October 21, 2021
De parte de La Peste
113 puntos de vista


La idea del pasaporte nos remite a fronteras, controles, comisarías, burocracias,  rechazos, prohibiciones, discriminaciones. Los anarquistas consideramos todo esto inaceptable en principio y lo combatimos, considerándolo fruto de la lógica autoritaria y policial de los estados, de su patriotismo vulgar que en la historia sólo ha producido guerras y violencia. —- Ahora el Estado italiano está intentando imponer otro pasaporte: el sanitario. Ya existía la tarjeta sanitaria, que se había convertido en una especie de passe partout indispensable de los servicios médicos a la compra de cigarrillos, pero evidentemente no era suficiente.

El pasaporte sanitario, o pase verde, porque con los inglesismos se disfraza mejor la sustancia de las palabras, no tiene nada de salud, es el resultado de una operación exquisitamente política para imponer la vacunación contra el covid a quienes no quieran hacerlo, y para extender el estado de emergencia a nivel individual y masivo; nuestro país es un laboratorio en el que la gente intenta acostumbrarse a someterse al control digital (también delegado a los responsables de los lugares públicos, llamados a ser policías o confidentes y espías) en lo más hondo de la vida cotidiana. La obligatoriedad que debe entrar en vigor a partir del 15 de octubre, apoyada por Confindustria, es también un arma puesta en manos de los patrones para discriminar y sacar de la producción a los más rebeldes, disidentes y acérrimos. Una perfecta armonía entre gobierno y jefes.

Este pasaporte no tiene nada de sanitario, porque, paradójicamente, una persona no vacunada que ingresa a un lugar público, sometida a un hisopo el día anterior, ofrece más garantías de no contagiar que una persona con un pase verde durante unos meses, lo que podría ser infectados e infectados (quizás levemente, como nos dicen). No tiene nada que ver con la salud porque luego deberían explicarnos por qué hay universidades, ver Ferrara, donde, a pesar del pase verde obligatorio para todos, las lecciones se continúan a distancia. Y por qué las masas están exentas de ello; solo para dar algunos ejemplos.

En el extranjero, donde esta medida es casi inexistente, a excepción de Francia, han sido más explícitos en su interpretación de la situación italiana: el diario madrileño El País del 16 de septiembre titulaba: «Italia se convierte en el primer paìs occidental en imponer la vacunaciòn a todos los trabajadores «. Sin demasiadas palabras e hipocresía, el pasaporte sanitario se lee como la imposición de la vacunación obligatoria. El gobierno no quiere imponer la vacuna obligatoria (teniendo que asumir la responsabilidad de las consecuencias sobre la salud de los vacunados), y la mafia elude el problema imponiendo el pase verde, bajo pena de sanciones, suspensiones, pérdida de salario, limitaciones a vida social.

Está claro que los dos temas, las vacunas y el pase verde, están vinculados, pero si el primero se sustenta en la libertad de elección, el segundo se vuelve 100% inaceptable: un instrumento de mero control social que perjudica no tanto a la libertad burguesa, como a alguien. todavía insiste en declarar la libertad tout court del pueblo. A través del chantaje, las personas se ven obligadas a ponerse «en buena posición» como un paso de pseudo-emergencia al que seguirán otros pasos cada vez más estrictos: reconocimiento facial, caza del engrasador, recompensa de los más obedientes; elementos típicos de un estado policial. Todo esto no es un fin en sí mismo, sino preparatorio para el gobierno de las crisis en los próximos años, que verá nuevos y más duros ataques a las condiciones de las clases media y trabajadora para favorecer a multinacionales, grupos financieros y castas políticas y militares.

No se dé cuenta de esto; o peor aún, caer en la trampa de que estas medidas se toman para proteger la salud de las personas es realmente un asunto serio. Igual de serio es dejar que sirvientes turbios del sistema como Salvini, Meloni y el montón de sinvergüenzas que zumban a su alrededor exploten estos argumentos, o la audiencia de teóricos de la conspiración que ocupan el escenario social, con tonterías como la dictadura de la salud: es la modo de producción capitalista, es la dictadura del capital, para ser acusado.

Estamos ante un paso crucial en el matrimonio entre Estado, Capital y alta tecnología, la realización del sueño despótico de toda autoridad: tener el control total de los subordinados, a cualquier precio y por cualquier medio. Una historia que caracteriza la historia de la humanidad y el esfuerzo de los oprimidos por liberarse de explotadores de todo tipo. En este contexto, nuestro lugar siempre ha estado del lado de los oprimidos, contra Estados, Dioses, Maestros y sus dictaduras más o menos disfrazadas. Y hoy es para apoyar a quienes se oponen a esta deriva totalitaria, que nos afecta a todos.

Pippo Gurrieri

Traducción automática A-infos

Texto original en italiano http://www.sicilialibertaria.it/2021/10/08/passaporto-sanitario/


Recopilatorio para oponerse a las vacunas, a su dictadura biotecnocientifica y a su segregación «sanitaria» 4.0

Melbourne: Vacunación v/s capitalismo global

Región canadiense: Todos los problemas del sistema reaparecen a través de la vacunación

Grupo Barbaria: Pandemia y control social

Para el debate – ¿Estamos del lado del Progreso y sus vakunas, o del lado de la autonomía de nuestros kuerpos?

Declaración contra la biopolítica totalitaria de las autoridades rusas




Fuente: Lapeste.org