October 29, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
2,569 puntos de vista

En el libro “Waging Peace: Global Adventures of a Lifelong Activist” , David Hartsough con Joyce Hollyday cuenta una historia notable sobre las visitas de j贸venes occidentales amantes de la paz a Rusia, Ucrania y Bielorrusia durante la Guerra Fr铆a.

David Hartsough no estaba convencido por la creencia generalizada en los Estados Unidos de que la Uni贸n Sovi茅tica est谩 poblada por los “nuevos Hitler” que intentan apoderarse del mundo por la fuerza, por lo que la 煤nica opci贸n para enfrentar la “amenaza sovi茅tica” es avanzar en la carrera. desarrollo de bombas nucleares. Con amigos, visit贸 varias veces Mosc煤 y Kyiv, particip贸 en campamentos de verano, habl贸 sobre la paz y la justicia social con la gente com煤n y los funcionarios.

Despu茅s de su primer viaje, Radio Free Europe se acerc贸 a 茅l y le ofreci贸 cien d贸lares para hablar sobre las 鈥渃osas malas鈥 que hab铆a visto en Rusia para una transmisi贸n mundial. Se neg贸, pero expres贸 su disposici贸n a compartir tanto sus experiencias positivas como negativas. La radio financiada por el gobierno de los EE. UU. no le permiti贸 presentar observaciones justas, por lo que escribi贸 un folleto y luego un libro, actualmente accesible de forma gratuita como audiolibro (el libro de bolsillo tambi茅n sigue estando disponible en PM Press).

Esta historia es un extracto de un cap铆tulo Encuentro con el “enemigo”: Entablar amistad con los rusos durante la Guerra Fr铆a.

* * *

Como en mi primera visita, rara vez encontramos a alguien que criticara la pol铆tica sovi茅tica. Sobre nuestras preguntas sobre las armas nucleares, las respuestas t铆picas incluyeron: 鈥淣uestras bombas son bombas pac铆ficas鈥. Y, 鈥淓n la Segunda Guerra Mundial no 茅ramos lo suficientemente poderosos, as铆 que perdimos veinte millones de personas. Tienes que entender que no es nuestra elecci贸n, pero tenemos que defendernos鈥.

Unos meses antes de hacer esta segunda visita, hab铆a participado en una protesta contra las armas nucleares en Washington, DC, frente a la Casa Blanca. En nuestra 煤ltima tarde en Mosc煤, Paul Rhodes, un estudiante de secundaria y participante de un viaje de Boston, y yo decidimos que alguien necesitaba protestar por los armamentos nucleares en la Uni贸n Sovi茅tica. Hicimos letreros que dec铆an en ruso 鈥淟as pruebas con bombas matan gente鈥.

Decidimos hacer vigilia en silencio con nuestros carteles durante dos horas frente al Kremlin, junto al mausoleo de Lenin, en la Plaza Roja. Como hab铆a ayudado a organizar la Marcha por la Paz de San Francisco a Mosc煤 el a帽o anterior, ten铆a folletos en ruso y en otros cinco idiomas sobre por qu茅 nos opon铆amos a las pruebas nucleares. Empezamos a repartirlos a la gente.

“驴Por qu茅 te manifiestas contra las 鈥檅ombas pac铆ficas鈥 de Rusia?” alguien queria saber

鈥淭u pa铆s tuvo la bomba primero y nos oblig贸 a una carrera armamentista鈥, replic贸 otro.

鈥溌縋or qu茅 no regresas y te manifiestas en los Estados Unidos?鈥 otro m谩s sugiri贸.

Rompimos nuestro silencio para explicar que ya nos hab铆amos manifestado en los Estados Unidos, 隆y que nuestros conciudadanos nos hab铆an dicho que 鈥渧ayamos a Rusia鈥! Tambi茅n dijimos que escuchamos perspectivas similares sobre las “bombas pac铆ficas” del lado estadounidense, y que alguien necesitaba dar un primer paso atr谩s desde el borde de la guerra nuclear.

Se nos acercaron unos polic铆as con gorras rojas. Uno amenaz贸: 鈥溌縉o sabes que te pueden acusar de conspiraci贸n criminal por protestar?鈥. Nos advirti贸 que si no par谩bamos de inmediato, recibir铆amos 20 a帽os de prisi贸n. Eso fue un poco impactante para Paul y para m铆.

Consultamos y decidimos que, a pesar del riesgo, necesit谩bamos continuar nuestra vigilia. Le agradec铆 al oficial de polic铆a por alertarnos y luego dije algo como: 鈥淪i esta carrera armamentista nuclear contin煤a, entonces ninguno de nosotros va a estar vivo. Veinte a帽os de prisi贸n ser铆a mejor que eso. Le expliqu茅 que me hab铆an arrestado un par de meses antes en Washington, DC, por hacer exactamente lo mismo.

脡l dijo: “Bueno, tenemos que hablar con nuestros superiores y decidir qu茅 hacer contigo”. Todos los polic铆as se fueron y nunca los volvimos a ver. Entonces, Paul y yo nos quedamos dos horas y luego regresamos a nuestro campamento.

鈥 

Te deseo paz y felicidad.

Yurii Sheliazhenko, Ph.D. (Ley)

+380973179326

Secretario ejecutivo, Movimiento Pacifista Ucraniano

Miembro de la junta, Oficina Europea para la Objeci贸n de Conciencia (Bruselas, B茅lgica)

Miembro de la Junta Directiva, World BEYOND War (Charlottesville, VA, Estados Unidos)

Miembro del Consejo, Oficina Internacional de la Paz (Berl铆n, Alemania)

LL.M., B.Math, Maestr铆a en Mediaci贸n y Gesti贸n de Conflictos




Fuente: Grupotortuga.com