July 1, 2021
De parte de Amor Y Rabia
130 puntos de vista


Hay diferencia entre un discurso de odio y una obra de arte que retrata la realidad donde dicho discurso existe. Hay tambi茅n una separaci贸n entre lo que dice un personaje de ficci贸n y lo que es y piensa quien lo ha creado. Es distinta una apolog铆a que una obra cr铆tica. La calidad del trabajo de un autor y la calidad como persona del mismo son cosas que corren por separado, as铆 que hay personas deplorables que han producido grandes trabajos.

Puesto as铆 parecen tremendas obviedades, pero por alguna raz贸n, como sociedad cada vez nos cuesta m谩s discernirlo. La reflexi贸n es un paso que al parecer queremos apresurar al grado de salt谩rnoslo. Hemos olvidado c贸mo apreciar las sutilezas.

Hasta hace algunos a帽os sol铆a ser optimista y cre铆a que el mundo tend铆a hacia una mayor apertura mental, hacia la consecuci贸n de una mayor equidad y derechos humanos, pero muy pronto el regreso de la ultraderecha me dej贸 pasmada. Si reflexiono sobre este punto ciego, me doy cuenta de que en gran medida se debe a que el odio estaba oculto bajo un velo de correcci贸n pol铆tica, y no solo no desapareci贸, sino que cobr贸 fuerza desde el resentimiento social, pudo enquistarse y volverse m谩s fuerte debido a que no se hablaba de ello. Quiz谩, como refiere 沤i啪ek, tolerar a veces no se traduce en aceptar ni respetar, sino en una condescendencia que se aplica porque no queda otro remedio, y la condescendencia no es igualdad.

As铆 tenemos que en un af谩n por sofocar los discursos de odio se recurre a lenguajes edulcorados y eufemismos, se mesura el humor y se elaboran eventos 鈥渋nclusivos鈥. Pero la correcci贸n pol铆tica, antes reservada al proceder de los personajes medi谩ticos, se ha extendido a 谩mbitos como los contenidos en el arte.

Veo con perplejidad que personas inteligent铆simas, militantes de la izquierda y la tolerancia, del feminismo y otros movimientos sociales hablan de impedir la publicaci贸n de tal o cual autor por sus conductas mis贸ginas dentro de una relaci贸n de pareja. Que existen grupos que tratan de cambiar algunos t茅rminos utilizado en los libros. Se retiran de la cartelera de las plataformas de streaming pel铆culas que puedan resultar ofensivas para la hipersensibilidad de algunos. Y se equiparan y se pretende dar el mismo tratamiento a cosas como el contenido de (por ejemplo) 鈥淓l Amor en los Tiempos del C贸lera鈥 de Garc铆a M谩rquez que a sucesos como el protagonizado por el rapero Johnny Escutia, que en algunas de sus canciones habla de violar, matar, desmembrar y tirar el cuerpo de mujeres e incluso ni帽as en bolsas de basura, con un af谩n literal, apol贸gico y nada cr铆tico.  En el mismo saco se desea meter la obra de Balthus y Nabokov, que casos reales de pedofilia o letras de canciones de raggeat贸n. En esto, por su falta de diferenciaci贸n, las tendencias de algunos grupos de 鈥渋zquierda鈥 se encuentran alarmantemente cercanas al ultra conservadurismo.

En la prisa por evitar el conflicto o la violencia, se polariza, se reduce todo a blanco o negro, cuando en realidad son temas que hay que discutir con mayor profundidad. No se puede ser tan rotundo con asuntos complejos. Queremos simplificar donde la respuesta es problematizar, llegar a un an谩lisis hondo por medio de un di谩logo que incluya diversos puntos de vista, abordajes varios.

Ah铆 es donde debemos volver la mirada a la funci贸n del arte, que, m谩s all谩 de lo est茅tico, tiene que ver con plantear una mirada cr铆tica sobre un tema o contexto, y obligar a la meditaci贸n larga y concienzuda sobre un asunto. El arte no da respuestas categ贸ricas, sino que plantea m谩s preguntas, y su revisi贸n constante nos provee de herramientas para refl0exionar la realidad. Cuando  permitimos la censura de la obra, estamos tambi茅n sacrificando la capacidad de construir un criterio propio, de analizar y discernir, as铆 como la posibilidad del autor de sublimar y para el espectador la de contemplar el mundo tal y como es.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com