May 2, 2021
De parte de CNT-AIT Albacete
294 puntos de vista



Desde el Secretariado de la AIT hacemos p煤blica esta declaraci贸n internacional de solidaridad con las trabajadoras y trabajadores del mundo el d铆a 1 de Mayo en recuerdo de los M谩rtires de Chicago.

Este a帽o se cumplen 135 a帽os de la revuelta de Haymarket, Chicago (EEUU) en 1886, donde las autoridades policiales y judiciales reprimieron la huelga general convocada por el movimiento obrero en defensa de la jornada laboral de 8 horas.

Pese a que el proceso represivo se culmin贸 finalmente contra ocho trabajadores, la represi贸n fue indiscriminada hasta el punto de que las autoridades policiales y judiciales detuvieron a m谩s de una treintena de obreros acusados de haber participado en los sucesos de Haymarket, en los que durante una brutal represi贸n a un mitin obrero, un desconocido lanz贸 una artefacto explosivo contra las filas de la polic铆a, acabando con la vida de un mercenario.

Un a帽o despu茅s, en 1887, la represi贸n se consum贸 con el asesinato por parte de los EEUU, de cinco militantes obreros y anarquistas que fueron ejecutados en la horca, conocidos internacionalmente como los M谩rtires de Chicago: Albert Parsons (periodista), George Engel (tip贸grafo), Adolf Fisher (periodista), August Spies (periodista) y Louis Lingg (carpintero). Dos fueron condenados a cadena perpetua: Samuel Fielden (obrero textil) y Michael Schwab (tipografo); y Oscar Neebe (vendedor) fue condenado a quince a帽os de trabajos forzados.

En aquellos a帽os se extend铆an las organizaciones obreras y se propagaban las ideas de la revoluci贸n social proletaria. Algunos a帽os antes, en 1866, se fundaba la Asociaci贸n Internacional de Trabajadores con el fin de dar respuesta a las aspiraciones emancipatorias del movimiento obrero internacionalista. Las voces silenciadas en la soga retumbaron en el mundo entero, y convirtieron al Primero de Mayo en un acontecimiento conmemorado por el movimiento obrero internacional.

Una vez m谩s, la represi贸n y las persecuciones eran las 煤nicas respuestas del Estado para frenar la organizaci贸n y la agitaci贸n obrera en defensa de la jornada de ocho horas y de la huelga general. Sin embargo, y debido a que era imposible reprimir a toda una clase por sus aspiraciones y sus luchas, las clases capitalistas deb铆an seleccionar a un reducido n煤mero de militantes obreros para aleccionar al conjunto de toda la clase trabajadora de su atrevimiento.

La represi贸n de Chicago evidenci贸 una vez m谩s la iniquidad del capitalismo frente al movimiento obrero, as铆 como una clara lecci贸n de lo que se puede esperar de unos enemigos de clase como el Estado y el capital. No obstante, represent贸 y representa hoy tambi茅n una bandera, la que se levanta en defensa de la justicia social y las aspiraciones emancipatorias de la clase trabajadora y de las ideas anarquistas.

El asesinato de los M谩rtires de Chicago en 1887 imprimi贸 en la conciencias de millones de trabajadoras y trabajadores la injusticia de la sociedad capitalista e hizo que muchas organizaciones se adhirieran a los ideales libertarios, pero tambi茅n que algunos olvidaran intencionadamente las ideas de las que fueron partidarios los M谩rtires de Chicago.

La historia ha dejado muy claro que la organizaci贸n de los trabajadores ha de quedar al margen de los partidos y de las organizaciones dirigidas a la conquista del poder pol铆tico.
El sindicalismo revolucionario, que representaba y representa una parte del movimiento obrero, rechaza toda actividad parlamentaria y toda colaboraci贸n con los poderes del Estado, porque entiende que el sufragio 煤nicamente quiere ofrecer un simulacro de derecho al imperio de la mentira, las injusticias sociales y el expolio capitalista.

Al mismo tiempo, se confiesa partidario de la acci贸n directa, constituyendo como principales medios de lucha: la huelga, el boicot, el sabotaje, etc. La acci贸n directa encuentra su expresi贸n m谩s profunda en la huelga general, la que debe ser, al mismo tiempo, desde el punto de vista del sindicalismo revolucionario, el preludio de la revoluci贸n social.

Desde las torturas y ejecuciones en el Castillo de Montju茂c en Espa帽a y los trabajos forzados en los campos de concentraci贸n de la Siberia rusa, hasta la horca y la silla el茅ctrica en EEUU, la represi贸n es el instrumento que en todo momento ha utilizado el Estado y el capitalismo para reprimir a la clase obrera en el momento en el que consigue convertirse en un peligro para los privilegios de las clases capitalistas.

En la actualidad, la clase trabajadora debe hacer un esfuerzo a煤n mayor por alcanzar un grado de organizaci贸n suficiente para defender y conquistar mejores condiciones econ贸micas, pol铆ticas y sociales desde la lucha de clases y el internacionalismo. Por ello se hace m谩s necesario que nunca tomar conciencia, organizarse y luchar bajo los principios del sindicalismo revolucionario y de la Asociaci贸n Internacional de Trabajadores.

隆Viva el Primero de Mayo! 隆Larga vida a la AIT!




Fuente: Cntaitalbacete.es