September 3, 2022
De parte de Nodo50
196 puntos de vista

La secuencia, replicada decenas de miles de veces durante las 煤ltimas doce horas, quedar谩 entre las m谩s perturbadoras de la galer铆a de la violencia pol铆tica argentina, al menos desde el 10 de diciembre de 1983: la vicepresidenta Cristina Fern谩ndez de Kirchner est谩 volviendo a su casa, se acerca al cord贸n de seguidores que rodean el palier de su edificio, envuelta todav铆a en una pl谩cida sonrisa, escribe la dedicatoria de uno de sus libros, hasta que el ca帽o negro de un arma irrumpe en el cuadro. Un dedo aprieta dos veces el gatillo -clic, clic: en alguna de las tomas pueden o铆rse n铆tidamente-, y Cristina se agacha: no termina de entenderse si espantada por la primera noci贸n del horror o si, sencilla, banalmente, lo hace para levantar un ejemplar de 鈥淪inceramente鈥 que se ha ca铆do al piso. Un instante despu茅s se acomoda el peinado, como si olvidara que acaba de ser el blanco de un magnicidio fallido, junta el libro del suelo, y su custodia personal la aparta del gent铆o.

Cuando miembros de la custodia vicepresidencial detuvieron a Fernando Andr茅 Sabag Montiel, un hombre nacido en Brasil de 35 a帽os, le secuestraron una pistola Bersa Thunder calibre 32 que ten铆a cinco balas en el cargador pero ninguna en la rec谩mara: la endeble raz贸n por la que Cristina Fern谩ndez est谩 viva.

El arma es de fabricaci贸n nacional, y aunque dej贸 de producirse en 2012, sus repuestos a煤n se consiguen. Seg煤n las fuentes de la Polic铆a Federal ser铆a 鈥渁pta para el disparo鈥 y ten铆a la numeraci贸n parcialmente borrada: en cuesti贸n de horas podr铆a recuperarse a trav茅s de procesos qu铆micos el n煤mero de serie completo y podr铆a establecerse alg煤n tipo de trazabilidad.

El tirador nunca accion贸 la corredera para que uno de los cinco proyectiles pasara del cargador a la recamara. Sencillamente el disparo no sali贸 porque no hab铆a bala en la rec谩mara.

驴Y por qu茅 Sabag Montiel no accion贸 la corredera? Las dos opciones m谩s probables son dos: que se haya puesto nervioso y se haya olvidado de hacerlo o simplemente que desconociera que deb铆a hacerlo antes de disparar.

***

La investigaci贸n judicial qued贸 en manos de la jueza federal de turno, Mar铆a Eugenia Capuchetti, titular del juzgado Federal N掳5 de Comodoro Py, y de los fiscales federales Carlos R铆volo y Eduardo Taiano. 

El intento de magnicidio la encontr贸 de turno, y ahora seguir谩 a cargo de la pesquisa. Anoche, a poco de llegar a su despacho, recibi贸 el llamado de Alberto Fern谩ndez. El Presidente le pidi贸, seg煤n dijo en cadena nacional, dos cosas: celeridad para descubrir qui茅n estaba detr谩s del ataque, y que velara por la seguridad f铆sica de la v铆a m谩s directa para llegar a saberlo: Sabag Montiel, el hombre que espera en la sede policial de Cavia 3350, en el barrio de Palermo.

Las primeras medidas de la investigaci贸n apuntan a saber qui茅n es el frustrado atacante y cu谩l es el m贸vil para este 鈥渉omicidio calificado en grado de tentativa鈥. Para eso, indagar谩n sus vinculaciones: ser谩n claves los contactos y comunicaciones que surjan de su tel茅fono celular, que ya comenz贸 a peritarse. 

Durante toda la noche, Capuchetti entrevist贸 a testigos ocasionales del ataque, guardaespaldas de la Vicepresidenta y otros efectivos de la polic铆a Federal. El acusado pas贸 el examen m茅dico para saber si est谩 en condiciones de ser indagado: algo que podr铆a suceder a lo largo de este viernes.

Por orden de la jueza se allanaron dos propiedades. Una en San Mart铆n, donde aparentemente alquilaba -fue el propietario quien lo denunci贸 en una comisar铆a- y se encontraron dos cajas de balas 9mm con 50 balas cada una. Tambi茅n una notebook HP. La otra era una casa de Villa del Parque -calle Terrada al 2300- que estaba a su nombre, pero donde aparentemente no viv铆a m谩s: los inquilinos actuales hab铆an pegado un cartel que anticipaba 鈥淎qu铆 no vive Fernando鈥.

A primera hora, Capuchetti visit贸 la esquina de Juncal y Uruguay, en Recoleta. Se entrevist贸 con algunos oficiales de la Federal, pero se retir贸 r谩pidamente, sin visitar a la Vicepresidenta.

El hombre del m贸vil

鈥擬i novia, supuestamente ten铆a planes sociales, pero dej贸 de tenerlos porque no da sacar la misma plata que es de las personas.

Hace unas semanas, Fernando Andr茅 Sabag Gonz谩lez, el hombre que anoche intent贸 asesinar a la Vicepresidenta, hablaba para el m贸vil de Cr贸nica TV en plena Avenida Corrientes. Llevaba patilla larga hasta la quijada, y una remera negra con arabescos amarillos. El tema en debate: planes sociales, s铆 o no. 

鈥斅縌u茅 plan social cobrabas vos? 鈥攍e pregunta a su supuesta novia, que permanece fuera de cuadro.

La chica descree de los planes sociales, dice que fomentan la vagancia. Ahora que la c谩mara de televisi贸n intenta poncharla tampoco se ve: est谩 tapada casi por completo por los copos azucarados que vende. Jura que en tres d铆as recauda los 18 mil pesos que cobraba en el plan social. Unos d铆as despu茅s, en un posteo de Facebook, aclara que es un buen negocio y que tuvo que pelearse con 鈥渓as mafias de coperos peruanos鈥 por el puesto de venta.

鈥擬aestro, r谩pido: 驴Massa s铆 o Massa no? 鈥攍e pregunta otro d铆a un notero del mismo canal.

鈥擭o, ni a palos 鈥攔esponde Sabag Montiel, sorprendido ahora a la salida de un cine de la localidad de Tigre, muy lejos de la avenida porte帽a donde ya fue entrevistado por el mismo canal de televisi贸n. 

El hombre lleva un look casual -chamarrita blanca y jeans negros-, y parece acercarse al m贸vil con fingida naturalidad, como en el sketch de Pablo y Pachu en el viejo programa de Tinelli. Ante la c谩mara dice que vive en San Mart铆n.

鈥擭i Milei ni Cristina tampoco. 

El magnicida fallido

Fernando Andr茅 Sabag Montiel es hijo de un hombre chileno y de una mujer argentina, pero naci贸 en R铆o de Janeiro, Brasil. A los cinco a帽os se instal贸 en Villa del Parque, junto a sus padres, el barrio en el que lo conocieron como 鈥淭edi鈥 y su afici贸n a la m煤sica y al metal. A煤n despu茅s de convertirse en el detenido m谩s c茅lebre del pa铆s, cuando lo redujeron los custodios de Cristina, Sabag Montiel se mantuvo fr铆o, sin emociones desbordadas, algo calculador, seg煤n testificaron algunos custodios que durante la madrugada se trasladaron a declarar a Comodoro Py.

Como es usual, los investigadores judiciales analizan las fotos de sus redes sociales -al parecer ten铆a tres: en Instagram era Andres Sabag Montiel y Fernando_Salim13, mientras que su cuenta de Facebook era Fernando Salim Montiel- donde casi siempre sale en primer plano. En las im谩genes, Sabag Montiel se muestra ecl茅ctico para vestir y aparece con looks muy diversos -pelo largo, jopo, chiva, patilla-. A veces con camisas convencionales, otras lleno de cadenas y anillos plateados. En alguna, se fotograf铆a con su perro 鈥淢oro鈥 y las pesas con las que acaba de entrenar. El 2 de septiembre de 2021, hace click sobre su antebrazo y anota: 鈥淭attoo nuevo Yggrasil Irminsul鈥. En su codo izquierdo tiene el Sol Negro, un s铆mbolo ligado a la filosof铆a ocultista del nazismo.鈥 

Una fuente de la investigaci贸n filtr贸 un dato a la prensa que podr铆a encajar con actividades de esos grupos: d铆as atr谩s, Sabag Montiel fue con otros hombres al estacionamiento del Ministerio de Econom铆a, y 鈥渟e dedicaron a putear a Massa鈥. Ahora la polic铆a federal est谩 buscando las c谩maras de seguridad que tiene en el subsuelo el Palacio de Hacienda. Podr铆a ser un hilo del cual tirar. 

El 17 de marzo de 2021, un polic铆a porte帽o detuvo su Chevrolet Prisma negro, que circulaba sin patente trasera y con los vidrios delanteros bajos. Sabag Montiel le dijo que trabajaba para una empresa telef贸nica. Cuando abri贸 la puerta del auto, se cay贸 un cuchillo de 35 cent铆metros de largo. La justicia archiv贸 la causa.

Los indicios de su comportamiento p煤blico -su exposici贸n ante las c谩maras de televisi贸n en las semanas previas- podr铆a llevar a suponer, a priori, que Sabag no era un sicario contratado para ejecutar el 煤ltimo acto de un plan criminal.

Aunque todav铆a sea muy prematuro calificarlo como un lun谩tico solitario, lleno de rencor, dispuesto a entrar al pante贸n criminal del pa铆s como el 煤nico magnicida, tambi茅n es pronto para saber si hay un autor intelectual detr谩s de su pulsi贸n asesina. Lo que s铆 se sabe de sobra, es qui茅nes son, fueron y seguir谩n siendo los instigadores: ciertos dirigentes pol铆ticos que destilan veneno, estimulados por medios de comunicaci贸n que los estimulan todos los d铆as desde diarios y sets televisivos.

T茅lam.

***

Hay otras preguntas que perturban: 驴C贸mo es posible que un hombre haya burlado todos los anillos de seguridad de la dirigente pol铆tica m谩s importante del pa铆s hasta gatillarle una pistola a diez cent铆metros de la cara?  Los 煤ltimos d铆as, los medios hegem贸nicos hab铆an puesto el foco en el n煤mero de agentes y el costo de su seguridad. A las 20:19 de ayer, apenas cuarenta y cinco minutos antes del episodio, una extensa nota del diario Clar铆n titulaba: 鈥Pol茅mica por la seguridad. Cristina Kirchner sum贸 m谩s polic铆as a su guardia personal y ya es la vicepresidenta m谩s custodiada de la historia鈥.

Entre 2019 y la actualidad, la custodia de la Vicepresidenta se duplic贸: ten铆a cincuenta agentes de la Polic铆a Federal, con el 煤ltimo refuerzo del mes pasado alcanz贸 los cien. Hay un primer anillo de cinco 鈥渃ulatas鈥 que debe cuidarla permanentemente, que al menos ayer fue f谩cilmente vulnerado.

Ahora ser谩 otro de los puntos a tener en cuenta en la investigaci贸n judicial que tiene a su cargo la jueza federal Mar铆a Eugenia Capuchetti. 驴Qu茅 tan efectiva es su seguridad? 

Poco antes de la medianoche, mientras la militancia se congregaba una vez m谩s en la esquina de Juncal y Uruguay, m谩s por aturdimiento que por una decisi贸n t谩ctica, el presidente Alberto Fern谩ndez pronunci贸 -por cadena nacional- un breve pero potente discurso. Decret贸 feriado nacional para que el pueblo argentino pudiera expresarse 鈥渆n defensa de la vida鈥, asegur贸 que 鈥渓a convivencia democr谩tica se ha quebrado por el discurso del odio que se ha esparcido desde diferentes espacios pol铆ticos, judiciales y medi谩ticos de la sociedad argentina鈥, y se dijo conmocionado ya que por 鈥渦na raz贸n todav铆a no confirmada t茅cnicamente, el arma que contaba con cinco balas, no se dispar贸 pese a haber sido gatillada鈥.

02/09/22.




Fuente: Revistaanfibia.com