December 3, 2021
De parte de Nodo50
228 puntos de vista


Alejandro Teitelbaum

CEPRID

I. Introducci贸n

El resultado del show de Glasgow COP26 confirm贸 una vez m谩s lo que escribimos en nuestro art铆culo de setiembre de 2019 鈥淟a degradaci贸n progresivamente acelerada de medio ambiente鈥 (1): 鈥 En conclusi贸n: el sistema capitalista y un medio ambiente sano son incompatibles. Por eso tienen raz贸n Foster, Clark y York, cuando en la parte final de la Ecolog铆a del Consumo (2) escriben: Una verdadera ecolog铆a del consumo 鈥攍a creaci贸n de un nuevo sistema de necesidades duraderas y la satisfacci贸n de esas necesidades s贸lo es posible incorpor谩ndola a una nueva ecolog铆a de la producci贸n que requiere para su emergencia la destrucci贸n del sistema capitalista鈥.

Por otra parte, en la reuni贸n de Glasgow, mejor llamarla Cumbre de la hipocres铆a, todos o casi todos los participantes abordaron el problema como 鈥渃ambio clim谩tico鈥 es decir de una manera unilateral y parcial cuando corresponde enfocarlo desde un punto de vista ecol贸gico, es decir una manera multidimensional y global.

La ecolog铆a es la rama de la biolog铆a que estudia las relaciones de los diferentes seres vivos entre s铆 y con su entorno: 芦la biolog铆a de los ecosistemas禄. Estudia c贸mo estas interacciones entre los organismos y su ambiente afectan a propiedades como la distribuci贸n o la abundancia. En el ambiente se incluyen las propiedades f铆sicas y qu铆micas que pueden ser descritas como la suma de factores abi贸ticos locales, como el clima y la geolog铆a, y los dem谩s organismos que comparten ese h谩bitat (factores bi贸ticos). Los ecosistemas est谩n compuestos de partes que interact煤an din谩micamente entre ellas junto con los organismos, las comunidades que integran, y tambi茅n los componentes no vivos de su entorno.(3) 鈥淪e ha dejado atr谩s una concepci贸n del medio seg煤n la cual 茅ste es el sistema biof铆sico en el cual est谩n inmersas las colectividades humanas, Ahora, una noci贸n m谩s amplia del medio comprende tambi茅n los factores sociales y culturales. Es decir que el medio, de acuerdo con esta 煤ltima idea, es el conjunto de los elementos f铆sicos, qu铆micos, biol贸gicos y los factores sociales y culturales en interacci贸n rec铆proca con seres humanos u otros seres vivos, agrupados o considerados individualmente鈥.(4)

II. Desigualdad por explotaci贸n del Sur Global

Se publica regularmente la lista de los pa铆ses m谩s contaminantes, encabezada por China (28% de la emisi贸n mundial) y seguida en orden decreciente por USA(15%), Uni贸n Europea (10%) , India (7,3%) , Rusia (4,6%) y Jap贸n (3,4%).

Pero si se tiene en cuenta la emisi贸n por habitante el orden de prioridad de la lista de pa铆ses emisores cambia notablemente. Qatar , con 2.900.000 habitantes tiene obviamente una cifra total m谩s baja de emisi贸n que China con una poblaci贸n 500 veces mayor. As铆 es como la cifra de emisi贸n por habitante est谩 encabezada por Qatar, seguida en orden decreciente por Kuwait, Arabia Saudita, Canad谩, Estados Unidos, Alemania y China.

En esta contabilidad no se tiene en cuenta la deslocalizaci贸n de pa铆ses ricos a otros pa铆ses pobres de industrias altamente contaminantes como la del aluminio y la exportaci贸n en el mismo sentido de desechos industriales tambi茅n contaminantes.

Tampoco se contabiliza la contaminaci贸n ocasionada por el transporte de mercanc铆as (textiles, electr贸nicos, medicamentos, alimentos, etc.) fabricadas en pa铆ses donde los salarios son muy bajos (Bangladesh, China, Marruecos, M茅xico, Pakist谩n, T煤nez y otros), por empresas locales o deslocalizadas de los pa铆ses centrales. Esas mercanc铆as son exportadas a los pa铆ses ricos para su venta a precios muy superiores al del costo de origen. As铆, el bajo costo de la fuerza de trabajo permite incrementar las ganancias de los fabricantes y de la gran distribuci贸n.

El gran capital aprovecha as铆 la diferencia (cifras en euros) del salario m铆nimo, que se extiende de 3,5 veces entre Estados Unidos (1024) y China (280) hasta 100 veces entre Francia (1554), Alemania (1585) el Reino Unido (1583) y Bangladesh (15,7). (ILO, Global Wage Report 2020-21-(5)

El impacto social de la deslocalizaci贸n de la producci贸n a los pa铆ses de bajos salarios tiene, adem谩s, importantes consecuencias negativas en materia de salarios y empleo en Estados Unidos y en Europa.

Y en materia de bajos salarios las mujeres son las m谩s castigadas en todo el mundo.(6) A lo que ahora hay que agregar que los salarios bajaron con la pandemia COVID. Mientras las ganancias de los grandes laboratorios y de una 铆nfima minor铆a de los m谩s ricos aumentaron de manera exponencial y obscena.(7)

Cabe preguntarse si hay que continuar aceptando un sistema que produce tales resultados intr铆nsecamente perversos.

III. Deforestaci贸n y Saqueo de Flora y Fauna

Se promete 鈥損ero no se cumple- financiar la desaceleraci贸n de la deforestaci贸n de aqu铆 a 2030.

Deforestaci贸n a la que contribuye en menor medida la poblaci贸n local m谩s pobre, que utiliza la madera para sus necesidades dom茅sticas (cocinar y protegerse del fr铆o) y para obtener alg煤n ingreso vendi茅ndola en su estado natural o transformada en carb贸n.

Pero no se habla 鈥搊 se habla muy poco- de la deforestaci贸n masiva practicada desde hace tiempo por los pa铆ses centrales en 脕frica, Asia y Am茅rica Latina.

鈥淎 primera vista no es f谩cil relacionar las hamburguesas y los filetes con la desaparici贸n de especies animales y vegetales y la deforestaci贸n de los tr贸picos. En Panam谩, Costa Rica, Guatemala y otros pa铆ses de Am茅rica Central y Am茅rica Latina, los bosques tropicales se queman para hacer espacio para la cr铆a de ganado. En 1980, se calcul贸 que el 72% de la regi贸n amaz贸nica de Brasil fue deforestada para obtener pastos para el ganado. Estados Unidos importa el 33% de toda la carne de vacuno del mercado mundial y, por lo tanto, casi toda la carne producida por los pastos tropicales; Europa tambi茅n importa carne de Am茅rica tropical y 脕frica. Producir la carne de solo dos hamburguesas en un bosque tropical implica un 谩rea de aproximadamente 24 metros cuadrados, que es tanto como la superficie de su sal贸n de clases. Esta etalsuperficie, que produce 100 g de carne picada, aloja en promedio m谩s de 500 kg de materia viva, plantas, flores, mariposas, p谩jaros, monos鈥.(8-9)

La contribuci贸n de los pa铆ses ricos, no s贸lo para desacelerar la deforestaci贸n sino tambi茅n para reforestar las regiones del mundo que dichos pa铆ses han devastado durante mucho tiempo no es una donaci贸n voluntaria sino una obligaci贸n de reparar el da帽o causado.

Tambi茅n est谩 pendiente de reparaci贸n el costo en salud y en vidas causado por el uso y la diseminaci贸n de pesticidas 鈥揺ntre otros sitios y regiones- en las bananeras de Am茅rica Central y las Antillas.

IV. ENERGIA

En todas sus actividades, tanto materiales como intelectuales, el ser humano consume energ铆a. Debe, entonces, producir energ铆a y en la mayor铆a de los casos distribuirla y, si es posible, almacenarla. El consumo mundial de energ铆a est谩 aumentando vertiginosamente. Aunque hay cientos de millones de personas en el mundo que tienen un acceso muy limitado a las diferentes fuentes de energ铆a.

A escala planetaria, la proporci贸n de recursos utilizados para producir energ铆a (cifras aproximadas) son los siguientes: no renovables y contaminantes 85,45% (petr贸leo 32,89 % ; carb贸n 29,16 %; gas natural 23,40 %); renovables y no contaminantes 10,12% (hidroel茅ctricos 6,78 % ; e贸licos 1,45 % ; solar 0,43 %; biocarburantes o biocombustibles 0,57 % ; centrales nucleares 4,43%; otros recursos 0,89 %).

Estas cifras han variado ligeramente hasta la actualidad a favor de una mayor utilizaci贸n de las fuentes de energ铆a renovables y no contaminantes, que son la solar, la hidr谩ulica, la e贸lica, la biomasa y la geot茅rmica. Se advierten diferencias notables en el empe帽o que ponen los pa铆ses para adoptar las fuentes de energ铆a no contaminantes. En algunos parece primar el inter茅s general y en la gran mayor铆a la regla fundamental del capitalismo del beneficio m谩ximo. A expensas de la vida, la salud y el bienestar de los seres humanos.

Adem谩s de no ser contaminantes, la radiaci贸n solar, el viento, los r铆os y los mares son gratuitos, pues no requieren ser extra铆das ni transportados para aprovecharlos como fuentes de energ铆a y las instalaciones necesarias a ese fin s贸lo necesitan mantenimiento. Y su renovaci贸n s贸lo se requiere despu茅s de largos per铆odos de funcionamiento.

Contrariamente, los combustibles f贸siles deben ser extra铆dos y transportados permanentemente para alimentar las instalaciones que los transforman en energ铆a utilizable. Extracci贸n y transporte que tiene un alto costo ambiental y financiero que s贸lo beneficia a las grandes empresas propietarias de esas industrias y servicios.

Excepto los pueblos originarios que consumen muy poca energ铆a y la producen de manera ancestral, la gran mayor铆a de los otros pueblos y pa铆ses -aunque con profundas desigualdades- son grandes consumidores y productores de energ铆a mediante sistemas que utilizan de manera predominante combustibles f贸siles y, en mucha menor medida, recursos renovables.

Hay que tener en cuenta que el consumo de unas u otras fuentes de energ铆a no es igual en cada lugar del planeta. Hay pa铆ses donde la producci贸n de energ铆a se basa mayoritariamente en fuentes renovables y otros que permanecen anclados en el consumo de energ铆as f贸siles y no renovables. Eso depende de las condiciones geof铆sicas de cada lugar y de las decisiones pol铆tico-econ贸micas de los gobiernos. Estas 煤ltimas generalmente dictadas por el gran capital nacional e internacional.

Por ejemplo en Am茅rica Latina, Costa Rica produce su energ铆a con cerca del 100% proveniente de fuentes limpias: la hidr谩ulica aporta el 75% de la electricidad, la geot茅rmica el 12%, la e贸lica el 10% y el resto la biomasa y la energ铆a solar. Esto es posible porque su econom铆a est谩 basada en la agricultura y el turismo que requieren poca electricidad y tiene una configuraci贸n geof铆sica que facilita la utilizaci贸n de dichas fuentes renovables.(10)

Otros pa铆ses latinoamericanos tienen tambi茅n condiciones geof铆sicas favorables, como Argentina y Brasil. Este 煤ltimo las ha aprovechado con inversiones considerables y actualmente m谩s del 80% de las fuentes de energ铆a en dicho pa铆s son renovables.(11) En cambio Argentina apost贸 a una pol铆tica de privilegiar las inversiones extranjeras en las fuentes de
energ铆as contaminantes, como el petr贸leo y el gas obtenido mediante el 鈥渇racking鈥. Es as铆 que en Argentina el 63% de la matriz energ茅tica nacional procede de combustibles f贸siles (12)

Estas diferencias existen tambi茅n entre los pa铆ses africanos: mientras que en Nigeria el 62% de la electricidad se produce utilizando gas en Kenya el 46% de la electricidad se produce con energ铆a hidr谩ulica y el 19% es de origen geot茅rmico.

El sol es la fuente b谩sica de energ铆a disponible en la Tierra.

Dejando de lado que los combustibles f贸siles (carb贸n y petr贸leo) son el resultado de millones de a帽os de captaci贸n de energ铆a solar por el globo terrestre y que 茅sta interviene en el desarrollo de todos los seres vivos, la energ铆a solar puede ser captada y utilizada en forma inmediata y por diferentes medios como fuente de energ铆a el茅ctrica o t茅rmica.

La cantidad de energ铆a solar captada por la Tierra anualmente equivale aproximadamente a 4.500 o 7000 veces, seg煤n las fuentes, la energ铆a que se consume en el mismo lapso. Dicho de otra manera, entre una y dos horas de radiaci贸n solar recibida por la Tierra representa el consumo anual mundial de electricidad. La energ铆a solar llega a la superficie de la Tierra por dos v铆as diferentes: incidiendo en los objetos iluminados por el Sol, denominada radiaci贸n directa, o por reflexi贸n de la radiaci贸n solar absorbida por el aire y el polvo atmosf茅rico, llamada radiaci贸n difusa. La primera es aprovechable de forma directa, mientras que las c茅lulas fotovoltaicas aprovechan la segunda. Respecto al aprovechamiento de la energ铆a solar, se puede hablar de dos tipos de sistemas: los que convierten la radiaci贸n solar en electricidad mediante tecnolog铆a fotovoltaica y los que se utilizan para la producci贸n de energ铆a t茅rmica.

Hay una progreso constante en las t茅cnicas de aprovechamiento de la energ铆a solar, tanto a gran escala para la generaci贸n de electricidad en zonas urbanas y rurales como en peque帽a escala para los edificios y para las tareas dom茅sticas.

A pesar de su abundancia, el aprovechamiento de la energ铆a solar est谩 condicionado principalmente por tres aspectos: la intensidad de la radiaci贸n solar recibida por la Tierra, los ciclos diarios y anuales a los que est谩 sometida y las condiciones clim谩ticas de cada lugar. Estos condicionamientos plantean el problema del almacenamiento de la energ铆a de origen solar, pues no siempre hay sol para aprovechar su energ铆a.

Se encaran diversas soluciones. Una de ellas es almacenando el calor en dep贸sitos que contienen sales de nitrato y otra es la de almacenarlo en s贸lidos formados por cer谩micas fabricadas a partir de residuos industriales. Tambi茅n calentando directamente el agua para uso individual o colectivo. En China est谩n relativamente avanzados los estudios para instalar paneles fotovoltaicos en 贸rbita que recibir铆an la energ铆a solar ininterrumpidamente (las 24 horas del d铆a) y la reenviar铆an a centros de recepci贸n terrestres.

China ocupa un primer lugar distante de los dem谩s pa铆ses en el ritmo de crecimiento de la utilizaci贸n de la energ铆a solar y del porcentaje de la misma a escala mundial.(13)

Las otras fuentes de energ铆a renovables son la hidr谩ulica (represas, cascadas y mareomotriz), la e贸lica, la geot茅rmica y la proveniente de la biomasa. Todas ellas requieren ser utilizadas evitando producir efectos ecol贸gicamente negativos. Por ejemplo, las molestias de distinta tipo ocasionadas por la cercan铆a de los molinos de viento pueden evitarse instal谩ndolos flotantes en el mar 鈥揷omo ya se est谩 comenzando a hacer- lejos de la costa. En el caso de la energ铆a hidr谩ulica, sin perjudicar a la fauna fluvial y mar铆tima. Y sin afectar la irrigaci贸n de las tierras agr铆colas o la preservaci贸n de los lagos. Lo que actualmente no siempre es el caso.

IV a. ENERGIA NUCLEAR

Vuelven a ocupar el terreno los argumentos a favor de la energ铆a nuclear como soluci贸n no contaminante para el d茅ficit energ茅tico. En Francia, el presidente Macron anuncia la construcci贸n de nuevos reactores nucleares. Incluso de mini reactores nucleares. Quienes se manifiestan a favor de las centrales nucleares como la mejor soluci贸n para la producci贸n de energ铆a no contaminante, no tienen en cuenta tres factores decididamente negativos: 1) Las condiciones de trabajo y de seguridad en las centrales nucleares; 2) los frecuentes 鈥渋ncidentes鈥 y accidentes en dichas centrales y 3) la enorme acumulaci贸n de residuos radioactivos provenientes de las centrales nucleares.

1. Las condiciones de trabajo y de seguridad en las centrales nucleares.

Los equipos de mantenimiento de las centrales nucleares son casi siempre subcontratados. Esos equipos son destinados a trabajos donde reciben radiaciones. Se ha determinado, por lo menos en Europa, una dosis m谩xima de radiaciones que puede recibir un trabajador en un lapso determinado sin riesgo para la salud. Por lo menos en teor铆a. Pero la subcontrataci贸n de ese trabajo impide un control estricto de las dosis de radiaci贸n recibidas por los trabajadores, que se desplazan frecuentemente a diferentes sitios donde hay radiaciones.

Adem谩s existe la posibilidad de que reciban fuertes dosis de radiaciones de una sola vez en el caso de los llamados 鈥渋ncidentes鈥.

Para que los trabajadores no sobrepasen la dosis admitida, cuando llegan al l铆mite no pueden seguir trabajando en las centrales nucleares hasta que les baje la dosis y puedan recomenzar. Entretanto quedan desocupados pero la central nuclear no asume ninguna responsabilidad pues el contrato laboral lo celebran con la empresa subcontratista quepuede desplazarlos a otras centrales sin esperar el periodo de descontaminaci贸n.

En Francia las tareas de mantenimiento con exposici贸n a radiaciones a cargo de lossubcontratistas pasaron en algunos a帽os del 20% al 80%, lo que implica una importante reducci贸n de los costos para EDF (que gestiona las centrales nucleares).

Esta pol铆tica tiene por fin asegurar la alta productividad y mantener competitivos los costos de producci贸n.

Eso se logra:

a) reduciendo el tiempo de las tareas de mantenimiento y de control de seguridad de las instalaciones (durante los cuales se detiene la producci贸n) que las empresas subcontratistas, al contrario del personal estable de la central nuclear, realizan por temporadas, reduci茅ndose as铆 el costo salarial de dicho mantenimiento y control. Algunos especialistas piensan que la subcontrataci贸n puede afectar la calidad de dichas tareas de mantenimiento y control.

b) externalizando, como se ha se帽alado antes, los riesgos para la salud de los trabajadores y las obligaciones laborales.

Como se ve, en este caso la subcontrataci贸n o 鈥渆xternalizaci贸n鈥 no s贸lo afecta las condiciones de trabajo y la salud de los trabajadores implicados sino que puede significar una amenaza para la seguridad de la poblaci贸n en general.(14)

2.Los accidentes en las centrales nucleares.

Desde diciembre de 1952 cuando se produjo el primer accidente nuclear serio en la planta de Chalk River, en Ottawa (Canad谩), al fundirse parcialmente el n煤cleo, hasta marzo de 2011 (Fukushima) se han registrado 15 accidentes nucleares importantes, en Canad谩, el Reino Unido, la extinta URSS, Rusia, Estados Unidos, Jap贸n, Pakist谩n y Francia (Tricastin, 23 de julio de 2008). Los de mayor magnitud, por el n煤mero de v铆ctimas, fueron Chernobil en Rusia y Fukushima en Jap贸n.(15)

3. Los desechos radioactivos

El t茅rmino 芦 desechos radioactivos 禄 abarca distintas substancias caracterizadas por su radioactividad que puede ser d茅bil, mediana o intensa y desde corta hasta muy larga duraci贸n. La mayor parte de los desechos radioactivos proviene de la industria nuclear y entre ellos est谩n los de muy fuerte actividad y de larga y muy larga duraci贸n.

La mayor铆a de los reactores nucleares modernos funcionan con uranio enriquecido que deja desechos de uranio empobrecido.

El combustible nuclear m谩s conocido es el uranio debido a que es el m谩s utilizado en los reactores nucleares de fisi贸n. Actualmente todos los reactores nucleares en producci贸n para la generaci贸n de energ铆a el茅ctrica son de fisi贸n.

El uranio empobrecido es un residuo que resulta de la producci贸n del combustible destinado a los reactores nucleares. El material que se utiliza es el uranio U-235, que es el is贸topo que puede ser fisionado. Como este is贸topo se encuentra en muy bajas proporciones en la naturaleza, el mineral de uranio ha de ser enriquecido, es decir, ha de aumentarse industrialmente su proporci贸n de is贸topo U-235. Este proceso produce gran cantidad de desechos radiactivos de uranio empobrecido, as铆 denominado porque est谩 compuesto principalmente por el otro is贸topo de uranio no fisionable, el U-238 y una m铆nima proporci贸n del U-235.

El uranio 238 (empobrecido) tarda en desintegrarse y hacerse totalmente inocuo unos 4500 millones de a帽os. Existe entonces el problema de qu茅 hacer con los desechos radioactivos de U238 cuya cantidad crece permanentemente.

Los tres pa铆ses que poseen los stocks m谩s grandes de uranio empobrecido son Estados Unidos (480.000 toneladas), Rusia (460.000) y Francia (315.000). Los siguen el Reino Unido ( 30.000) , Alemania (16.000) y Jap贸n (10.000).

El uranio empobrecido se almacena definitivamente a gran profundidad, o sus principales poseedores lo utilizan en la industria militar y lo venden a otros Estados tambi茅n para su utilizaci贸n en la industria militar. Para ahorrar dinero y vaciar sus dep贸sitos, los Estados lo ceden a las empresas de armamento nacionales y extranjeras. Adem谩s de EEUU, pa铆ses como Reino Unido, Francia, Canad谩, Rusia, Grecia, Turqu铆a, Israel, las monarqu铆as del Golfo, Taiwan, Corea del Sur, Pakist谩n o Jap贸n compran o fabrican armas con uranio empobrecido. El uranio empobrecido se usa para revestir los proyectiles porque aumenta sensiblemente su capacidad de penetraci贸n en los blancos elegidos. Se usaron ampliamente en la primera guerra del Golfo, en la Guerra contra Irak y en la guerra de los Balcanes.

Cuando un proyectil revestido de uranio empobrecido impacta contra un objetivo la mayor parte del revestimiento arde y se oxida, volatiliz谩ndose en micropart铆culas altamente t贸xicas y radiactivas. Estas part铆culas, al ser tan peque帽as, pueden ser ingeridas o inhaladas tras quedar depositadas en el suelo o al ser transportadas a kil贸metros de distancia por el aire, la cadena alimenticia o las aguas.

Su empleo en las guerras mencionadas ha afectado 鈥 a veces gravemente – al personal militar de ambos bandos y a la poblaci贸n civil.(16)

Otro problema que plantean las centrales nucleares es su desmantelamiento: es un proceso que dura muchos a帽os, es sumamente costoso y durante el mismo pueden producirse fugas radioactivas.

Finalmente la construcci贸n de nuevas centrales nucleares, a causa de que 鈥揷omo todo- tambi茅n est谩 sometida al c谩lculo capitalista costo-beneficio puede resultar una pesadilla en t茅rminos de defectos de construcci贸n, de retrasos y de enormes costos suplementarios como es el caso de Flamanville en Francia : prevista inicialmente en 2006 a un costo de 3000 millones de euros y cuatro a帽os de trabajos est谩 costando 12000 millones y quince a帽os de trabajos debido, entre otras cosas, a que se ha tenido que rehacer tramos realizados con diversos vicios de construcci贸n. Un c贸ctel de impericia del personal poco calificado y en consecuencia m谩s barato para los subcontratistas y de negligencia y gesti贸n burocr谩tica de los funcionarios del Estado.

En la central de Tricastin (Francia) un t茅cnico superior de la misma ha denunciado recientemente ante los tribunales incidentes “disimulados”.(17)

Todo ello completado por la incontrolable avidez de ganancia de las empresas privadas participantes.(18)

De modo que las centrales nucleares no parecen ser la mejor soluci贸n para producir energ铆a sin generar contaminaci贸n ambiental. Por lo menos mientras subsista el des-orden capitalista.

V. Naturaleza y la involuci贸n humana al pitecantropus erectus

Dec铆amos al comienzo que la cuesti贸n medioambiental se enfoca de una manera unilateral y parcial cuando corresponde enfocarlo desde un punto de vista ecol贸gico, es decir una de manera multidimensional y global, teniendo en cuenta el conjunto de los elementos f铆sicos, qu铆micos, biol贸gicos y los factores sociales y culturales en interacci贸n rec铆proca.

Esto implica abordar el tema analizando la cuesti贸n de la interacci贸n ser humano /naturaleza tal como existe actualmente y en su perspectiva hist贸rica.

Desde hace decenas de miles de a帽os en el planeta interact煤an el ser humano y la naturaleza, pero desde la primera revoluci贸n industrial el ser humano desempe帽a un papel determinante, que se ha acentuado hace unos cuantos decenios y que lo sindica como responsable del desastre ecol贸gico 鈥 en progresi贸n acelerada- que se vive actualmente.

No siempre ha sido as铆. Fue el medio, la naturaleza, la que contribuy贸 de manera decisiva a la diferenciaci贸n entre los grandes simios y los primeros hom铆nidos. Ciertos cambios en la naturaleza condujeron a que algunas especies de simios, para sobrevivir, adoptaran la posici贸n erguida y comenzaran a utilizar los miembros superiores como instrumentos, estableci茅ndose as铆 una relaci贸n entre esa nueva aptitud y el desarrollo del cerebro.(19)

En esa interacci贸n con el medio, desde el hom铆nido hasta el homo sapiens sapiens, la inteligencia se fue desarrollando, fue creciendo el tama帽o del cerebro, pero no uniformemente, sino unas regiones del mismo m谩s r谩pidamente que otras, seg煤n sus funciones, y aumentando su complejidad, hasta alcanzar su volumen y sus funcionalidades actuales, incluyendo la autoconciencia.

El hombre de neandertal, cuyos primeros rastros arqueol贸gicos datan de hace unos 230000 a帽os y desaparecieron hace unos 30000, ten铆a el cerebro en total un poco m谩s voluminoso que el ser humano contempor谩neo, pero diferenciado seg煤n las 谩reas del mismo: m谩s voluminoso en las 谩reas relacionadas con la robustez del cuerpo y con las actividades puramente f铆sicas y menos voluminoso en las 谩reas relacionadas con las primeras actividades intelectuales, como el empleo de utensilios. En el homo sapiens-sapiens las primeras se han reducido y las segundas han aumentado de volumen. Pero el volumen cerebral no es la sola base material del desarrollo del intelecto, sino tambi茅n el aumento de la cantidad y complejidad de las conexiones sin谩pticas interneuronales.

Pero esta evoluci贸n biol贸gica del ser humano en interacci贸n con la naturaleza puede convertirse en involuci贸n a causa del uso inconsiderado e ilimitado de los mecanismos electr贸nicos (tel茅fonos port谩tiles, juegos electr贸nicos, GPS, etc.) y llevar al progresivo anquilosamiento 鈥損or el no uso- de las zonas del cerebro y sus interconexiones especializadas en la actividad intelectual y que la humanidad 鈥搊 buena parte de ella- retrograde del homo sapiens-sapiens al pitecantropus erectus.

Los superordenadores pueden procesar miles de millones de datos por segundo lo que hace que sean 煤tiles para pr谩cticamente todo tipo de tareas: desde predecir un tsunami a encontrar una cura contra el coronavirus, buscar planetas, etc.

Por lo general, se utilizan para investigaciones especiales ya sea de laboratorios, de educaci贸n, de dise帽o industrial, de investigaci贸n de f谩rmacos.

Pero no se les puede ceder el lugar que ocupan la imaginaci贸n y la creatividad humanas, de que esos mismos artefactos son el resultado. So pena de dejar que se evaporen esos atributos exclusivos del homo sapiens.

Marx, imaginando las posibilidades de realizaci贸n del ser humano en una sociedad donde no impere la explotaci贸n capitalista escribi贸 en los Grundrisse (1857- 58) que los progresos tecnol贸gicos, la ciencia aplicada y la automatizaci贸n de la producci贸n finalmente liberar铆an al ser humano de la necesidad, de los trabajos f铆sicos y del trabajo alienado en general, lo que permitir铆a su plena realizaci贸n pasando a ser el tiempo libre (鈥渄isposable time鈥, dec铆a Marx) y no el trabajo, la medida del valor (nuestro el subrayado). Y agregaba lo siguiente: 芦 Desarrollo libre de las individualidades y por ende no reducci贸n del tiempo de trabajo necesario con miras a poner plustrabajo, sino en general reducci贸n del trabajo necesario de la sociedad a un m铆nimo, al cual corresponde entonces la formaci贸n art铆stica, cient铆fica, etc., de los individuos gracias al tiempo que se ha vuelto libre y a los medios creados para todos 禄.(20)

Desde su nacimiento las personas poseen un enorme potencial cognitivo que se manifiesta en los primeros a帽os de vida y hasta los 15 a帽os, en la velocidad con que aparecen nuevas neuronas y se establecen nuevas conexiones sin谩pticas.

Proceso que tiene lugar en intercambio permanente con el medio f铆sico, familiar y social que determinan una 鈥渆pig茅nesis por estabilizaci贸n selectiva de las conexiones sin谩pticas鈥, que significa la eliminaci贸n de neuronas y conexiones sin谩pticas y la consolidaci贸n y formaci贸n de otras, seg煤n la naturaleza del intercambio con el medio (plasticidad cerebral) . Y que llevar谩 a que cada individuo, en funci贸n de su capital gen茅tico y de la plasticidad cerebral epigen茅tica , tenga su propia personalidad, una vocaci贸n, varias o ninguna , etc.(21)

Proceso que puede frustrarse en parte a causa de las condiciones medioambientales prevalecientes: d茅ficit cultural y ling眉铆stico, subalimentaci贸n, stress provocados por los conflictos b茅licos , las migraciones forzadas y sus secuelas psicosociales.(22)

Y especialmente por la influencia profundamente negativa de un medio instrumental omnipresente, a que aluden Schr枚dinger y Morozov, citados a continuaci贸n.

Erwin Schr枚dinger, una de las principales figuras en f铆sica cu谩ntica, escrib铆a en 1956: 鈥淎hora pienso que la creciente mecanizaci贸n y 鈥榚stupidacion鈥 de la mayor parte de procesos de manufacturaci贸n suponen un serio peligro de degeneraci贸n general para nuestro 贸rgano de la inteligencia鈥.(23)

Evgueni Morozov, Profesor en la Universidad de Stanford, respondi贸 a un reportaje que se public贸 en El Pais.(24)

Algunos de los comentarios de Morozov en el mencionado reportaje: Silicon Valley (25) hizo una especie de alianza en los setenta con intelectuales. Siempre habr谩 gente, a los que llamar茅 idiotas 煤tiles, que intentar谩n capturar el zeitgeist [esp铆ritu de la 茅poca]. Habr谩 libros, conferencias y charlas para que esos intelectuales puedan hacer de portavoces de la causa. Silicon Valley promueve mininarrativas. Nos habla de la web 2.0 y, cuando se agota, habla del Internet de las cosas, de la econom铆a colaborativa… Identifican peque帽os fragmentos, ocupan el debate durante dos a帽os y luego salen con una nueva historia. No hay mucho contenido en esas narrativas. He trabajado durante suficiente tiempo en esto como para decir que son tonter铆as. Despu茅s de la econom铆a colaborativa vendr谩 la econom铆a solidaria, de los cuidados. Lo que nos dicen estas empresas es falso. Cuando voy por ah铆 diciendo que para entender a Silicon Valley hay que mirar a Wall Street,(26) al Pent谩gono, a las finanzas, a la geopol铆tica o al imperialismo, les resulta inc贸modo escucharlo porque prefieren hablar de los fondos de capital riesgo, de los emprendedores, del garaje de Steve Jobs, del LSD…

Esos dispositivos que usamos, llamados inteligentes, 驴nos pueden convertir en m谩s est煤pidos? Hay que impugnar la palabra inteligente. Me gusta aplicar una perspectiva hist贸rica. Muchos de los dispositivos inteligentes que nos rodean reflejan intereses y compromisos de la gente que los fabrica o configura. El motivo por el que la gente comprueba una y otra vez su Google (27) o Twitter (28) en el tel茅fono es que los sistemas han sido dise帽ados para crear esas dependencias. El modelo de negocio de este tipo de servicios es as铆. Cuantos m谩s clics hago, m谩s valioso soy; ocurre, casi, como con el condicionamiento de Pavlov. Cuantos m谩s clics m铆os consiguen, m谩s dinero hacen conmigo, lo que hace que dise帽en los servicios para maximizar esos clics. Yo tengo una perspectiva c铆nica, banal y racional de que el dinero es lo que rige el mundo. Y eso explica el modo en que se conciben los servicios. 驴Que ese sistema nos distrae y dificulta que nos centremos? Por supuesto. 驴Es un problema de los dispositivos inteligentes? No. Es cuesti贸n del modelo de negocio. Me niego a creer que no haya otra manera de generar comunicaci贸n entre la gente sin generar distracci贸n. Ser铆a la derrota final de la imaginaci贸n.(29)

Michel Desmurget, doctor en neurociencias especializado en ciencias cognitivas y Director de investigaciones en el INSERM (Instituto nacional de la salud y de la investigaci贸n m茅dica-Francia) proporciona estad铆sticas sobre los efectos extremadamente nocivos del sobreconsumo de televisi贸n y de la utilizaci贸n del lenguaje twitter sobre los ni帽os y los adolescentes franceses.(30)

La 煤ltima novedad es el metaverso, un mundo paralelo digital que grandes corporaciones est谩n tratando de desarrollar.”El metaverso comprender谩 innumerables mundos virtuales conectados entre s铆 y con el mundo f铆sico”, escriben los expertos en el reciente “Informe tem谩tico de Bank of America: las 14 tecnolog铆as que van a revolucionar nuestra vida”.”Generar谩n una econom铆a robusta que abarcar谩 desde el trabajo al ocio, al tiempo que transforma industrias y mercados de larga tradici贸n como las finanzas y la banca, las tiendas y la educaci贸n, la salud y el fitness, as铆 como el entretenimiento para adultos”.(31)

En realidad, el metaverso es algo as铆 como la universalizaci贸n de los videojuegos, de manera que la gente creer谩 estar en dos lugares al mismo tiempo (el virtual y el real). Enormes ganancias para algunas corporaciones al costo de decenas o centenas de millones de esquizofr茅nicos.

De manera que en la interacci贸n conflictiva entre el ser humano y la naturaleza que es actualmente objeto de intensos debates y distintos enfoques es ineludible introducir la cuesti贸n de que tambi茅n est谩 en juego la evoluci贸n o involuci贸n del ser humano como tal.

Pensamos entonces que la cuesti贸n del medio ambiente no debe limitarse a evaluar y tratar de remediar los da帽os en el medio natural 鈥 espont谩neos o provocados por la acci贸n humana- y sus efectos f铆sicos sobre los seres humanos sino que tambi茅n se debe tomar en cuenta la interacci贸n entre los seres humanos y el medio en sus aspectos econ贸micos, pol铆ticos, sociales y culturales, a fin de tener una visi贸n global de los problemas y despejar el camino en la b煤squeda de soluciones.

VI. Conclusi贸n

Con este enfoque se llega inexorablemente a la conclusi贸n de que la degradaci贸n del medio ambiente es el resultado de un orden social 鈥揺l capitalismo-donde coexisten el despilfarro y las necesidades elementales insatisfechas para buena parte de la poblaci贸n mundial. Todo ello impuesto por la avidez de las elites econ贸micas y la necesidad que tienen de producir y vender 鈥揷omo sea- cada vez m谩s, fomentando un consumismo irracional, al mismo tiempo que, contradictoriamente, recortan el poder de compra de las clases populares (asalariados y jubilados).

Orden social impuesto a la gente a trav茅s de los medios masivos de comunicaci贸n, de las instituciones y organizaciones oficiales y privadas, por los intelectuales de distintos matices y corrientes al servicio del sistema, por las elites pol铆ticas gobernantes y, cuando la persuasi贸n y el consenso no funciona, mediante la represi贸n.

Notas

(1) Alejandro Teitelbaum: La Degradacio虂n Progresivamente Acelerada del Medio Ambiente – La Alianza Global Jus Semper, Septiembre 2019; En ingl茅s: The Progressively Accelerated Degradation of the Environment 鈥 The Jus Semper Global Alliance, September 2019; En franc茅s: D茅gradation acc茅l茅r茅e de l鈥檈nvironnement https://blogs.mediapart.fr/aleteitelbaum/blog/071021/degradation-acceleree-de-
lenvironnement

(2) 鈥16. The Ecology of Consumption鈥 Pasaje de The Ecological Rift 鈥 鈥淐apitalism鈥檚 War on the Earth鈥, 鈥淛ohn Bellamy Foster, Brett Clark, and Richard York鈥, Monthly Review Press, New York, 2010 (pp. 205-217).

(3) (esp.:https://es.wikipedia.org/wiki/Ecolog%C3%ADa ; engl. :https://en.wikipedia.org/wiki/Ecology ; fr.:https://fr.wikipedia.org/wiki/%C3%89cologie ).

(4) (Teitelbaum , El papel de la educaci贸n ambiental en Am茅rica Latina, p谩g. 27. UNESCO, 1978.
https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000029861)

(5) https://datosmacro.expansion.com/smi. Informe Mundial sobre Salarios 2020-21 de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo
https://www.ilo.org/global/research/global-reports/global-wage-report/2020/lang鈥攅s/index.htm)

(6) https://www.liberation.fr/societe/droits-des-femmes/a-partir-de-9h22-ce-mercredi-les-femmes-travaillent gratuitement ; Mirta Teitelbaum, La condici贸n de la mujer, en:https://www.alainet.org/fr/autores/mirta-sofia-brey-teitelbaum y en: Selecci贸n de escritos sociopol铆ticos y literarios, editorial Dunken,2021.

(7) Informe Mundial sobre Salarios 2020-21 de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo https://www.ilo.org/global/research/global-reports/global-wage-report/2020/lang鈥攅s/index.htm

(8) Eniscuola: Hamburger Connection: (http://www.eniscuola.net/en/argomento/rain-forest/forest-and-biodiversity/hamburger-connection1/; Aures zbresil: La 芦 connexion hamburger 禄 et la d茅forestation de l鈥橝mazonie: https://www.autresbresils.net/La-connexion-hamburger-et-la-deforestation-de-l-Amazonie; UNRISID: The Social Dynamics of Deforestation in Developing Countries https://www.unrisd.org/unrisd/website/projects.nsf/(httpProjects)/3FCAB6F104C0A33380256B64003882EE ?; Africa Bosques en peligro
Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales:https://wrm.org.uy/fr/files/2013/04/Africa_bosques_en_peligro.pdf).

(9) Solon Barraclough and Krishna Ghimire, The social dynamics of deforestation in developping countries : principal issues an research priorities. UNRISD. Discussion paper 16. Novembeer 1990.
https://www.unrisd.org/80256B3C005BCCF9%2F%28httpAuxPages%29%2F6CBA6EA1A272E2CA80256B67005B60F4%2F$file%2Fdp16.pdf

(10) Jeffry Garza: Costa Rica genera m谩s del 98% de su electricidad de forma renovable por sexto a帽o consecutivo, La rep煤blica, 18 de diciembre de 2020.

(11) Luciano Nascimento: Fuentes renovables generaron el 88% de la energ铆a en Brasil en junio, Agencia Brasil,16 agosto 2018.

(12) Wikipedia: Sector el茅ctrico en Argentina, (visitado el 25/11/2021).

(13) Wikipedia: Energ铆a solar en China, (visitado el 25/11/2021).

(14) (Puede verse de Annie Th茅baud-Mony : Rationalit茅 instrumentale et sant茅 au travail : le cas de l鈥檌ndustrie nucl茅aire, en La Gazette Nucl茅aire, N潞 175-176, junio 1999 ; L鈥檌ndustrie nucl茅aire : sous-traitance et servitude, Inserm & EDK Editeurs, A帽o 2000 ; Travailler peut nuire gravement 脿 votre sant茅. Sous-traitance des risques, mise en danger d鈥檃utrui, atteintes 脿 la dignit茅, violences physiques et morales, cancers professionnels. La D茅couverte, coll. 芦 La D茅couverte/Poche 禄, 2008).

(15) (V茅ase: Fran莽ois Diaz Maurin: Sobre la viabilidad de la energ铆a nuclear. Implicaciones de los accidentes de Fukushima-Daiichi, Ecolog铆a Pol铆tica, 1 junio 2011.

(16) (Diario Le Monde, Uranium appauvri : ce que les 茅tats-majors de l鈥橭TAN savaient https://scholar.lib.vt.edu/InterNews/LeMonde/issues/2001/monde.20010112.pdf); Gestion de l鈥檜ranium appauvri. Rapport conjoint de l鈥橭CDE et de l鈥橝gence internationale de l鈥櫭﹏ergie atomique https://www.oecd-nea.org/upload/docs/application/pdf/2019-12/3036-gestion-uranium-appauvri.pdf).

(17) La Depche: Centrale nucl茅aire de Tricastin : un cadre d茅nonce des incidents “dissimul茅s” et porte plainte, 12/11/2021

(18) V茅ase: Matthieu Pelloli: Fiasco de l鈥橢PR de Flamanville : l鈥橢tat lance un ultimatum 脿 EDF, Le Parisien, 28/11/2019.

(19) Federico Engels, El Papel del trabajo en la transformaci贸n del mono en hombre, 1876; John Eccles, premio N贸bel de Medicina, La evoluci贸n del cerebro. Creaci贸n de la conciencia, 1989

(20) Carlos Marx, Elementos fundamentales para la cr铆tica de la econom铆a pol铆tica (Grundrisse), Siglo XXI Editores, 12陋 edici贸n, 1989, tomo 2, p谩gs. 227 y ss. [Contradicci贸n entre la base de la producci贸n burguesa (medida del valor) y su propio desarrollo. M谩quinas, etc.]).

(21) Jean Pierre Changeux, El hombre de verdad . L鈥檋omme de verit茅, Odile Jacob, 2002

(22) Valent铆n Gonz谩lez Calvo: El duelo migratorio, Dialnet

(23) (Schr枚dinger, Mente y Materia, p谩g. 50 de la edici贸n en espa帽ol).

(24) Evgeny Morozov: 鈥淟os datos son una de las m谩s preciadas mercanc铆as鈥 El Pais semanal (Espa帽a) el 21/12/2015

(25) Nicholas Carr: La ilusi贸n de Silicon Valley, El Pa铆s, 25/10/2015.

(26) Paul Krugman: Los magnates de Wall Street toman partido, El Pa铆s, 17/10/2015.

(27) Rosa Jim茅nez Cano: Google ya puede buscar dentro de Facebook, El Pa铆s, 18/11/2015.

(28) Cuenta Twitter de Evgeny Morozov (visitada el 25/11/2021).

(29) (Morozov, autor de Pour tout r茅soudre cliquez ici : L鈥檃berration du solutionnisme technologique [芦 To Save Everything, Click Here:Technology, Solutionism, and the Urge to Fix Problems that Don鈥檛 Exist).

(30) Desmurget, TV Lobotomie, la v茅rit茅 scientifique sur les effetts de la televisi贸n.Edit J鈥楢i Lu, Paris, reedici贸n septiembre 2013 y La fabrique du cr茅tin digital- Les dangers des 茅crans pour nous enfants. Edit du Seuil, septembre 2019

(31) Cristina J. Orgaz: Qu茅 es la econom铆a del metaverso y c贸mo puede explotar en los pr贸ximos a帽os, BBC News Mundo, 18/11/2021

BIBLIOGRAFIA COMPLEMENTARIA

Teitelbaum

 Servidumbre (in)voluntaria y manipulaci贸n de las mentes.
https://www.alainet.org/es/articulo/210379 ;

 (Un)witting Servitude and MindsManipulation
https://jussemper.org/Resources/Economic%20Data/Resources/ATeitelbaum-UnwittingServitude.pdf;

 Servitude (in)volontaire et manipulation des esprits
https://blogs.mediapart.fr/aleteitelbaum/blog/110121/servitude-involontaire-et-manipulation-des-esprits

 Capitalismo por dentro
https://www.jussemper.org/Inicio/Recursos/Info.%20econ/Resources/ATeitelbaum_Capitalismo_por_dentro.pdf – Inside capitalism
https://www.jussemper.org/Resources/Economic%20Data/insidecapitalism.html

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Preguntas frecuentes sobre los derechos humanos y el cambio clim谩tico. Folleto informativo n潞 38. A帽o 2021-
https://www.ohchr.org/Documents/Publications/FSheet38_FAQ_HR_CC_SP.pdf




Fuente: Nodo50.org