes presentarte brevemente?

-En primer lugar muchas gracias por esta invitación. Nací en Nusaybin (Nisebin), en Mardin (Mêrdin), una ciudad multicultural, con diferentes creencias, culturas e idiomas. Todos juntos hemos convivido en mi tierra natal. Nací en un lugar cercano a Qamishlo (Qamishli) y la frontera de Nusaybin, que fue otra inspiración para mi arte. Cuando surgieron los estados-nación, intentaron hacer que Kurdistán se derrumbara y este era un tema candente, y yo estaba en el centro de este problema, viendo a la gente de Qamishlo, mis primos, mis amigos. Los conocíamos pero había una frontera. Tuvimos que pagar para visitar el otro lado. Increíble paraíso cultural, puedo decir.

-Como artista kurdo, ¿quieres decir algo sobre la relación entre arte y resistencia?

-Sí, el arte kurdo, o cuando estás haciendo cualquier tipo de arte en realidad, cuando se trata de producción, gestión, crítica, escritura sobre arte, necesitas inspiración y necesitas tener materiales de raíz. ¿Qué hay en tus raíces? ¿Qué puedes traer de tus raíces? Por supuesto, el dolor y la resistencia se remontan a miles de años. Como artista en Europa, si quiero utilizar algunos conceptos de mis raíces, por supuesto, contará la historia de la resistencia.

-¿Puedes contarnos un poco sobre tu viaje a Suiza y por qué saliste de Turquía?

-Fueron, ya sabes, problemas políticos. Estudiaba Bellas Artes en la Universidad de Mármara. Hicimos manifestaciones como todo el mundo, estudiantes políticos normales: no peleas, no guerra, no bombardeos en Kurdistán… y mantengamos a los niños libres, no matemos a los niños. Como kurdo, quería tener una educación en mi lengua materna. Ésta es una demanda básica. ¿Por qué no puedo educar a mi hijo con mi lengua materna? Odian la idea de que los kurdos sean educados en su propio idioma. Por eso hay problemas y penas de prisión. Querían enviarnos a mí y a mis amigos a la cárcel. Estaba en Estambul y tenemos un centro de arte colectivo, pero tuve que irme y cerrar el centro de arte. Esa es la historia corta de mi vida, como un refugiado normal que cruzó la frontera entre Grecia y Turquía. Ahora estoy aquí.

-¿Qué estás haciendo en Suiza, en qué te estás ocupado?

-Estoy estudiando curaduría en la Universidad de Arte de Zurich. Excepto por mi trabajo en la escuela, trabajo para mi única exposición y formo parte de las Exposiciones Nacionales de Suiza. Principalmente, investigo a los kurdos en la diáspora y cómo podemos explicar sus historias en el arte.

-¿Cómo empezó tu relación con el arte y cuál es la importancia del arte para ti?

-En realidad, como dije antes, Mardin, la ciudad donde crecí, me inspiró. Los edificios y la población diversa me inspiraron. Luego utilicé estas historias para producir mi arte. Ahora estoy curso estudios curatoriales. En alemán significa “fermittlung” (mediación). ¿Cómo se puede conectar la producción de arte con las personas? Eso es importante, por supuesto. El arte es una especie de “alma”, un espíritu universal. El arte no se trata de un objeto, una piedra o pintura o película. No se trata de eso. Hay un alma, el espíritu del universo y cómo puedes mantener la pregunta simple y cómo puedes hacerlo de una manera inteligente, simplemente trae arte o un artista para conectarte con la sociedad. Debe tener una formación en ciencias sociales, inspirada en la historia o la historia cultural. Conserve partes importantes de la cultura o de la situación histórica, júntelo todo y preséntelo a la sociedad. Para mí, hay algunas preguntas importantes. El primero es la mediación, cuando preparas una exposición. En segundo lugar, senografía: cómo se muestran los materiales en una sala de arte para la exposición. El tercero son conceptos de la filosofía del arte, la historia del arte o el análisis del arte. Esta tercera parte es importante. Mediación, senografía y conceptos.

-Tienes una exposición relacionada con Afrin. ¿Qué dices con esta exposición?

-Esa fue una especie de narración. Me refiero a que hay exposiciones que muestran la ciudad ocupada por el ejército turco y sus bandas. No solo quería colgar en la pared fotografías de Afrin, con gente llorando, muertes de niños… Este es un tipo de realidad, el primer tipo de realidad son estas imágenes y gráficos. Hay buenos artistas que exhiben fotografías, películas y documentales de Afrin. Son increíbles artistas kurdos. Pero quiero usar símbolos y exhibir una instalación de video usando simbolismo. Por ejemplo, utilicé el color de Afrin y el color de los kurdos: amarillo. Hubo una videoinstalación con tres partes: sonido, imagen y subtítulo en diferentes partes. Quería enviar un mensaje de que, ya seas europeo o kurdo, cualquier persona de cualquier cultura o nación puede no querer ver la realidad a veces.

-¿Por qué eligió el aceite de oliva en la exposición?

-El aceite de oliva es uno de los símbolos de Afrin. Todo el mundo sabe que el aceite de oliva es muy importante para Afrin. El aceite de oliva producido en Afrin fue robado y vendido a Europa. Esto es realmente una lástima, es un dolor profundo para una madre en Afrin. Por ejemplo, esto se convirtió en un símbolo cuando entrevisté a una madre de Afrin, que dijo: “Estaba leyendo noticias de Afrin, se trataba de nuestras aceitunas, el ejército turco y los poderes paramilitares en Afrin ahora las roban y las venden a Europa sin preguntarnos. Las venden como aceitunas españolas”. ¿Cómo te sientes comiendo aceitunas en el desayuno? ¿No sabrían las aceitunas a sangre? Por eso se convirtió en el símbolo principal de la exposición.

Para ver el video, click aquí

FUENTE: Roni Reha / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org