August 21, 2021
De parte de La Haine
224 puntos de vista

En la transici贸n, la derecha espa帽ola ten铆a tres expresiones pol铆ticas: Uni贸n de Centro Democr谩tico, Alianza Popular y Fuerza Nueva, que no dejaban de ser tres organizaciones herederas del franquismo. Ahora la derecha vuelve a estar fragmentada en tres bloques, que podr铆an tener cierta analog铆a con aquellos. 驴Sigue siendo esta derecha heredera del r茅gimen anterior y por eso es tan beligerante con la Memoria Antifascista?

Antes de seguir, conviene precisar los tres niveles de reflexi贸n que tenemos que simultanear en esta entrevista, sobre todo al analizar la 芦transici贸n espa帽ola禄 desde la experiencia de un pueblo oprimido, porque su interacci贸n nos facilita comprender que existe un nacionalismo espa帽ol b谩sico que va con diversas intensidades y caretas desde Vox hasta grup煤sculos de 芦izquierda禄. No sirve de nada intentar definir qu茅 es la derecha y qu茅 expresiones tiene sin hacer referencia a ese espa帽olismo sustancial: el 芦gobierno m谩s progresista禄, PSOE-UP, est谩 sopesando ilegalizar ahora mismo o m谩s adelante a Izquierda Castellana con excusas antidemocr谩ticas, cuando en realidad se trata de que todo el nacionalismo espa帽ol sabe que el castellanismo es uno de sus peores enemigos porque hunde uno de los pilares b谩sicos de la 芦naci贸n espa帽ola禄.

Por esto es necesario simultanear tres niveles de an谩lisis: 1) en el nivel m谩s superficial y visible, falsamente decisivo pero fetichizado por el centro-derecha y los reformismos, tenemos la Constituci贸n del 鈥78 o si se quiere la democracia parlamentaria tal cual hoy es magnificada por la propaganda. 2) en el nivel intermedio y cada vez m谩s visible para sectores cr铆ticos, existe el poder omnipotente de la monarqu铆a cat贸lico-militar esencialmente antidemocr谩tica, poder intocable por, para y desde la Constituci贸n. Y 3) en el nivel profundo, decisivo por cuanto estructural pero invisibilizado, existe la dictadura del capital que teledirige los gui帽oles de la monarqu铆a y del parlamento; estos gui帽oles tienen diversas autonom铆as m谩s o menos relativas en determinadas cuestiones secundarias, pero jam谩s en las vitales para el capital, como iremos viendo.

Sobre todo en lo relacionado con la extrema derecha y el fascismo, no debemos cometer el error de subestimar el uso revolucionario que puede hacer el proletariado del parlamento, del nivel 1, desech谩ndolo total y ciegamente; pero tampoco debemos caer en el error contrario, el fetichismo parlamentarista, sobreestimando sus muy limitadas atribuciones. La forma m谩s efectiva de no cometer esos dos peligrosos errores de frivolidad, es una pero doble: conocer el materialismo hist贸rico y saber que la acci贸n parlamentaria siempre tiene que estar al servicio de la lucha de clases.

El 芦r茅gimen anterior禄 era la forma de dominaci贸n adecuada a las necesidades del capital hasta que empezaron a agudizarse m谩s all谩 de lo controlable las contradicciones que minan al Estado espa帽ol desde el siglo el siglo XVI, por poner una fecha. Surgieron diferencias en el bloque de clases dominante en el 芦r茅gimen anterior禄, incluida la Iglesia y el Ej茅rcito, porque este bloque ten铆a que enfrentarse a una crisis interna y externa de una magnitud hasta entonces desconocida, de manera que progresivamente y con muchas discusiones y, sobre todo, bajo la presi贸n creciente de la lucha de las clases y naciones oprimidas, se fue imponiendo una facci贸n que necesitaba que el nivel 3, el de la propiedad de las fuerzas productivas y el de la dictadura del capital, siguiera existiendo con cambios formales en el nivel 2, el de la monarqu铆a franquista, y con la creaci贸n de un nivel 1, el de la 芦democracia禄.

Los cambios introducidos a la monarqu铆a franquista, nivel 2 arriba visto, consistieron en llamarla 芦monarqu铆a constitucional禄 en vez de franquista, pero que en realidad sigui贸 siendo cat贸lico-militar, capitalista y espa帽ola, inconciliable con la democracia en cuanto 芦poder del pueblo禄 y tan corrupta como siempre. Para que esta trampa tuviera 茅xito hab铆a que crear de la nada el nivel 1, el m谩s superficial, la Constituci贸n del 鈥78, e imponerla con mentiras, promesas, corrupciones, represiones y miedo. Los sectores m谩s reaccionarios se opusieron tenazmente incluso recurriendo al terrorismo y gracias a la genuflexi贸n centrista y reformista lograron una cu谩druple victoria cualitativa: que no se depurara la estructura franquista del Estado; que siguiera la monarqu铆a cat贸lico-militar oficialmente llamada 芦constitucional禄; que se aniquilara toda remota posibilidad de republicanismo; y que se reforzara la dictadura del capital y la 芦unidad espa帽ola禄 bajo la forma de una 芦democracia parlamentaria禄 muy amputada y auto vigilada por ella misma, porque ella misma se declara defensora del capital y de la intocable monarqu铆a cat贸lico-militar.

Las tres derechas de entonces eran 芦herederas del franquismo禄, es cierto, pero es una verdad secundaria porque ata帽e s贸lo a la forma de la dominaci贸n del capital, ya que lo decisivo, la verdad primaria, era y sigue siendo que la inmensa mayor铆a de fuerzas sociopol铆ticas eran y son pilares del capital, como veremos. Las derechas franquistas sab铆an desde antes de 1978 que si cambiaban algunas cosas su poder b谩sico no estar铆a en peligro, aunque s铆 tuvieran que ceder algunas de sus prebendas. Solamente una muy enana parte de ella, la m谩s fan谩tica representada por Fuerza Nueva y grup煤sculos afines, quer铆a retroceder al franquismo puro y duro. UCD y AP, representantes mayoritario y minoritario de la burgues铆a m谩s espa帽olista, aceptaban las reformas constitucionales y el maquillaje de la monarqu铆a a cambio del fortalecimiento del poder del capital.

La virtualidad de utilizar la dial茅ctica entre los tres niveles –superficial, medio y raizal– vuelve a demostrarse en la desuni贸n-uni贸n de la actual derecha: est谩 desunida en el nivel superficial, tiene diferencias en el mediano y est谩 unida en lo esencial, en la ra铆z de la defensa a muerte de la propiedad privada. La desuni贸n se muestra a diario y sobre todo en los momentos electorales cuando se despedazan ferozmente para comerse unas los votos de las otras; las diferencias en el nivel mediano, se muestran en sus acuerdos secretos o p煤blicos para copar sillones siempre bajo la protecci贸n de la monarqu铆a; y la uni贸n incondicional se muestra en su defensa a muerte del capital y de la unidad espa帽ola, que es lo mismo, e incluso en algunas insinuaciones indirectas de que atar铆an m谩s en corto a la monarqu铆a cat贸lico-militar para salvarse ellas.

Por tanto, la fragmentaci贸n en tres bloques de la derecha actual es cierta, pero es relativa en funci贸n de la gravedad menor o mayor de los peligros que afronta en su conjunto o en sus fragmentos. Tanto en su unidad como en sus diferencias, siguen siendo abierta o solapadamente m谩s que 芦herederas del franquismo禄: son reservas de varias intensidades de franquismo sociol贸gico y hasta pol铆tico que pueden ser activadas por el grueso del bloque de clases dominante cuando la crisis del Estado sea irresoluble por el centrismo, el reformismo y las burgues铆as regionalistas y autonomistas.

Debemos tener en cuenta que el franquismo se cre贸 oficialmente en 1937 con el Decreto de Unificaci贸n de corrientes espa帽olistas que de un modo u otro ten铆an una larga data, y que adquirieron m谩s solidez con en el Manifiesto del Bloque Nacional de 1934, mucho m谩s coherente que la demagogia de una Falange reci茅n creada. Ello le dot贸 al franquismo de caretas varias que pod铆a cambiar seg煤n sus necesidades, lo que unido al incondicional apoyo imperialista y del Vaticano, explica por qu茅 apenas tuvo dificultades para transitar por varias fases en las que adem谩s de mostrar caretas varias tambi茅n aplic贸 econom铆as diferentes. No tenemos aqu铆 espacio para exponerlas, pero el franquismo abiertamente nazi de grup煤sculos de Vox es diferente a los llamados pro-yanquis, 芦desarrollistas禄, 芦aperturistas禄, etc. La derecha puede recurrir seg煤n sus necesidades a cada uno de estos 芦franquismos禄, pero nunca puede renunciar a 茅l.

Y por esto mismo el peligro mortal para el franquismo en su contenido esencial, adem谩s de en sus continentes formales, es precisamente el del antifascismo, el de la Memoria Hist贸rica. Aqu铆 la unidad de clase imperialista espa帽ola y mon谩rquica se impone sin compasi贸n sobre las nimiedades ego铆stas que se auto fagocitan por sillones y votos que faciliten corrupciones m煤ltiples. La Memoria verdadera, no la falsificaci贸n mentirosa que quiere imponer la alianza entre centro-derecha y reformismo, es inaceptable porque despierta el fantasma de la lucha de clases y de liberaci贸n de las naciones oprimidas no s贸lo desde de la I Rep煤blica de 1873, sino ahora mismo, cuando la derecha y el centro-reformismo legitiman a criminales fascistas como Mill谩n-Astray, Melit贸n Manzanas, Ros贸n en Lugo, etc., o a la Legi贸n, paradigma del terror鈥 o cuando justifican o no combaten la impunidad neonazi.

Es comprensible la beligerancia de la derecha contra la Memoria y el antifascismo porque reabren las llagas supurantes de su largo r茅gimen de terror p煤blico, porque descubren c贸mo el franquismo destruy贸 toda libertad e impuso una larga noche de dolor y miedo. Por esto mismo el antifascismo y la Memoria topan con el permanente boicoteo silencioso de la Iglesia, sin la cual jam谩s se hubiera derramado tanta sangre ni se hubiera tardado tanto tiempo en empezar a recuperar huesos y trocitos de piel humana, bastante de ella de mujeres e infancia violada, torturada y fusilada: estamos ante uno de tantos cr铆menes de la historia cristiana, que llegaron al extremos de la compra y trata de reci茅n nacidos de 芦familias rojas禄 para 芦educarlos en el amor a Dios y a Espa帽a禄.

Pero tambi茅n hay que decir que, sin profundizar ahora en las pocas diferencias 鈥搎ue no oposiciones y menos a煤n contradicciones– entre antifascismo y Memoria, hay que decir que ambos sacan a la luz la naturaleza explotadora y opresora de la Constituci贸n y de la monarqu铆a cat贸lico-militar por lo que tampoco son impulsados por el centro-reformismo. Desde la Constituci贸n s贸lo puede impulsarse una 芦memoria禄 parcial y abstracta, que refuerza la dominaci贸n del bloque de clases dominante, necesitado en ocultar que esa Constituci贸n fue y es la tapadera de estructuras franquistas nunca depuradas. Con la Memoria, otro tanto, con la gravedad de que el PSOE y el PCE abandonaron en el olvido oprobioso el genocidio fascista para no importunar a la derecha

La cuesti贸n territorial ha servido de uni贸n entre todo el espectro de la derecha, entendiendo esta desde Vox hasta una parte significativa del PSOE. 驴Sigue siendo la unidad de Espa帽a el mantra que repite la derecha para ocultar las terribles desigualdades sociales que se dan en el estado?

La unidad del Estado espa帽ol es un axioma y un apotegma para las fuerzas sociopol铆ticas y sindicales estatalistas porque su entera visi贸n psicopolitica est谩 determinada por el nacionalismo espa帽ol, a excepci贸n de una peque帽a, honrosa y hasta heroica izquierda internacionalista. Podemos recurrir al s铆mil del tronco espa帽olista: las ramas m谩s imperialistas de la derecha; las ramas constitucionalistas, autonomistas y hasta defensoras de un federalismo de papel estrujado, sin hablar de esa entelequia de 芦naci贸n de naciones禄 formada por una 芦naci贸n pol铆tica integradora禄 y 芦naciones culturales perif茅ricas禄; y una ramita de 芦izquierda禄 que niega la existencia de naciones oprimidas y su derecho a la autodeterminaci贸n e independencia.

El tronco nacionalista espa帽ol se levanta sobre las ra铆ces de la explotaci贸n de mujeres trabajadoras, clases explotadas y naciones oprimidas, sobre el exterminio y saqueo colonial e imperialista, sobre el nacional-catolicismo de la Iglesia y el poder intocable de la monarqu铆a militar. Conforme se reforzaba la dictadura del capital –nivel 3– iban surgiendo ramas diversas de ese nacionalismo raizal funcionales a las necesidades de la facci贸n dominante del bloque de clases dominante en cada fase. Otras facciones burguesas espa帽olas y 芦perif茅ricas禄 elaboraban sus nacionalismos o regionalismos fuertes en la medida de lo posible. El franquismo fracas贸 en el intento de imponer su imperialismo al resto, y la soluci贸n fue crear en la mitad de los 鈥70 los niveles 2 y 1, con lo que el bloque de clases dominante lograba ampliar la oferta de matices nacionalistas espa帽oles, autonomistas y regionalistas en el mercado de la manipulaci贸n inconsciente de la estructura ps铆quica de masas alienadas. El marketing pol铆tico-empresarial ducho en ampliar la oferta de mercanc铆as ideol贸gicas ha cosechado un reciente 茅xito con la devaluaci贸n de independentismos de izquierda en soberanismos interclasistas.

Ha sido necesaria esta explicaci贸n previa para saber que no s贸lo la derecha recurre al mantra de la unidad espa帽ola para justificar los ataques a las clases trabajadoras, tambi茅n lo hace la alianza gubernativa entre centro-derecha y reformismo: ahora, el 芦gobierno m谩s progresista禄 mantiene desde verano de 2018 las duras medidas anti obreras de Zapatero y Rajoy, se niega a subir los salarios, mantiene la ley Mordaza, no persigue los desahucios, tolera los abusos empresariales, etc., con la excusa de que lo primero es recuperar la 芦econom铆a nacional禄. En pos de lo cual hay que mantener la monarqu铆a cat贸lico- militar, contemporizar con la Gran Banca y con esa enorme transnacional que es el Vaticano, sacrificar al Pueblo Saharaui, armar a dictaduras atroces como la saud铆 y ayudar a 芦democracias禄 criminales como la de Colombia, buscar el hundimiento de Venezuela y Cuba, plegarse a las crecientes exigencias pol铆tico-militares de los EEUU, etc.

Lo que diferencia en este asunto a la derecha del centro-reformista en el gobierno es que la primera lo dice con brutal sinceridad y lo impone all铆 donde tiene fuerza, mientras que la segunda lo hace con cinismo brutal para justificar que lo impone, sabiendo que cuenta con el apoyo de la burocracia sindical, del autonomismo burgu茅s, del soberanismo interclasista y de la socialdemocracia internacional. Pero lo que debemos asumir es que tanto la derecha como el centro-reformista defienden lo que les exige la dictadura del capital con el consejo de la monarqu铆a, escenificando 芦谩speros debates禄 en los parlamentos de turno y en el de Madrid.

Vox es ahora la cara m谩s visible de ese franquismo sociol贸gico que, casi cincuenta a帽os despu茅s de la muerte del dictador, sigue anclado en la pol铆tica espa帽ola, pero 驴no sigue tambi茅n el franquismo infectando muchos estamentos de nuestro poder judicial, del ej茅rcito, de los medios de comunicaci贸n?

Vox es ahora la cara m谩s visible del franquismo sociol贸gico m谩s estricto tal cual puede expresarlo esta corriente en la actual coyuntura. Es m谩s estricto desde luego que el franquismo poli茅drico del PP en las pasadas elecciones de Madrid, lo que le ha permitido canibalizar mucho voto de Vox y Cs., pero tambi茅n algunos del nacionalismo espa帽olista m谩s puro del PSOE y hasta de franjas obreras. Si se habla 芦microfascismos禄, de las 芦m煤ltiples caras del fascismo禄, etc., hay que hacer lo mismo con el franquismo. El franquismo sociol贸gico no s贸lo 芦infecta禄 estamentos de la judicatura, ej茅rcito, prensa, etc., del bloque de clases dominante –que en absoluto son 芦nuestros禄 y menos a煤n de las naciones oprimidas–, sino que vertebraba la cosmovisi贸n de estos aparatos del capital antes de que los administraran las y los jueces, militares, periodistas, etc., actuales.

El franquismo, en cuanto sincretismo de las corrientes espa帽olistas anteriores al Decreto de Unificaci贸n oficializado en Salamanca en 1937, cre贸 el cemento ideol贸gico que cohesionaba la estructura del Estado al servicio del capital, ideolog铆a expresada en el lema de 芦por el Imperio hacia Dios禄, que integraba en un 煤nico delirio imperial-cat贸lico los sue帽os de grandeza de la burgues铆a de un pa铆s en declive imparable. El funcionariado, los militares, y los fieles periodistas, etc., activos hasta casi finales del siglo XX se formaron desde la infancia en esas fantas铆as, excepto minor铆as admirables. Muchos de ellos esperaban ansiosos al menos un 芦golpe de tim贸n禄 que asegurara si no la vuelta del franquismo al menos un orden autoritario que impidiera la 芦revancha roja禄. La victoria cu谩druple obtenida al imponer la Constituci贸n del 鈥78 les tranquiliz贸 un poco, y a pesar del fracaso del Tejerazo suspiraron aliviados con el exquisito trato que el PSOE les daba, en comparaci贸n a los ataques antiobreros y a las represiones de los derechos de las naciones oprimidas.

La 芦democracia禄 no depur贸 la estructura franquista con lo que, por endogamia, esta se reprodujo en su misma salsa autoritaria, disimulando su franquismo con el barniz constitucional. Otra vez hay que admirar los peque帽os grupos democr谩ticos que resistieron y resisten en la trituradora judicial y en otras burocracias, que fueron expulsados del ej茅rcito o arrinconados en los s贸tanos, que fueron rechazados por prensa, etc. Pero, sobre todo, fue y es la l贸gica de poder y de obediencia ego铆sta inserta en el sistema educativo, en el Estado, en la industria, en la educaci贸n y en la sociedad la que selecciona a su personal, acept谩ndolo o expuls谩ndolo. Esta l贸gica fue reforzada por los gobiernos de derechas, y nunca cambiada radicalmente por los del centro-reformista. Ninguno, por ejemplo, ha hecho un esfuerzo sostenido para modernizar la burocracia judicial, que es una de las m谩s atrasadas de la Uni贸n Europea.

Es as铆 como se entiende la situaci贸n de pre colapso del aparato judicial y su servidumbre, la pobreza intelectual del sistema educativo p煤blico y privado, la impronta franquista del ej茅rcito, el poder pol铆tico del periodismo, etc. No se trata por tanto de una 芦infecci贸n禄 desde el exterior, sino de que, por un lado y como veremos m谩s extensamente luego, desde antes del Manifiesto de 1934 y de la Unificaci贸n de 1937, el imperialista espa帽ol ya cimentaba el Estado como se demostr贸 en la destrucci贸n atroz de la II Rep煤blica, etc., basta leer la prensa espa帽ola del 煤ltimo tercio del siglo XIX. Y por otro lado, en que ese franquismo sociol贸gico y sus m煤ltiples expresiones visibles e invisibles forman parte del interior de esas estructuras de poder estatal, para y extra-estatal, porque todas ellas est谩n sujetas a la l贸gica ciega del capital y a las necesidades de mantener a cualquier precio su marco geoestrat茅gico de producci贸n/reproducci贸n llamado 鈥淓spa帽a鈥, o sea, al nivel 3, el decisivo, aunque en algunos problemas puedan sorprendernos con una apariencia de 芦democracia禄 en el nivel 1, importante en lo coyuntural pero de importancia menor a escala hist贸rica.

Hay varios libros, como el de Miguel Urb谩n, 鈥淟a emergencia de Vox鈥, en el que se analiza la irrupci贸n de la ultraderecha en nuestro panorama pol铆tico, pero, aunque el diagnostico sea certero, nos ofrece pocas herramientas para combatirlo. 驴Qu茅 armas tenemos para enfrentar un fen贸meno como este, avalado por las 茅lites econ贸micas, por la prensa y por los jueces?

Lo primero que tenemos que hacer es superar el doble error de creer por un lado que la implantaci贸n del franquismo en los aparatos del Estado es s贸lo una 芦infecci贸n禄 exterior; y por otro lado reducir el franquismo a mera 芦realidad sociol贸gica禄, lo cual es cierto en su forma abstracta por lo que es necesario concretarla en su realidad material. Por dos caminos diferentes, ambas interpretaciones nos llevan a una derrota estrat茅gica porque no atacamos el problema en su ra铆z: el franquismo como expresi贸n de la hist贸rica crisis estructural del Estado espa帽ol en cuanto verdadera 芦naci贸n fallida禄 seg煤n los c谩nones euro burgueses.

Una crisis mucho m谩s grave y permanente que la que en los 鈥20 y 鈥30 sufrieron Alemania e Italia, por lo que no podemos limitarnos a copiar las lecciones antifascistas en estos y otros Estados por valiosas que sean, sino que debemos adaptarlas a las expresiones concretas que adquiere el franquismo tanto en su unidad estatal espa帽ola como en las naciones que oprime dentro de 茅l.

Dicho muy brevemente, lo que ahora denominamos nacional-catolicismo es, como venimos insistiendo, una constante necesaria en la formaci贸n del capitalismo espa帽ol, que se fue creando con las opresiones nacionales desde al menos el siglo XIII en la pen铆nsula antes y despu茅s de invadir otros continentes. Desde finales del siglo XV la Inquisici贸n ayud贸 a fusionar la religi贸n, la naci贸n y la pol铆tica con la identidad del Estado, proceso que no se dio as铆 en ning煤n otro Estado europeo al menos con la fuerza y persistencia que tiene en el espa帽ol, ni siquiera en Portugal e Italia y mucho menos en Alemania, por citar tres pa铆ses que sufrieron el fascismo gen茅rico.

Las tensiones entre facciones de las clases dominantes empezaron a mostrar a comienzos del siglo XVI los l铆mites insuperables que ya amenazaban al Estado espa帽ol, y una facci贸n, la vencedora a la larga, opt贸 por apoyarse en una potencia extranjera, abriendo as铆 la v铆a de buscar ayuda en el exterior para solucionar siquiera transitoriamente el verdadero problema: el 芦problema espa帽ol禄. A ra铆z del quinto centenario del aplastamiento de la Revoluci贸n Comunera, un historiador nos ha recordado que desde entonces ninguna monarqu铆a ha sido de directo origen 鈥榚spa帽ol鈥. Monarqu铆as 鈥榚xtranjeras鈥; catolicismo universalista supeditado al Imperio; centralismo austracista; ultracentralismo borb贸nico; nacionalismo espa帽ol en la Constituci贸n de C谩diz de 1812; poder omn铆voro de los capitales franceses, belgas, brit谩nicos, etc.; fugaz Casa de Saboya-Aosta; derrocamiento de la I Rep煤blica鈥

Se fue creando as铆 esa intransigencia de C谩novas que pese a ello, por ejemplo, despu茅s de invadir el territorio vasco y destruir el hist贸rico Derecho Foral, tuvo que reconocer la necesidad de un acuerdo en 1878 con su burgues铆a porque la simple ocupaci贸n militar y la represi贸n ling眉铆stico-cultural no bastaban para 芦pacificar禄 a las y los vascos: los Conciertos Econ贸micos. Tuvo que hacerlo porque el Estado no daba m谩s de s铆 perdiendo los restos del Imperio y, como se ver铆a al tiempo, siendo vergonzosamente humillado en Annual por las cabilas rife帽as en 1921. Mientras tanto la lucha de clases y las reivindicaciones de las naciones oprimidas a帽ad铆an presi贸n desde dentro al nacionalismo estatal.

Es mucha la importancia de esta 芦cesi贸n禄 t谩ctica de C谩novas y el conjunto de crisis que se sincronizan desde ese momento, para definir la lucha actual contra el franquismo porque, sin saberlo, C谩novas reactivaba el n煤cleo del problema hist贸rico irresoluble: ni el centralismo austracista ni el hipercentralismo borb贸nico, ni el interregno saboyano, ni el autonomismo limitado de la II Rep煤blica, ni la dictadura franquista apoyada por el nazifascismo y luego el imperialismo occidental, ni el Estado de las Autonom铆as vigilado por la Casa Real, nada de esto ha podido construir la 芦naci贸n espa帽ola禄 seg煤n el canon euro burgu茅s de Estado-naci贸n. Al contrario, ha ido pudriendo el problema en la medida en que las contradicciones del capitalismo mundial agudizaban los abismos que hacen del Estado una 芦naci贸n fallida禄.

Aqu铆, en este fracaso permanente, radica la raz贸n de la ferocidad de la rama franquista del tronco del nacionalismo espa帽ol, tambi茅n de la dureza contrainsurgente de la rama constitucionalista como se ha visto en la guerra sucia y el terror de Estado contra el independentismo vasco, o en las represiones contra otras naciones, o el racismo, o el ataque al castellanismo, etc. Hay que partir de esta realidad para poder elaborar primero la estrategia anfifascista y antifranquista, y despu茅s la lucha contra el nacionalismo centro-reformista porque las tres, a pesar de sus diferencias, sostienen a su modo los niveles 2 y 3, la monarqu铆a cat贸lico-militar y la dictadura del capital, aunque el extremo franquista quiere acabar con el nivel 1, el del parlamentarismo.

Partiendo de aqu铆 podemos ya avanzar algunas ideas elementales sobre el antifranquismo tanto en las naciones oprimidas como en el Estado espa帽ol y Europa.

4.1.- La primera y fundamental es conocer nuestra historia como pueblo oprimido; su composici贸n de clases, sus luchas y la influencia que en ellas ha tenido la alianza entre la burgues铆a aut贸ctona y el Estado ocupante; la existencia de un franquismo aut贸ctono y qu茅 facciones y grados de fanatismo proestatalista tiene; qu茅 relaciones tiene con el estatal, cu谩l es su ideolog铆a, y qu茅 relaciones de unidad de clase tiene con la burgues铆a autonomista o regionalista, es decir, qu茅 intereses de clase les unen en la defensa de la dictadura del capital, aunque puedan tener discrepancias en los otros dos niveles. Adem谩s, debemos estudiar qu茅 otras ramas del tronco nacionalista espa帽ol existen y qu茅 fuerza tienen, c贸mo justifican la represi贸n de nuestros derechos nacionales y c贸mo se oponen directa o indirectamente a nuestra lengua y cultura, etc.

4.2.- Esta es la base para, sobre ella, avanzar en una pol铆tica de frente 煤nico antifascista que tenga al menos dos niveles: el decisivo y rector, buscar la unidad antifascista y de liberaci贸n nacional de clase de todas las capas sociales que componen el pueblo trabajador y su centralidad proletaria; y el segundo y secundario, supeditado al primero, cuando sea necesario buscar acuerdos t谩cticos antifascistas con otras fuerzas democr谩ticas y progresistas. La estrategia hacia la independencia socialista debe dirigir la pr谩ctica del frente 煤nico en el nivel decisivo de la defensa de los derechos y necesidades elementales, de la Memoria y de la cultura y lengua propia, etc., incluida la urgencia de un Estado obrero propio; mientras que en el nivel de los acuerdos t谩cticos con fuerzas reformistas estas reivindicaciones deben ser presentadas de una forma m谩s general.

4.3. A la hora de combatir al franquismo debemos explicar con ejemplos la interacci贸n de los tres niveles con los que hemos empezado, en las convocatorias de masas, en las charlas y debates, etc., porque un peligro invisible pero efectivo de la demagogia franquista 芦blanda禄 y en menor medida de la 芦dura禄 es que en la mayor铆a de las situaciones pretende disimular o hasta negar su ideolog铆a fascista. Muchos sectores reformistas tienden a creer que lo que llamamos franquismo 芦blando禄 es simple 芦derecha democr谩tica禄, lo mismo que cree que el actual gobierno PSOE-UP es el 芦m谩s progresista de la historia禄. De este modo, lo decisivo, la dictadura del capital queda impune, y apenas se denuncia el papel contrarrevolucionario de la monarqu铆a cat贸lico-militar. Como efecto de ello, se mantienen las negras y tormentosas nubes ideol贸gicas del espa帽olismo.

4.4.- Dado que una de las lecciones hist贸ricas m谩s repetidas confirma que la mejor forma de derrotar al fascismo en general antes de que coja m谩s fuerza, es la movilizaci贸n de masas en base a un frente 煤nico que mantenga la ofensiva estrat茅gica. Y dado que estas mismas lecciones muestran c贸mo el reformismo es contrario a esta lucha conjunta, se hace imprescindible avanzar en la unidad de base antifascista en todos los lugares en donde las bases de los partidos reformistas est谩n molestas por la pasividad de su direcci贸n. La experiencia muestra que las bases de los partidos reformistas tienden a desbordar a sus direcciones en la lucha antifascista, pero tienen dificultades psicopol铆ticas para romper con ellas si no existe una izquierda revolucionaria fuerte y decidida, y una flexible, amplia y radical unidad de masas antifascista. Por tanto, hay que crear las dos condiciones.

4.5.- Es prioritario anular la contaminaci贸n ideol贸gica peque帽o burguesa y de clases medias arruinadas en el proletariado, porque no s贸lo son incapaces de elaborar una estrategia antifascista sino porque oscilan hacia el fascismo cuando ven la pasividad reformista, la debilidad revolucionaria y el desconcierto obrero y popular. Esta lecci贸n hist贸rica confirma la necesidad del combate te贸rico y sociopol铆tico con la ideolog铆a peque帽o-burguesa, realizado siempre con la pedagog铆a del ejemplo pr谩ctico y con la claridad de la concepci贸n estrat茅gica, que siempre debe estar presente.

4.6.- Las fuerzas m谩s eficaces contra el fascismo gen茅rico son el proletariado en cuanto tal y el migrante en concreto, las naciones obreras oprimidas, las mujeres trabajadoras, la juventud trabajadora y estudiantil, las organizaciones y sindicatos, la intelectualidad y el profesorado cr铆tico incluido los trabajadores de la ciencia, la prensa democr谩tica y un parlamento progresista decidido a parar el avance fascista… Tanto el frente 煤nico con su fuerza de masas proletarias como con su secundaria capacidad de acuerdos t谩cticos con el reformismo han de militar sistem谩ticamente dentro de estos colectivos, en el interior de su vida colectiva, ayudando a organizar movilizaciones antifascistas que adem谩s prefiguren en el presente conquistas socialistas futuras.

4.7.- Por no extendernos, un decisivo universo de lucha antifascista es el relacionado con las libertades y derechos concretos, las sexo-afectivas, los derechos sexuales, el anti patriarcado, la 茅tica marxista o simplemente libertaria, la lucha contra el fetichismo en cualquiera de sus expresiones, etc. Tambi茅n la divulgaci贸n del ate铆smo comunista, la denuncia de la irracionalidad, la necesidad de movilizarse contra el poder del Estado Vaticano, aliado b谩sico del espa帽ol, al que ayuda en la dominaci贸n de las naciones que oprime. La izquierda revolucionaria y el antifascismo en general sufren aqu铆 una de sus grandes debilidades que no hace sino reforzar la irracionalidad, el miedo y el autoritarismo inherente a la estructura ps铆quica alienada.

I脩AKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 15 de agosto de 2021

———————————————————————————————

SIETE RESPUESTAS AL COLECTIVO NUEVA REVOLUCION (II de II)

Nota: el colectivo Nueva Revoluci贸n ha publicado en dos entregas las respuestas al cuestionario que nos envi贸 sobre el nacionalismo espa帽ol, las derechas, el franquismo, etc茅tera; aqu铆 est谩n las dos entregas en una.

Con la entrada en el gobierno de UP la izquierda estatal se ha desmovilizado, y no parece que asome ning煤n proyecto que pueda volver, a corto plazo, a ilusionar a los votantes de izquierda, a no ser en las naciones donde las fuerzas soberanistas parecen crecer en apoyos. 驴Qu茅 an谩lisis haces de la situaci贸n de la izquierda en Catalunya, Euskadi y Galiza, y en el resto del estado?

La izquierda estatal se estaba desmovilizando mucho antes de enero de 2020. La oleada de luchas, las mareas, la 芦indignaci贸n禄, etc., que llev贸 al 15-M/2011 empez贸 a decrecer en movilizaciones en el a帽o y medio que va de las elecciones europeas de 2014 a las generales espa帽olas de 2015, y en la forma electoral de apoyo de esas izquierdas a UP el primer batacazo fue en las generales espa帽olas de 2019. El reformismo y la burocratizaci贸n ministerial de UP han acelerado el retroceso electoral que refleja el hundimiento de las esperanzas infundadas del 15-M. Las izquierdas revolucionarias que no se dejaron fascinar por aquellos cantos de sirena ni tampoco por los del 芦gobierno m谩s progresista禄 de enero de 2020 est谩n capeando el temporal con distinta suerte, comparado con el hundimiento de UP.

Para 2018-19 el capitalismo espa帽ol era uno de los que m谩s se debilitaba antes de la pandemia. La debacle del a帽o largo de 2020 ha elevado las contradicciones a niveles inimaginables para el triunfalismo pueril y suicida de hace s贸lo tres lustros. Seg煤n el FMI existe una 芦crisis sin precedentes禄. No vamos a extendernos ahora en los an谩lisis sobre el contexto que presentamos a debate en este verano en diversos art铆culos, solamente decir que las estimaciones m谩s realistas sobre la recuperaci贸n post Covid-19 no se atreven apenas a pasar del 3%, y eso gracias a una salvaje explotaci贸n social, como acaba de exigir el c铆rculo de j贸venes empresarios espa帽oles, CEAJE: 芦Todo aquello que sea flexibilizar y abaratar el despido es algo positivo禄.

Las izquierdas estatales e independentistas se enfrentan por tanto a un panorama dur铆simo, favorable para el reforzamiento de las diversas expresiones del franquismo sobre todo una vez que el dinero p煤blico masivamente inyectado apenas reactive la industria estatal que no sea construcci贸n, turismo, automotriz…, y esta 煤ltima con dificultades. La soga de la deuda se ir谩 cerrando m谩s alrededor el cuello obrero y popular, que no el del bloque de clases dominante. Ci帽茅ndonos al peligro de Vox y de otros franquismos, est谩 claro que el 芦gobierno m谩s progresista禄 no va a movilizar a las clases trabajadoras, ni va a lanzar una sostenida denuncia de la ideolog铆a franquista gen茅rica. Por su parte, otros reformismos duros levantar谩n un poco sus cr铆ticas, pero tampoco potenciar谩n el antifascismo masivo, sino que lo limitar谩n a lloros parlamentarios.

El 芦gobierno m谩s progresista禄 intenta amansar a la fiera y quitarle votos endureciendo las represiones: est谩 tanteando si le conviene ilegalizar ahora mismo a Izquierda Castellana o esperar para m谩s adelante, cuando necesite mostrar a bases franquistas con hechos represivos que la 芦democracia espa帽ola禄 es anti comunera, como es anti catalana, anti andaluza, etc. La dosificaci贸n de las represiones de los derechos nacionales por parte de los 芦gobiernos democr谩ticos禄 espa帽oles es una constante desde que estos existen: dosifican esas represiones para, entre otras razones, ense帽ar al nacionalismo m谩s derechista que ellos tambi茅n son espa帽oles y que tampoco tolerar谩n a los pueblos oprimidos veleidades independentistas. La experiencia al respecto de la tan aplaudida como desconocida II Rep煤blica, es demoledora.

El PSOE sabe que una parte sustantiva del espa帽olismo se esfumar谩 en la nada si el castellanismo sigue arraigando en el pueblo ya que su sola existencia abre perspectivas inaceptables para la dictadura del capital, para la monarqu铆a y para la Constituci贸n: 驴hubiera existido la actual Espa帽a, si hubiese triunfado la Revoluci贸n Comunera? 驴Hubiera triunfado una revoluci贸n burguesa con efectos dif铆ciles de imaginar ahora? 驴Qu茅 modelo de Estado o de Estados peninsulares podr铆a haber ahora? Sin caer en historia-ficci贸n, otra de las razones de que el Estado es una 芦naci贸n fallida禄 radica en la alianza internacional entre las fuerzas reaccionarias y una monarqu铆a extranjera para aplastar a煤n m谩s la libertad, aplastamiento que s铆 es se帽a identitaria del nacionalismo espa帽ol.

Semejantes interrogantes pueden ayudar mucho al internacionalismo dentro del Estado ahora, cuando tienden a confluir al menos cuatro din谩micas: Una, el aumento de la conciencia soberanista en Galiza, Euskal Herria, y Pa茂sos Catalans, el reforzamiento en las dos 煤ltimas de las organizaciones independentistas revolucionarias y los intentos de coordinaci贸n de grupos independentistas en Galiza. Dos, el agravamiento de la crisis capitalista a pesar de algunos repuntes transitorios y de la intensa propaganda sobre el definitivo final de la crisis. Tres, el arrollaror tsunami de la industria cultural imperialista una de cuyas prioridades es mercantilizar y destruir las culturas de los pueblos resistentes. Y cuatro la dureza del nacionalismo constitucional y republicano espa帽ol, y la amenaza del ascenso del fascismo gen茅rico.

Como efecto de ello y de otras din谩micas menores, crecen las contradicciones que impulsan los conflictos nacionales. Usando conceptos marxistas siempre necesarios, se agudiza la contradicci贸n expansivo/constrictiva inherente al concepto simple de capital, es decir y visto desde el lado de la naci贸n trabajadora oprimida, los pueblos pueden ir tomando conciencia de que necesitan perentoriamente de un Estado obrero propio que les proteja del imperialismo, en nuestro caso el sub imperialismo espa帽ol subsumido en el occidental bajo hegemon铆a yanqui. Pero esta concienciaci贸n no es autom谩tica sino que exige determinadas condiciones, entre ellas la existencia de un independentismo socialista organizado.

La contradicci贸n tambi茅n hace que, desde la perspectiva peque帽o burguesa y de clases medias de estas naciones, tienda a aumentar lo que desde hace unos a帽os se denomina soberanismo en sustituci贸n del autonomismo pactista fracasado entonces, como la versi贸n aut贸ctona del engrudo formado por socialdem贸cratas, eurocomunistas, ex trotskistas y ex mao铆stas, pikettyanos y zizekistas, desencantados del 15-M/2011, posmodernos progres, y ex independentistas.

No debe sorprendernos que la contradicci贸n expansivo/constrictiva inherente al concepto simple de capital genere dos concepciones de naci贸n tan opuestas: la proletaria y la peque帽o-burguesa, ya que tambi茅n aqu铆 bulle la unidad y lucha de contrarios. Por su parte, la misma contradicci贸n tambi茅n explica por qu茅 la burgues铆a de la naci贸n oprimida opta sin tapujos por el bando del Estado opresor. El viejo soberanismo fue popularizado por el sector menos reaccionario del PNV alrededor de 2003, en otro contexto muy diferente al actual. La gloria de aquel soberanismo dur贸 justo el tiempo que tard贸 el Estado en mostrar su poder pol铆tico, econ贸mico y militar. Demostrado quien manda, el PNV purg贸 a esa facci贸n dirigente y volvi贸 a la mansedumbre.

A los pocos a帽os la 芦nueva estrategia禄 de la izquierda abertzale empez贸 a llamarse soberanista dejando el independentismo para algunos actos p煤blicos. Desde oto帽o de 2017 el nuevo soberanismo releg贸 r谩pidamente al independentismo de sectores de la mediana y peque帽a burgues铆a catalana y de franjas populares. En Galiza y Euskal Herria, y en menor medida en Catalunya, Unidad Podemos cay贸 en picado por el trabase de decenas de miles de sus votantes al nuevo soberanismo, mucho m谩s atrayente para su nacionalismo espa帽ol porque acepta incondicionalmente el nivel 1, el parlamentarista, y no combate ni la monarqu铆a cat贸lico-militar y ni la dictadura del capital. Para estos tr谩nsfugas de UP, ese soberanismo les resulta c贸modo y refuerza su progres铆a y de ah铆 sus votos, por ahora.

En la esfera internacional tampoco hay motivos para la esperanza, aunque en Am茅rica Latina se han producido importantes movilizaciones populares, vemos como potencias emergentes como Turqu铆a siguen manteniendo pol铆ticas imperialistas, hostigando a pueblos como el kurdo o el armenio, a la vez que recrudecen la represi贸n interior. 驴Hay alg煤n horizonte esperanzador que se haya abierto en estos a帽os para las pr贸ximas generaciones?

En la India la lucha campesina avanza con fuerza, acerc谩ndose a la lucha obrera en ciudades y pueblos: no hace mucho que alrededor de 100 millones de personas han hecho la huelga m谩s grande del mundo. En Sud谩frica, las movilizaciones contra la corrupci贸n pol铆tica y empresarial s贸lo pueden ser contenidas con represiones cada vez m谩s duras. En T煤nez, L铆bano, Egipto鈥 el malestar social es creciente y hasta en la cruel dictadura marroqu铆 hay resistencias de fondo. Hace muy poco, una masiva huelga ha paralizado los ferrocarriles de Alemania. En Suiza han surgido movilizaciones en varias ciudades a finales de mayo de este a帽o. Una trasnacional tan poderosa y tan esclavista como Amazon ha tenido que lidiar hace pocos meses con huelgas en varios pa铆ses鈥 Y en Turqu铆a, para centrarnos en la pregunta, a comienzos de 2020 los metal煤rgicos sostuvieron una tenaz huelga que tuvo amplia repercusi贸n en las izquierdas revolucionarias internacionales.

Las resistencias obreras son sistem谩ticamente ocultadas por la prensa burguesa, de modo que terminamos creyendo que la lucha de clases se extingui贸 hace tiempo. Tambi茅n se nos oculta la brutalidad del ataque burgu茅s: los despidos masivos durante la pandemia, por ejemplo. Se estima que para octubre de 2020 hab铆an sido condenados al 芦desempleo oculto禄 m谩s de 30 millones de trabajadores en los 25 Estados de la OCDE, y los datos ya disponibles sobre las estrategias del capital anuncian m谩s y m谩s despidos. Cualquiera que tenga un m铆nimo conocimiento del capitalismo, sabr谩 que los despidos masivos indican que existe una masiva lucha de clases por debajo de toda propaganda porque, aunque no se vea, existe una dial茅ctica entre crisis socioecon贸mica y pol铆tica, despidos y cierres empresariales, y lucha de clases.

Siempre existe un 芦horizonte esperanzador禄 porque si no la sociedad humana ya se habr铆a extinguido, o no hubiera surgido. Por lo general, la frase 芦horizonte de esperanza禄 es utilizada por algunos cristianos para decir que su dios est谩 detr谩s de lo perceptible por m茅todos normales, horizonte s贸lo traspasable por la fe. Para la dial茅ctica atea se trata de que la unidad y lucha de contrarios, el aumento cuantitativo y el salto cualitativo, y la negaci贸n de la negaci贸n generan realidades nuevas que pueden ser guiadas hacia las soluciones de los problemas, hacia la apertura de futuros mejores si actuamos en su devenir interno.

Bajo la opresi贸n turca, las clases y naciones explotadas, armenios, kurdos y otros pueblos, malviven en un presente feroz: en 2018 el cambio d贸lar/lira era de 1/4,55, pero a finales de julio de 2021 era de 1/8,70. En 2020, el 10% de la poblaci贸n, la gran burgues铆a, se apropiaba del 32,5% de la riqueza mientras que el 10% m谩s empobrecido ten铆a que malvivir con el m铆sero 2,2%; y si ampliamos la muestra ocurr铆a que el 20%, la burgues铆a, se quedaba con el 47,5%, la clase obrera y campesina o sea el 60% recib铆a el 46,5%, y el proletariado m谩s empobrecido, el 20%, s贸lo 6%.

El 芦horizonte de esperanza禄 se ampliar谩 en Turqu铆a en la medida en que la lucha de clases y de liberaci贸n nacional avance en la senda abierta por los 130.000 trabajadores del metal que en enero de 2020 decidieron endurecer sus movilizaciones convocando una gran huelga, abortada por la pandemia. Ahora, como en todo el capitalismo, la suavizaci贸n transitoria de la pandemia debiera permitir el reinicio de la esperanza, sabiendo que la represi贸n ser谩 tanto o m谩s dura como la de 2016 cuando se despidi贸 a 6000 acad茅micos, se enjuici贸 a otros 785 y se cerraron al menos16 medios de comunicaci贸n; o las 36.000 personas sometidas a investigaci贸n en 2019 de las que fueron encarceladas casi 4000, lo que no impidi贸 que en 2020 volvieran las protestas estudiantiles en la mitad de la pandemia, crisis que aprovech贸 Erdogan en marzo de 2021 para crear una doctrina fascista de los derechos humanos.

La involuci贸n neofascista del r茅gimen turco, que tiene el segundo mayor ej茅rcito de la OTAN despu茅s del yanqui, responde en primer lugar a que la gran burgues铆a siente que el proletariado y los pueblos oprimidos no se dan por vencidos, y que el empeoramiento dram谩tico de las condiciones de malvivencia puede acercar el 芦horizonte de esperanza禄 si el pueblo mejora su autoorganizaci贸n. La deriva neofascista de Erdogan, como la de Bolsonaro, Trump, Abascal, etc., responde a la inquietud de una facci贸n del gran capital internacional por la marcha de la lucha de clases, por el hecho de que el capitalismo al que representan es m谩s d茅bil que el capitalismo occidental m谩s globalizado, y que 茅ste a su vez est谩 retrocediendo r谩pidamente ante Eurasia.

Goethe fue una de las personas que mejor demostr贸 el n煤cleo pr谩ctico indestructible del 芦horizonte de esperanza禄: 芦En el principio era la Acci贸n禄. Hasta llegar a la Acci贸n, Goethe fue descartando la Palabra, el Sentido, la Fuerza鈥, desech贸 las tres y se volc贸 en la Acci贸n. Era en 1790, en plena revoluci贸n francesa, cuando Goethe elev贸 la Acci贸n al principio de todo en su obra Fausto. La acci贸n revolucionaria era la esperanza que se hab铆a hecho presente. Beethoven se dej贸 llevar por ella y en 1803 dedic贸 a Napole贸n su Tercera Sinfon铆a llamada Heroica, pero bien pronto tambi茅n a 茅l le defraud贸 esa revoluci贸n que par铆a un Imperio, y le retir贸 la dedicatoria. 驴Se hab铆a cerrado para siempre el 芦horizonte de esperanza? No, porque la Acci贸n fue vivificada por las contradicciones del nuevo capitalismo, de modo que en 1845 Marx escribi贸 la onceaba tesis sobre Feuerbach: 芦 Los fil贸sofos no han hecho m谩s que interpretar de diversos modos el
mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.禄

Dicho de otro modo: la esperanza es la acci贸n de transformar el mundo. Por tanto nunca se cierra su horizonte. Las lecciones de la derrotas y de las victorias nos permiten ver que ahora mismo se est谩n abriendo horizontes de lucha y por ello de esperanza. Podemos enumerar una larga lista de movilizaciones que se est谩n produciendo, como hemos hecho muy r谩pidamente al comienzo de este 煤ltimo punto; tambi茅n podemos realizar an谩lisis detallados de las crisis que azotan al capitalismo, como hemos hecho en los anteriores textos; podemos estudiar las contradicciones entre las facciones burguesas mundiales, etc., como tambi茅n lo hemos hecho, pero lo que sustenta el 芦horizonte de esperanza禄 es la concepci贸n materialista y dial茅ctica de la historia, en la que la 茅tica de la rebeli贸n y la solidaridad, la cr铆tica socioecon贸mica y pol铆tica, el m茅todo de pensamiento cient铆fico-cr铆tico y, como s铆ntesis, la Acci贸n, forman una unidad.

Algo de lo que est谩 falto estos tiempos, tanto los cuadros sindicales como los activistas sociales, es de una formaci贸n pol铆tica, algo que, hace solo unas d茅cadas, se nos antojaba imprescindible. 驴Qu茅 lecturas recomendar铆as para una formaci贸n cr铆tica de los que militamos en el antifascismo?

Los textos que se ofrecen reflejan diversas corrientes sobre el fascismo, as铆 que hay que estudiarlos y debatirlos colectiva y cr铆ticamente. El listado sigue el a帽o de edici贸n.

Clara. Zetkin: Fascismo. Agosto 1923

https://www.marxists.org/espanol/zetkin/1923/agosto/fascismo.htm

Trotsky: Bonapartismo, fascismo y guerra. Agosto 1940

https://www.marxists.org/espanol/trotsky/1940/agosto/20.htm

脕ngelo Tasca: El nacimiento del fascismo. Ariel. Barcelona 1969

Gunnar Leistikow: 芦Una voz en el desierto y su mensaje禄. Marxismo, psicoan谩lisis y sexpol. Gr谩nica Editor. Buenos Aires 1972, Tomo I Documentos.

Daniel Guerin: El fascismo y el gran capital. Fundamentos. Madrid 1973

Norbert Lechner: 芦Represi贸n sexual y manipulaci贸n social禄. Sexualidad y autoritarismo. El Cid Editor. Chile, 1976.

Manuel Pastor: Ensayo sobre la dictadura. Tucar Ediciones. Madrid 1977

Hugues Portelli: Gramsci y la cuesti贸n religiosa. Laia, Barcelona, 1977,

Michele Mattelart: 芦El golpe de Estado en femenino o cuando las mujeres de la burgues铆a salen a la calle禄. Frentes culturales y movilizaci贸n de masas. Anagrama. Barcelona 1977.

A. Macciocchi: 芦Las mujeres y el recorrido del fascismo禄, y tambi茅n: 芦Gramsci y la cuesti贸n del fascismo禄. Elementos para un an谩lisis del fascismo (I) El Viejo Topo. Barcelona 1978.

J.-M. Vincent: 芦Sobre el ascenso y la victoria del nazismo禄. Elementos para un an谩lisis del fascismo (I) El Viejo Topo. Barcelona 1978.

J.P. Faye: 芦Cr铆tica del lenguaje y an谩lisis de clase禄. Elementos para un an谩lisis del fascismo (I) El Viejo Topo. Barcelona 1978.

J.M. Palmier: 芦Del expresionismo al nazismo. Las Artes y la contrarrevoluci贸n en Alemania 1914-1933禄 Elementos para un an谩lisis del fascismo (I) El Viejo Topo. Barcelona 1978.

Dadoun: 芦En torno a Wilhelm Reich y la psicolog铆a de masas del fascismo禄. Elementos para un an谩lisis del fascismo [2]. El Viejo Topo. Barcelona 1978.

Lutz Winckler: La funci贸n social del lenguaje fascista. Ariel. Barcelona 1979

Carlos M. Rama: La ideolog铆a fascista. J煤car. Madrid 1979

Franz Neumann: Behemoth. FCE. M茅xico 1983,

Robert Paris: Los or铆genes del fascismo. SARPE. Madrid 1985

Paul Guichonnet: 芦El socialismo italiano禄. HGS. Destino. Barcelona, 1982, Tomo III,

Fernando Arcas Cubero: 芦El fascismo italiano禄. GHU. Madrid 1986, Tomo 24.

Mandel: El significado de la Segunda Guerra Mundial. Fontamara. Barcelona 1991

Javier Tusell: La dictadura de Franco. Altaya, Barcelona 1996

Alberto Arana: El problema espa帽ol. Hiru Argitaletxe. Hondarribia 1997.

Daniel Muchnik: 芦Negocios son negocios禄 Diciembre 2000 https://revistaedm.com/edm/28/daniel-muchnik-negocios-son-negocios/

John Cornwell: El Papa de Hitler. Planeta, Barcelona, 2001

An铆bal Romero: Fascismo, democracia y teor铆a pol铆tica. PANAPO. Caracas, 2004.

Perry Biddiscombe: Los 煤ltimos nazis. In茅dita Editores. Barcelona 2005

G枚tz Aly: La utop铆a nazi. Cr铆tica. Barcelona, 2005

Iv谩n Oliver Rugeles: El fascismo est谩 de retorno, 30-05-2006 https://rebelion.org/el-fascismo-esta-de-retorno/

Jos茅 Mari Esparza: Cien razones por las que dej茅 de ser espa帽ol. Txalaparta. Lizarra 2006

Carlos Taibo (dir.): Nacionalismo espa帽ol. Catarata. Madrid 2007.

Zolt谩n Dujisin: Renace peligro fascista. 13-10-2007 https://rebelion.org/renace-peligro-fascista/

Chris Hedges; El auge del fascismo cristiano y su amenaza para la democracia estadounidense.12-02-2007 https://www.lahaine.org/mundo.php/el_auge_del_fascismo_cristiano_y_su_amen

Redacci贸n: Sobre el mal uso del concepto 鈥渂onapartismo鈥. 09-12-2007 https://kaosenlared.net/sobre-el-mal-uso-del-concepto-bonapartismo/

Jorge Lu铆s Acanda Gonz谩lez: Traducir Gramsci. Ciencias Sociales. La Habana, 2007,

Rossana Rossanda: Los fascistas han llegado al poder sin problemas en Italia. 11-05-2008 https://kaosenlared.net/entrevista-a-rossana-rossanda-ex-militante-del-pci-y-fundadora-de-il-manifesto-los-fascistas-han-llegado-sin-problemas-al-poder-en-italia/

Alejandro Andreassi Cieri: Fascismo y antifascismo 1922-1945 URV. Tarragona 2009 https://www.aacademica.org/alejandro.andreassi.cieri/14.pdf

Richard Grunberger: Historia social del Tercer Reich. Ariel, Barcelona 2009

Frida Modak: Avanza el neofascismo en EE.UU. 08-09-2010 https://rebelion.org/avanza-el-neonazismo-en-ee-uu/

Ferrero y D. Escribano: Nunca ha habido una profunda conciencia antifascista en la sociedad alemana. 5 de enero de 2010 https://rebelion.org/nunca-ha-habido-una-profunda-conciencia-antifascista-en-la-sociedad-alemana/

David Karvala (coord.): No pasar谩n鈥 La Tempestad,  Barcelona 2010

Frida Modak: Avanza el neofascismo en EE.UU. 08-09-2010 https://rebelion.org/avanza-el-neonazismo-en-ee-uu/

William I. Robinson: El capitalismo global y el fascismo del siglo XXI. 11-05-2011 https://rebelion.org/el-capitalismo-global-y-el-fascismo-del-siglo-xxi/

Jaime Pastor: Los nacionalismos, el Estado espa帽ol y la izquierda. Viento Sur. Barcelona 2012.

Emilio Salgado: La bancarrota de la Internacional Comunista y el ascenso del nazismo. 3-10-2013 https://www.pts.org.ar/La-bancarrota-de-la-Internacional-Comunista-y-el-ascenso-del-nazismo

Gluckstein: La otra historia de la Segunda Guerra Mundial. Ariel. Barcelona 2013. C. G贸mez Pintado 鈥淟uca鈥: 驴Qu茅 hacer ante el ascenso de la ultraderecha en el Estado espa帽ol? 06-11-2013 https://www.lahaine.org/est_espanol.php/ique-hacer-ante-el-ascenso-de-la-ultrade

Lu铆s Brito Garc铆a: Fascismo http://luisbrittogarcia.blogspot.com/2013/05/fascismo.html

Wilhelm Reich: Psicolog铆a de masas del fascismo. Sare Antifaxista, Bilbo 2014

Federico Ruiz: El Fascismo y su dominio psicol贸gico de las masas. https://www.monografias.com/trabajos/fascismo/fascismo.shtml

Enrique Mu帽oz Gamarra: Breves notas del fascismo. 12-08-2015 https://kaosenlared.net/breves-notas-del-fascismo/

CCI: Contribuci贸n sobre el problema del populismo. Junio 2016 https://es.internationalism.org/revista-internacional/201610/4178/contribucion-sobre-el-problema-del-populismo-junio-de-2016

Marcel Bois: Hitler no era inevitable. 18-02-2016 https://vientosur.info/hitler-no-era-inevitable/

Enzo Traverso: Espectros del fascismo: pensar las derechas radicales en el siglo XXI. 19-09-2016 https://www.sinpermiso.info/textos/espectros-del-fascismo-pensar-las-derechas-radicales-en-el-siglo-xxi

Dario Brenman: El apoyo de las grandes corporaciones a Hitler. Diciembre 2016 https://www.izquierdadiario.es/El-apoyo-de-las-grandes-corporaciones-a-Hitler

L. Mat铆nez: Le贸n Trostky: el fascismo es 鈥渆l partido de la desesperanza contrarrevolucionaria鈥. 27-07-2016 https://www.izquierdadiario.es/Leon-Trotsky-el-fascismo-es-el-partido-de-la-desesperanza-contrarrevolucionaria

Ernets Mandel: El Fascismo. Sare Antifaxista. Bilbo 2017.

Carlos A. Larriera: Microfascismos y realidad virtual. 23-09-2017 https://rebelion.org/microfascismos-y-realidad-virtual/

Miguel A. Jim茅nez: El nazismo travestido de terapia humanista. 29-01-2018 https://rebelion.org/el-nazismo-travestido-de-terapia-humanista/

Teodoro Nelson: Once tesis sobre el fascismo. 09-04-2018 https://canarias-semanal.org/art/22542/once-tesis-marxistas-sobre-el-fascismo

Alfredo Apilanez: El fascismo financiero y la irreformabilidad de sistema. 13-07-2018 https://rebelion.org/el-fascismo-financiero-y-la-irreformabilidad-del-sistema/

V茅ase del autor: Tesis contra el fascismo (2005-2018). Sare Antifaxista. Bilbo 2018

Gianni Fresu: Gramsci y el fascismo. 17-10-2018 https://rebelion.org/gramsci-y-el-fascismo/

Mat铆as Maiello: Bonapartismo de toga 26-08-2018 https://www.laizquierdadiario.com/Bonapartismo-de-toga

脕ngel Ferrero: Neobonapartismo, neofascismo y el imposible retorno a un capitalismo nacional. 16-09-2018 https://www.elsaltodiario.com/historia/neobonapartismo-neofascismo-imposible-retorno-capitalismo-nacional

Michael More: El fascismo de hoy es una sonrisa en televisi贸n. 22-09-2018 https://www.sinpermiso.info/textos/el-fascismo-de-hoy-es-una-sonrisa-en-la-television-entrevista-a-michael-moore

Ana Gonz谩lez-P谩ramo: El Movimiento: Bannon, Abascal y la 鈥榠nternacional populista鈥. 4-12-2018 https://blogs.publico.es/conmde/2018/12/04/el-movimiento-bannon-abascal-y-la-internacional-populista/

Dimitrov: 芦Discurso de apertura del Sexto Congreso de la Internacional Comunista de la Juventud禄. Frente al Fascismo. Sare Antifaxista. Bilbo 2018

Daniel Seixo: 驴Es Vox un partido fascista? 26-04-2019. https://nuevarevolucion.es/es-vox-un-partidoo-fascista/

Enzo Traverso: Posfascismo. Fascismo como concepto 芦transhist贸rico禄 3-12-2019 https://vientosur.info/posfascismo-fascismo-como-concepto-transhistorico/

Gabriel Rockhill: Fascismo: 隆Ahora lo ves, ahora no lo ves! 5-12-2020 https://rebelion.org/fascismo-ahora-lo-ves-ahora-no-lo-ves/

Gabriel Rockhill: Liberalismo y fascismo: Socios criminales. 26-12-2020 https://www.lahaine.org/mundo.php/liberalismo-y-fascismo-socios-criminales

Redacci贸n: 驴Por qu茅 el gobierno espa帽ol se abstuvo en la votaci贸n de la ONU que condenaba el nazismo? 23-12-2020 https://insurgente.org/por-que-el-gobierno-espanol-se-abstuvo-en-la-votacion-de-la-onu-que-glorificaba-el-nazismo//

Alberto Garc铆a: Frei Korps, los arditi y los bolcheviques (a los cien a帽os de la entrada en vigor de Tratado de Versalles) 11-11-2020 https://hojasdebate.es/politica/frei-korps-arditi-bolcheviques-cien-anos-entrada-vigor-tratado-versalles/

Nick Beams: El auge del parasitismo financiero y la aparici贸n del fascismo. 27-01-2021 https://www.wsws.org/es/articles/2021/01/27/para-j27.html

Daniel Dom铆nguez: 驴Qu茅 es el falangismo en 2021? Y El falangismo en el seno de Vox. Marzo de 2021 https://rebelion.org/el-falangismo-en-el-seno-de-vox-ii/

Said Bouamama: Comprender el fascismo y la fascistizaci贸n para hacerles frente. 20-04-2021 https://elsudamericano.wordpress.com/2021/04/20/comprender-el-fascsimo-y-la-fascistizacion-para-hacerles-frente-por-said-bouamama/

Amelia Mart铆nez Lobo: De los neoc贸n a los neonazis. 20-04-2021 https://www.rosalux.eu/es/article/1927.de-los-neoc%C3%B3n-a-los-neonazis.html

C. Molina: Bolsonaro y la extrema derecha europea. 30-07-2021 https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/bolsonaro-extremaderecha-europa-brasil-atlasnetwork-beatrixvonstorch/20210729194002189870.html

Daniel Campione: Un tal Hitler comienza a emerger. 29-07-2021 https://www.lahaine.org/mundo.php/un-tal-hitler-comienza-a

Quinn Slobodian: Los hijos bastardos de Hayek. 17-07-2021 https://www.sinpermiso.info/textos/los-hijos-bastardos-de-hayek

Redacci贸n: Nazismo ordinario. 1-08-2021 https://diario-octubre.com/2021/08/01/nazismo-ordinario-tradicional-congreso-de-veteranos-de-las-ss-celebrado-en-estonia-foto/

I脩AKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 15 de agosto de 2021

Nota: el colectivo Nueva Revoluci贸n ha publicado en dos entregas las respuestas al cuestionario que nos envi贸 sobre el nacionalismo espa帽ol, las derechas, el franquismo, etc茅tera; aqu铆 est谩n las dos entregas en una.

https://nuevarevolucion.es/siete-respuestas-de-inaki-gil-de-san-vicente-al-colectivo-nueva-revolucion-parte-1/




Fuente: Lahaine.org