April 1, 2021
De parte de La Haine
207 puntos de vista


Si la presidencia de Joe Biden resulta mejor que la de Donald Trump, “no será por su alma”, estima el popular filósofo esloveno Slavoj Žižek en un análisis sobre los motivos que llevaron al actual mandatario de Estados Unidos a tildar de “asesino” a su homólogo ruso, Vladímir Putin, en una polémica entrevista con el canal ABC.

“Cuanto menos confíe [Biden] en su alma, mejor para nosotros todos”, reza el artículo de opinión de Žižek para RT en inglés [‘Las palabras de Biden sobre la (falta de) alma de Putin son una regresión asl racismo vulgar’).

El tema del alma surge a raíz de un recuerdo que Biden compartió también con el presentador de ABC George Stpehanopoulos, al que relató cómo en 2011, cuando era vicepresidente de EE.UU. estuvo a solas con Putin en su despacho, donde le dijo directamente que “no tiene alma”; desmarcándose de esa forma de lo que le años antes declaró el presidente George W. Bush, que dijo que había mirado al líder ruso a los ojos y había visto “su alma”.

Joe Biden y Vladímir Putin se saludan en Moscú el 10 de marzo de 2011, cuando ocupaban los cargos de vicepresidente de EEUU y primer ministro de Rusia, respectivamente.

El concepto de alma como nuevo movilizador de masas

Žižek cree que esta búsqueda del alma tiene que ver con el fenómeno de la época “posideológica” que vivimos actualmente.

“Dado que las grandes causas públicas ya no tienen fuerza para movilizar a la gente para la violencia masiva (las guerras), se necesita una causa sagrada mayor” â€”explica el filósofo—, es decir, alguna forma de razonamiento capaz de suprimir en el individuo sus preocupaciones ante una eventual gran amenaza física.”

“La religión, la pertenencia étnica o la calidad del ‘alma’ encajan perfectamente en este papel”, añade. Según el autor, los políticos recurren a estos temas, porque la mayoría de las personas “necesita ser anestesiada contra su sensibilidad elemental al sufrimiento del otro”.

Sencillamente, las palabras de Biden sobre el alma son “una proyección”, valora el filósofo. “No son los asesinos monstruosos los que no tienen ‘alma’ —sostiene—, porque se necesita un ‘alma’, una rica vida interior, para producir fantasías que justifiquen de alguna manera sus terribles actos”. 

Sin embargo, hay personas como Biden que piensan que “sus enemigos no tienen ‘alma’, o que las almas de sus enemigos están de alguna manera equivocadas”.

Todo esto estaría relacionado otra ley de la conducta de los poderosos que formula Žižek: que “detrás de cada gran crimen político hay un poeta o un mito religioso”.

Más injerencismo, más errores

En su artículo, el autor hace un pronóstico sobre lo que podemos esperar de la Casa Blanca en los próximos años.

En comparación con la Administración Trump —sostiene Žižek—, la presidencia de Biden se caracterizará por “una política internacional más injerencista, una mayor amenaza para la paz mundial”. Algunas “medidas progresistas” del actual presidente, afirma el filósofo, “no deberían cegarnos ante este aspecto más oscuro de su administración”.

Volviendo al tema del alma, el pensador compara el comentario ofensivo de Biden con la reacción más sensata del expresidente Trump ante una situación semejante, cuando en 2017 un presentador de Fox News usó la palabra ‘asesino’ en su pregunta sobre el líder ruso.

“Tenemos muchos asesinos”, dijo entonces Trump, que se preguntó a continuación: “¿Cree que nuestro país es tan inocente?”. Según el autor esloveno, esta respuesta muestra una “dosis de realismo honesto”, mientras que la postura de Biden es en muchas ocasiones una “regresión al racismo vulgar”.




Fuente: Lahaine.org